Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘violencia de genero’

Se intenta concienciar sobre la violencia de género, pero no es suficiente

Por Marina Martínez

Campaña del 016 contra la violencia machista (YouTube).

Yo quiero hablar sobre la violencia de género. Conocemos las estadísticas, recibimos la información pero falta hacer una mención de las personas que la sufren y aquellas que, por consiguiente, pierden su vida.

Estamos delante de un problema global donde no se diferencia por las clases sociales ni el estatus. Todos pueden formar parte del horror que se sufre. Por eso, es importante concienciar a la ciudadanía. Se intenta, pero parece que no es eficaz.

Es importante recordar aquellas víctimas que sufren o que ya no están presentes. Recordar los indicios que pueden provocarlo y las fatales consecuencias de las que se derivan.

Los números son números y la conciencia empieza cuando se habla de casos concretos, de personas las cuales podrían ser cercanas a nosotros o directamente uno mismo.

Hay que reivindicar el conflicto y se necesita una unión de los ciudadanos para combatirlo y aprender.

La agredida por su pareja se convirtió en mi agresora

Por Andrea Vela

Imagen de una campaña contra la violencia de género (Archivo).

Imagen de una campaña contra la violencia de género (Archivo).

Me ha llamado la atención la noticia del chico agredido ayer en un tren de Mallorca por mediar en una agresión machista. Al hilo de esto, quiero contar el suceso que he vivido este mismo jueves por la noche y por el que todavía sigo estando en estado de shock.

Pues bien, justo anoche, en Barcelona centro, fui testigo de una agresión de un hombre a su pareja dándole varias bofetadas e insultos. Rápidamente me acerqué a increpar su comportamiento, él me amenazó y además ocurrió lo último que me esperaba, de repente fui víctima de un intento de ataque de agresión por parte de ella defendiendo a su maltratador.

La agredida por su novio se convirtió en mi agresora. Era una mujer corpulenta y actuó con mucha agresividad. Me empezó a insultar y a amenazar mientras corría detrás de mí, con la intención de pegarme. Gracias a las personas y a una patrulla de mossos que pasaba justo en ese momento no me dieron una paliza. Las personas allí presentes alabaron mi actuación, pero la consecuencia fue un cuadro de ansiedad, teniéndome que acompañar a casa una testigo a la que agradezco enormemente su generosidad.

Me gustaría denunciar públicamente este caso, principalmente para dar las gracias a las personas y a la policía que me socorrieron y retuvieron a esta pareja.

Mujeres invisibles en la sociedad occidental

Por Francisco Javier Sotés Gil

Mujeres trabajando en un mercado de Etiopía (Gtres).

Mujeres trabajando en un mercado de Etiopía (Gtres).

Próximamente celebraremos el Día de la Madre. Hace poco celebramos el Día de la Mujer Trabajadora, de la empresa, de las fábricas, de los almacenes, la del trabajo agrícola, la de las instituciones, también como trabajadora ama de casa, y en ocasiones fuera de ella, a no ser que el marido sea entonces el trabajador que la sustituye.

Me agradaría también celebrar el día de la mujer africana trabajadora, incansable en su trabajo, algo invisible para las sociedades occidentales. Sí, las hemos visto en algún reportaje televisivo y en crónicas de prensa, mediante los que intuimos que van a coger agua a distancias largas desde sus miserables chozas, e incluso cargadas con su bebé a su espalda.

Viven en una pobreza extrema en un medio rural y a veces selvático, se encargan de todas las tareas domésticas, y en ocasiones también del huerto familiar si es que existe, obteniendo así algún pequeño ingreso. Muchas son obligadas a casarse con un marido impuesto, siendo niñas o adolescentes. Quizás hayan sufrido algún episodio de violencia de género o violación, secuestradas por algún energúmeno, o sufriendo penalidades en un conflicto armado.

Estas mujeres africanas son madres en condiciones paupérrimas y se les mueren en bastantes casos sus bebés, o directamente nacen muertos, e incluso ellas mueren.

La mujer africana tiene un papel fundamental como en el resto del mundo y no es valorado ni reconocido, influyendo en ello las tensiones producidas entre el choque de las leyes tradicionales y las legislaciones formales que puedan reconocer sus derechos.

 

Reacción social ante la copiosa lluvia de comportamientos machistas

Por Alejandro Prieto Orviz

El cantante, Alejandro Sanz, en un concierto a principios de enero en Madrid (Gtres).

El cantante, Alejandro Sanz, en un concierto a principios de enero en Madrid (Gtres).

La radio hace compañía, estimula la risa, crea asombro, imprime ritmo, nutre la mente, exhala esperanza y genera lágrimas de indignación o tristeza.

Escuchando el testimonio de una mujer que, hace más de trece años sufrió el secuestro, la violación, el apuñalamiento y el posterior abandono entre la maleza pensando que estaba muerta, me vino a la cabeza el gesto que tuvo el cantante Alejandro Sanz durante un concierto ofrecido en México, interrumpiendo la actuación para reprobar la conducta de un hombre que maltrataba a una mujer.

Y es que, según lo manifestado en las ondas por la víctima que sobrevivió a la agresión referida anteriormente, además de las secuelas psicológicas y físicas padecidas desde entonces, aún siente las punzadas causadas por la expresión del magistrado (en referencia al violador) que atendió y se hizo cargo de su denuncia, en la que declaró que “perdió la cabeza por ser un chico joven ante una chica bonita”.

Aunque el avance no alcanza la velocidad y profundidad deseada, parece que el tratamiento de impermeabilización social aplicado ante la copiosa y tradicional lluvia de atropellos y comportamientos machistas va arrojando resultados satisfactorios.

 

Confiemos en los jóvenes para acabar con la violencia machista

Por Luis Fernando Crespo

Imagen de la primera marcha estatal contra la violencia machista (J. J. Guillén/EFE).

Marcha contra la violencia machista (EFE).

En enero de 2016 cinco mujeres han perdido la vida como víctimas de violencia de género. La urgencia de la noticia no puede hacer que nos olvidemos de las que cayeron antes.

El Ministerio de Justicia a través del Registro Central para la protección de víctimas de violencia doméstica y violencia de género, en el que se inscriben las víctimas con orden de protección o medidas cautelares, señala que en lo referente a este tema, en el año 2014, las víctimas (mujeres) fueron 27.087, los denunciados (hombres) 26.987, las 13 infracciones penales previstas sancionaron 29.374 delitos (87 homicidios) y 2.113 faltas, las 14 medidas cautelares penales y las 11 cautelares civiles se aplicaron en 62.555 y 20.601 ocasiones respectivamente.

Estas cifras nos aproximan a la complejidad del problema, pero no deben desanimarnos, pues también nos señalan que existe un esfuerzo continuado de la sociedad española para combatir esta lacra; entre 2011 y 2014 las mujeres víctimas han disminuido un 15,99%, los denunciados son un 16,04% menos, las infracciones penales han caído un 17,6% y las medidas cautelares penales lo han hecho en un 15,95%.

No voy a negar la trascendencia y el significado de cada víctima mortal, sin embargo, deberíamos darnos una oportunidad como sociedad, de analizar qué estamos haciendo bien y potenciarlo, sabiendo que las consecuencias de la alienación y el conflicto, entre personas individuales, no siempre pueden preverse por el grupo, sigo confiando en la educación de los jóvenes como la mejor política preventiva posible.

 

Demasiados sucesos, hay algo que no hacemos bien

Por Jon García Rodríguez

En verano siempre me cuesta Dios y ayuda mantenerme informado en los periódicos. Los dimes y diretes consuetudinarios entre políticos desaparecen de las portadas y pasan a ocuparlas los parricidios, filicidios y la sempiterna violencia de género. Por mucho que se esfuerza el periodista en usar eufemismos para que suene menos hiriente lo que escribe, no lo consigue.

Foto del bebé abandonado en el contenedor en brazos de quienes le salvaron. (EFE)

Foto del bebé abandonado en el contenedor en brazos de los agentes que le salvaron. (EFE)

Y no se lo echo en cara, porque no existe forma de almibarar lo que está sucediendo este verano. Algunos de los titulares: “Rescatan un bebé de la basura (Madrid)”, “Acaba con la vida de sus dos hijas de 9 y 4 años con una sierra radial”, “Quema viva a su expareja de 27 años (Las Palmas)”, etc. Y la última vesanía: “Los cuerpos de Laura y María han sido hallados quemados y cubiertos con cal viva”. Yo no sé si nos estamos volviendo todos locos o por separado, pero me cuesta trabajo encontrar un verano que haya sido tan aciago como este. «Dios no juega a los dados», se dijo una vez. Lo que significa que esto sucede porque hay algo que no estamos haciendo bien.

 

López Aguilar y la ley que se vuelve en su contra

Por Chelo Nieto

“Quien a hierro mata, a hierro muere”. Me estoy refiriendo a la situación en la que se encuentra el señor López Aguilar, exministro de Justicia e impulsor de la Ley de Violencia de Género de 2004.

No seré yo quien me alegre de su situación, ni quien le juzgue por lo hecho o no hecho.

Pero me resulta paradójico y curioso que este señor se atreva a decir “soy víctima de una denuncia falsa”. “Creo en la ley contra la violencia de género, siempre he creído en la protección de las mujeres. Pero no es este caso, soy inocente, soy inocente”. López Aguilar sostiene que su exmujer ha interpuesto “una denuncia de violencia de género retroactiva” porque se refiere a hechos anteriores: “Son hechos que en ningún momento fueron denunciados cuando se produjeron”.

Juan Fernando Lopez Aguilar (GTRES)

Juan Fernando López Aguilar. (GTRES)

Discúlpeme señor López Aguilar, pero fue usted el que consideró que era de justicia y necesario que la mujer pudiera denunciar al hombre con carácter retroactivo y fue por esta decisión suya por la que miles de hombres cada día viven la situación de ser denunciados por mujeres aún habiendo pasado meses y años desde que no son pareja. ¿Es que quizá cuando uno lo sufre en sus carnes lo ve de diferente forma?
Cómo se atreve usted a decir públicamente que se está cometiendo una injusticia con su caso y que se considera “víctima”, cuando miles de hombres llevan sufriéndolo desde que usted creó la ley.

Habría que recordarle al señor López Aguilar que como la justicia es igual para todos, él debería haber sido esposado en su puesto de trabajo y detenido en un calabozo durante al menos 24 horas, pero recordemos que él es aforado, él no pasa por esos avatares y, por supuesto, la investigación no sigue los mismos cursos.

Usted olvida que los miles de hombres que sufren denuncias falsas también pasan por los peores momentos de sus vidas y ellos, como usted, tampoco han cometido delito alguno con anterioridad.

Pues lo dicho señor López Aguilar, como en cualquier otro caso, si realmente es una denuncia falsa espero que se tomen medidas contra la denunciante y si no es así que pague como haya de pagar su pena, pero sobre todo espero que esta experiencia le haga recapacitar y dejar de ver los toros desde la barrera, aunque su ruedo siempre sea mucho más llevadero que el de cualquier hijo de vecino.

Esperemos que al estar viviéndolo en su propia piel modifiquen de una vez una ley injusta y que no sirve para proteger a la mujer maltratada.

 

Activad las alarmas contra la violencia de género

Por Adriana Llanos

Spot del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para prevenir la violencia de género en la pareja.

Spot del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para prevenir la violencia de género en la pareja.

Yo que vengo de Venezuela un país latinoamericano donde la violencia está a la orden del día, aún sigo impresionada al ver que cada vez son más las muertes de mujeres por sus parejas, un hecho que parece ser más de la época barbarie que de pleno siglo XXI.

La mayoría de mujeres no denuncia y las que lo hacen aún siguen siendo atacadas ya que no se les brinda la mayor seguridad. Es un tema complejo, todos nos quedamos sorprendidos ya que al parecer en su mayoría eran parejas felices y normales, pero es que vemos caras y no corazones así como de la puerta de casa hacía adentro las cosas pueden resultar muy diferentes a lo que demuestran en su entorno.

A todas las mujeres que son agredidas y atacadas de manera física y psicológica no dejen de denunciar, de acudir a las autoridades o especialistas sino que también confíen en sus familiares y activen las alarmas.

 

La violencia de género no debe pasar por alto el resto del año

Por Blanca Valverde

Hace días vi un vídeo sobre un experimento realizado en Suecia en el que un par de actores representan a una pareja y simulan una escena violenta que podría estar sufriendo una mujer ahora mismo.

Varias jóvenes muestran lazos de color violeta, que simbolizan la lucha contra la violencia machista

Varias jóvenes muestran lazos de color violeta, que simbolizan la lucha contra la violencia machista

Me quedé sin palabras, al ver que la gente miraba incómoda la escena y se marchaba tan pronto como podía. ¿Qué está pasando? Solo una de las 53 personas a las que se les hizo la cámara oculta reaccionó y trató de ayudar a la chica. Vivimos en un mundo egoísta, insensible ante la avalancha de injusticias que tienen lugar cada día.

Estamos acostumbrado a llevar anteojeras y seguir hacia adelante sin atender a lo que ocurre a nuestro alrededor. Este 25 de noviembre es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Muchas mujeres en el mundo viven un infierno real durante toda su vida. Así pues, aunque esta fecha sea el día oficial en que se apoya la causa, demostremos que aún somos humanos y denunciemos algo intolerable que no debe pasarse por alto el resto del año.

Violencia de género

Por Pilpil Udó

No salgo de mi asombro cuando unos y otros abren titulares sobre las muertes de mujeres a manos de sus parejas. El número elevado de muertes es un escándalo, inaceptable, y cargado de una repulsa infinita.

Es increíble, como te invitan a marcar el 016, que más de uno me encantaría que lo usara para ver que te ofrecen en ese maravilloso número telefónico. Solo te dicen que denuncies, que detrás de la denuncia existen otros apoyos, pero por encima de todo, denuncia.

Te dicen que no deja rastro en la factura telefónica. Mi reflexión, habiendo usado ese teléfono en dos ocasiones para ayudar a dos conocidas, ¿cómo se puede decir tan alegremente que las mujeres agredidas, no pidieron ayuda o no llamaron para informarse? ¿Quién lo sabe? ¿Cabe la posibilidad que lo más cercano de pedir esa ayuda, superando la barrera del terror, haya sido marcar este número mágico al cual te remiten?

Imagen de violencia de género. (ARCHIVO)

Imagen de violencia de género. (ARCHIVO)

No todas tienen esa fuerza; para otros es normal y natural tomar la decisión de ir al juzgado o a la comisaria. Donde te armas de valor para ir a denunciar y encima te tienen en la sala de espera horas interminables, que hacen que desistas.

Habiendo sufrido agresiones físicas, verbales y amenazas constantes, rogó y suplicó ayuda, en un programa matinal de televisión y sin respuesta, marcho a los 6 meses fuera de España; con lo puesto y sus hijos, con todas sus denuncias bajo el brazo y todos los partes médicos de las agresiones.

Se dirigió a servicios sociales del nuevo país nada más aterrizar con sus 3 hijos menores de edad, allí también se hacen eco del número elevado de mujeres que mueren a manos de sus parejas en España y la pasividad de nuestros departamentos a dar soluciones a esta madre.

Con asombro, el protocolo para actuar fue rápido, en menos de 24 horas disponía de una pequeña casa para sus hijos, colegios, material escolar, ropa, alimentos, personal de apoyo para los niños y psicólogos designados hasta alcanzar un resultado óptimo en las vidas de los pequeños y encauzar sus vidas.

Todos siguen viviendo fuera de España felizmente y tienen nueva vida, cargada de proyectos y bonitos sueños que van logrando, todo lo que aquí les fue vetado.

El número de mujeres muertas sigue creciendo, indignante.