Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘‘Shame’’

Aprende a tener el atractivo de Fassbender

Michael Fassbender se queja en la revista GQ estadounidense de que enseñar el pene en Shame, y más concretamente, salir orinando en el váter, le privó de tener el Oscar.

¿Es eso noticia?  Pues yo creo que no, o al menos no es una noticia de última hora- aunque sea una frase llamativa- porque cuando se anunciaron las candidaturas, y el nombre de Fassbender se quedó fuera, ya se señaló al archiconocido puritanismo de Hollywood como principal razón para esa injusticia. Decir que el asunto del pene trajo cola sería intentar hacer un chascarrillo tabernero, pero es verdad que el asunto coleó durante bastante tiempo (vaya, lo siento, no puedo evitarlo).

En fin, que para mí lo más importante del pedazo de reportaje que anuncia la revista GQ en portada son las fotos de Fassbender en plan megapibón. Creo que además, el actor habla de su relación con su compañera de Shame, Nicole Beharie, de por qué le gusta vivir en la parte Este de Londres, y del cabreo que se llevó al perderse las fiesta del Kodak Theatre, después de que todo el mundo hubiera dado por hecho que recibiría la invitación.

Pero si queréis saber lo que realmente me ha dejado en el sitio: el impresionante titular de la portada. “Amplifica tu sex appeal, aprende de este chico, Michael Fassbender”.  Ay, qué risa tía Felisa. ¿Por qué nos hacen esto los señores editores?

Es como si a mí me quisieran vender que puedo aprender a tener el atractivo sexual de Charlize Theron o Scarlett Johansson. ¡Qué demonio! (Quod natura non dat Salmantica non praestat). El sex appeal de Fassbender se llama tener unos ojos de escándalo y un cuerpo esbelto y armonioso. Que luego actúa bien y tal, pues claro, pero lo del sex appeal me da que va más allá de acertar con el estilismo o ensayar miradas en el espejo.

Las películas que no ‘eran para tanto’

Llegamos a la sala medio asustados, nos han metido tanto miedo con la publicidad que afrontamos el comienzo de la película  como si estuviéramos al pie de la puerta de toriles. Sin haberla visto, ya sabemos cuáles son las escenas más escabrosas, cuándo es conveniente apartar la vista o estrujar el brazo del compañero de al lado. Pero el metraje avanza y el gran sobresalto no llega. Asistimos muy templados a esa parte que ‘era imposible de ver’ y salimos del cine diciendo en alto que “no era para tanto”.

¿Cuántas veces os habéis marchado de la sala pensando que os habían vendido como muy dura, escabrosa, gore o terrorífica una película que al final, pues eso, ‘no era para tanto’?

Vale que ese ‘tanto’ depende de la capacidad de aguante de cada uno, pero ¿no tenéis la sensación de que se abusa publicitariamente de esta pretendida capacidad de escandalizar o asustar?

Este post me ha venido a la cabeza tras ver los carteles de ‘Devil Inside‘, quela Paramountvende con el lema: ‘La película que el Vaticano no quiere que veas’. Un anzuelo algo anticuado por cierto. ¿A estas alturas a alguien le importa todavía lo que el Vaticano tenga que decir sobre una película? (que por cierto, parece que ni siquiera ha dicho).

También porque por fin hace unos días me decidí a ver ‘127 horas‘, que había pospuesto por miedo a sentir sobre la cara la sangre que salpicaba la famosa escena de la amputación. En su día se habló de desmayos en la sala, gritos y protestas… el kit completo, vaya, pero yo me la tragué sin hiperventilar mientras rebañaba mi bol de palomitas, y eso que yo no soy  una ‘iron lady’.

Preguntado a mis compañeros, me dicen que a ellos también han tenido la sensación del ‘no era para tanto’ con algunas películas. Por ejemplo, Jesús, que se confiesa bastante miedoso, un día le echó un para para verThe Ring’…. y le decepcionó. Marta se sintió estafada con el terrorucho de ‘Scream 4‘ o ‘El Bosque‘ (en esta película coincide con Mario) y Nacho pensé que alrededor de ‘Shame’ se había creado demasiado ruido para lo que en realidad es. Sara, que acaba de incorporarse a la redacción, dice, que ella siempre lo pasa mal con las películas de miedo y que desde que se acojonó con ‘El exorcista’ siempre elige con mucho cuidado dónde se mete.

Y de vosotros, ¿qué me contáis?

Fassbender sí es una estrella, o al menos va camino de serlo, con ayuda de Clooney

Yo no pensaba dedicarle ni cinco líneas a esto, no porque no me hubiera parecido curiosa la anécdota ni porque no me piense que cualquier excusa es buena para hablar de Fassbender (¿A qué sí, Madre reciente?),  sino porque pensaba que era algo requetesabido. Pero mira por donde esta mañana me encuentro con que la mitad de mis colegas no habían visto esto.

Es el vídeo de la gracieta que George Clooney se marcó en la entrega de los Globos de Oro a costa de los atributos de Michael Fassbender en ‘Shame’, un hombre del que dice que “podría jugar perfectamente al golf con las manos en la espalda“. Imagino que sobran las explicaciones.

La conversación con mis colegas se inició a raíz del debate sobre si Michael Fassbender es o no una estrella y merecía por sí solo una de las fotogalerías de 20minutos.es

Mi respuesta fue unánime: lo merece. Si no es estrictamente una estrella, en el sentido de que su nombre todavía es desconocido para lo que grandilocuentemente llamamos ‘el gran público’ y quizá no tenga aún entidad suficiente como para arrastrar por sí solo a la gente al cine, solo hay que darle tiempo.

Ya prepara su tercera película con Steve McQueen, con el que ha demostrado que logra interpretaciones que dejan huella, y solo necesita un poco de la atención que procura Hollywood para que su cara comience a acaparar portadas de revistas mayoritarias.

Tiene percha, una sonrisa irresistible y sabe actuar… ¿no es eso mucho más de lo que tienen la mayoría?

De momento Clooney ha desviado la atención hacia él en una entrega de premios, y muchos críticos han protestado porque no lograra la nominación al Oscar. ¿De verdad que Brad Pitt  ‘en ‘Moneyball’ está mejor que él?