Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘elizabeth taylor’

“Los odiosos y vulgares Richard Burton y Elizabeth Taylor” salen a la venta

Cuando uno piensa en la pareja que formaron Richard Burton y Elizabeth Taylor la memoria se llena de frases hechas sobre su compleja historia de amor, su belleza, la sexualidad que emanaban, pero nadie espera encontrarse una descripción como esta:

Siempre odié a los Burtons por su vulgaridad, ordinariez y su extremo mal gusto, ella combinaba lo peor de EEUU y el gusto británico, él es tan machote y basto como solo un galés puede serlo.
Ella esperaba mis halagos. No obtuvo ninguno. Sentí que debía ser profesional y continué, pero no sin odiar a ese monstruo.

La persona que así habla de la pareja de actores más famosa del cine (con permiso de Woodward y Newman) no es alguien a quien debieran dinero, sino el famoso diseñador y fotógrafo Cecil Beaton, que estos días es noticia precisamente por esta fotografía que tomó a la pareja en diciembre 1971 y que el martes sale a subasta en la casa Bloomsbury de Londres.

La fotografía, hasta ahora inédita, ha permanecido durante 30 años en propiedad de  Brian Hammond, unos de los mejores amigos de Beaton. Se tomó durante una fiesta en la mansión de los Rothschilds, en Chateau de Ferrières, cerca de París.

Su ‘descubrimiento’ público ha servido para recordar lo poco que apreciaba Beaton a la “gorda” Taylor y a su esposo; pero también para apreciar el gran talento de un hombre que superó sus antipatías personales para realizar un gran retrato artístico. ¿O quizá dejó traslucir, en el gesto que captó en ambos, que los veía como “unos estúpidos”? ¿Qué opináis?

Anfetaminas, esteroides y placenta para seguir siendo Elizabeth Taylor

De momento solo está en inglés; pero la enésima biografía sobre Elizabeth Taylor promete ser una de las más jugosas, a lo que detalles más o menos escabrosos se refiere. Se titula ‘How to be a movie star’ y la escribe Willian J. Mann, un autor que ya le dedicó otra interesante biografía a Katherine Hepburn.

Mann, que se muestra fascinado por el hecho de que todo el mundo se sintiera fascinado a su vez por los turgentes pechos de la Taylor, destaca la faceta de Taylor como icono sexual, que escandalizó a medio mundo con sus pasiones dentro y fuera de la pantalla. Habla Mann de su infancia como niña prodigio; de su impactante belleza, ya desde entonces; sus ocho matrimonios (dos de ellos con Richard Burton, otros dos concertados por interés); su aparente y real fragilidad física que muchas veces ella utilizaba como pretexto para hacer su vida y mantenerse alejada del rígido control de los grandes estudios y, cómo no, de su sincera y profunda amistad con ilustres homosexuales como Montgomery Clift y Rock Hudson, con el que al parecer se cogía unas cogorzas antológicas.

De los detalles que he ido leyendo sobre esta biografía hay uno que me ha llamado la atención por lo moderno que me parece, ahora que tanto se habla de botox, cirugía estética, y pinchazos del doctor Chams ,y es la afición de Taylor a inyectarse un cóctel de vitaminas, anfetaminas, esteroides, hormonas, placenta y médula ósea para mantenerse joven y en forma. Reconozco que es un cotilleo muy poco cinematográfico, pero me da una idea de la esquizofrenia en la que vivimos por culpa del deseo de permanecer siempre jóvenes, una presión que debe de hacerse insoportable cuando se es una estrella de cine bellísima, a la que todo el mundo admira y desea.

Larga vida a la achacosa Taylor, una de las más guapas y también de las más talentosas actrices de Hollywood.