Entradas etiquetadas como ‘mont’

Santuarios del deporte. Mont Ventoux

montventoux3Dentro de doce días, por fin, empieza la gran prueba anual del ciclismo: el Tour de Francia. Con Froome como favorito, se presenta un Tour, en mi opinión, apasionante. Apasionantes habrá varias etapas, pero creo que una de ellas, la decimoquinta, la del 14 de julio (Día Nacional de Francia), promete ser la más destacada. Ese día se sube el santuario del deporte del que vamos a hablar hoy: el Mont Ventoux.

Nombre oficial: Mont Ventoux.

Ubicación: Cerca de Carpentras, departamento de Vaucluse, Provenza, Francia.

Año de inauguración: La primera vez que se coronó en el Tour de Francia fue en el año 1951.

Más cosas: Pues estamos ante otro de los grandes mitos del Tour de Francia, el Mont Ventoux… os cuento cosas de él. Conocido desde la Edad Media, uno de los primeros que lo coronó fue el poeta Petrarca, allá por el siglo XIV. El nombre de la montaña, de 1.920 metros de altura, se debe a los fuertes vientos que en su cima se producen (perdón, no lo he dicho: ventoux es ventoso en francés). Se estima que en la cima se pueden registrar vientos de hasta 300 km/h.

Una de las principales características de esta mole, llamada también el Gigante de Provenza, es su característico paisaje lunar, su cima pelada, su escasa vegetación. No tiene nada que ver con el viento. Si hay pocos árboles no es por otro motivo que por la proximidad de los astilleros de la ciudad de Toulon. Durante años se usó la madera de sus árboles para la construcción de barcos.

Otro de los puntos característicos del Mont Ventoux es la antena de comunicaciones que lo corona, instalada en los 60. Antes, se construyeron una estación meteorológica y una capilla.

Al Mont Ventoux se puede ascender por tres sitios: por el sur, desde la localidad de Bédoin. Es el ascenso más habitual y también el más duro. Son 1.610 metros de ascensión en 22 km, con una pendiente media del 7,6%. Es la que más afectada se ve por las fuertes rachas de viento. El ascenso norte, desde la localidad de Malaucène, es más suave que el anterior. Por último, la vertiente este, desde Sault, si bien la última parte del ascenso es la misma que la de la vertiente sur.

El primer ascenso del Mont Ventoux en el Tour tuvo lugar en 1951, en una etapa entre Montpellier y Aviñón. El ciclista que lo coronó fue Lucien Lazarides, de Francia (este ascenso fue por Malaucène. El resto, por Bédoin). Se volvió a pasar por él en 1952 (coronó Jean Robic, también francés) y en 1955 (Louison Bobet fue quien pasó primero por la cima). En 1958, la cima fue por primera vez final de etapa. En concreto, fue una cronoescalada que venció el luxemburgués Charly Gaul, saliendo de amarillo el francés Raphaël Géminiani.montventoux2

En 1965 de nuevo fue final de etapa, con victoria para Raymond Poulidor (salió de amarillo Felice Gimondi, de Italia). Dos años después no fue final de etapa pero sí se coronó. A este año corresponde uno de los hechos más conocidos de este monte y a la vez más tristes: la muerte del ciclista inglés Tom Simpson. Era el 13 de julio. Simpson, que se postulaba como uno de los candidatos a ganar el Tour, llegó en mal estado tras el paso por los Alpes. Había sufrido diarrea y fuertes dolores de estómago. El día de la subida al Mont Ventoux, la etapa salió de Marsella con unas temperaturas que superaban los 40º C. En el ascenso, Simpson consiguió ponerse al frente del grupo de los favoritos pero pronto se quedó descolgado. Empezó a zigzaguear y sus mecánicos le pidieron que parara. El ciclista no les hizo caso y continuó. A un kilómetro de la cima, se desplomó. Pidió que le volvieran a subir a la bici y pedaleó otros 400 metros. Empezó a tambalearse y tres espectadores evitaron su caída. Estaba inconsciente, pero sus manos seguían aferradas al manillar. Miembros de su equipo y una enfermera intentaron revivirlo con el boca a boca y con una mascarilla de oxígeno. Un helicóptero de la Policía lo trasladó a un hospital de Aviñón, donde ingresó cadáver. La causa de la muerte fue deshidratación y golpe de calor, potenciado por el consumo de anfetaminas y alcohol. El lugar donde Simpson se desplomó es el escenario de un pequeño monumento a su memoria (foto), en el que ciclistas de todo el mundo depositan bidones, flores o piedras en su honor.MontVentoux

Precisamente, en la subida al Mont Ventoux del 67, fue un español quien coronó: Julio Jiménez. En 1970 fue de nuevo final de etapa, con Eddy Merckx como ganador (y como portador del amarillo). Dos años después, Bernard Thévenet ganó la etapa, con el Caníbal de nuevo como líder.

En el 74 se pasó por su cima, con otro español, Gonzalo Aja, como coronador. En 1987 volvió a ser final de etapa. Jean François Bernard fue el que la ganó y el que se enfundó el amarillo. Pasaron bastantes años hasta el siguiente paso. Fue en 1994 y coronó el italiano Eros Poli. No volvió a ser final de etapa hasta 2000, cuando ganó el mítico Marco Pantani, saliendo de amarillo Lance Armstrong (ya sabemos en qué condiciones). En 2002 se repitió la historia, esta vez con Richard Virenque como ganador de etapa. La última final de etapa fue en 2009 y el ganador fue un español: Juanma Gárate. El ciclista que salió de amarillo también era de los nuestros: Alberto Contador. A ver si este año tenemos la misma suerte.

Para acabar os voy a dejar con un vídeo de la etapa de 2000. En la intro podréis ver algunas imágenes de Tom Simpson:

Veo a Armstrong y me dan ganas de… en fin, esto es todo. Mañana más.

Qué fue de… Jean François Bernard

Una de las cosas buenas que tiene el ciclismo y el deporte, como leí una vez en un blog amigo, es que siempre aparecen nombre de enorme sonoridad, que se quedan marcados en la memoria de uno a fuego, con bastante más fuerza que el propio personaje y sus hazañas. Como os decía, es habitual que ocurra en el ciclismo. Uno de esos nombres que a mí se me han quedado desde hace años es el del protagonista de hoy, que representa una de las mejores épocas del ciclismo (el de finales de los 80 y la primera mitad de los 90). Procedente de un país que tiene una de las mayores tradiciones ciclistas de la historia, este corredor tuvo la suerte de ser uno de los ayudantes del que para mí es el mejor ciclista de la historia (sí, a pesar de Armstrong), Don Miguel Induráin. Así que me dejo de rodeos y me dispongo a hablaros de Jean François Bernard (qué bien suena).

¿Quién era?: Un ciclista francés de los 80 y los 90.

¿Por qué se le recuerda?: Por hacer un espectacular Tour de Francia en 1987 y convertirse automáticamente en la gran esperanza de la afición gala (Hinault acababa de retirarse) y por acabar su carrera como uno de los gregarios de lujo que tuvo Induráin en Banesto.

¿Qué fue de él?: Bernard se retiró en 1996. Actualmente es colaborador en diversos medios franceses, entre otros en el prestigioso diario L’Equipe y en Eurosport.

¿Sabías qué…?: En el mundo del ciclismo se le conocía como Jeff.

– Debutó como profesional en el equipo La Vie Claire, donde pudo correr junto al legendario Bernard Hinault.

– Al comienzo de su carrera se le consideró la gran esperanza francesa, ya que en el Tour del 87 llevó el maillot amarillo durante dos jornadas, ganó dos etapas (una en el Mont Ventoux -los nombres de los puertos de montaña franceses también los adoro… La Croix du Fer, Alpe D’Huez, Galibier…-) y acabó tercero, tras Stephen Roche y Perico Delgado.

– En el Giro del 88 ganó tres etapas y se postulaba como uno de los grandes favoritos, pero sufrió una caída y tuvo que abandonar.

– Una lesión de rodilla en 1990 le dejó fuera de los grupos de los favoritos, así que en 1991 decidió fichar por Banesto para ser el gregario de Miguel Induráin.

– Trabajó de carnicero en su juventud.

– Es un apasionado de los vinos.

– En 1993 declaró “Yo nunca seré un líder”.

– Desde 2005 se celebra en el departamento francés de Nièvre una carrera amateur que lleva el nombre de Jean François Bernard.

– En su época de Banesto también tuvo oportunidades para lucirse, como cuando en 1992 ganó la París-Niza.

Biografía, palmarés, estadísticas: Jean François Bernard nació el 2 de mayo de 1962 en Luzy, Nièvre, Borgoña, Francia. Comenzó su carrera profesional en 1984, en La Vie Claire. Entre 1987 y 1990 corrió con los colores del Toshiba. En 1991 se marchó a Banesto, hasta 1995 cuando firmó con el Chazal. Su último año lo pasó en el Agrigel. En su palmarés destacan la París-Niza del 92, su tercer puesto del Tour del 87, tres etapas en la ronda francesa, cuatro en el Giro de Italia y una en la Vuelta a España.

Aquí os dejo un vídeo de la cronoescalada del Mont Ventoux en 1987:

¿Sabes algo más de Jean Fraçois Bernard? ¿Tienes alguna anécdota? Escríbeme en los comentarios.