BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Quién fue… William Angus: futbolista y héroe de guerra

angus1El personaje de este viernes no está aquí tanto por deportista como por un acto que cometió. De hecho, su carrera futbolística no fue nada del otro mundo, más bien muy discreta, pero su nombre es inmortal por haber demostrado una valentía fuera de toda duda. Os traigo la historia de William Angus.

William Angus nació el 28 de febrero de 1888 en Armadale, Escocia. Nada más teminar el colegio empezó a trabajar como minero pero pronto pudo dejar ese empleo para ser futbolista profesional, nada menos que en el Celtic de Glasgow. En el equipo verdiblanco estuvo entre 1912 y 1914, si bien fueron pocas las ocasiones en las que formó parte del equipo titular.

En 1914 fichó por el Wisham Athletic, pero apenas si pudo debutar. Estalló la Primera Guerra Mundial y fue movilizado. Pasó a formar parte del 8º Batallón de Infantería Ligera Highland y fue enviado al frente occidental.

La noche del 11 al 12 de junio de 1915, William Angus y sus compañeros se encontraban en Givenchy-lès-la-Bassée, localidad francesa cerca de la frontera con Bélgica. Su compañía estaba apostada en una trinchera en las afueras del pueblo, a escasos 65 metros de las líneas alemanas. Los británicos decidieron lanzar un ataque para hacer retroceder a los alemanes, pero éstos adivinaron sus intenciones y detonaron una mina que abrió un enorme cráter. Los encargados del ataque tuvieron que volver a la trinchera.angus3

Cuando se hizo el recuento, se dieron cuenta de que faltaba el teniente James Martin. Este Martin era de Carluke, la localidad escocesa en la que William Angus se crió. Ambos fueron al colegio juntos y se conocían desde niños. Cuando amanecía aquel 12 de junio, los soldados escoceses vieron el cuerpo de James Martin entre su trinchera y la enemiga, aún vivo, pues aunque estaba tumbado, se movía. El cabo Angus se ofreció a acudir a rescatarlo, pero sus superiores se lo prohibieron. Angus explicó entonces que el teniente Martin era de su pueblo y lo conocía desde la infancia. Sus peticiones fueron rechazadas hasta que el brigradier general Lawford, al mando, llegó al lugar donde estaban y autorizó la misión. Lawford advirtió a Angus: hacía frente a una muerte casi segura. El joven futbolista respondió que poco importaba si era ese día u otro.

A Angus le ataron una cuerda a la cintura, para poder tirar de él y rescatarlo si moría o era herido gravemente. Arrastrándose por el suelo, pudo llegar sin ser visto hasta la posición del teniente Martin. Lo primero que hizo fue quitarse la cuerda y atársela al propio Martin. Le dio de beber brandy y se preparó para incorporarlo y regresar a la trinchera. Cuando se irguieron, los alemanes se dieron cuenta y comenzó un bombardeo sobre la posición de ambos escoceses, que cayeron varias veces al suelo. Cuando estaban cerca de la posición de su regimiento, Angus hizo señales para que tiraran de la cuerda y rescataran a Martin, lo que ocurrió satisfactoriamente. Pero a Angus le quedaban aún varios metros que recorrer, bajo intenso fuego enemigo. Finalmente, llegó a su trinchera y, gravemente herido, se desmayó.

Ya en el hospital de Boulogne-sur-mer se comprobó que el cabo William Angus sufría más de 40 heridas de bala y de metralla, que había perdido el ojo izquierdo y parte del pie derecho. Logró sobrevivir, tras dos meses en el hospital y antes de ser eviado a casa, supo que le concedían la Cruz Victoria, la más alta condecoración que se entrega en Gran Bretaña a soldados que hayan desempeñado con especial valor en combate.angus2

Una vez en Londres, el 30 de agosto de 1915, el rey Jorge V le entregó en el Palacio de Buckingham la Cruz Victoria, siendo el primer escocés en conseguirlo. El monarca, impresionado por la hazaña de Angus, insistió en que el padre del exfutbolista acompañara a su hijo en el momento de la entrega de la condecoración.

De vuelta en Escocia, fue nombrado presidente del Carluke Rovers FC, el club de su pueblo, ocupando el cargo hasta su muerte, el 14 de junio de 1959, a los 71 años de edad. Curiosamente, dos días después del aniversario de su hazaña.

Supongo que os interesará saber que todos los 12 de junio tras los sucesos de Givenchy, el teniente James Martin enviaba a William Angus con un mensaje: “Felicidades en el día 12”. Incluso tras la muerte de Martin, siguió recibiéndolo, ya que el hermano del teniente siguió con la tradición. El último de los telegramas lo recibió Angus en su lecho de muerte, ya en el hospital.

Su medalla está en el Museo Nacional de la Guerra de Escocia, en el Castillo de Edimburgo, mientras que los restos de William Angus reposan en el cementerio de Wilton, en Carluke.

Que paséis un buen fin de semana.

15 comentarios

  1. Dice ser Loshovic

    Estupendo post. Maravillosa historia. Como se ha dicho muchas veces, las guerras sacan lo mejor y lo peor del ser humano. Actos de gran villanía, crueldad y cobardía con hazañas llenas de valor, generosidad y decencia.
    Por cierto, una precisión al presi: es incorrecto utilizar el verbo “cometer” para referirse al acto protagonizado por el personaje de hoy, ya que dicho vocablo significa “incurrir en error, falta o delito”. Se comete un crimen, o una injusticia, o una canallada, o una negligencia; por poner algunos ejemplos, pero una heroicidad, un acto meritorio como el del caso que nos ocupa, no se comete. En su lugar podría emplearse “realizar”, o “protagonizar”, o tal vez “consumar”.

    09 agosto 2013 | 09:45

  2. Dice ser ciudadanokane

    Me encanto la historia de Angus. Felicidades por el articulo!

    09 agosto 2013 | 10:06

  3. Dice ser Cris

    Muy poca gente haría lo que hizo el protagonista de hoy. Otra bonita historia…

    09 agosto 2013 | 10:20

  4. Dice ser igesar75

    Loshovic lo describe a la perfección, las guerras (y catástrofes humanitarias en general, como la reciente tragedia ferroviaria de Galicia por ejemplo) sacan lo mejor y lo peor de nosotros mismos. La historia de este modesto futbolista del Celtic es un buen ejemplo de ello. Fenomenal post para terminar la semana.

    Y la verdad es que razón no le falta, eso de “bueno, si no me muero hoy me moriré otro día, así que qué más da” es un ejemplo de humor negro típicamente escocés/británico jejeje. Y el chascarrillo surtió efecto ante sus jefes, sin duda.

    09 agosto 2013 | 11:04

  5. Dice ser Casandra

    22/02/2012

    25 de diciembre de 1914, cuando el fútbol paró la guerra en Navidad

    Era el día de Navidad, el 25 de diciembre de 1914. Las tropas británicas, en las que había indios que se congelaban porque llegaron de su país sin que nadie les dijera que el frío de Europa podía ser mortal, estaban bloqueadas como las alemanas en los campos helados de Francia. Tras un intenso día de fuego, a las seis de la mañana se hizo el silencio. A las once, un soldado de transmisiones inglés apareció en el puesto de mando con la cara descompuesta. Informó a los oficiales de que las trincheras se habían quedado vacías y que soldados ingleses y alemanes estaban en tierra de nadie celebrando la Navidad.

    l 1 de enero de 1915, el diario ‘The Times’ publicaba el relato de un oficial de la Royal Air Force. El primer paso lo dieron los alemanes: “You English, why you don’t come out?”. Alguien le respondió “camarero” porque al parecer los ingleses habían identificado en las líneas enemigas a un alemán que había trabajado en el hotel Savoy de Londres.

    Sin embargo, poco a poco, soldados de uno y otro lado abandonaron sus puestos, dejaron sus armas y se desearon feliz Navidad aún sabiendo que en pocas horas se iban a volver masacrar. Los alemanes habían iluminado sus trincheras para darles un aspecto navideño y canciones de Navidad se mezclaron en inglés y alemán.

    Asombrados por lo que veía, los oficiales de uno y otro bando se unieron a sus hombres. Saludaron a sus enemigos, algunos recordaron tiempos en los que habían trabajado codo a codo, y se intercambiaron algún regalo (sobre todo tabaco, alcohol y algo de comida). Un alemán que había vivido en los Estados Unidos se convirtió en el traductor del encuentro. Todos comieron juntos. El oficial británico, un Mayor perteneciente al Lecistershire Regiment, narra que el menú fue pudding, paté y de bebida ron y agua caliente para combatir el frío.
    Evelyn Lintott, de militar

    Evelyn Lintott, de militar

    Otro oficial, este del cuerpo médico (R.A.M.C) cuenta en el mismo ejemplar de ‘The Times’ cómo las tropas cantaron juntas y que los alemanes no pusieron pega alguna a la hora de entonar el ‘God save the King’, el himno británico. Y tras las canciones y una botella de vino que nadie sabía cómo había aparecido, un soldado británico propuso una idea: un partido de fútbol entre Inglaterra y Alemania en pleno campo de batalla. La victoria fue para los ingleses por 3-2.

    09 agosto 2013 | 11:30

  6. Dice ser Cris

    Loshovic, no estoy de acuerdo contigo en lo de “cometer”. Te copio lo que dice la RAE. Lee sobre todo la acepción 7.

    1. tr. Caer, incurrir en una culpa, yerro, falta, etc.
    2. tr. Usar una figura retórica o gramatical.
    3. tr. Com. Dar comisión mercantil.
    4. tr. p. us. Dicho de una persona: Ceder sus funciones a otra, poniendo a su cargo y cuidado algún negocio.
    5. tr. ant. acometer (‖ embestir).
    6. tr. ant. acometer (‖ emprender, intentar).
    7. prnl. ant. Arriesgarse, exponerse.
    8. prnl. ant. Entregarse a alguien o fiarse de él.

    09 agosto 2013 | 11:46

  7. Dice ser Loshovic

    Je, je, es muy interesante ese enlace, Cris, pero observemos que en la séptima acepción del término se antepone al significado las abeviaturas “prnl.” y “ant.” o sea, pronominal y antiguo. Es decir, que en el pasado, y hoy en desuso, se utilizaba “cometerse” con el significado de “arriesgarse” y que se utilizaba así “cometerse” “cometernos” “cometeros”… dado que es un verbo pronominal. No sólo eso, sino que además podemos observar que en las primeras acepciones figura la abreviatura “tr.” o sea, “transitivo”, pero que en la séptima acepción no figura, de tal manera que no se puede utilizar con objeto directo. De tal modo que se diría “Fulanito se cometió” en el sentido de “Fulanito se arriesgó, se expusó”, pero no “Fulanito cometió una proeza”.

    09 agosto 2013 | 13:02

  8. Dice ser igesar75

    Bueno, Krsuty ha sacado lista:

    – sorpresa grata la llamada de Koke, lo venía pidiendo a gritos mucho más que Mario Suárez, que fue el otro jugador atlético que llamó el año pasado. Además era un jugador que no entraba en las quinielas de la prensa, y el señor Del Bosque no es muy dado a las rayas rojiblancas madrileñas……. así que sorpresa por partida doble. Me alegro mucho. Gabi, que ya tiene 29 o 30 años y es el motor del centro del campo del Atleti, no iba a tener los huevos suficientes para llamarle aún no estando Xabi Alonso ni Illarra, eso ya lo sé……
    – también me ha chocado la no llamada de De Gea, máxime para esto que es un partido amistoso. No sé qué más tiene que hacer para ir uno que es portero titular del Man Utd (ya solo por demérito del portero, todavía no se sabe si titular o no, del Nápoles….).
    – también sorprendente la vuelta de Llorente, un jugador prácticamente inédito la temporada pasada. Ha debido hacer muy buena pre-temporada, digo yo……
    – sobre la llamada de Isco, Thiago e Iñigo Martínez la prensa más o menos ya lo estaba diciendo, así que no ha sido demasiado sorprendente. Thiago no tardará mucho en caerse de las convocatorias (opinión muy personal mía) y sí me ha sorprendido un poco más la llamada de Tello.
    – podría haberse arriesgado, al menos para probarle, llamando a Carvajal. Arbeloa ya está muy visto y es un amistoso.

    09 agosto 2013 | 13:15

  9. Dice ser Gorpik

    Menos mal que he leído los demás comentarios antes de escribir el mío (suelo hacerlo, ¿eh?), así no repito lo que ha puesto Loshovic en los suyos. Creo que, en general, mis artículos favoritos del blog son los “Quién fue…”

    09 agosto 2013 | 13:26

  10. Dice ser Anarkist

    Loshovic, de verdad he disfrutado y he aprendido con tus aclaraciones. se agradece un poco de luz y conocimiento en estos tiempos en los que triunfa la mediocridad .

    Gracias

    09 agosto 2013 | 13:33

  11. Dice ser Cris

    09 agosto 2013 | 14:26

  12. Dice ser Cris

    Mi comentario ha salido vacío, imagino que ha sido por poner dibujitos. Decía que vale, que soy de ciencias y aunque no es excusa no sabía que estaba mal usada la palabra.

    09 agosto 2013 | 14:29

  13. Dice ser lio

    Fenomenal historia, eres un crack. Os dejo una historia que a mi me ha parecido también de lo más interesante: http://xurl.es/zel76

    09 agosto 2013 | 15:25

  14. Dice ser CowboyZZ

    Hubo un tiempo en que en Gran Bretaña aun había hombres de verdad. Una emotiva historia de un héroe que no dudo en arriesgar su vida para proteger a otra persona.

    09 agosto 2013 | 21:26

  15. Dice ser ruomalg

    Una gran historia la de este tío, a pesar de su escasa vinculación al deporte. Si es que hoy día ya no quedan personas como la de este post.

    Volvemos a la discusión sobre el uso del verbo cometer y vuelvo a recordar una historieta de Zipi y Zape en la que aún no habían hecho la buena acción de la semana y buscaban la mínima ocasión para “cometerla”.

    12 agosto 2013 | 01:06

Los comentarios están cerrados.