Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Entradas etiquetadas como ‘distopia’

Cinco novelas para leer y viajar en el ‘ascensor espacial’ de Arthur C. Clarke

“Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”. Es una de las tres míticas Leyes de Arthur C. Clarke, que falleció hoy hace diez años, cuando también se cumple medio siglo de la publicación de 2001: una odisea del espacio, su novela más famosa para el común de los lectores.

Así que por eso, pero también porque es uno de los pocos creadores de ciencia ficción capaz de ponerme en órbita hacia su universo creativo interestelar y porque tenía una pecera vacía a mano he decidido metamorfosearme en la mítica Barbarella y convertir la librería en una estación espacial desde donde prescribir a toda la galaxia las lecturas de un genio sideral como Arthur C. Clarke.

(Barbarella, 1968 / Paramount)

(Barbarella, 1968 / Paramount)

Y es que de no ser por él y por Úrsula K. Le Guin por muy bibliófaga que sea habría seguido replegada en mi bibliostracismo, renegando de viajes interestelares, formas de vida extraterrestre, distopias y civilizaciones superiores. Pero resulta que un buen día me subí al ascensor espacial imaginado por este visionario en varios de sus relatos y mis apetencias lectoras se expandieron hacia infinitas dimensiones desconocidas.

Nadie como él para combinar la literatura con la divulgación científica rigurosa y amena, articulando sus tramas en torno a los beneficios del progreso científico que no solo posibilita encuentros con especies y culturas avanzadas, sino que éstas son superiores, entre otras cosas, gracias a su desarrollo tecnológico. Pero un desarrollo tecnológico posible a corto plazo.

Cinco títulos de Arthur C. Clarke

Cinco títulos de Arthur C. Clarke

En este sentido Arthur C. Clarke inventó el satélite de comunicación antes de que la tecnología permitiera lanzar uno, y con su visión del futuro interconectado esbozó la aldea global que hoy nos ha fagocitado. También predijo el desarrollo de internet y de los ordenadores, e incluso de «pequeños ordenadores de bolsillo con los que podríamos conectar el conocimiento del mundo», o de la red de satélites, en cuya implantación participó de forma activa.

Y en cuanto a su trayectoria literaria toda su obra lo avala como el novelista que ha dado forma con mayor detalle, rigor y lucidez el futuro de los viajes por el espacio y las posibilidades de explorar el sistema solar, así como quien siempre respeta en sus ficciones las leyes de la física y la inteligencia del lector. Tanto es así que sus cuentos y novelas han motivado e inspirado a generaciones de astronautas de carne y hueso.

Dicho lo cual paso a prescribir cinco novelas de ciencia ficción de la buena para leer y volar en el “ascensor espacial” de Arthur C. Clarke:

1. Una odisea espacial. La saga completa. Arthur C. Clarke. Debolsillo. Esta edición aglutina una de las tetralogías más célebres de la ciencia-ficción, compuesta por: 2001. Una odisea espacial; 2010. Odisea dos; 2061. Odisea tres y 3001. Odisea final. Es el relato, fantástico pero no fantasioso, de una de las mayores epopeyas de todos los tiempos, donde la aparición de un monolito negro desencadena una aventura que dura miles de años, desde los orígenes del hombre hasta la conquista del espacio, la creación de inteligencia artificial y el contacto con seres y formas de vida superiores. La intriga, la acción, el rigor científico y la desbordante imaginación propias del género confluyen en esta obra magna con el planteamiento de las grandes cuestiones de la humanidad: ¿Quiénes somos? ¿Cuál es nuestra esencia? ¿Qué lugar ocupamos en el cosmos? Uno de los grandes clásicos de la ciencia ficción, que ofrece una visión totalizadora sobre el origen de la consciencia y la evolución de la humanidad.

Una odisea espacial

Una odisea espacial

2. Cita con Rama. Arthur C. Clarke. Edhasa Pocket. Después del impacto de un enorme asteroide que destruye Padua y Verona, se crea un sofisticado sistema de detectar la trayectoria de cualquier objeto que se aproxime a la Tierra. Así se descubre Rama, un extraño asteroide que gira a una velocidad increíble y que, según todos los cálculos, no volverá a pasar jamás por el sistema solar. Pero lo más inquietante es que hay indicios de que Rama pueda ser artificial, y aquí se detona la inquietud y el temor. Cargada de acción y de rigor es una es una de las obras de ciencia ficción especulativa más premiadas de todos los tiempos (premios Nébula, Hugo, Locus, Júpiter, etc) y una de las mejores de Arthur C. Clarke. Un clasicazo para los aficionados a la ciencia ficción pura.

Cita con Rama

Cita con Rama

3. Cánticos de la lejana Tierra. Arthur C. Clarke. Alamut. Una de las mejores novelas sobre el primer contacto humano con un artefacto extraterrestre que arranca cuando la Magallanes, última astronave de la Tierra, llega a Thalassa con los últimos restos de la humanidad tras la destrucción del sistema solar. Aunque el plan era parar y abastecerse antes de proseguir su travesía de quinientos años, todo cambia cuando descubren que una sonda sembradora enviada por la Tierra para preservar la vida humana en la galaxia fructificó, creando en Thalassa una civilización utópica. ¿Cómo afectará la llegada de la Magallanes a la feliz sociedad thalassana? ¿Podrán los supervivientes de la Tierra evitar la tentación de terminar su viaje en ese paraíso? Cánticos de la lejana Tierra que recrea magníficamente tanto el encuentro de dos mundos como el reto de las vastas distancias estelares en una novela colosal cargada de nostalgia que inspiró a Mike Oldfield en su The Songs of Distant Earth.

Cánticos de la lejana Tierra

Cánticos de la lejana Tierra

4. Las fuentes del paraíso. Arthur C. Clarke. Alamut. Galardonada con los premios Hugo y Nébula, es la historia de Vannevar Morgan, el mayor ingeniero de su época: el siglo XXII. Tras construir un puente sobre el estrecho de Gibraltar, sueña con un logro aún mayor, una suerte de puente hacia las estrellas: un ascensor espacial. Para ello, proyecta tender un cable que se extienda desde el ecuador hasta un satélite en órbita geosincrónica. Pero en su empeño Morgan encontrará la oposición de los monjes que ocupan el punto ideal de anclaje del cable, una montaña en la isla de Taprobana. También debe encontrar financiación, resolver problemas políticos, convencer a los escépticos y solucionar las crisis de ingeniería que acompañan a la construcción del ascensor.

Las fuentes del paraíso

Las fuentes del paraíso

5. Expedición a la Tierra. Arthur C. Clarke. Edhasa – Nebulae. Los once relatos breves reunidos cimentan la culminación de Arthur C. Clarke como autor de un tipo de ciencia ficción a la vez imaginativo y riguroso, de una extraordinaria versatilidad. Entre ellos destaca El centinela”, germen del guión cinematográfico y posterior novela “2001: una odisea en el espacio”, que relata el descubrimiento de un monolito milenario en la Luna. En “Superioridad”, el exclusivo desarrollo tecnológico militar es causa principal de debilidad, y en “Lección de historia” los venusinos tratan de reconstruir la extinta cultura terrestre a partir de un único registro: un dibujo de Walt Disney. Esta colección de relatos es una de las mejores vías de acceso al universo arturceclarkeano, sobre todo para los lectores más reticentes a la ciencia ficción dura.

Expedición a la Tierra

Expedición a la Tierra

La grandeza de Arthur C. Clarke estriba, más allá de su talla como científico y de su innato talento literario, en que fue un soñador. Pero fue un soñador capaz de materializar sus visiones unas veces con la ciencia y la tecnología y otras con la literatura, y sobre todo con ella nos abrió a muchos una biblioventana para observar lo que ya llegó, lo que tenemos encima y, mejor aún, lo que todavía está por llegar.

Dicho eso, ¿quién no va a querer leer y viajar al espacio en el biblioascensor espacial de Arthur C. Clarke?

Entre tanto y para meteros en harina, podéis ir despegando con esta muestra de otro talento interestelar, el de Mike Olfield, que como os dije bebió de Arthur C. Clarke:

¡Aún puedes leer ‘Farenheit 451’ de Ray Bradbury antes de ver su peli en HBO!

Que no te pille el toro catódico sin que te hayas leído un clásico imprescindible de la narrativa distópica y específicamente prescrito para bibliófagos natos. Llegarás al punto y final on fire, palabra de Regina ExLibris.

Y ya vas just@,querid@, porque en breve la cadena HBO estrena su adaptación homónima – ojo, a película, no a serie- de ‘Fahrenheit 451’, el novelón del colosal Ray Bradbury, que en castellano edita Minotauro.

(Fahrenheit 451, 2018 / HBO)

(Fahrenheit 451, 2018 / HBO)

La novela es imprescindible a nivel literario per se, pero es que, además, toca un temita más que actual: el control de la información y la manipulación mediática.

Y en cuanto a su conexión con los bibliófagos…, solo os diré que hay párrafos cargados de hogueras de libros que aún soy incapaz de leer sin que a mi bibliofilia se le pongan los pelos del pelucón como escarpias. Algo espeluznante.

En reginaexlibrislandia siempre tenemos ejemplares y lo prescribimos a discreción, pero ante el previsible y siempre bienvenido empujón mediático hemos reforzado nuestro biblioarsenal, porque yo sé que tú sabes que ambos sabemos que estas cosas (películas, series, videojuegos y demás) le despiertan el apetito lector a más de uno que hasta ahora o no se planteaba leer el original, o lo tenía aparcado en la triste lista de los “ya lo leeré algún día si eso…”.

De hecho en mis confines librescos el afán raybradburyzador no se ha hecho esperar.

Estaba yo apilando esos ejemplares de más de ‘Fahrenheit 451’ en mi escritorio para destacarlos en un rinconcito de la librería cuando a un reginaexlibrislandiano que venía a por su ejemplar de La princesa prometida, de W. Goldman en Ático de los Libros le ha podido la bibliocuriosidad por mis quehaceres:

Cliente: Vaya, Regina, sí que andas liada hoy, ¿no?

Regina: ¿lo dices por esta montonera?

Cliente: Sí, ¿qué libros son?

Regina: Pues mira, son todos ejemplares de ‘Fahrenheit 451’

Cliente: ¡Anda! ¿No está al caer una serie basada en ese libro?

Regina: Sí y no. Verás, es una película, no una serie, pero la produce y emite la cadena de TV HBO. La estrenan en breve, esta primavera.

Cliente: Sí, eso, es que algo había leído por ahí. ¿Y está bien? Es que yo no soy mucho de ciencia ficción y, bueno, nunca me había planteado leerlo.

Regina: Pues, mira, estás a tiempo de leerte este novelón antes de ver la serie. Si yo fuera tú no lo dudaría ¡jajajaja! Es trepidante y demoledor. Una novela distópica que te clava en un futuro en el que los libros están prohibidos, los bomberos se dedican a quemarlos y el gobierno castiga a los bibliodisidentes porque quiere controlar la información a toda costa.

Cliente: Uy, pues suena bien la trama, ¿no? Y bastante actual, me temo

Regina: ¡Y tanto! Pero fíjate que Ray Bradbury la escribió en 1953 como respuesta a la sutil amenaza del macartismo de quemar libros que supusieran una “amenaza” contra el status quo estadounidense… no te digo más.

Cliente: Si es que no aprendemos, Regina. ¿Y nunca se adaptó antes?

Regina: Pues, sí, a mediados de los años 60 François Truffaut ya filmó una versión, pero la de HBO también tiene buena pinta, la verdad.

Al final mi reginaexlibrislandiano asiduo se fue de mis confines con sus ejemplares de La Princesa Prometida y de Fahrenheit 451 bajo el brazo. Espero que le gusten, ya sabéis que en mi librería somos devotos de ambos títulos.

Entre tanto os dejo el trailer para que vayáis haciendo boca, tanto catófica como bibliófila:

 Cuando la puerta se cerró tras él yo volví la vista a mi montonera raybradburiana y me di cuenta de que con este van dos los empujoncitos que la Providencia Librera le ha dado recientemente a Ray Bradbury. Primero fue Isabel Coixet calzando una referencia directa al universo Bradbury entre los fotogramas de su adaptación de La Librería, y ahora esta versión catódica.

Y dado como está el temita de la manipulación, el control mediático y la propaganda me pregunto qué nos estará queriendo decir la Providencia Librera con su afán por raybradburizarnos en general, y despertar la fiebre lectora por leer Fahrenheit 451 en particular…

Ahí lo dejo, querid@s. Ahí lo dejo…

NOTA DE REGINA EXLIBRIS:

Fahrenheit 451

Fahrenheit 451

Fahrenheit 451. Ray Bradbury. Minotauro. Fahrenheit 451 es la temperatura a la que el papel se inflama y arde. También es la novela distópica por antonomasia (junto a 1984, de G. Orwell, y Un mundo feliz, de A. Huxley), que describe una civilización esclavizada por los medios de comunicación, los tranquilizantes y el conformismo. En ella los libros están prohibidos y el trabajo de los bomberos como Guy Montag es quemarlos, mientras las autoridades rastrean y eliminan a los bibliodisidentes que aún conservan y leen libros. La visión de Bradbury es brutalmente profética: pantallas de televisión que ocupan paredes con folletines interactivos; avenidas donde los coches corren a 150 kilómetros por hora persiguiendo a peatones; una población que no escucha otra cosa que una insípida corriente de música y noticias transmitidas por unos diminutos auriculares insertados en las orejas. Absolutamente sobrecogedor.