Entradas etiquetadas como ‘Instituto de Ciencias del Mar’

Microbios de manos, boca y nariz, ¡a escena!

Por Mar Gulis (CSIC)

Dice el microbiólogo del CSIC Alfonso Carrascosa en su libro Los microbios que comemos (CSICCatarata) que el número de microbios existentes en la Tierra es de aproximadamente 1030 (10.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000). “La impronunciable cifra es superior a la estimación del número de estrellas que existen en el cielo. Sin duda alguna son los seres vivos más numerosos”. Y un gran número de ellos son habitantes habituales de nuestro cuerpo, por dentro y por fuera.

Solo en la boca se estima que hay entre 500 y 700 especies bacterianas. Lo bueno es que, de estas, menos de un 1 por ciento son patógenas, es decir, perjudiciales para nuestra salud. Sin embargo, si no se mantiene la suficiente higiene bucal se pueden acumular restos de alimentos, y es entonces cuando se producen las condiciones idóneas para que proliferen otras especies más dañinas. Entre ellas destaca Streptococcus mutans, causante de la acidificación de la boca (por la fermentación de los azúcares acumulados), que provoca la desmineralización de la superficie dental y la formación de cavidades: las comunes caries.

Cartel_FECYT_castellano

La obra se podrá ver el próximo 6 se septiembre en el MUNCYT, A Coruña.

Precisamente, con el objetivo de promover hábitos de higiene saludables entre los más jóvenes, la Unidad de Cultura Científica del CSIC en Galicia ha creado una obra de teatro dirigida a público infantil y familiar que transmite mensajes claves de manera amena y divulgativa. La pieza ¡Qué trabajo tan curioso! demuestra la importancia de la higiene y el papel de la ciencia en la prevención de enfermedades a través de la escenificación de tres experimentos que requieren la participación del público. Los asistentes aportarán muestras de sus propias manos, boca y nariz, recogidas en placas y pañuelos, que entrarán en escena y cobrarán vida en forma de microorganismos parlantes.

Luisa Martínez, autora de la obra y responsable de la Unidad de Cultura Científica del CSIC en Galicia, será la encargada de guiar a los asistentes por los diferentes experimentos y mantendrá divertidos diálogos con las bacterias.

Además de a S. mutans, que junto a Porphyromonas gingivalis protagoniza uno de los experimentos relacionados con la microbiota bucal, el público conocerá también a Staphylococcus aureus y Staphylococcus epidermis, dos microorganismos que conviven sin ocasionar daños en diferentes localizaciones del cuerpo, sobre todo cerca de la nariz, la boca, los genitales y el ano. Pero la convivencia en equilibrio se puede romper en determinadas condiciones, como por ejemplo con una herida, que cuando es colonizada por estafilococos provoca una infección. El modo de contagio más habitual es piel a piel o a través del contacto con objetos que ya estuvieran contaminados. Por eso, para simular una toma de muestras real, Luisa realizará in situ un frotis -esto es, una toma de muestra de superficie sólida por arrastre, en este caso con un bastoncillo de algodón- de las manos de los asistentes.

El tercer experimento se centra en algunos de los microorganismos presentes con frecuencia en la nariz: Rhinovirus y Streptococcus pyogenes. Mientras el primero es el responsable del catarro común, el segundo es el responsable de la faringitis bacteriana, que afecta fundamentalmente a niños de entre 5-15 años, aunque los adultos pueden ser susceptibles.

La pieza, que ha contado con el asesoramiento científico de la investigadora del Instituto de Investigaciones Marinas del CSIC Marta López Cabo, se podrá ver el próximo domingo 6 de septiembre a las 12.30 en la sede del Museo Nacional de Ciencia y Tecnología en A Coruña, gracias al apoyo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología. La entrada es libre hasta completar aforo. Además, está prevista su representación a lo largo del año en diferentes localidades de España integradas en el proyecto de divulgación Ciudad Ciencia. Puedes seguir la itinerancia través de su web.

Océanos que regulan el clima y otras curiosidades, en la ‘Gymkhana de los mares’

Por Mar Gulis (CSIC)

Detalle de uno de los talleres de la Gymkhana: diferentes tipos de arenas del mundo

Detalle de uno de los talleres de la Gymkhana: diferentes arenas del mundo

¿Hay vida en el hielo marino? ¿Cuál es la máxima profundidad a la que viven los corales? Hoy se celebra en Madrid la Gymkhana de los mares y océanos’, un gran evento de divulgación en el que estudiantes de ESO y Bachillerato ‘navegarán’ por la ciudad en busca de respuestas a estas y otras muchas preguntas sobre el medio marino. Si tú también sientes curiosidad por conocer la solución a estos interrogantes, sigue leyendo.

Los mares y océanos tienen un papel fundamental en la regulación del clima de nuestro planeta. Entre otras cosas, son responsables de que la temperatura media en Lisboa sea más elevada que la de Nueva York, aunque ambas ciudades se encuentren situadas prácticamente sobre la misma latitud. En concreto, las causantes de este fenómeno son la corriente del Golfo y su brazo que se alarga hasta el Atlántico Norte. Impulsadas principalmente por los vientos del oeste, transportan el agua cálida del trópico y el subtrópico hasta las costas europeas, dando al continente un clima mucho más cálido del que tendría si no existieran.

El medio marino alberga también una gran variedad de hábitats, sin los cuales la vida en el planeta no sería posible tal y como la conocemos. Los millones de kilómetros cuadrados de hielo que cada año se forman en los casquetes polares podrían parecer un hábitat hostil para los organismos vivos, pero paradójicamente son responsables de una de las mayores explosiones cíclicas de vida que se dan en el planeta. Durante el invierno atrapan en su interior numerosas microalgas que, con el deshielo, se liberan al agua y comienzan a multiplicarse de forma masiva, despertando todo el ecosistema de la Antártida. El krill, pequeños crustáceos que se alimentan de microalgas y de los que a su vez se nutren otras especies, también ‘florece’ y con él los elementos superiores de la cadena trófica, como peces, ballenas, focas, pingüinos y otras aves.

Uno de los grupos de estudiantes participantes en la Gymkhana

Uno de los grupos de estudiantes participantes en la Gymkhana

Los bosques de corales pétreos que habitan a más de 400 metros de profundidad son otro hábitat esencial para la biodiversidad marina. A diferencia de los arrecifes más conocidos de los trópicos, estos corales profundos son fríos –se desarrollan a temperaturas de entre 4ºC y 13ºC– y no dependen de la luz solar para sobrevivir. Sin embargo, forman auténticas ‘guarderías’ para especies de interés comercial como el bacalao antártico.

La ‘Gymkhana de los mares y oceános’, organizada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Obra Social “la Caixa”, se propone acercar a los más jóvenes el conocimiento científico sobre el medio marino. Cerca de 300 estudiantes de ESO y Bachillerato están participando en los talleres, juegos y experimentos de esta iniciativa, que se celebran de manera simultánea en una decena de centros de investigación, museos y fundaciones de la ciudad. Todas las actividades han sido diseñadas por investigadores del Instituto de Ciencias del Mar del CSIC en el marco del proyecto ‘El mar a fondo’.

Ciencia ciudadana: ¿Quieres ser un ‘observador del mar’?

Por Mar Gulis

Si este verano vas a estar en contacto con el mar, tienes la oportunidad de participar en un proyecto científico. ¿Has visto peces que no conocías? ¿Te ha picado alguna medusa? ¿Has encontrado basura en la playa? Submarinistas, bañistas, navegantes, pescadores y cualquier ciudadano puede contribuir con sus observaciones a la iniciativa ‘Observadores del mar’.

sfdsgsadfag

Actualmente ‘Colaboradores del mar’ cuenta con unos 530 colaboradores.

Impulsada por el Instituto de Ciencias del Mar (ICM) del CSIC, esta propuesta de ciencia ciudadana pretende hacer partícipe a la sociedad de los avances en el conocimiento científico. Concretamente, el objetivo es determinar el impacto del cambio climático sobre los ecosistemas marinos y evaluar las transformaciones que está sufriendo el mar mediante la colaboración de la ciudadanía.

Si quieres participar, toma nota. Con solo un click accederás a la web www.observadoresdelmar.es, donde encontrarás la información detallada. Pero ya te adelantamos que no hace falta ser ningún especialista. Los investigadores esperan recabar observaciones sobre la presencia de especies (nativas e invasoras) en las playas; la mortalidad de determinados organismos; la mayor o menor proliferación de medusas; los cambios en la distribución de las especies o la acumulación de basura en el mar. Toda esa información será utilizada en los diferentes proyectos que engloba ‘Observadores del mar’, como ‘Peces invasores’, ‘Aves marinas’, ‘Basura del fondo’ o ‘Alerta medusas’, entre otros.

zgddddfgd

La gorgonia roja es una de las especies que podría estar en peligro por el impacto del cambio climático.

Los científicos buscan establecer un diálogo con la sociedad, así que la colaboración será recíproca. Ellos validarán los datos recibidos, pero también contestarán las dudas que les formulen los ciudadanos a través del portal.

Este proyecto, que se inició de forma piloto en Cataluña y trabaja en red con otros países mediterráneos, se amplía este año a toda España, gracias al apoyo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT). De momento, ya se ha abierto a Baleares y Andalucía, así que los que recaléis en estas comunidades tenéis una cita con la ciencia.