¿Cuál es el origen de la expresión ‘echar un polvo’?

13 noviembre 2012

Esta es una de esas consultas que me han realizado varios lectores del blog y que me han hecho llegar por diferentes medios: Ruben M. y  bertott06 a través del apartado de contacto; @TheYakuzaGroup vía twitter y Manuel Hinojosa mediante un comentario en la página en Facebook de este blog.

La expresión ‘echar un polvo’, como forma vulgar para referirse al acto sexual, es un modismo ampliamente utilizado y cuyo origen tiene dividido a los propios expertos en etimología, si bien la mayoría (entre ellos Pancracio Celdrán en su libro ‘Hablar con corrección’) apuestan a que procede de la costumbre, ampliamente extendida en los siglos XVIII y XIX, de consumir entre las clases burguesas y aristocráticas el polvo de tabaco conocido como ‘rapé’.

Este polvo de tabaco era aspirado por vía nasal, por lo que solía provocar molestos estornudos y para ello, los caballeros que lo consumían en las fiestas y reuniones de sociedad, se retiraban a otra estancia con la intención de ‘echarse unos polvos a la nariz’.

Con el tiempo, esa excusa para ausentarse de la reunión comenzó a utilizarse también para poder tener fugaces y apasionados encuentros sexuales con la amante de turno, quien esperaba al fogoso caballero en otra sala.

De ahí que, al convertirse en una práctica común, se acabara aplicándose el término ‘ir a echar un polvo’ al acto sexual y ello propició que cuando dichos caballeros, en uno de esos encuentros fugaces, estaba copulando con su amada y alguien de la reunión preguntaba por su paradero siempre había alguien que respondía que se había ausentado para ‘ir a echar un polvo’.

Pero tal y como indico al inicio del post, el origen de la expresión está dividido, siendo el explicado el más admitido, aunque no podemos obviar la otra versión que, aunque menos extendida, tiene algunos puntos de coherencia en su razonamiento, aunque la falta de enlaces y fuentes me hace tener ciertas dudas de lo explicado por Gabriel Laguna en su blog Tradición Clásica.

Según éste, el término ‘echar un polvo’ no aparece reflejado en ningún diccionario etimológico anterior a 1906, donde se refleja por primera vez en el Diccionario de argot español de Luis Besses (enlace proporcionado a través de una búsqueda mía) en la que dentro de la acepción ‘Cohabitar’ da como resultado: echar un flete, una vaina, un polvo (página 209). Posteriormente aparece en la Enciclopedia Espasa, en su edición de 1922.

La hipótesis de Gabriel Laguna apunta directamente como origen de la expresión ‘echar un polvo’ a la fórmula litúrgica “Memento homo, quia pulvis es, et in pulverem reverteris” (Recuerda hombre, que eres polvo, y que al polvo regresarás).  Popularizándose la frase en “Polvo somos, del polvo venimos y en polvo nos convertiremos” y es ese “del polvo venimos” el cual se transforma en sinónimo de acto sexual.

Pero el argumento del Profesor Laguna sobre la nula aparición del término, anterior a la publicación del diccionario de Luis Besset, pierde fundamento tal y como le indican a través de un comentario, apareciendo repetidamente en la obra de teatro de 40 páginas que fue escrita en 1874 y titulada como Don Juan Notorio: burdel en cinco actos y 2000 escándalos escrita por un tal Ambrosio el de la Carabina y en la que el autor la utiliza tanto la expresión como la palabra polvo como sinónimo de coito.

 

Y para vosotros ¿cuál creéis que es el verdadero origen de la expresión ‘echar un polvo’?

 

Otras fuentes consulta aparte de las mencionadas: curistoria / 1de3

Fuentes de las imágenes: troubledkashmir / Wikimedia Commons

26 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser anrafera

    Me parece razonable la versión de ausentarse del evento para consumir “Polvo de Tabaco” y curioso que esta terminología se aprovechara, posteriormente, para definir esas “escapadas fugaces”.
    Estupenda curiosidad, como cuanto expones, la que nos expones. Enhorabuena por tu buen trabajo.
    Saludos.
    Ramón

    13 noviembre 2012 | 9:39

  2. La argumentación de que la expresión “echar un polvo” provenga de aquello de que del polvo venimos y al polvo volveremos me parece posible, pero no definitiva.

    Me inclino más a pensar en la otra explicación. La costumbre de retirarse a esnifar un poco de polvo de tabaco debía estar muy extendida y era una excusa perfecta para justificar una ausencia de una fiesta o reunión.

    13 noviembre 2012 | 10:04

  3. Dice ser parafashionyo

    Madre mía, jamás habría pensado que era por eso jajajajjajaj

    http://www.parafashionyo.com

    13 noviembre 2012 | 10:23

  4. Dice ser Chaplan

    Hola,
    Me parece de mal gusto ya la expresión en sí, no hace falta sinónimos para referirse a hacer al amor.
    Podemos camuflarlo con metáforas, pero si lo es, lo es.
    Un saludo.

    13 noviembre 2012 | 10:25

  5. Dice ser Marisa

    A mi también me parece mas plausible la que lo vincula a la ausencia para esnifar polvo de tabaco. Y dejo un punto para la reflexión, será por eso que a muchos les gusta fumar después del acto? Seria comí cerrar el circulo, no?

    13 noviembre 2012 | 10:31

  6. Dice ser Manuel Hinojosa

    Muchas gracias por dar respuesta a mi duda y por citarme.

    13 noviembre 2012 | 10:34

  7. Dice ser Cecilio Lago

    Una brillante y minuciosa investigación. Realmente el tema, no por muy utilizado, era más sencillo. Enhorabuena.

    13 noviembre 2012 | 10:48

  8. Dice ser vaya rapidez ensaciar a una mujer

    Pues vaya mierda de polvos que se echaban, con perdón, porque la tardanza debía ser muy poca. O eso o tenían unas narices de medio metro en las que echaban los polvos, que tanto tardaban en llenarla.

    13 noviembre 2012 | 11:30

  9. Dice ser pudo bien ser el arrimarse a la paré y llenarse de cá

    Yo creo que era porque algún albañil le echaba polvos de cal a alguna pared, alguna lo llamó y saltó la verja al festín. Es más plausible, se tarda más en reparar una pared que en echarse dos polvos en al nariz. Además, cuando limpias la pared te ensucias y hay que lavarse y todo eso. Tiempo de dos o tres horas de excusa perfecta.

    13 noviembre 2012 | 11:33

  10. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Yo creo más bien en la segunda acepción pues sino a los que no nos gusta ni oler el tabaco…¿Como podiamos evadirnos ? en todo caso creo que diriamos – Voy a follarme a la parienta.

    Clica sobre mi nombre

    13 noviembre 2012 | 11:37

  11. Dice ser LuisV

    Desde luego, la del rapé me parece la más plausible. Que a esto se le llamara “echar un polvo”, de la misma forma que decimos “echar un cigarro” o “echar unos tragos” me parece totalmente coherente. La versión del miércoles de ceniza cojea por cuanto hay que pervertir la frase original para encajarla en la explicación.

    13 noviembre 2012 | 12:06

  12. Dice ser @chaplan

    Nadie está hablando de amor, se está hablando de follar…

    13 noviembre 2012 | 12:10

  13. Dice ser VanessaIdeEspañaVdeAlemania

    hola a tod@s! que decepción!… yo había oído que la expresión venía de la Sevilla del Siglo XV (¿?), en el que las prostitutas, al cambiar de cliente, sacudían el polvo de las sábanas por la ventana, por lo que al ver esto, ya se sabía que había alguien esperando…a echar el polvo…me pareción tan novelesco, que me lo creí!! tiene algo de fundamento?? lo habiais oido alguna vez??

    13 noviembre 2012 | 13:13

  14. Dice ser Luis Medina

    Lo que ha sido toda la vida FOLLAR.

    13 noviembre 2012 | 14:13

  15. Dice ser vivian

    Pues yo creía que venía de “vamos a quitarnos el polvo de encima”, como cuando de algunas mujeres que no mantienen relaciones sexuales se dice que tienen “telarañas” en la vagina.

    Algo en plan “vamos a quitar las telarañas” (XD).

    13 noviembre 2012 | 14:24

  16. Qué malo es eso del tabaco, sería mejor ausentarse para follar, y no para meterse cosas raras por la nariz.

    http://corruPPto.elbruto.es

    13 noviembre 2012 | 14:32

  17. Dice ser ana

    Irse de picos pardos y echarse un polvo …

    13 noviembre 2012 | 15:33

  18. Dice ser antoska

    Y yo que estaba convencido de haber dejado de fumar…..

    13 noviembre 2012 | 15:41

  19. Dice ser @ @chaplan

    Jajaja. Yo también pensé lo mismo. En realidad hacer el amor no es más que un eufemismo de echar un polvo, y echar un polvo sería en su época un eufemismo de Dios sabe qué.

    13 noviembre 2012 | 15:50

  20. Dice ser Eddy

    Echar un polvo no es sólo una frase española, en la Austria de principios del siglo XX ya se utilizaba y aparece en obras de Sigmund Freud (La interpretación de los sueños, por ejemplo).

    13 noviembre 2012 | 17:34

  21. Dice ser Poli

    Cuando no hay datos objetivos o documentados (y en este caso no los hay) todo no es más que puras conjeturas e invenciones. Podíamos inventar cuarenta explicaciones y ninguna tendrá el menor valor.
    Nos podemos poner también a imaginar de donde viene “echar un kiki”, “echar un casquete”, “echar un caliqueño”, “echar un feliciano”. Pero mientras encontremos pruebas documentales, todo serán conjeturas y ganas de fantasear.

    13 noviembre 2012 | 22:25

  22. Dice ser Rataplan

    Yo una vez eché un polvo

    13 noviembre 2012 | 22:27

  23. Dice ser LNF

    Por lo que me han dicho, antes “hacer el amor” era cortejar, coquetear, tirar los tejos. Me lo contó una señora, que hace tiempo en un marujeo su madre le dijo que un chico le estaba haciendo el amor a la vecina, y que lo sabía porque les había visto en la calle, jajaja…

    13 noviembre 2012 | 23:26

  24. Dice ser AlvaroMV

    Del latín “polluis” que significa “contaminas”, “manchas”, “haces impuro”…, de donde proceden palabras como “polución”, que además del significado más conocido, es otra forma culta de decir “eyaculación”. Se asimiló con “polus” = polvo, pizca

    14 noviembre 2012 | 1:28

  25. Dice ser Auch

    AlvaroMV me gusta tu deducción ^^

    14 noviembre 2012 | 2:33

  26. Dice ser Kabuki

    Muy bien don Juan… ya veo que además de cuidarnos el físico también nos cuidas el intelecto. Ahora que lo dices me voya a ausentar un momentico que tengo una compañera enfrente con escote y le voy a decir que si quiere un poco de “rapé” ;)

    14 noviembre 2012 | 10:20

Los comentarios están cerrados.