BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Entradas etiquetadas como ‘chicago cubs’

Quién fue… Steve Bartman: el fan más odiado de la historia

El momento fatídico (WIKIPEDIA).

Imagina que eres fan a muerte de un equipo. Imagina que cometes una torpeza que le impide a tu equipo lograr una victoria importantísima, vital. Imagina que toda una ciudad te odia. Esto es lo que le pasó en 2003 a Steve Bartman (y sí, creo que es el primer no deportista que saco en el blog).

14 de octubre de 2003. Sexto partido de la National League Championship Series (NLCS), el partido qué dirime quién disputa las Series Mundiales ante el campeón de la American League Championship Series (ALCS). Se enfrentan en el Wrigley Park de Chicago el equipo local, los Cubs, y los Florida Marlins. Chicago domina la serie por 3-2. Es la octava entrada y los Cubs mandan en el marcador. Están a muy pocas carreras de alcanzar las Series Mundiales por primera vez desde 1945 y así poder ganar un título que se les resiste desde 1908.

Todo iba de cara, en definitiva. Como os decía, era la octava entrada. El bateador dominicano de los Marlins Luis Castillo mandó una pelota hacia una de las esquinas de Wrigley Park. El jugador de los Cubs Moisés Alou fue siguiendo la pelota con la mirada, se acercó al muro, saltó y cuando iba a atraparla con su guante… una mano salió de las gradas, tocó la pelota y ésta acabó entre el público. Alou no daba crédito y lanzó el guante al suelo, mientras increpaba al público… Pidieron al árbitro que anulara la jugada por considerar que el brazo del hincha invadió el terreno de juego, pero el colegiado lo rechazó. Tras esa jugada, los Marlins consiguieron ocho carreras y ganaron el partido.

La cadena Fox repitió una y otra vez las imágenes en televisión, dejando bien claro quién era el espectador que le había robado la pelota a Alou. En aquella época no había pantallas gigantes en el estadio, pero la gente identificó al hincha por la tele y empezó a avisar por teléfono a familiares y amigos que estaban en el campo. Decenas de fans de los Cubs empezaron entonces a insultar al hincha, y a lanzarle basura y cerveza. El club reaccionó rápidamente y personal de seguridad escoltó al aficionado fuera del estadio.

Bartman, instantes después de su ‘hazaña’ (WIKIPEDIA).

Pocas horas después del partido, en el foro oficial de la liga en internet, se publicaba el nombre del aficionado: Steve Bartman. Empezaba un infierno para él. Y lo hizo porque al día siguiente, 15 de octubre, los Marlins ganaron el séptimo partido y se clasificaron para las Series Mundiales, dejando fuera a los Cubs. Posteriormente, ganarían el trofeo.

Debido a los insultos y amenazas, la Policía mandó patrullas a la casa de Bartman para protegerle a él y a su familia. El gobernador de Illinois llegó a proponer que se uniera a un programa de protección de testigos, y Jeb Bush, gobernador de Florida, le invitó a que se mudara a su estado.

Unos días después, Bartman emitió un comunicado mostrando su total arrepentimiento. Dijo que estaba tan pendiente de la pelota que no vio a Alou acercarse a su sitio. Bartman rechazó entrevistas y donó todos los regalos que le enviaron los fans de los Florida Marlins. Durante años rechazó cifras de varios miles de dólares por un autógrafo e incluso un número de seis cifras por salir en un anuncio de la SuperBowl.

La pelota de la discordia acabó en manos de un abogado de Chicago que estaba en el campo y la vendió  a un restaurante por casi 114.000 dólares. Años después fue destruida y parte de ella se usó para elaborar una salsa en ese restaurante (en realidad, se usó un destilado del vapor que surgió de hervir los restos). Lo que queda de ella está en el Museo del Deporte de Chicago.

Asiento que ocupaba Bartman aquel 14 de octubre de 2003 (WIKIPEDIA)

Desde entonces, el asiento en el que estaba Bartman se ha convertido en una especie de lugar de peregrinación para todo aquel que visita el Wrigley Field. El año pasado, los Cubs rompieron su maldición y alcanzaron de nuevo la NLCS. Varios medios intentaron contactar con Bartman, pero su abogado explicó que su cliente no quería salir en ningún medio. Cuando se clasificaron para las Series Mundiales, hubo una petición de fans para que Bartman hiciera un saque de honor en las finales, pero de nuevo lo rechazó. Cuando los Cubs ganaron el título, otra vez se le ofreció participar en los eventos de celebración, pero lo volvió a rechazar.

Hay que decir que el club y los jugadores defendieron siempre a Bartman. Moisés Alou llegó a decir al poco del incidente que no hubiera alcanzado la pelota, aunque años después explicó que lo dijo para aplacar los ánimos y que estaba convencido de que sí la iba a coger, aunque hizo un llamamiento a olvidar y perdonar.

Se sabe hoy que Steve Bartman sigue viviendo en Chicago y felicitó, a través de su abogado, a los Cubs por el título, aunque el letrado confirmó que no acudió a los actos de celebración… por si acaso.

Y así ocurrió todo:

Hasta el miércoles.

Quién fue… Jimmie Foxx: murió atragantado… un año después de que a su mujer le pasara lo mismo

Foxx, en el All Star de la MLS en Washington, en 1937 (WIKIPEDIA).

Si habéis entrado alguna vez en la página en Facebook de este blog (y si no lo habéis hecho, os animo a que lo hagáis), habréis visto que la foto que la ilustra es una imagen tomada en Washington DC, el 7 de julio de 1937, en el partido del All Star de la liga de béisbol. En él posan las siete principales estrellas del béisbol mundial en ese momento. Hoy voy  a hablaros de una de ellas. Es Jimmie Foxx.

James Emory Foxx nació el 22 de octubre de 1907 en Sudlersville, Maryland, en el seno de una familia de granjeros. De muy joven, Jimmie destacó en el deporte y perteneció a los equipos de béisbol, fútbol y atletismo de su instituto. Era tan bueno, sobre todo en el primero, que con 17 años de edad recibió ofertas de los Philadelphia Athletics y de los New York Yankees. Fueron los primeros quienes lo contrataron.

En Philadelphia pasó diez temporadas, llegando a igualar en 1932 los registros del mítico Babe Ruth (considerado el mejor de la historia). Se convirtió en uno de los mejores bateadores del momento. De él dijo el jugador de los Yankees de origen español ‘Lefty’ Gomez que tenía “músculos hasta en el pelo”.

En 1936, Foxx fichó por los Boston Red Sox por una cifra récord entonces (150.000 dólares de la época). Jugó seis temporadas con los de Massachussetts y logró su tercer MVP (en Philadelphia había logrado dos). En 1939, además, logró 50 home-runs en la misma temporada, un récord que no fue batido hasta 2006.

Foxx ocupó la portada de la revista ‘Time’ en la temporada de su debut como profesional, en 1929 (WIKIPEDIA).

A partir de la década de los 40, el rendimiento de Foxx empezó a decaer, en parte debido al consumo de alcohol. En 1942 se fue a los Chicago Cubs, aunque ya como reserva. En 1945 regresó a Philadelphia para jugar en los Phillies, y en este equipo se retiró ese mismo año. Acabó su carrera con 534 home-runs, convirtiéndose en el segundo de la historia con mejor dato (sólo por detrás de Babe Ruth) y el mejor diestro. En 1966, perdió ese segundo puesto.

Tras retirarse entrenó a conjunto femenino y estuvo dos temporadas como técnico de la Universidad de Miami. Algunas inversiones fallidas lo dejaron en la ruina y acabó viviendo en Lakewood, Ohio, donde encontró un trabajo en el ayuntamiento.

Y ahora viene la parte curiosa de la historia. En 1966, su segunda esposa, Dorothy, murió asfixiada al atragantarse mientras comía. Lo increíble es que un año después, el 21 de julio de 1967, cuando cenaba con su hermano en Miami, Jimmie Foxx falleció asfixiado tras atragantarse con un trozo de comida. Tenía 59 años. Está enterrado en el Flagler Memorial Park de Miami.

Hasta aquí la historia de hoy. Regresamos el miércoles.