Entradas etiquetadas como ‘mandíbula’

¿Por qué a reírse a carcajadas se le llama ‘desternillarse de risa’?

¿Por qué a reírse a carcajadas se llama ‘desternillarse de risa’?

Cuando alguien ríe sin parar, escandalosamente y sin poder contenerse, se dice habitualmente que está ‘desternillándose de risa’.

El motivo por el que se usa el término ‘desternillar‘ es debido a que antiguamente se tenía la creencia que cuando alguien se reía de esa manera podría acabar con las ‘ternillas’ de la mandíbula rotas o ésta desencajada.

Las ternillas son cartílagos que se encuentran repartidos por la mandíbula, entre ellos en la zona que une ésta con el hueso temporal del cráneo (cartílagos articulares), y el hecho de reír escandalosamente realizando bruscos movimientos de la mandíbula (o abriendo en exceso la boca) puede provocar molestias/dolor en las ternillas.

Cabe destacar que algunas personas utilizan erróneamente el término ‘destornillarse de risa’, pero nada tienen que ver los ‘tornillos’ (que no los hay de una manera natural en una mandíbula) con las ternillas.

¿Por qué a reírse a carcajadas se llama ‘desternillarse de risa’?

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

 

Fuentes de las imágenes: daniellefershure (deviantart) / Wikimedia commons 1 / Wikimedia commons 2

¿Cómo logra una serpiente engullir un animal más grande que ella?

¿Cómo logra una serpiente engullir un animal más grande que ella?A través del apartado de contacto, Mamen Relaño me pregunta sobre cómo lo hacen las serpientes para lograr engullir a un animal que es mucho más grande que ellas.

Posiblemente habréis visto en algún documental o películas una escena en la que una serpiente se desliza sigilosamente y de repente ¡zas! atrapa a un animal que por allí pasaba tan tranquilo y comienza a tragárselo todo entero, quedando la característica forma en la que se ve al reptil con un enorme bulto (seguro que os ha venido a la mente la ilustración de la serpiente tragándose el elefante de la novela ‘El Principito’ de Antoine de Saint-Exupéry y que os adjunto al pie de este post).

El motivo por el que una serpiente es capaz de zamparse de un solo bocado a un animal que además es mucho más grande que ella (también se come más pequeños, evidentemente) es por la habilidad que tienen estos reptiles para desencajar su mandíbula inferior, con lo cual les permite abrir muchísimo más su boca, pudiendo meterse en el interior cosas de mayor volumen.

La elasticidad de la piel que cubre todo su cuerpo también es un factor importante a la hora de poder albergarlo en su interior, dándose de sí tanto como requiera la presa engullida.

Por último, seguramente os estaréis preguntando que si se la ha tragado de un bocado pero no la mastica ¿cómo hace para digerir a su presa? Muy sencillo… gracias a sus potentísimos jugos gástricos, los cuales son capaces de descomponerla casi por completo. Eso sí, lo hace a lo largo de los siguientes días, incluso semanas. Una vez que ha acabado todo ese proceso, la serpiente vomita al exterior todos aquellos restos que sus jugos no han descompuesto (algunos tipos de huesos, cuernos, caparazones, uñas, dientes, pelo…)

¿Cómo logra una serpiente engullir un animal más grande que ella?

 Relacionado: 

 

Lee y descubre en este blog más posts con Curiosidades con animales

 

 

Fuentes de las imágenes: kitkaphotogirl (Flickr) / patrichotomy

¿Por qué cuando te pintas las pestañas lo haces con la boca abierta?

¿Por qué cuando te pintas las pestañas lo haces con la boca abierta?A través del apartado de contacto, Mª Ángeles Pérez me pregunta sobre el  porqué cuando se pinta las pestañas o la raya de los ojos lo hace con la boca abierta y es tan difícil mantenerla cerrada.

La postura natural de cualquier persona a la hora de pintarse los ojos o las pestañas es inclinando la cabeza de un modo en la que se está mirando hacia arriba. Esto hace que toda la atención se centre en lo que se está haciendo (pintar los ojos) por lo que los músculos faciales entran en un estado de relajación, haciendo que la mandíbula (también relajada) se abra por si sola.

Muchas son las personas que al darse cuenta, o ser advertidas de ello, vuelven a cerrar la boca al instante y continúan con su tarea de maquillaje, pero al volver a concentrarse de nuevo en el ojo (inevitablemente) vuelve a ocurrir lo mismo y acaba otra vez con la boca entreabierta.

No hace falta pintarse los ojos para comprobar que es así en la mayoría de ocasiones. Tan solo debes inclinar un poco la cabeza y ponerte a mirar el cielo (o mucho mejor el cielo con todo su impresionante firmamento de estrellas) y podrás comprobar que al cabo de un rato lo estás haciendo con la boca entreabierta.

 

 

Lee y descubre en este blog más posts con Curiosidades de ciencia

 

Fuente de la imagen: melloveschallah (Flickr)