Entradas etiquetadas como ‘Leonardo Da Vinci’

Leonardo da Vinci y sus curiosas máquinas voladoras

Leonardo Da Vinci y sus curiosas máquinas voladoras

Sin lugar a dudas, uno de los personajes que más talento y disciplinas ha dominado a lo largo de la Historia ha sido Leonardo da Vinci, considerado por unos como un genio incomprendido y por otros como un hombre adelantado varios siglos a su tiempo.

Famoso por la cuantiosa y valiosa obra pictórica que realizó, entre los que se encuentran el famoso cuadro de La Gioconda (Museo del Louvre) o el mural de La Última Cena (en el convento de Santa Maria delle Grazie), Da Vinci también tuvo un gran sueño que a la vez se convirtió en una de sus mayores frustraciones: poder volar.

De ahí que entre sus múltiples inventos y diseños de ingeniería también consten varias maquinas para volar. Siendo un niño estaba convencido que la prodigiosa habilidad que tenían los pájaros para volar se debía a la disposición de las plumas en las alas y la forma de éstas, de ahí que los primeros bocetos fuese la de un ‘hombre-pájaro’.

Posteriormente, el genio florentino fue mejorándolos, creando sofisticados artilugios que, para la época, eran impensables, pero que hoy en día, con los avances que existen, se ha podido comprobar que no servirían para poder levantase ni un solo palmo del suelo, pero que han servido de base diversos diseños posteriores.

Según consta en múltiples fuentes, el 3 de enero de 1496 Leonardo da Vinci probó por primera vez una de sus máquinas voladoras, pero como es sobradamente conocido no logró cumplir su sueño de infancia de sobrevolar los cielos de su querida Florencia.

 

Te puede interesar leer: Leonardo da Vinci y su gran amor por los animales [Anécdota]

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López.
Compra el libro online y recíbelo cómodamente a través de Amazón: https://amzn.to/2D1GPA5
 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Leonardo da Vinci y su gran amor por los animales [Anécdota]

Leonardo da Vinci y su gran amor por los animales [Anécdota]Explica Giorgio Vasari, en su obra publicada en 1550 ‘Le Vite de’ più eccellenti architetti, pittori et scultori italiani’ (Las vidas de los más excelentes arquitectos, pintores y escultores italianos), el gran amor y respeto que sintió Leonardo da Vinci por todos los animales, llegando a poseer durante su vida varios caballos, perros y otros animales a los que quiso y domesticó.

Al respecto, incluye en el libro una anécdota en la que describe cómo el genio renacentista en más de una ocasión al pasear por el mercado de Florencia si veía algún puesto en el que vendían pájaros los sacaba todos de las jaulas y los dejaba volar en libertad allí mismo.

Eso sí, acto seguido pagaba al vendedor el precio que tenían las aves.

 

 

Lee y disfruta de más anécdotas e historias curiosas como esta en el apartado Anecdotario de este blog

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Cuál es el origen del paracaídas?

Louis-Sébastien LenormandMuchísimos años antes de que se inventasen los aviones ya existían los paracaídas. Desde Abbás Ibn Firnás,en la Córdoba del año 852, pasando por Leonardo Da Vinci, muchos fueron los que intentaron inventar o usar un paracaídas.

Pero el primer paracaídas práctico fue inventado en 1783 por Louis-Sébastien Lenormand.
El propósito de su invención no era para saltar desde aviones, que no existían, sino para ayudar a escapar ilesos de un edificio en llamas a las personas que allí se encontrasen.

Probó su invento en público el 26 de diciembre de 1783 donde saltó desde la torre del observatorio de Montpellier frente a una multitud de personas.

Para tal salto utilizó un paracaídas con un marco de madera rígida.

 

 

(Fuentes : GPS / Wikipedia)

¿Cuál es el origen del despertador?

El prototipo más antiguo fue inventado por los griegos en torno a 250 a. C. Construyeron un despertador que funcionaba con la marea: cuando el nivel del agua llegaba a un determinado nivel, hacía sonar un pájaro mecánico. Tal y como lo conocemos hoy, lo inventó un relojero, Levi Hutchins, en 1787.

Entonces, la gente confiaba en el sol para despertarse, pero a las 4 de la mañana, la hora en que se levantaba Hutchins, no había sol. Así que el relojero colocó una palanca en el número 4, que a su vez hacía sonar una campana cuando la manecilla llegaba a la hora. Cuentan que Leonardo Da Vinci hizo un diseño de reloj despertador que muchos consideraban más como una broma que como un proyecto serio. Constaba de un platillo redondo sostenido por un tubo que funcionaba como una palanca de dos brazos. En el otro extremo del tubo había un platillo plano que contenía agua, de este extremo salía una cuerda que se ataba a los píes del durmiente. Cuando el platillo redondo se llenaba hasta la mitad, resultaba más pesado que el plano, y hacía oscilar éste, vertiendo el agua a través del tubo hasta el platillo redondo y tirando violentamente de la cuerda atada al tobillo del “bello durmiente”.

 

 

(Fuentes: Quo / centros5.pntic.mec)