¿Una ficción negra escandinava en la Roma Republicana nacida de Cicerón? Así es la nueva novela de Harry Sidebottom

El historiador y novelista Harry Siddebottom (cedida por Espasa)

Año 145 A.C. Un legionario romano llamado Cayo Furio Paulo regresa a su casa, la colonia de Temesa convertido en un héroe militar. Pero el retorno no es fácil, asediado por los fantasmas del pasado, pronto aparece el cadáver de un vecino y él se convierte en principal sospechoso. Paulo deberá mantener a raya sus fantasmas para poder defender su inocencia. Esta es la premisa argumental de  la última novela aparecida en España del doctor en Historia y profesor de Historia Clásica en Oxford, Harry Sidebottom, El regreso del centurión (traducción de Víctor Ruiz Aldana, Espasa).

De Sidebottom ya habíamos leído en España su serie Guerrero de Roma (que publicó hace años Edhasa) y, más recientemente, su exitosa trilogía El trono de César, que lanzó recientemente Espasa. Ahora regresa con esta novela negra, que el mismo confiesa que nace de un anécdota del Bruto de Cicerón sobre un proceso judicial de la época en Calabria, y que conforma con un “tropo de la ficción nórdica negra”. A través de Internet, dejo a este novelista e historiador que nos explique mejor esta propuesta.

Explica que la idea de esta novela nace de una anécdota leída en el Bruto, de Cicerón, del que el autor no da una conclusión. ¿Cómo se transforma esa pequeña mención en el marco de una novela?

La anécdota de Cicerón me abrió los ojos a la antigua Calabria y el bosque de Sila, y la anarquía de la campiña italiana bajo Roma. Para traducirlo en una novela, empleé un tropo de la ficción nórdica negra: un lugareño regresa a casa (y, por lo tanto, es tanto “interno” como “externo” al mismo tiempo) para descubrir una serie de asesinatos. El héroe debe descubrir las causas de estos asesinatos antes de que sea arrestado como culpable o se convierta en la próxima víctima.

Es su primera novela histórica ambientada en el periodo de la Roma Republicana, ¿qué diferencias marcan su mirada frente al bajo imperio de anteriores obras?

Polibio quiere hacernos creer que la República Romana era una constitución ideal y “equilibrada”. Si bien el pueblo sí tuvo un papel, en el momento de esta novela la política estaba dominada por las luchas internas de una oligarquía senatorial en desintegración. El gobierno de los emperadores impuso la autocracia, pero dio a los oprimidos una figura a la que podían apelar más fácilmente.

El imperialismo romano de la época es un tema importante en la historia, ¿Fue una necesidad de supervivencia o el propio funcionamiento de aquella sociedad lo puso en marcha?

Los romanos afirmaron que las guerras que libraron fueron “justas”. Sobre esto, algunos eruditos modernos han construido una teoría del “imperialismo defensivo” romano (es decir, que Roma simplemente reacciona a las amenazas externas). En ocasiones, Roma fue atacada, pero la cultura romana era extremadamente militarista, con un fuerte espíritu guerrero. Los senadores necesitaban votos para avanzar en sus carreras, y el mayor ganador de votos fue la gloria militar. Condujo a un interés personal en la guerra agresiva y sostuvo la expansión del imperio.

Otro punto interesante que trata es el del estrés post-traumático en un guerrero de la Antigüedad, como un legionario romano. ¿Hay evidencias sobre este asunto? ¿Cómo investigó este asunto?

Los estudiosos debaten mucho sobre la existencia del trastorno de estrés postraumático en el mundo antiguo. Por un lado, los “universalistas” sostienen que tal como existe ahora debería haber existido entonces. Por otro lado, los “especifistas culturales” señalan la escasez de pruebas antiguas y el mundo de pensamiento muy diferente de la antigüedad clásica. En la novela, tomo una posición intermedia: el trastorno de estrés postraumático podría haber existido, pero habría sido causado por diferentes eventos y se habría experimentado de manera diferente (no como algo “interno”, sino más bien como una obsesión “externa”).

Es su primera incursión en el thriller histórico, ¿qué diferencias encuentra en este subgénero y una novela histórica clásica?

Es una cuestión de puntos de vista. La mayoría de las novelas históricas miran la política y la guerra desde una perspectiva de arriba hacia abajo. Con un thriller, el lector ve la acción a través de los ojos de un individuo, a menudo desde los peldaños más bajos de la sociedad.

¿Qué referencias, además de las fuentes históricas, ha tenido en esta novela? ¿Quizá autores que ya han mezclado el misterio con la Antigua Roma como Lindsey Davis o Steven Saylor? ¿O quizá autores de de thriller contemporáneo?

Rara vez leo ficción ambientada en el mundo clásico. Saca a relucir el catedrático pedante Oxford que hay en mí; quiero señalarlos por sus anacronismos. Aunque hago una excepción con Steven Saylor, ¡que es muy bueno! Por otro lado, he aprendido mucho de escritores de suspense modernos, como James Lee Burke y Ragnar Jonasson.

¿Cree que el thriller usa un lenguaje y un tono que resulta más cercano al lector actual que la novela histórica clásica?

Tanto el thriller moderno como la novela histórica moderna fueron inventados por un solo escritor; John Buchan. Es una pena que ahora se le conozca principalmente a través de adaptaciones cinematográficas de uno de sus libros: Los treinta y nueve escalones. Y dados que son géneros origen unificado, no veo una gran diferencia de lenguaje o tono.

Muchos piensan que el thriller es un género esencialmente contemporáneo, ¿no cree que la aplicación de sus estructuras y recursos al género histórico hace muy fácil caer en presentismos y anacronismos?

Es demasiado fácil para los escritores de thrillers ambientados en el pasado o de ficción histórica más convencional caer en anacronismos. Lo crucial que hay que evitar es importar formas de pensamiento y expresiones modernas, derivadas del cristianismo. El pasado era otro país. Lo hacemos, y nos perjudicamos a nosotros mismos, si hacemos que la gente de otras culturas en el pasado sea como nosotros pero con disfraces de época.

Puedes seguirme en FacebookTwitter y Goodreads.

Si te ha gustado esta entrada, quizá te interese…

Los comentarios están cerrados.