Harry Sidebottom: “Los novelistas somos los guardianes de la historia; nos lee más gente que a los historiadores”

Harrt Sidebottom (©James Hawkins Photography / cedida por Espasa)

Harry Sidebottom, doctor en Historia y profesor de Historia Clásica en la Universidad de Oxford, ha regresado al sector editorial español con buen pie. Hace unos años Edhasa publicó tres de las seis novelas de su serie Guerreros de Roma, pero ahora, de la mano de Espasa, ha arrancado su trilogía El trono del César, con Hierro y Poder, un viaje al turbulento siglo III con la historia de Maximino el Tracio de fondo. La novela en España ha arrancado con fuerza, colándose en la lista de los más vendidos en el mes de octubre.

Charlo con este escritor sobre aquel siglo III y la ficción histórica…

Escribir ficción sobre la antigua Roma en el tercer siglo después de Cristo no es el contexto más común, ¿qué le ha fascinado de ese momento para escribir varias novelas sobre ese momento?

El siglo tercer fue un tiempo de grandes eventos: intrigas, revueltas, guerras, agitación social y religiosa. El mundo cambió, pero nuestras fuentes son muy pobres. Para un novelista e historiador todo está abierto a nuevas interpretaciones.

¿Cómo descubrió el personaje de Maximino el Tracio? ¿Cuándo descubrió que ahí tenía una novela?

Descubrí a Maximino el Tracio hace muchos años cuando leí al historiador griego Herodiano. Su personaje se desarrolló cuando escribí la trilogía El trono del César. Poco a poco llegué a comprender que, aunque mucho de lo que hizo estuvo mal, fue incluso tiránico, hizo todo por los mejores motivos. A veces, los personajes parecen tener vida propia, casi de manera independiente de de sus escritores.

¿Supone diferencia para un novelista escribir sobre periodos más populares para el gran público, como el fin de la República o el inicio del imperio, que de una mucho menos trabajada como el siglo tercero?

Sí, la hay: que los lectores no estén cargados de muchas ideas preconcebidas me da una mayor libertad para escribir.

Para los lectores que no estén muy situados en esa época, ¿qué cree que les va sorprender?

Tres cosas: lo cerca que estuvo Roma de colapsar; cuán multicultural era el imperio y la importancia de aquel momento para la historia mundial.

¿Cómo trabaja Harry Sidebottom el asunto siempre complejo de narrar las batallas de la antigüedad?

Las escenas de batalla han sido una de las mejores pruebas para un escritor desde Homero. Las investigo y coreografío con mucho cuidado, trato de caminar sobre el terreno de cada acción, pero luego las escribo muy rápido para dar una sensación de urgencia.

¿Por qué cree que los asuntos bélicos siguen captando la atención de los lectores del género histórico?

Es sencillo: la guerra pone a prueba a las sociedades e individuos al máximo. Todos nos identificamos con los participantes y nos preguntamos cómo nos habríamos comportado.

Convertir aquellos violentos y tensos momentos del imperio en ficción… ¿Requiere un gran ejercicio de imaginación o, por el contrario, solo registrar los hechos históricos?

Más que ninguna de esas dos opciones, lo que realmente requiere es un experimento de empatía, imaginarte en una cultura diferente.

¿Somos la sociedad occidental verdaderos descendientes de los antiguos romanos?

Sin duda, es así en el lenguaje, el derecho, la religión,  las actitudes hacia el poder y hacia los extranjeros. Somos muy diferentes, pero estamos muy influidos por ellos.

Como historiador, ¿cambia mucho su forma de trabajar al escribir novela? ¿Le preocupa la relación entre su perfil académico y su labor como novelista?

Investigar y escribir novelas me ha hecho mejor historiador. Para crear un mundo completo en ficción me he tenido que preguntar y reflexionar sobre aspectos de la historia que no había considerado previamente.

¿Desde cuando siente este interés y esta pasión por la Roma de la Antigüedad? ¿Y por la novela histórica?

Cuando tenía 16 años, mi padrino me regaló la biografía de Alejandro Magno de Robin Lane Fox. Aquel libro cambió mi vida. Además, he crecido leyendo novelistas históricos como Alfred Duggan.

¿Cuál es su novelista del género favorito? ¿Y su novela? ¿Ha leído algún novelista español de este género?

Patrick O´Brian es mi escritor favorito de este género. Y Guerra y Paz, de Tolstoi, es quizá mi novela favorita de siempre. La gente suele olvidar que era novela histórica. Sobre los españoles, he disfrutado los libros de Arturo Pérez-Reverte e Ildefonso Falcones, pero al novelista español que más admiro es a Javier Marías.

¿Cree que la novela histórica es una buena herramienta para divulgar la historia al gran público?

Los novelistas históricos somos los guardianes de la historia. Nos leen más personas que a los historiadores. Tenemos el deber de hacer las cosas bien y abrir los ojos de nuestros lectores a las formas en que el pasado era diferente de nuestro mundo. Hacemos un mal servicio al pasado y a nosotros mismos si imaginamos que todo siempre ha sido igual.

¿Dónde nos llevarán los siguientes libros de esta serie?

No quiero avanzar demasiado sobre la trama. El personaje de Gordiano II destacará en el próximo libro. Creo que el final de esa novela es una de las cosas más poderosas que he escrito. En el volumen final, todos los diferentes hilos de la trama se unirán.

Puedes seguirme en Facebook, Twitter y Goodreads.

Si te ha interesado esta entrada, quizá te guste…

1 comentario

  1. La novela en España ha arrancado con fuerza, colándose en la lista de los más vendidos en el mes de octubre.

    He venida a hablar de mi libro.

    19 diciembre 2019 | 00:04

Los comentarios están cerrados.