Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘transporte público’

El tren de la dependencia

Por Eduardo Martínez Da Silva

Cercanías en la estación de Santa Eugenia, Madrid (Gtres).

Cercanías en la estación de Santa Eugenia, Madrid (Gtres).

Cada día necesito coger el tren de la línea C-5 de cercanías de Madrid para ir al trabajo, y rara es la ocasión en que no veo situaciones en las que alguien necesita de la ayuda de otras personas para subir y bajar del tren. Es el caso de madres o padres que van con sus hijos en los carritos, gente que arrastra pesadas maletas, personas que van con muletas, silla de ruedas o que por cualquier circunstancia tienen movilidad reducida. Todas se ven obligadas a subir dos grandes escalones, obstáculo que casi siempre acaban salvando gracias a la ayuda de los más cercanos.

Estoy seguro de que la gente no se lo piensa dos veces, prestamos ayuda; es un buen gesto de civismo, pero estamos en pleno siglo XXI, en la era de las tecnologías y, aún así cualquiera que se vea en esta situación, dependerá exclusivamente de la ayuda incierta de los demás.

¿Cuando se van a habilitar todos los trenes con rampa a nivel de andén para mejorar la accesibilidad? Resulta irónico, que algunos políticos saquen pecho diciendo que tenemos un transporte público de calidad, cuando además de no llegar a todos se ha vuelto más caro en los últimos tiempos.

 

Incivismo: Nunca le ceden el asiento a mi esposa, embarazada, en el transporte público

Por Carlos J. Romera

Interior del vagón de un metro de Madrid (Jorge París).

Interior del vagón de un metro de Madrid (Jorge París).

Todos los días mi esposa, embarazada de seis meses, realiza el trayecto al trabajo en transporte público (autobús y cercanías, linea C2, en la Comunidad de Madrid). Personas de cualquier edad y condición la miran, se dan cuenta de su estado y nadie tiene la decencia y educación de cederle su asiento.

Así es la sociedad en la que vivimos: individualista, egoísta y por desgracia para todos, cada vez más incívica. A esos ciudadanos que se quejan por todo y no predican con su ejemplo les diría que en algún momento de sus vidas conocerán a alguien dependiente, o a esas chicas jóvenes, que se quedarán embarazadas; ese día, cuando sufran el incivismo y la indiferencia del resto, probarán su propia medicina.
¿Todavía no nos hemos dado cuenta de que el respeto a los demás es lo más beneficioso para cada persona y el único camino para vivir en sociedad?

Viajar como ganado en Cercanías de Madrid

Por Eva Retuerce Fernández

Estación de Cercanías Madrid.

Viajeros esperando un tren en la red de cercanías de Madrid. (JORGE PARÍS)

Me hago cargo de los problemas que conlleva su cargo de presidenta de la Comunidad de Madrid, pero hay uno que nos afecta a los miles de madrileños que usamos diariamente el servicio de cercanías, concretamente la línea C-2. Mañana tras mañana tengo que dejar pasar uno o dos trenes, porque es físicamente imposible entrar sin correr el riesgo de morir por aplastamiento y, por si esto no fuera suficiente, empleo entre 30 y 45 minutos en un trayecto que apenas lleva más de 15 minutos. Las visitas turísticas por los túneles de dicha línea resultan demasiado aburridas y tediosas.

Por todo esto no puedo entender cómo se permite el lujo de atacar a Manuela Carmena cuando hay problemas con el tráfico y con la EMT, a la que usted ha dejado sin presupuesto alegremente. Dependo del transporte público para ir a trabajar y no puedo estar llegando tarde día tras día. Le invito a acompañarme una mañana y ver en qué condiciones viajamos. Le recuerdo que no somos ganado.

Educación básica: los jóvenes que ya no ceden el asiento

Por Ane Santiago Quintas

Viajeros en un vagón de metro (Jorge París).

Viajeros en un vagón de metro (Jorge París).

Me llama la atención cómo la gente joven va perdiendo algunos valores que para mí, mujer joven también, son básicos.

Cada vez más a menudo me encuentro con escenas en el transporte público donde a adolescentes y a jóvenes algo más mayores se les tiene que llamar la atención para que cedan su asiento a una embarazada o a personas mayores, porque ellos no parecen inmutarse frente a esas circunstancias.

Yo soy la primera que está cansada y me apetece sentarse, pero creo que la educación y la empatía, aunque no las enseñen en la escuela, deberían estar por encima de todo.

 

 

Los pies se pegan al sucio suelo del metro en Barcelona

Por Joana Sòla

Me dirigía a mi lugar de trabajo a las 8 de la mañana; línea azul de metro, la Sagrera. Cuando entré en el vagón me dieron naúseas por la suciedad que encontré. Los pies se quedan enganchados. Hay suciedad incrustada en las paredes y en los zócalos. Me pregunto cómo es posible que en una ciudad como Barcelona, con la cantidad de turismo que nos visita, tenga tanta suciedad en los medios de transporte públicos.

Foto del metro de Barcelona. (EUROPA PRESS)

Foto del metro de Barcelona. (EUROPA PRESS)

También los autobuses, que utilizo a diario, están cada día más sucios. Se acumula y ahora es roña. No me extraña que enfermedades erradicadas aparezcan de nuevo. He viajado a países tercermundistas en los cuales los transportes públicos estaban más limpios que los de mi propia ciudad, cosmopolita y moderna. ¿Es el Ayuntamiento de Barcelona el responsable de que sea una ciutat neta?

Multa de aparcamiento por equivocarme en la matrícula

Por Victoria Capilla de Fayos

Estimado lector, si tiene mala memoria no vaya a Madrid. No vaya aunque lea carteles de ‘Bienvenidos a Madrid’ y no se deje persuadir por algún anuncio atractivo en televisión o internet. No vaya al menos sin pasar por algún curso, o concurso, que le haga mejorar su memoria mecánica para cifras y letras.

Si a pesar de ello debe acudir a ‘la capi’ a hacer gestiones urgentes, use el transporte público aunque los precios de autobuses, trenes y metro se hayan disparado recientemente. Si finalmente opta por el automóvil, por comodidad, nocturnidad o imperiosa necesidad, aunque sea tomando prestado el de un amigo, asegúrese de que aprende cuidadosamente las cifras y números de la matrícula, y en el orden correcto.

Y ello no porque los agentes de tráfico en carretera le vayan a interrogar sobre esos pormenores con los ojos vendados, sino porque el Ayuntamiento de la capital ha hecho uso de los siempre escasos recursos presupuestarios para instalar nuevos parquímetros.

Un usuario intenta sacar un tique en uno de los parquímetros inteligentes de Madrid. (JORGE PARÍS)

Un usuario intenta sacar un tique en uno de los parquímetros inteligentes de Madrid. (JORGE PARÍS)

Caros artilugios que no le piden solo el pago, sino también detalles de identificación de su vehículo, no sea que vaya a aparcar anónimamente. Si el parquímetro está ubicado a cierta distancia de su vehículo, deberá tener la memoria ejercitada, o la ‘chuleta’ con la matrícula a mano, puesto que no se le expedirá el comprobante de pago sin esa información.

Y, ¡ay de usted si introduce un número o letra incorrectos! ¡Llame al amigo que le ha dejado el coche antes de arriesgarse a cometer tal error! ¡Abuse del tiempo y paciencia de su amigo como el Ayuntamiento de Madrid abusa de su intimidad y buena disposición ciudadana!

O dispóngase a contribuir y enjugar déficits municipales de variada causa (pero no debidos a timidez recaudatoria). De nada le valdrá dejar el comprobante de aparcamiento visible en el coche, ni respetar el límite de tiempo. Pagará 60€ por equivocarse en un número o letra –siquiera sea en el orden de los mismos.

Dirigirse amablemente al ‘agente de movilidad’ responsable no suple su yerro. Su mala memoria y escasa familiarización con la capital le hacen merecedor de sanció. Usted no es un político famoso y la conversación puede incluso acabar mal… no ya por subirse a una acera o interrumpir el carril bus, sino por una simple errata en el orden de tres letras.

¡Ah! la sanción no es anulable ni le informa de dónde hacer un pronto pago, no sea que le vaya a salir por menos… Recurra, ¡recurra usted, si gusta! Bienvenidos a Madrid.

Eliminan una parada de autobús de la noche a la mañana

Por Rosalía Jiménez Gómez

Parada de autobús (JORGE PARÍS)

Parada de autobús. (JORGE PARÍS)

Uso a diario los autobuses de la empresa DBlas para ir de Madrid al PAU de Navalcarnero. Mi parada estaba en el kilómetro 27 de la la carretera N-V y digo estaba porque sin aviso alguno la han quitado.

¿Solución del conductor? Ir a Navalcarnero y volver, lo cual supone media hora más. Y yo porque tengo el abono de la 3ª edad, pero mi hija cuando viene a echarme una mano, la obligan a pagar 2 veces. Y como ella ¿cuánta gente más?

Puse una reclamación y la empresa de autobuses amablemente me contestó que no era su culpa, que ‘los malos’ son los del Ministerio de Fomento. DeBlas debería llamarse ‘DePilatos’ y buscar soluciones que las habrá. ¿Y desde el Ministerio qué fomentan? El transporte público desde luego que no.

Estoy harto de ver a personas colarse en el metro

Por Daniel Baratella Rossi

Andén de Metro de Madrid (JORGE PARÍS)

Andén de Metro de Madrid (JORGE PARÍS)

Vivo en Pacífico, trabajo en Barajas, tengo un piso en Hortaleza y todos los días me muevo con el metro, transporte muy bueno y muy eficaz en nuestra ciudad.

Pero créanme, estoy muy harto de días tras días ver a muchas personas colarse en el metro y yo tener que pagar rigurosamente.

Lo peor es que muchas veces lo hacen delante de los mismos trabajadores del metro de Madrid, como pasó hace dos días en la estación de San Bernardo.

Una chica se cuela, hay dos trabajadoras del metro que están hablando entre ellas y la chica las mira, se cuela sin pagar y ellas ni se inmutan. Siguen hablando como si no hubieran visto nada o nada hubiese pasado.

Me quedé más que sorprendido, no pude ni reaccionar. Y les prometo que cada día lo veo en distintas estaciones y un par de veces delante de los vigilantes de seguridad que muchas veces pasan de todo y se dedican a cuchichear con los empleados del metro o directamente no están, pues, están fumando y conversado entre ellos.

Así que me pregunto: ¿por qué tengo que pagar rigurosamente y otros se aprovechan del dinero que metro de Madrid recauda y ellos viajan gratis?

¿Podrían poner más controles para que todos paguen su transporte? La mayoría de las ciudades del mundo tienen unas barreras altas y seguras para evitar que esos energúmenos se cuelen. ¿ no podría metro de Madrid hacer algo, lo que sea, al respecto?

Espero que sí, porque me mosquea mucho y es una vergüenza.

‘La smartcity’ española va con retraso

Por César Sánchez

El Ayuntamiento de Barcelona invierte cantidades astronómicas en hacer de Barcelona la ciudad del móvil y la tecnología.
Estamos dando pasos hacia una smartcity.

Varios viajeros a punto de subir al metro de Barcelona. (EFE)

Varios viajeros a punto de subir al metro de Barcelona. (EFE)

Acabo de volver de Londres y no acabo de entender por qué el transporte público de nuestra “smartcity” sigue estando a años luz respecto a los de otras ciudades.

Ni siquiera tenemos un sistema de tarjetas electrónicas recargables, para no estar malgastando en tarjetas de metro de papel. Tampoco tenemos un sistema anti-robo a la altura de una smartcity, para los billetes trimestrales.

Puestos a hablar de la ciudad del móvil, ¿dónde están las notificaciones a nuestros dispositivos para avisar en tiempo real de retrasos en trenes y autobuses para ahorrar a la ciudadanía a tener que correr para llegar a un tren o autobús que, en realidad, va con retraso?

¿Cuándo evolucionaremos?

 

Cuando los agentes hacen la ‘vista gorda’ a conductores incívicos

Por Rubén F.

Captura de un turismo estacionado ilegalmente en la zona centro de Madrid. (Captura de un turismo estacionado ilegalmente en la zona centro de Madrid. (Captura de un turismo estacionado ilegalmente en la zona centro de Madrid. (Rubén F.)

Un turismo estacionado ilegalmente en un carril bus de Madrid. (R. F.)

Los domingos, las normas elementales de tráfico desaparecen en la zona de El Rastro en Madrid bajo la mirada permisiva de los agentes de movilidad. Esta situación también ocurre los días de partido del Atlético de Madrid, cuando los conductores pasan del transporte público y llegan hasta esta zona de la capital para dejar tirado (literalmente) el coche.

De esta manera, el carril bus del Paseo de las Acacias desaparece completamente convirtiéndose en un aparcamiento. Mientras tanto, los autobuses urbanos deben ir por otro carril e incluso no pueden ni parar junto a las marquesinas pues los incívicos conductores aparcan allí impidiendo que una persona con movilidad reducida o con un cochecito de bebé pueda subir o bajar del autobús.

También es muy habitual ver coches aparcados encima de las aceras y en lugares insospechados. Invaden pasos de peatones y aparcan en las esquinas impidiendo hacer un ceda el paso o stop de manera segura y obligando a meter medio coche en la calle perpendicular con el consiguiente peligro.

También hay otros que aparcan en doble fila junto a pasos de peatones con el consecuente peligro que supone para alguien que quiera cruzar.

Esto solo ocurre los domingos cuando parece que los agentes de movilidad están de descanso. Si yo hago esto cualquier otro día de la semana, no me libraré de la merecida multa. Sin embargo, los domingos hay barra libre de infracciones. ¿Tanto cuesta ir en transporte público al Rastro o al Vicente Calderón?