Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘carril bici’

Cuando la policía local estaciona mal y, además, se niega a personarse

Por Luis V. D.

Mientras circulaba por la avenida de los Toreros (Madrid) me he encontrado un vehículo mal estacionado invadiendo el carril derecho (preferente para bicis). Esto me ha obligado a cambiar mi trayectoria invadiendo el carril central con riesgo de colisionar con otros vehículos. La sorpresa, y a la par indignación, ha llegado al rebasar el vehículo y ver que era un furgón de agentes de movilidad, que estos estaban recostados en sus asientos y que delante del vehículo tenían un trípode con un radar.

Vehículo de Movilidad en carril bici

El furgón de Movilidad y el trípode. (LUIS)

No alcanzo a entender que el ansia por multar lleve a un agente a estacionar un vehículo indebidamente (pese a existir huecos libre en la calle), con la única finalidad de ocultar un radar de trípode y poniendo en peligro la circulación en ese punto. El vehículo no tenía encendido ningún luminoso que indicara una situación de emergencia o de desvío por carril ocupado e invadía parcialmente un cruce. Tampoco había, de forma previa, la correspondiente señalización de radar.

Ante esta anómala situación y para prevenir accidentes a los ciclistas que circulaban por la zona y tenían que cambiar de carril para esquivar el vehículo, he optado por llamar al 092 para solicitar la presencia de agentes que pudieran valorar y corregir el riesgo generado por sus compañeros. La mujer que me ha atendido me ha dicho que un policía municipal no acudirá nunca a una llamada para denunciar a un compañero.

Si la anterior situación me indignó, esta otra ya me sacaba de mis casillas. Nunca imaginé una actitud tan mafiosa en un cuerpo de seguridad que presta un excelente servicio en esta ciudad. La llamada la realicé sobre las 9:07. Lo indico para que localicen a esa agente y que, por favor, no vuelva a atender una llamada desde centralita, porque si bien se podría valorar la lealtad a sus compañeros en esta ocasión ha rozado el delito.

Sin noticias del acceso prometido a la estación de tren

Por Inmaculada Pérez

Un tren de Cercanías, en una imagen de archivo. (ARCHIVO)

Imagen de archivo de un tren de Cercanías. (ARCHIVO)

Quisiera hacer llegar a través de este medio el riesgo que corremos a diario los vecinos de la localidad sevillana de Villanueva del Ariscal. Tenemos, desde hace tres años aproximadamente una línea de C-5 (Cercanías) que conecta varios pueblos del Aljarafe con la capital, entre ellos el nuestro.

La estación se sitúa a 1 km del pueblo y para acceder a ésta no disponemos de ningún tipo de acceso decente. Es decir, nos desplazamos andando por el borde de la carretera que une nuestro pueblo con el de Olivares con el consiguiente riesgo de atropello.

Por otro lado, más de un vecino ha sufrido caídas en dicho trayecto debido al mal estado que presenta el borde de la carretera, presentando mucha vegetación que tapa el ‘sendero’ y tan sólo existe un pequeño quitamiedos a la altura de la misma estación. Hace cerca de dos meses, un coche se estrelló contra uno de los quitamiedos con la suerte de que en ese momento no pasaba ningún transeúnte por al lado.

Respecto a este tema, el Ayuntamiento de esta localidad hace oídos sordos y responde con evasivas sin importarle lo más mínimo lo que pueda ocurrirle a algún vecino en esta carretera.

A la vez que se inauguró el tren de Cercanías, allá por marzo del 2011, prometieron conectar nuestro pueblo con la estación mediante un carril bici y peatonal. Todavía lo estamos esperando.

La Sevilla de las bicis y la inconsciencia

Por Daniel Cuenda

Sevilla, la mejor ciudad española para ir en bici. (ATLAS)

Sevilla, la mejor ciudad española para ir en bici. (ATLAS)

A lo largo de los últimos años, Sevilla se ha convertido en un referente del mundo ciclista. Sus 140 kilómetros de carril-bici la hacen una de las mejores ciudades del mundo en este sentido, ayudando al medio ambiente. Por características, la ciudad debería ser un lujo para circular. Sin embargo, esto no es tal. La falta de concienciación de los tres grupos (ciclistas, peatones y conductores) convierte lo que podría ser una relación intachable en un auténtico peligro, como muestran los cuatro atropellos de ciclistas en los últimos meses, además de los no registrados de peatones.

Para empezar, el sistema vial de Sevilla está terriblemente ejecutado. Los semáforos antiguos de Sevilla, los cuales son la gran mayoría, tienen un sistema de cambio de colores instantáneo. Es decir, cuando el semáforo del vehículo pasa de naranja a rojo, el de peatón pasa inmediatamente a verde. No hay tiempo entre medias. Esto, unido a la pésima conducción de parte de la población sevillana donde el naranja significa acelera y el rojo te da uno o dos segundos para cruzar, es un gran peligro para peatones y ciclistas, especialmente para estos últimos que tienen menos tiempo para reaccionar a la infracción del vehículo al ir a más velocidad que el viandante. Como clara representación está el semáforo de Plaza de Armas que une el puente Cristo de la Expiración con el centro de la ciudad, donde en cada ocasión, uno o dos vehículos se saltan el semáforo en rojo, estando en verde para los peatones.

No obstante, las tres partes tienen parte de culpa. Por otro lado tenemos a los ciclistas que dan mala fama al gremio, circulando por la carretera teniendo un carril bici en paralelo, y algunos de ellos, agravando la situación, escuchando música con cascos. Por último, el paso de los años no ha ayudado para que los peatones se acostumbren al carril bici. Muchos de ellos lo cruzan sin mirar, o lo pasean mientras están absortos en la pantalla del móvil, exponiéndose a un accidente.

Sevilla tiene todos los mimbres para ser un ejemplo mundial de circulación, pero hay mucho camino de mejora para que la ciudad deje de ser un grave peligro vial al cual nadie le está prestando atención.

La bicicleta como alternativa

Por Rafael Cobos

Una ciclista urbana en SevillaEn su sección Formación y empleo del periódico de este martes, bajo el título “En la oficina se puede ahorrar” destacan que una práctica inteligente para ahorrar respecto al desplazamiento al trabajo sería ir a pie, compartir vehículo o usar un abono para transporte público, olvidándose por completo del uso de la bicicleta.

En España, muy retrasada respecto a otros países europeos en ésta como en otras cuestiones medioambientales o sociales, ya hay ciudades como Sevilla con una apuesta fuerte por el fomento de la bicicleta, impulsando la bicicleta pública y los carriles bicis. Otras, como Madrid, en la que yo me muevo y antigua aspirante a ciudad olímpica, muy retrasadas en el fomento del uso de un medio de transporte barato, ecológico, saludable y muy eficiente energéticamente. ¿Para qué queremos las 780.000 bicis que se venden al año, por encima de los 700.000 coches?

Las bicis también emigran

Por María Sanz

AmsterdamEsta mañana, al salir de mi casa para ir a trabajar me he encontrado con la sorpresa de que mi tan preciado medio de transporte había desaparecido. Mi bicicleta verde de paseo, la que poseo con cariño desde hace varios años, se había evaporado. No había rastro de la cadena que le ataba a la valla y ni siquiera un recuerdo de la cuerda que llevaba en el asiento trasero. Aunque al principio mi reacción ha sido de tristeza, segundos después me he dado cuenta de que posiblemente la bicicleta había decidido huir a un lugar mejor alejada de la contaminación y del barullo madrileño para iniciar nuevos rumbos en otros países donde la gente tiene consideración por ellas, donde están libres en la calle y hay hasta carriles exclusivos para que circulen.

No puede imaginar que un alma humana, aprovechando el silencio y la luz sepulcral de la noche, haya decidido llevarse mi bici para venderla en algún mercadillo de segunda mano. Si vais a alguno de estos países y la veis, decidle que vuelva, que yo mientras tanto, en mis viajes en el suburbano, me dedicaré a buscar en webs de reventa alguna hermana gemela.

Los ciclistas incívicos son la excepción

Por Francisco Javier Sotés Gil

C:UserslbelenguerPicturesTU BLOGbic0001.JPGLeo que arranca una campaña de sanciones a los ciclistas que incívicamente van por las aceras y jardines de Valencia. Al respecto, la presidenta de la Federación de Vecinos pide que antes de multar se debería hacer una campaña informativa. Me gustaría contestarle a la presidenta que dichas campañas se han ido haciendo desde hace al menos tres años. Se han entregado folletos explicativos antes de multar a los muchos ciclistas que estaban contraviniendo las normas aprobadas por el Ayuntamiento. Además, esta información ha salido en todos los medios de comunicación valencianos y uno mismo, que a veces se atreve a coger la bicicleta, ha entregado a compañeros ciclistas muchos folletos que explicaban las directrices a seguir.

Hay que decir también que muchos ciclistas son personas correctas y van por donde se debe circular. Para ello, los ciclistas disponemos de todas las calles de la ciudad por donde circula el tráfico, además de los carriles bici al efecto y las ciclocalles. Por eso, no entiendo por qué algunos incívicos se burlan de los peatones cuando les llaman la atención por circular indebidamente por las aceras. Está todo muy bien explicado, los que no hacen caso, salvo excepciones, es porque su ego les hace ser y sentirse superiores a las normas de tráfico y a los demás seres humanos.

Las bicicletas no son para España

Por Mónica García

Ciclista en CibelesEn los tiempos que corren, se fomenta la figura del emprendedor y se anima a la creación de PYMES, pero curiosamente a Edu Sentís, un empresario catalán, se le denegó financiación para llevar a cabo su proyecto.

La empresa de Edu Sentís creó una innovadora bicicleta eléctrica y tras haber ganado un concurso público en Copenhagen (Dinamarca) se le encargaron 11.000 bicicletas. Su oportunidad se esfumó cuando los bancos y administraciones de España le denegaron la financiación para fabricar dichas bicicletas. Finalmente, este joven ha tenido que vender la licencia a una empresa alemana.

¿Qué pasa en este país? Tenemos grandes talentos, personas creativas con muy buenos proyectos y que no se encuentran respaldadas para llevar a cabo sus sueños. Están pagando justos por pecadores. En cierto momento se daban créditos y se financiaba todo. Tras agotar estas fuentes ahora nos hallamos en plena sequía. El problema es cuando los emprendedores de este país tienen que acabar recurriendo a otros países. Los proyectos, los emprendedores y los jóvenes emigran en busca de oportunidades. Es lamentable que estén dejando marchar el futuro del país, el ‘ave fénix’ de la crisis. Queda patente que las bicicletas no son para España.