Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘sevilla’

Multa de 500€ por estar diez centímetros mal aparcado

Por Rogelio Calvete García

Por 10 centímetros, el Ayuntamiento de Sevilla ha podido succionarme casi más de 500 euros. Fácilmente podríamos o podría culpabilizar al alcalde o al delegado de Transporte —o movilidad— pero eso sería mentira. El delegado no sabe nada de los hechos y el alcalde menos aún.

El que sí sabe por qué, por 10 centímetros, ha puesto en marcha el protocolo sancionador es el agente de

Un hombre retirando una multa de aparcamiento de su coche. (GTRES)

Un hombre retirando una multa de aparcamiento de su coche. (GTRES)

Policía Local. El que sí sabe que por 10 centímetros ha ganado un jornal es la empresa concesionaria de la grúa municipal.

El que sí sabe que por 10 centímetros ha podido vanagloriarse de su trabajo (a costa de la imagen social del Ayuntamiento, del alcalde y de la estructura político-democrática que lo sostiene) es el empleado público responsable de la gestión de recursos.

Un día el periodismo se preguntará: ¿cómo habremos podido llegar a ver y vivir tragedias humano-sociales al estilo estadounidense? Y la respuesta, que no podrán encontrar, será: por la irresponsabilidad social del empleado público, que por desgracia se da en demasía por estos lares.

Como no se puede despellejar a todos los corderos para encontrar al lobo, solo pedirles, a quien pueda, que hagan el cargo de responsable policial también elegible. Eso quizá les haga recordar para quién trabajan, cosa que los políticos saben muy bien.

Hacer negocio en Semana Santa en Sevilla

Por Simeón Ibáñez Llera

Semana Santa cordobesa EFE

Semana Santa cordobesa EFE

Los verdaderos cristianos que quieran acompañar estos días en los sufrimientos de su Pasión a Jesús no encontrarán mejor lugar que Sevilla. Pero el turista debe saber que no encontrará ya, ni a precios estratosféricos, un cobijo, ni le dejarán dormir en un pesebre (hoy parking o camping). Cerrado todo a cal y canto, con severidad musulmana, no encontrará un restaurante, ni una tienda dónde comprar comida o bebida; hasta los vendedores ambulantes son ahí  perseguidos a muerte, con ferocidad clasista y frecuentemente racista, por las autoridades.

¿Podrá, al menos, ver las procesiones? Si el turista es rico, y consigue alquilar una silla que le costará como un trono, sí; al turista normal le resultará imposible ver a Jesús o María, ni en los resquicios de los cruces de las calles del recorrido, porque la increíble avaricia de los que hoy les venden  les lleva al increíble extremo –por supuesto, ilegal-  de tapar con grandes telones negros esas rendijas gratuitas. Eso sí, al turista corriente su visita a Sevilla le resultará, por esos y otros detalles, inolvidable.

Pato muerto en un parque sevillano

Por Alberto González Morón

Como ya leí en este artículo, la situación en la que se encontraban los patos del estanque del parque de María Luisa (Sevilla) era penosa. ¿La razón? Los patos permanecen en un estanque seco y en proceso de limpieza y recibían ataques de animales, niños y cafres no tan niños.

Ya pasado un mes desde la primera vez que los vi sin agua, he comprobado que los patos no siguen en esta situación, sino que ahora están aún peor. Siguen recibiendo ataques y siguen siendo apaleados cruelmente por salvajes ante la pasividad de los trabajadores del parque, que no hacen nada por ayudar a estos animales y devolverles su agua, donde por fin estarían a salvo.

Imagen en la que se muestra un pato muerto en el parque sevillano María Luisa. (ALBERTO)

Imagen en la que se muestra un pato muerto en el parque sevillano María Luisa. (A. G.)

Tras verificar esta situación, hablar con los encargados de la limpieza del estanque (los cuales me afirmaban hace dos semanas que el estanque estaría lleno al final de esa semana, lo cual no ha sido así) e informarme, he sabido que estas aves no reciben ningún tipo de cuidado porque no hay nadie en el parque encargado de alimentarlos, por lo que solo comen lo que las personas les dan.

Mi sorpresa fue que al pasar por el estanque me encontré un pato muerto en la isleta del estanque rodeado de niños tocándolo con palos.

Podría haber sido por la falta de comida que tienen o por los continuos ataques causados ante la ausencia de agua que los proteja de las crueles visitas que reciben a menudo. El motivo de la muerte lo desconozco, pero raro es que no hubiera pasado antes viendo el cachondeo que tienen todos los incivilizados con los patos. ¿Cuántos más tienen que caer para que se den cuentan que necesitan que les llenen el estanque para estar protegidos? ¿Qué culpa tendrá ese pobre pato para acabar como ha acabado? Si ellos lo único que quieren es estar tranquilos y felices, no que unos inhumanos vengan a hacerlos sufrir por diversión.

Con esto veo que a las personas nos falta educación y respeto hacia los animales, así como hacia todo lo que nos rodea. No es justo que por nuestra falta de respeto y educación tengan que morir uno, dos o tres pobres indefensos patos.

Este tema debería solucionarse ya, por lo menos intentar salvar a los pocos patos que quedan en el estanque porque perderlos sería una gran pena.

Patos indefensos en un parque sevillano

Por L. M.

Lo que me impulsa a escribir esta carta es la lamentable y penosa situación, que llevo comprobando hace varias semanas, en la que se encuentran los patos del estanque del parque de María Luisa (Sevilla), ya que éste se está limpiando.

Situación del estanque en el parque de María Luisa (Sevilla), (LUCÍA MATEOS)

Situación del estanque en el parque de María Luisa (Sevilla), imágenes tomadas el lunes 2 de febrero.  (L. M.)

No solo por la falta de agua durante tanto tiempo debido a la tardanza en la limpieza del estanque, sino por la cantidad de peligros a los que están expuestos.

Con el estanque vacío quedan vulnerables al abuso de gamberros y vándalos que, a pedradas e incluso abalanzándose sobre ellos, torturan a estos animales provocándoles serios daños. Tan grave y serio es el asunto que ha sido precisa la intervención de civiles para proteger a estas aves. Aquí no queda la cosa, ya que al tener un fácil acceso a los patos, otros animales (perros) ven en ellos un juguete con el que divertirse.

Por lo antes mencionado se ha reducido considerablemente el número de patos, porque se han visto obligados a huir. Si la limpieza del estanque se estuviera llevando con mayor rapidez y eficiencia, no hubiera ocurrido ninguna de las incidencias. Al no ser así, no podemos disfrutar de un parque con patos tranquilos y felices.

Gorrillas: quiero aparcar sin miedo

Por Belén Moreno

El problema de los gorrillas es una realidad sevillana tan anclada como nuestra Giralda. Qué les voy a contar si ha sido, es y -por desgracia- será un tema en boca de todos los hispalenses. Promesas que no valen nada, nada, nada, nada, en bocas de alcaldes que no experimentan este acoso desde el asiento trasero de sus coches oficiales. Y mientras tanto, ciudadanos que vivimos coaccionados, atemorizados, amenazados.

Un gorrilla en la calle Torneo de Sevilla. PACO PUENTES (ARCHIVO)

Un gorrilla en la calle Torneo de Sevilla. PACO PUENTES (ARCHIVO)

Comencé a tomar conciencia de la verdadera necesidad de erradicar definitivamente esta práctica ilegal hace sólo unos meses. Mi rutina de trabajo me obliga a aparcar en los alrededores de la estación de Santa Justa y, desde el primer día, comencé a sufrir el acoso de un gorrilla que no sólo me ha molestado: me ha afectado. Me atrevo a afirmar que mi condición de mujer joven lo fortaleció. Así es de triste.

Ayer por fin me decidí a escribir esta carta, motivada por el hecho de que, además del maltrato verbal, ha dañado mi vehículo. Un rayado de llave, de esos que todo sevillano ha sufrido y que nadie puede demostrar. Pero su llave ha abierto la puerta de mi reflexión, e incluso la de mi esperanza: Si levantamos la voz, ¿podremos cambiar nuestra ciudad? Si dejamos de temer sus amenazas, ¿podremos acabar con este abuso? Sólo espero que este comunicado sea un granito entre muchos otros, en una montaña de reclamaciones que logre defender nuestro derecho. El derecho a aparcar sin miedo.

La definición de ‘gitano’ por la RAE es “ofensiva, despectiva y racista”

Diversas acepciones de la palabra 'gitano' en la RAE.

Diversas acepciones de la palabra ‘gitano’ en la RAE.

Por Juan M. Delgado Fernández y 20 alumnos más.

Somos un grupo de alumnos del colegio público Hermanos Machado de Sevilla que queremos quejarnos por la definición de la palabra ‘gitano’ que aparece en la vigesimotercera edición del Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española  («Se dice de una persona que estafa u obra con engaño»), ya que consideramos que se trata de una definición ofensiva, despectiva y racista.

En nuestra clase hay diez alumnos gitanos que para nada cumplen con esta definición que se da. Son iguales que cualquier alumno de este colegio.

Por todo ello pedimos que se retire esta definición del diccionario, pues nos molesta, no solo a los alumnos gitanos, sino también a los que no lo somos, y no se ajusta a la realidad.

 

Nos quedamos sin árboles en Sevilla

Por Silvia Caballero

"Alcorque eliminado en la calle Virgen de Loreto, en Los Remedios (Sevilla)". (SILVIA CABALLERO)

“Alcorque eliminado en la calle Virgen de Loreto, en Los Remedios (Sevilla)”. (SILVIA CABALLERO)

Adjunto las fotos de un alcorque que ha sido eliminado al terminar una obra de un edificio de pisos en la calle Virgen de Loreto, en Los Remedios (Sevilla). Los albañiles han estado picando los bloques de granito que lo demarcaban hasta dejarlo a ras de suelo, supongo que para no estorbar la entrada al garaje.

En este barrio han desaparecido en los últimos años multitud de árboles, naranjos en su mayoría, en las calles adyacentes como Virgen del Valle y Virgen de Begoña, que eran de las pocas calles arboladas del barrio. Y esto debido tanto a obras públicas como privadas.

Ahora Emasesa está en obras en el único tramo de Virgen del Valle que aún mantenía árboles frondosos, me temo que ocurrirá lo mismo y nos quedaremos sin sombra y sin azahar en primavera.

¿De verdad no hay nadie que pueda parar esto?

Anciana invidente estafada por un taxista

Por R. P.

A la atención de un taxista de Sevilla.

Taxis en una parada de Sevilla. (ARCHIVO)

Taxis en una parada de Sevilla. (ARCHIVO)

“Me he enterado de un asunto muy desagradable referente a una carrera que hiciste desde la estación de trenes de Santa Justa hasta la estación de autobuses de Plaza de Armas. Una carrera en la que llevaste a una señora mayor que además era invidente.

Cuando la recogiste en Santa Justa te aseguraste de meter su maleta en el maletero, así empezaba la jugada. Después, en lugar de llevarla directamente a su destino, diste mil vueltas por la ciudad creyendo que la viajera no conocía Sevilla. Cuando por fin consideraste que era demasiado descarado seguir dando vueltas y decidiste dejarla en Plaza de Armas, sólo tenías que bajar la bandera y poner la mano. Le costó, a esa anciana invidente, 80 euros la mala suerte de haberle tocado a ti como taxista, y 80 euros sucios que te metiste en el bolsillo.

Ella protestó, como es lógico, se negaba a pagar semejante cantidad, pero para eso tenías su maleta secuestrada en tu maletero. Amenazaste con dejar a la mujer tirada y llevarte su equipaje si no soltaba el dinero.

Espero que te lo hayas pasado bien en la Feria de Abril con esos cochinos 80 euros que conseguiste extorsionando a una anciana discapacitada. A saber cuánto dinero te habrás embolsado con esta práctica.

Pero tú sigue así, sin dar la cara, no vaya a ser que los taxistas que sí son honrados se te echen encima. Sigue aprovechándote de los turistas, los discapacitados y la buena gente que no tiene por costumbre desconfiar de los demás.

Hasta que algún día te pillen. Hasta que algún día, a alguien que caiga en tus redes y que previamente haya leído esta carta, le dé por exigirte una factura en la que se indique el trayecto realizado (origen y destino), el importe y tu número de licencia“.

Trasplantados: jugar con nuestra vida por ser de pueblo

Por Beatriz González Villegas

He presidido la Asociación de Trasplantados de Páncreas desde su creación hasta que dimití el año pasado por cansancio y harta de pelear contra la Administración. Hemos sido la primera y única asociación de pacientes con este tipo de intervención en este país, que de nuevo pasamos a estar sin representación. Los que en España somos trasplantados de páncreas lo hacemos bien por una diabetes (la inmensa mayoría), o bien desde una fibrosis quística. Los diabéticos precisamos un doble trasplante: de páncreas-riñón. Los pacientes con fibrosis quística, un páncreas-pulmón.

Me dirijo a ustedes para explicarles la situación incongruente y anticonstitucional que estamos sufriendo todos los trasplantados de cualquier órgano que vivamos en áreas geográficas donde el hospital que nos corresponda no tenga manera de medirnos los niveles de medicamentos inmunosupresores, ni especialistas que los interpreten.

A modo de ejemplo, les contaré lo que ocurre en la provincia de Sevilla: en Sevilla existen varios hospitales universitarios pertenecientes al SAS: el Hospital Universitario Virgen del Rocío, el Hospital Universitario Virgen Macarena (ambos con el mismo director gerente por eso de la convergencia hospitalaria). Por otro lado tenemos al Hospital Universitario de Valme. Hay otros hospitales como el Hospital La Merced de Osuna. Son un total de seis más, que se entiende que dependen de los tres grandes.

Los trasplantados sobrevivimos gracias a que el estado nos proporciona un órgano donado, una operación de trasplante, y una medicación para que ese órgano pueda sobrevivir dentro de nosotros sin ser rechazado por nuestro propio sistema inmune. Todo esto, gracias a dios, nos lo cubre el sistema nacional de salud (SNS). Una vez que se nos trasplanta volvemos a casa. Se nos insiste muchísimo en la adherencia al tratamiento inmunosupresor, porque nos va la vida en ello. Como no puede haber en cada ciudad un hospital trasplantador, en España se nos trasplanta solo en determinados hospitales, donde luego  pasaremos todas las revisiones. En el caso del trasplante de páncreas-riñón, en Andalucía sólo se realiza este tipo de intervención en los hospitales Carlos Haya (Málaga) y Reina Sofía (Córdoba).

Varios médicos realizando un trasplante. (ARCHIVO)

Varios médicos realizando un trasplante. (ARCHIVO)

Lo que denuncio es que los pacientes que vivimos en zonas rurales, donde no exista un hospital trasplantador (del nuestro o de otro órgano), sobrevivimos en situación desfavorecida porque:

  • Si ingresamos por una afección que afecte al órgano trasplantado nos permiten ingresar en un hospital trasplantador.
  • Si ingresamos por otro tipo de evento, nos lo prohíben.

Volviendo al caso de Sevilla, a los pacientes que vivimos en el Área de Gestión Sanitaria Sur, cuyo hospital universitario de referencia es Valme, no nos permiten ingresar ni en el Virgen del Rocío ni en el Virgen Macarena, salvo que lo hagamos por algo que afecte a nuestro páncreas y/o a nuestro riñón donado.

No denuncio que en Valme no haya Unidad de Gestión Clínica de Nefrología, como ocurre en otros Hospitales Nivel 2 de la Junta de Andalucía, que atienden zonas rurales. Lo que denuncio es que en este tipo de hospitales de pueblo no hay forma de medirnos los niveles de inmunosupresión ni quien los evalúe.

Ejemplificando: si ingreso en Valme por una metrorragia tal que me ocasione anemia, me atenderán con todos sus recursos y toda la humanidad que les caracteriza. Me transfundirán. Me pondrán un dispositivo intrauterino llamado Mirena, porque la otra opción rápida es eliminarme el útero, pero como soy trasplantada, y el riñón lo tengo pegado al útero, descartan esta opción por el riesgo que conlleva… Pues bien, si eso pasase, los niveles de inmunosupresores que me facilitan sobrevivir con mi páncreas y mi riñón injertados variarán, sobre todo teniendo en cuenta que la sangre transfundida viene libre de esos medicamentos y cargada de nuevos anticuerpos. El problema uterino, según gerencia del Virgen del Rocío-Macarena no me afecta lo trasplantado, y me prohíben ingresar en cualquiera de esos dos centros, donde sí existe forma de analizar los niveles, y especialistas (acostumbrados a trabajar con pacientes renales trasplantados) como para interpretarlos y variar la medicación.

¿No es cierto que nuestro SNS habla sobre considerar a los pacientes como el centro de la asistencia clínica? ¿No es cierto que los pacientes, en la literatura médica institucional, somos un todo y no un órgano afectado? ¿No es cierto que el artículo 14 de la Constitución habla de igualdad? Lo mismo estoy equivocada e interpreto estos textos mal porque hoy mismo estoy con una infección grave que me impide ingresar en un hospital como pueda ser el buque insignia de la sanidad andaluza porque no afecta más que a mis dos pies, los mismos pies que me llevarán hasta donde sea necesario para que todos sepan que se está jugando con nuestras vidas solo por ser de pueblo y no vivir a la vera de un gran centro hospitalario.

Sin noticias del acceso prometido a la estación de tren

Por Inmaculada Pérez

Un tren de Cercanías, en una imagen de archivo. (ARCHIVO)

Imagen de archivo de un tren de Cercanías. (ARCHIVO)

Quisiera hacer llegar a través de este medio el riesgo que corremos a diario los vecinos de la localidad sevillana de Villanueva del Ariscal. Tenemos, desde hace tres años aproximadamente una línea de C-5 (Cercanías) que conecta varios pueblos del Aljarafe con la capital, entre ellos el nuestro.

La estación se sitúa a 1 km del pueblo y para acceder a ésta no disponemos de ningún tipo de acceso decente. Es decir, nos desplazamos andando por el borde de la carretera que une nuestro pueblo con el de Olivares con el consiguiente riesgo de atropello.

Por otro lado, más de un vecino ha sufrido caídas en dicho trayecto debido al mal estado que presenta el borde de la carretera, presentando mucha vegetación que tapa el ‘sendero’ y tan sólo existe un pequeño quitamiedos a la altura de la misma estación. Hace cerca de dos meses, un coche se estrelló contra uno de los quitamiedos con la suerte de que en ese momento no pasaba ningún transeúnte por al lado.

Respecto a este tema, el Ayuntamiento de esta localidad hace oídos sordos y responde con evasivas sin importarle lo más mínimo lo que pueda ocurrirle a algún vecino en esta carretera.

A la vez que se inauguró el tren de Cercanías, allá por marzo del 2011, prometieron conectar nuestro pueblo con la estación mediante un carril bici y peatonal. Todavía lo estamos esperando.