Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘ahorro’

¿Luz, agua, gas? Hago lo que puedo

Por Ángel Villegas

Tantas veces he oído decir a los miembros del Gobierno, a los dirigentes del PP y a los medios afectos al movimiento popular que “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades” que he llegado a pensar que no les falta algo de razón.

Luz

Una bombilla incandescente (EUROPA PRESS)

No tengo hipotecas, no pido créditos, he gastado siempre en consonancia con mis ingresos, pero estos señores me hacen dudar y me he puesto a revisar mis gastos; concretamente, en lo que a luz, gas y agua se refiere. Hace ya mucho tiempo que instalé lámparas de bajo consumo y en mi casa jamás hay una luz encendida en una habitación en la que no haya nadie; he desenchufado los aparatos de radio y uso uno de pilas; la televisión apenas la conectó, ¿para qué?; paso de los “entre todos”, los “imparciales” informativos de TVE, los debates en los que han ido apareciendo las caras que antes andaban por la TDT y, por supuesto, de los programas del higadillo de los famosillos de medio pelo, y también de esa emisora del incienso arzobispal que pasa gran parte del día atizando leña al mono socialista o poniéndonos cine religioso.

Para mi sorpresa, he podido comprobar que, en efecto, gasto menos luz, menos gas y menos agua, ¿cómo es posible, pues, que el importe de mis recibos sea cada vez mayor? Y claro, he podido darme cuenta que estos recibos se componen de dos partes fundamentales: el término fijo y el consumo; como el primero aumenta de forma estrepitosa, ya puedo alumbrarme con velas, ahorrar cuanta agua puedo y poner bombillas de bajo consumo que el resultado es siempre el mismo: una factura más cara.

No obstante me queda una bala en la recámara, que es intentar ducharme con la rapidez que lo hace ese alcalde, creo que de Málaga, que, al parecer, gasta en cada ducha una cantidad increíblemente baja del líquido elemento. Me llevará tiempo, pero, si él puede yo puedo. Cuando haya llegado a los quince litros por ducha, tendré mucho gusto en comunicarlo.

 

 

La bicicleta como alternativa

Por Rafael Cobos

Una ciclista urbana en SevillaEn su sección Formación y empleo del periódico de este martes, bajo el título “En la oficina se puede ahorrar” destacan que una práctica inteligente para ahorrar respecto al desplazamiento al trabajo sería ir a pie, compartir vehículo o usar un abono para transporte público, olvidándose por completo del uso de la bicicleta.

En España, muy retrasada respecto a otros países europeos en ésta como en otras cuestiones medioambientales o sociales, ya hay ciudades como Sevilla con una apuesta fuerte por el fomento de la bicicleta, impulsando la bicicleta pública y los carriles bicis. Otras, como Madrid, en la que yo me muevo y antigua aspirante a ciudad olímpica, muy retrasadas en el fomento del uso de un medio de transporte barato, ecológico, saludable y muy eficiente energéticamente. ¿Para qué queremos las 780.000 bicis que se venden al año, por encima de los 700.000 coches?

Ensoñaciones veraniegas

Por Rúl Rodríguez Mateos

Aunque el señor Fernández Lasquetty, ilustre consejero de sanidad de la Comunidad de Madrid, anda estos días muy ocupado ultimando la venta de hospitales públicos madrileños a industriales sanitarios españoles y foráneos, aún le sobra tiempo para compartir con todos unas reflexiones que, de no conocer al personaje, pensaríamos fruto de excesos en la ingestión de tinto de verano o gin-tonics.lasquetty Y es que el señor Lasquetty, hablando sobre el hospital de Collado Villalba, y echando mano de su acreditada habilidad para la divulgación de cifras cuyo parecido con la realidad es pura coincidencia, declaró que este año se habían ahorrado en dicha infraestructura hospitalaria la no desdeñable cantidad de 4,5 millones de euros al mes.

En estos tiempos de crisis y déficit público este “ahorro” sería una buena noticia si no fuera porque el hospital de Collado Villalba nos cuesta a “la suma de todos” los madrileños más de 11 millones de euros y, lo que es peor, sin estar funcionando ni tener fecha de apertura a la vista. “Si por un hospitalillo cerrado me ahorro 4,5 millones al mes, ¿cuánto me podría ahorrar con el cierre de todos?”, pensará quizás el consejero en sus ensoñaciones estivales.

¿Sobran las monedas de 1 y 2 céntimos?

Por Juan Navarro

a00469246 2740Acabo de ver un comentario de un ‘economista‘ con el que nunca comulgué sobre si los precios subirán o no en caso de que se eliminen las monedas mínimas (de uno y dos céntimos). Según él, no tienen que subir y es posible que bajen argumentando los precios políticos, y así lo que cuesta 99 céntimos bajaría a 95 céntimos. No me lo creo y opino que todo subirá para perjuicio de nuestros bolsillos.

Ahora explico mi versión. Los precios se deben mantener porque seguramente todo más o menos lo que compramos forma parte de una cuenta que puede resultar al final en equis con 73 o equis con 22 céntimos, por ejemplo, lo cual puede provocar el problema del cambio. Donde se debe actuar es el montante final, redondeándolo al alza o a la baja, pero nunca producto a producto.

Tengo un ejemplo muy claro. Cuando repostamos combustible, el precio acostumbra a tener no solo céntimos sino milésimas (1,383 euros, por ejemplo) y es después de poner 50 litros cuando debes pagar 69,15 euros. Imaginar un aumento del precio por redondeo de moneda a 1,40 euros, en tal caso el total a pagar sería 70 euros. No habría problemas de cambio en ninguno de los dos casos pero resultaría más caro.

No sé si me he explicado tan bien como un economista pero creo que se puede entender mi argumentación. Puede existir subida pero puede y debe ser mínima y al final de las cuentas.

 

¿A quién beneficia el nuevo certificado de eficiencia energética para viviendas?

Por Enrique G Blanco

Certificación energética viviendasRecientemente he escuchado en un medio de comunicación una noticia en la que se hablaba de la entrada en vigor este mes de junio de una exigencia para todas las viviendas que se pongan en venta o alquiler, consistente en la realización de un certificado de consumo eficiente de energía. Según una persona experta que explicaba la importancia del mismo, va a servir, entre otras cosas, para hacer unas recomendaciones sobre las pequeñas obras necesarias para que en cada vivienda consumamos menos energía y emitamos menos contaminación al medio ambiente. Este certificado, al parecer, va a tener un coste en torno a 250 euros y, según la noticia, será realizado por una empresa privada homologada.

En mi opinión, todo lo que contribuya a que ahorremos energía y emitamos menos contaminación al medio ambiente me parece bien y cualquier consejo que se pueda dar a los ciudadanos para que ahorremos energía o contaminemos menos también es bueno e incluso necesario. Lo que no veo tan bien es que el ciudadano tenga que pagar a una empresa particular por la realización de ese certificado. Me pregunto si no podría realizarlo por un módico precio personal especializado contratado por la misma administración pública con competencia en materia de energía y medio ambiente y hacerlo extensible a todas las viviendas en general.

Como ciudadano, lo que más me preocupa e indigna es que los nuevos impuestos que nos exigen puedan terminar llenando los cajones privados, en vez de los de la administración que al menos beneficia a todos.