Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘cambio’

Harta de pagar mi abono transporte cuando el trato recibido es pésimo

Por Rebeca Ojea

Recarga del abono en un cajero automático (Comunidad de Madrid).

Recarga del abono en un cajero automático (Comunidad de Madrid).

Soy una usuaria habitual de la línea 664 Madrid-San Lorenzo del Escorial que sale del intercambiador de Moncloa. Quiero poner de manifiesto el trato incorrecto que estamos recibiendo como usuarios.

Cambian los horarios y no los actualizan online, siendo internet a donde te remiten reiteradamente si se te ocurre preguntar a algún chófer de la compañía.
Tampoco los cambian en el panel informativo de la cabecera de línea, puesto que la señorita que atiende en la ventanilla de la estación del Escorial explica que eso le corresponde hacerlo al Consorcio de transportes.

En definitiva, quiero expresar el hartazgo con el que pago mensualmente mi abono de transporte C1 (90 euros), recibiendo a cambio un trato cada vez menos profesional y serio.

Las campañas de difamación contra Podemos

Por Ángel Estévez García

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (EFE).

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (EFE).

Desde hace tiempo se ha lanzado una inusitada campaña contra Podemos de toda clase de acusaciones infundadas y que aún desmentidas siguen haciendo su efecto. Toda clase de difamaciones y mentiras, pero el colmo es la acusación cínica que lanza el PSOE a Podemos de ser culpable de que el PP siga en el Gobierno, por no haberse unido a un pacto contra natura con la derecha.

Y yo pregunto, ¿qué pinta un partido supuestamente de izquierdas pactando con la derecha? ¿Acaso con tal de ser presidente del Gobierno vale cualquier cosa? No es lo mismo una política social que una política de recortes. Pero también los votantes tenemos mucha responsabilidad, votar a corruptos es potenciar la corrupción.

Hay que tener en cuenta que el PSOE hace tiempo que dejó de ser de izquierdas, al servicio de sus barones con Felipe González a la cabeza, con sus chanchullos de puertas giratorias.

A Podemos se le exige una perfección que no existe y que no se le exige a los demás. Creo que Podemos e IU representan la auténtica izquierda y el cambio necesario. Ya está bien de campañas de difamación.

Creo en los que día a día hacen el cambio

Por Alejandro López Parejo

2014 es ya Historia, pero como afirmaba el escritor mexicano Carlos Fuentes “el pasado está escrito en la memoria y el futuro está presente en el deseo”. Y el deseo hizo que irrumpieran con fuerza nuevas formaciones políticas, ideas frescas y declaraciones insólitas hasta el momento en un panorama político hasta entonces desolador. Sobre la memoria del pasado poco queda por decir, aquellos que entonces fueron “molt honorables” se postulan hoy como “molt sobornables”, al tiempo que la sociedad civil arguye la necesidad de un cambio no sólo de rostros, sino también de ideas.

Y hay quien decía que el 15M no sirvió de nada. Llegaron los que no querían, los indeseados, los “frikis” a fin de cuentas. “¡Viva la democracia!”, proclamaban quienes al tiempo alentaron el miedo a lo nuevo en una muestra, otra más, de incoherencia democrática y sociológica como sólo ellos nos tienen acostumbrados. Pero el hartazgo era (y es) sublime. Cambiaron caras para seguir diciendo lo mismo y haciendo lo propio. Felipe VI demostró nada más llegar que no estaba dispuesto a ceder ante quienes le reclamaban un referéndum que a todas luces habría reforzado su autoridad y respaldo. Pero en la España democrática los referéndums son sinónimo de inconstitucionalidad; preguntar a la ciudadanía constituye delito para quienes durante décadas ampararon cajas, regalos y cuentas en B.

Una urna en un colegio electoral J. L. Cereijido / EFE

Una urna en un colegio electoral. J. L. Cereijido / EFE

Frente al shock inducido por los continuos casos de corrupción cabría preguntarse por qué ahora. Torres-Dulce dimitió al mismo tiempo que en el Supremo se firmaba un escrito exigiendo mayor independencia con la Justicia por parte del Gobierno; todo mientras Ruz apura como puede sus últimas semanas al frente de la trama Bárcenas, de la que pronto será relevado. Del 2014 algunos hemos confirmado nuestras sospechas de que la transparencia de la que hablaban, la regeneración que prometían y los cambios que proclamaban no eran más que palabras vacías. No entienden nada.

Pero yo hoy creo. Creo en quienes día a día hacen el cambio, en quienes frente a las palabras vacías, responden con épicos actos de valentía, acciones que transforman y cohesionan una sociedad empachada de la retórica y avaricia de (no lo olvidemos) unos pocos muy notables. Sólo cuando la ciudadanía toma conciencia de su poder, las instituciones caen en la cuenta de su debilidad. Es entonces, y únicamente entonces, cuando el cambio deja de ser un deseo futurible y pasa a convertirse en un hecho formidable. Feliz 2015.

El PSOE necesita un cambio

Por Núria Minguet

146100Aprovechando la conferencia política que ha realizado el PSOE, me gustaría añadir que se debería haber convocado desde hace mucho tiempo. La sociedad española necesita una alternativa de gobierno, y actualmente la oposición no contiene un discurso político contundente ni el liderazgo necesario.

El pasado y los errores cometidos dañaron la imagen del PSOE, pero es necesario que mediante una nueva estrategia de comunicación ofrezcan una alternativa de Gobierno creíble y con fundamento. La sociedad está cansada de ver como dentro del partido de la oposición hay discrepancias y no hay un apoyo incondicional a su líder. Puede ser que la solución sea que el puesto de Alfredo Pérez Rubalcaba sea ocupado por otro político que aporte nuevos aires y una estrategia más firme. De todos modos, lo que es seguro es que si el partido actual de la oposición pretende obtener unos resultados óptimos en las próximas elecciones, necesitan realizar cambios urgentes.

El comedor social desencajó mis esquemas

Por Patricia Domingo (Barcelona)

Pobreza, vagabundos, gente de la calle, desamparados que pueden comer gratis… En esto piensa la gente cuando preguntas “¿Qué entiendes por comedor social?” Pues yo tengo una idea diferente:

Lugar en el que personas individuales o familias puede ir a desayunar, comer o cenar aportando la compensación económica que les sea posible según sus circunstancias. La semana pasada me acerqué a uno de ellos y la experiencia fue increíble. Desencajó todos mis esquemas, me abrió los ojos en este clima negativo en el que nos encontramos y me hizo creer que España puede ver la luz. Que el cambio debe empezar por la sociedad, por un giro de mentalidad.

Las asistencias a estos comedores sociales se están triplicando y lo mejor de ello es que las ayudas también. Los barceloneses contamos ya con al menos un comedor en cada distrito, sumando un total de 17, y los planes de futuro es que sigan creciendo para el próximo año. Pues bien, ahora ya no hay excusa. Uno de cada 4 niños españoles se encuentra en situación de pobreza y sin embargo Comedor socialen los comedores sociales los más concurrentes son las personas de tercera edad.

Tengo la oportunidad de trasladar la verdadera realidad a toda la población. Quiero hacer un llamamiento a todas las personas, amigos, familiares; estudiantes, trabajadores o parados; solteros, parejas, madres solteras, padres, ya sean jóvenes o ancianos. Es verdad que hay crisis, pero es una crisis tanto económica como de valores. Nos hemos sentido engañados muchas veces y nuestro nivel de confianza es cada vez menor, pero aunque cueste creerlo las ayudas existen.

Hay muchas personas que desean ayudar sin esperar nada a cambio, bueno, en realidad sí que quieren algo, y esa es su propia satisfacción interior. Siempre se ha dicho que después de una gran crisis viene el cambio. Los comedores sociales nos ayudan en todo lo que pueden a salir de las peores situaciones en las que nos encontremos. Hay parte de la sociedad que se está convirtiendo en un círculo de ayuda humanitaria, donde cada uno aporta su pequeña miga de pan, que si se uniesen a todas las demás, formarían la Gran pieza. Ahora es el momento de que cada uno decidamos dónde queremos llegar, qué queremos hacer, qué queremos aportar. Ahora es más que nunca un momento del cambio.

¿Sobran las monedas de 1 y 2 céntimos?

Por Juan Navarro

a00469246 2740Acabo de ver un comentario de un ‘economista‘ con el que nunca comulgué sobre si los precios subirán o no en caso de que se eliminen las monedas mínimas (de uno y dos céntimos). Según él, no tienen que subir y es posible que bajen argumentando los precios políticos, y así lo que cuesta 99 céntimos bajaría a 95 céntimos. No me lo creo y opino que todo subirá para perjuicio de nuestros bolsillos.

Ahora explico mi versión. Los precios se deben mantener porque seguramente todo más o menos lo que compramos forma parte de una cuenta que puede resultar al final en equis con 73 o equis con 22 céntimos, por ejemplo, lo cual puede provocar el problema del cambio. Donde se debe actuar es el montante final, redondeándolo al alza o a la baja, pero nunca producto a producto.

Tengo un ejemplo muy claro. Cuando repostamos combustible, el precio acostumbra a tener no solo céntimos sino milésimas (1,383 euros, por ejemplo) y es después de poner 50 litros cuando debes pagar 69,15 euros. Imaginar un aumento del precio por redondeo de moneda a 1,40 euros, en tal caso el total a pagar sería 70 euros. No habría problemas de cambio en ninguno de los dos casos pero resultaría más caro.

No sé si me he explicado tan bien como un economista pero creo que se puede entender mi argumentación. Puede existir subida pero puede y debe ser mínima y al final de las cuentas.

 

¿Cómo conseguir un cambio a mejor?

Por Mª Paz Roy Prats

Optimismo¿Cómo definiríais la sociedad actual? Supongo que la mayoría de vosotros empezareis a criticar todo aquello que os parece mal, otros muchos dejareis a las nuevas generaciones como las culpables de una sociedad mediocre y los restantes, una minoría, la mostrareis desde una perspectiva optimista.

Con esto podemos ver que la mayoría de nosotros vivimos culpando a los demás de algo tan común como una sociedad. Culpar a los demás es el mayor error que podemos cometer, bien lo dice el dicho: “Si quieres que los demás cambien, empieza por cambiar tú”. Una verdad muy cierta. Todos podemos construir una sociedad mejor, si cada uno aporta su grano de arena.

Por más que parezca que nada puede cambiar, que todo va a peor, ¡es mentira! Hay muchísima gente increíble ahí fuera que lucha, en definitiva, por un mundo mejor. Es verdad, estamos rodeados de antivalores. Esto debe motivarnos a no tirar la toalla, a seguir adelante con optimismo. Si todos nos esforzáramos por ser mejores, otro gallo cantaría. El ejemplo es la mejor forma de llegar a los demás, de demostrar que podemos construir, entre todos, un mundo mejor.