Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘votos’

¿Elegir a un gobernante? No sin tu carnet de votante

Por Javier Sánchez

Llevo tiempo dándole vueltas a una idea, aunque es ahora (con la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos) cuando me atrevo a escribirla al calor de este ventajismo a posteriori que suaviza lo radical de la reflexión que realizo.

El planteamiento se compone de tres preguntas y una propuesta.

La primera pregunta es simple: ¿Usted dejaría que alguien sin conocimientos o habilidades de conducción manipulara su coche? Entiendo que no, que un automóvil es una posesión cara y muy preciada que suele cuidarse con mimo y esmero. Nadie quiere que le estropeen el coche, que se lo rayen o que lo cojan sin su permiso.

La segunda pregunta es aún más obvia: ¿Permitiría que alguien sin formación o capacidad pedagógica le diera clase a su hijo? De nuevo supongo que la respuesta sería negativa. La educación de un hijo es una preocupación fundamental de cualquier padre o madre. Aun sabiendo que están en manos de profesionales cualificados, a veces ponemos en duda su autoridad o su conocimiento sobre cómo enseñarles (véase la huelga de deberes, que daría para otro escrito).  En ningún caso dejaríamos en manos de cualquiera la tutela pedagógica de nuestros retoños.

Una niña intentando meter una papeleta en la urna en las elecciones del 26-J (EFE).

Una niña intentando meter una papeleta en la urna en las elecciones del 26-J (EFE).

Entonces, ¿cómo es posible que dejemos la conducción o la tutela de un país en manos de cualquiera? Y no, amigos, no me refiero a dejarlo en manos de Donald Trump o de Mariano Rajoy. Me refiero a dejarlo en manos de todos los votantes.

Supongo que ya estarán arqueando la ceja y meneando la cabeza con gesto de desaprobación. Sí, lo que estoy diciendo es que no todos los habitantes de un país mayores de 18 años son capaces de conducir un coche adecuadamente (se necesita una licencia de conducción), enseñar a un niño adecuadamente (se necesita un título y una oposición) o de votar adecuadamente (no se requiere nada…).

No todo el mundo tiene la capacidad de análisis crítico, de razonamiento lógico y de reflexión pausada que deberían ser requisito mínimo para poder decidir el futuro de una nación. Por supuesto, son capacidades que se pueden adquirir, al igual que la de conducir un coche o dar clase a un niño. Y claro que deberían ser adquiridas y enseñadas a través de la educación y la concienciación en política.

Pero lo que no se debería permitir es que alguien sin estos mínimos elija a un gobernante, no sin su carnet de votante. Carnet que supondría ser acreedor de estas competencias, al igual que el permiso de conducir o el título de magisterio en sus respectivas parcelas.

Hace más de dos mil años que los griegos, cuna de la civilización occidental, propusieron que la democracia era la forma de gobierno más justa. Llevaban gran parte de razón, pero quizás no toda. Y es que precisamente uno de ellos, el archiconocido filósofo Platón en su obra “La República” apuntaba que la sofocracia, “el gobierno de los sabios”, era el sistema político ideal.  Un grupo de hombres preparados con el saber necesario para guiar al pueblo puede que no sea la panacea, pero nos aporta la idea de lo que sería la clave de mi reflexión: la idea de una “sofodemocracia”. Un gobierno elegido por todos y todas las capaces de elegir sabiamente.

He ahí la esencia de la propuesta: la creación de ese carnet mencionado previamente que acredite a su poseedor como “ciudadano sabio”, como auténtico garante de la capacidad de elegir con criterio, sensatez e inteligencia a sus gobernantes.

¿Polémico? Sí. ¿Difícil de llevar a cabo? También. ¿Osado? Sin lugar a dudas. Pero la alternativa es seguir permitiendo que cualquiera decida quién lleva las riendas de una nación. ¿Le parece una barbaridad? Pues súbase conmigo al coche, que no tengo permiso de conducir y deje que le enseñe a su hijo, que no soy maestro. Pero no se queje luego si estrello el coche y su hijo es un analfabeto. Debería haberme pedido antes mi carnet…

La desvestidura

Por Rafael Bueno

Mariano Rajoy en la primera sesión de investidura (EFE).

Mariano Rajoy en la primera sesión de investidura (EFE).

En lugar de una investidura, la casta política entera, ha hecho justo lo contrario. Se ha desnudado y los ciudadanos hemos podido ver una vez más sus verdaderas intenciones.

Sobran todos, porque lo que realmente sobra, es el actual sistema de partidos que padecemos. Todos los cambios que la casta política quiere hacer sin cambiar dicho sistema, son precisamente, para que no cambie nada, para seguir ellos manteniendo sus indecentes privilegios. Aquí no ha habido democracia nunca, porque no hay separación de poderes y porque la soberanía está en los partidos que son los que eligen en listas cerradas y bloqueadas, de espaldas al pueblo.

Acabemos de una vez por todas con esta dictadura de partidos, para hacer la democracia que no se hizo en la transición que ellos convirtieron en una transacción, para continuar la oligarquía de poder del franquismo: Iglesia, banca y monopolios. Nos engañaron. Si nadie hubiera ido a votar, este sistema de partidos ya no existiría, al carecer de legitimidad. Es la única forma pacífica de acabar con él.

 

La España ingobernable

Por Gloria Calvar 

No por esperada es menos decepcionante la sesión de Investidura de Rajoy, que según pudimos ver, dejó pequeña a la Tomatina de Buñol con sus 160.000 kilos de tomates desperdiciados, celebrada este mismo día.

Mariano Rajoy en el debate de investidura (EFE).

Mariano Rajoy en el debate de investidura (EFE).

El Congreso de los Diputados se convirtió el pasado miércoles en el ‘insultódromo’: mal tono, mal estilo, insultos y agresiones verbales que Mariano Rajoy aguantó con paciencia franciscana, tirando muchas veces de la sorna gallega, humor e ingenio, demostrando que es todo un señor. Ni una sola vez se descompuso ante los insultos de los Tardás, de los Esteban, nacionalistas cada vez más asilvestrados y montaraces.

Sobre el impresentable discurso de Pedro Sánchez mejor no pronunciarse. El miércoles vimos la España ingobernable, la venganza de Don Pedro, la izquierda riéndose de los votos de los españoles dos veces emitidos (otras veces se ha formado gobierno sin llegar a 170 escaños como tenía hoy Rajoy).

Se está jugando con la paciencia de los contribuyentes y con su dinero. El hastío, el cansancio y la indignación nos está llevando a veces hasta la exasperación, esta falta de respeto se está convirtiendo en insoportable.

Mañana nos vemos en las urnas

Por Annabel Navarro

Urnas en jornada electoral (Europa Press).

Urnas en jornada electoral (Europa Press).

Abrir el buzón y recibir las papeletas electorales de todos y cada uno de los partidos políticos que han tenido la poca vergüenza de anteponer los sillones a las personas, sus bolsillos a la economía de las familias, acentuar la pobreza infantil, perpetuar la precariedad laboral… Leer cómo cada partido trata de manipularnos cuando no han sido capaces de llegar a un acuerdo por orgullo, interés propio y afán de protagonismo. Me molesta y mucho; pero sobre todo los que me indignan son los simpatizantes de uno u otro partido, cegados por no sé qué promesa o miedo, terminan sacando las uñas por personas a las que no les importan y defendiendo lo indefendible. Sí, me interesa la política como medio para alcanzar la justicia social. Sí, hay algunos partidos descartados de mi lista de posibles, igual que hay otros que despiertan mi simpatía, pero perder la capacidad crítica me parece un error que adormece, la política se ha convertido en el opio del pueblo del siglo XXI.

El Partido Popular hace un llamamiento para que la gente vote, para que no se quede en casa, para que no dejemos que otros decidan por nosotros; pero en su discurso, en el cual no critica directamente a nadie, muestra una vez más que sólo ven lo que quieren ver: “En los dos últimos años se han creado casi un millón de puestos de trabajo y, si no cambiamos de política, llegaremos al 2020 con 20 millones de españoles trabajando”. Olvidan a los millones de españoles que se han marchado, a los no inscritos en el INEM por desidia, a los empleos basura que han motivado con su reforma laboral: el 30% de los empleos dura una semana o menos, mal pagados, inestables y que sólo sirven para maquillar los datos a su antojo.

Han logrado perpetuar una precariedad laboral, han aumentado la brecha salarial y han convertido a los ricos en más ricos y a los pobres en más pobres. “Seguiremos haciendo mejoras reales: sanidad, seguridad, servicios sociales y bienestar general”. Olvidan los recortes, las privatizaciones, la ausencia de fondos, la miseria, las familias sin recursos, la pobreza infantil, la corrupción, la deuda, el atraco a la hucha de las pensiones… “Piensa en si a tu alrededor, en tu familia, tu ciudad, tu pueblo, tu empresa… hay hoy más o menos empleo o perspectiva de empleo que hace 4 años”. No, Mariano. La gente de mi alrededor no tiene empleo, ha tenido emigrar lejos, tiene dificultades para llegar a final de mes, no hay perspectivas de empleo y entre todos los que sois responsables de esta situación habéis conseguido que muchos tengamos que tener la maleta preparada o asumir que habéis hundido a varias generaciones.

Podemos, personalizado en una chica que ha tenido que marcharse a Londres nos muestra la realidad de muchos españoles, como muchos de mi entorno, muchos que me duelen, por eso leer esa carta que recurre a tocar la fibra sensible de las personas mientras subyace un claro interés por arrancar votantes del PSOE, me parece tan pueril como decepcionante.

El PSOE se planta con su buena jeta a erigirse como salvador, enumerándonos un listado de propuestas basadas en cambiar todo lo que haya hecho el PP, sin aportar nada nuevo. Su lema “si no quieres al PP, vente con nosotros”. Una actitud que recuerda a los tiempos de antaño olvidando que ni esta es la España de González, ni esta la sociedad de la Transición.

Alberto Garzón, coordinador de Izquierda Unida (José Camó).

Alberto Garzón, coordinador de Izquierda Unida (José Camó).

Tal como daban las encuestas hace unos meses, Garzón era considerado el político mejor valorado, incluso por los votantes de partidos contrarios a su ideología. Para mí era un político que se desmarcaba del resto a la hora de exponer sus propuestas, estar dispuesto al diálogo y tener una actitud respetuosa en cada intervención; con independencia de ideologías. Su panfleto electoral es breve, claro, conciso y acorde a lo que ha defendido siempre; lástima que no le valdrá de nada porque se ha visto absorbido por las circunstancias.

Mientras PP y PSOE continúan con la misma guerra de siempre, Podemos e IU se unen para tratar de ofrecer un poco de esperanza a la gente, a Rivera se le cae la máscara y saca a la Thatcher que lleva dentro, y plantea todo su discurso en torno a medidas económicas y acciones en el trabajo; olvidando que muchas medidas ya están activas en algunas comunidades y amparadas por el Estatuto de Trabajadores. Debería centrarse en exigir cumplimiento, pero eso no vende.

Mañana hay que votar y lo único claro de todo esto, es que nos vuelven a utilizar como monigotes, mientras los ricos más ricos y los pobres más pobres. Nos vemos en las urnas.

 

Madrid y suciedad: ¿El voto de Vallecas vale menos que el del barrio Salamanca?

Por Luis Moreno Alcalá

Imagen del árbol que destrozó mi coche (Luis Moreno).

Imagen del árbol que destrozó mi coche (Luis Moreno).

Restos del árbol podrido (Luis Moreno).

Restos del árbol podrido (Luis Moreno).

Soy votante de Carmena por lo que esperaba de ella y de su equipo. Pero cuanto más pasa el tiempo más dudo de su equipo, aunque no de ella. Vivo en Vallecas, a la altura de Portazgo, y este barrio, que era el último bastión rojo (ahora rosa, no por la bandera gay sino por el rojo desteñido) se ha vuelto el más sucio, abandonado en convivencia, seguridad, limpieza, mantenimiento de jardines, parques y árboles. Entre el perímetro de la M-30, Entrevías, Avda. de la Albufera y el campo del Rayo se encuentra la zona más abandonada y sucia de esta ciudad.

Calles sin barrer, parques sin limpiar, contenedores a reventar, árboles sin podar. Detrás de la Junta de este barrio se encuentra -día sí, día no- un mercadillo que avergüenza a los vecinos por el número de peleas, chanchullos, trampas y engaños que se desarrollan en plena calle.

El pasado sábado 28 de mayo, en la calle Rodríguez Espinosa, vinieron los bomberos durante el tormentón del mediodía a quitar una rama de un árbol podrido. Para no mojarse más se fueron enseguida, dejando el árbol podrido en su lugar. El sábado siguiente todo el árbol se derrumbó encima de mi coche. Mi compañía de seguros está en el tema de la indemnización.

Pero ¿por qué los responsables de la limpieza de parques y jardines esperan nuestras denuncias para dedicarse a lo que deben hacer? ¿Es que nuestros impuestos no valen igual que los del barrio de Salamanca donde no hay ni una colilla en el suelo? ¿Es que nuestras obligaciones no tienen correspondencia en derechos? ¿Es que nuestros votos valen menos? ¿O solo son ganancias de campaña electoral? ¿No era de Vallecas Pablo Iglesias, quien dijo que se ocuparía de su barrio? Si sale elegido y se ocupa del país como de su barrio, vamos bien… bien mal.

Señora Carmena, urge una poda en Ciudad de los Ángeles

Por Irene Díez Servant

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, durante un pleno en el Ayuntamiento (EUROPA PRESS).

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, durante un pleno en el Ayuntamiento (EUROPA PRESS).

Los vecinos del barrio de Ciudad de los Ángeles [en el distrito de Villaverde de Madrid] llevamos casi dos años rogando que nos poden los árboles: hemos llamado en numerosas ocasiones al Ayuntamiento, hemos puesto quejas múltiples, e incluso nos hemos personado en el mismo y nuestras súplicas siempre han quedado en terreno de nadie.

Nuestro barrio siempre ha estado olvidado por los denominados viejos partidos políticos y nos quedaba la esperanza de que Ahora Madrid, un partido que prometía velar por el bienestar de los barrios trabajadores no nos iba a defraudar y esta vez sí que íbamos a poder gozar del mismo mimo y cuidado que tienen los barrios de renta más alta.

¡Éramos unos pobres ilusos! Seguimos olvidados, los árboles siguen creciendo y nosotros no podemos seguir así. Los insectos y las ramas llegan a nuestras ventanas, por lo que no podemos abrirlas y pasear se hace imposible entre tanta vegetación.

Déjense de demagogia, déjense de engaños, basta ya de votos baratos. Todo es muy bonito sin las sillas del poder, pero en cuanto empiezan a sentarse hacen lo mismo que tanto critican. ¡Pónganse a trabajar por los ciudadanos y dejen de engañarnos!

Gobierno en funciones

Por Manuel Nogueras Tamargo

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy (EFE).

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy (EFE).

Cada día conozco más a mi Gobierno en funciones. Como está en funciones, pueden cobrar su sueldo en funciones a costa de los contribuyentes y permitirse el lujo de no asistir al Congreso para dar cuentas de lo que a todos los ciudadanos nos interesa.  Visto lo visto, ya sabemos quiénes están en funciones cuando hay vacas flacas, de qué pie cojean y que no estarán en funciones cuando próximamente nos pidan su voto. Eso sí, como no podía ser menos, siguen en funciones, para lo que les interesa.

Nuevas elecciones, eso sí, con más datos

Por Félix Jiménez

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez (EFE).

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez (EFE).

Ahora entramos en el tiempo de las culpas, pero ya sabemos quién es capaz de pactar con quién. ¿Quién decía antes que Ciudadanos era el PP y que eran las nuevas generaciones del PP, y ha sido capaz de pactar con ellos? ¿Quién señaló que el Sr. Rajoy era un político indecente, ahora en nueva campaña electoral, dice que se equivocó? Leamos entre líneas estas consideraciones y la intención que encierra.

El caso es que la ambición de pretender gobernar en solitario y con independientes, con tan solo 90 escaños lo dice todo. No han entendido nada o la influencia de los poderes extramuros ha podido más que cualquier otra consideración y el triste resultado de todo esto es que el pato lo vamos a pagar los de siempre. Estamos abocados a nuevas elecciones, eso sí, ahora tenemos más datos.

Discriminan a la mujer poniéndole falda

Por M. Luisa Bello Selles

Semáforo paritario con falda en Valencia (Vídeo ATLAS).

Semáforo paritario con falda en Valencia (Vídeo ATLAS).

Qué bonita la foto del semáforo de la calle Xàtiva, ¿no? Una muñequita con falda para igualar al hombre y a la mujer. Pero quizá estén ustedes discriminando de otra forma a la mujer, ya que actualmente son más las que usan pantalones que falda. Hubiera estado bien ponerle, por ejemplo, en vez de falda un lacito en la cabeza, aunque está claro que la sociedad va evolucionando a un ser andrógino, y ya ninguno de los dos sexos es abanderado de nada.

Pero eso no es lo peor, hay que destacar lo horrible que queda la foto con la plaza de toros de fondo, que un año más se teñirá de rojo con la sangre y el dolor de inocentes, ninguneados por todos los políticos e ignorando que la igualdad es para todos, independientemente de su especie.

Seguimos pues inmersos en los verdaderos derechos, que son los que dan dinero y votos, y sumidos en las tradiciones más aberrantes, solo porque los que van a morir no llevan faldita, no son humanos y sobre ellos podemos descargar impunemente nuestros más bajos instintos.

 

El gran negocio de los pactos electorales

Ni los españoles somos tontos ni ellos son los únicos inteligentes

Por Francisco Herranz González

El presidente en funciones, Mariano Rajoy (EFE).

El presidente en funciones, Mariano Rajoy (EFE).

Repasando su periódico del pasado viernes 26 de febrero quedo asombrado por el cinismo del actual presidente del gobierno en funciones, el Sr. Mariano Rajoy, asegurando que su grupo no puede abtenerse en la investidura de Pedro Sánchez porque su proyecto es mejor.

Después de los cuatro años de despropósitos en las leyes que han presentado y que han convertido la vida de miles de ciudadanos en un infierno por los recortes, abusos de poder y casos de corrupción que aún hoy siguen poniendo en cuestión para defender lo indefendible, yo le pregunto a este señor, con todo mi respeto,  que cómo pretende que el ciudadano de a pie pueda creer en sus promesas cuando al fin y al cabo, lo que le ofrecen es lo mismo que él sugería hace un mes sobre un gran pacto, habiendo sido él quien renunció a intentar crear gobierno cuando el rey se lo solicitó.

A ver si de una vez este señor y los que le acompañan dejan de pensar que los españoles somos tontos y ellos son los únicos inteligentes.

————————————-
¿Gobiernan para todos?

Por Plácido Cabrera Ibáñez

La militancia socialista votando el pacto PSOE-Ciudadanos (Atlas).

La militancia socialista votando el pacto PSOE-Ciudadanos (Atlas).

Durante estos días se han multiplicado las conversaciones entre los partidos políticos para formar acuerdos de investidura y de gobierno. El PSOE ha decidido realizar una consulta a sus 190.000 afiliados, para conocer el grado de satisfacción de su acuerdo con Ciudadanos.

Resulta muy fácil hablar de progreso y transparencia, pero la realidad es que la decisión de pactar o no con otros partidos no se le preguntó a los 5.530.779 que depositaron su voto por el PSOE. Ahora resulta que la consulta se ofrece solo a los militantes que son el 3,44 %  de los votos obtenidos.

Pienso que ya es hora de que los partidos políticos presenten a los ciudadanos todas sus cartas antes de las elecciones y estos conozcan de antemano todos los entresijos, acuerdos y pactos que podrán hacer con su voto.

También resulta muy sencillo hablar de tolerancia y decir que gobernamos para todos, pero los hechos muestran fácilmente la poca veracidad de estas palabras, cuando no se está dispuesto a llegar a acuerdos con el PP, que obtuvo 7.215.752 votos.