Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘andalucia’

Cataluña o Andalucía, ¿quién está peor?

Por Rosa Martí Conill

Susana Díaz (EFE).

Susana Díaz (EFE).

Señora Susana Díaz: ¿Sabe que la matrícula de las universidades catalanas es tres veces más cara que en Andalucía?

¿Sabe que en Cataluña pagamos peajes para circular mientras en Andalucía tienen autovías?

¿Sabe cuándo se va acabar el PER?

¿Sabe quién paga todo esto?

Se lo digo clarito: la aportación que hace Cataluña a Hacienda es mucha y esta reparte devolviendo migajas, mientras que a Andalucía le llega un chorro de dinero.

La demagogia es de poco ilustradas y rencorosas.

 

 

La nula política cultural de Susana Díaz

Por Marisa Ramírez del Hierro

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz (Gtres).

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz (Gtres).

Me siento engañada por Susana Díaz. Creó la Consejería de Cultura; se creó, pero no existe porque es un muerto viviente. No hay proyecto y todo se viene abajo sin que nadie levante la voz.

Acaba de cerrar una parte de Itálica. El C4 de Córdoba es un mausoleo que no saben cómo abrir. La situación de muchos museos es tenebrosa. Las artes escénicas hemos sido engañadas una y otra vez, con el sector empujado a unas condiciones de precariedad laboral que ronda el esclavismo.

La trayectoria como gestores de Rosa Aguilar [Consejera de Cultura de la Junta de Andalucía] y Eduardo Tamarit [Secretario General de Cultura] está hundiendo lo poco que quedaba de la cultura andaluza. Cada cierto tiempo aparecen en los medios y nos dicen que se van a sacar ayudas al teatro o que se va a abrir el C4. Nadie les cree ya.

Son como magos, y lo que no hay que perder de vista mientras están en escena son los agujeros negros, como los presupuestos de la Agencia de Instituciones Culturales o del Museo Picasso. Quizás fueron nombrados para hacer desaparecer los restos de la Consejería por arte de magia. Lo están consiguiendo. Nada por aquí, nada por allá. Plof.

El caos de las oposiciones a profesor

Por C. M.

Oposiciones al cuerpo de maestros.

Personas opositando al cuerpo de maestros. (ARCHIVO)

Soy profesora de secundaria en Andalucía. Interina, pero profesora. No sé cómo calificar mi estado de ánimo en estos últimos meses: espantada, harta, menospreciada, ninguneada, etcétera, respecto a la consideración de nuestros representantes políticos. Me callo lo que de verdad les diría cada vez que pienso en el calvario que nos hacen pasar ustedes una y otra vez con este sinsentido de sistema de oposición que te obliga a examinarte de algo que ya aprobaste. Te preparas concienzudamente durante meses; inviertes dinero, tiempo, esfuerzo y energía que le restas a tu familia y a tu bolsillo; apruebas, incluso con nota, y empiezas a trabajar, tal vez a 200 km de tu casa. Y a los dos años otra vez a examinarte de lo mismo. ¡Pero si yo esto ya lo aprobé! Vuelta a empezar: invertir dinero, disponer de menos tiempo, menos espacio en mi cabeza para retener 70 temas que nada tienen que ver con mi trabajo en las aulas, claustros, tutorías con familias, formación, etc.

Y mientras tanto ustedes, desde sus sillones, mareándonos con cambios de ley, temario y fecha de examen pero eso sí, sin confirmar nada hasta última hora, creando en nosotros un continuo estado de alerta, desazón y estrés. ¿Cómo es que saben ustedes tanto? ¿Entran en nuestras aulas? ¿Ven nuestro trabajo? ¿Quién de ustedes ha sido docente? ¿Demuestran ustedes un año tras otro que son válidos para sus puestos? ¿Serían ustedes capaces de poner un poco de cordura y sentido común en todo esto? ¿Cómo es posible que no vean lo que a los ojos de todo el colectivo educativo es obvio? ¡Ah! Claro, lo olvidaba. Como la realeza, no hay más ciego que quien no quiere ver.

Pues yo no sé cómo explicarle a mis hijos que me tengo que ir a la biblioteca para estudiar de nuevo lo que ya aprobé ni a mis alumnos que no he podido corregir todavía sus exámenes. Y, ¿cómo les explico a ustedes que la educación es la base de un país y que ustedes no están apostando por ella?

Profesores de concertados de Andalucía no recibiremos lo que se nos recortó

Por Águeda Lara Martínez

A finales de junio los docentes de los centros públicos recibirán en su paga extra los 600 o 700 euros que el gobierno de Andalucía les recortó en 2013 y 2014. Lo mismo ocurrirá en la extra de diciembre, según se aprobó en los presupuestos de 2015. ¡Pero tú no, docente de centro concertado!

Aulas de un colegio de secundaria (EFE)

Aulas de un colegio de secundaria (EFE)

Los trabajadores de los centros concertados, que también fuimos recortados, nos quedaremos ahora ‘a dos velas’ e ‘indignados’ porque los presupuestos del 2015 no los recogieron gracias al incumplimiento de lo prometido en sede parlamentaria por la presidenta Susana Díaz y al error con la firma del acuerdo realizado por: FSIE, UGT, las patronales y el consejero de Educación el pasado 23 de diciembre, con el rechazo absoluto de PHA, CCOO, USO y unas 20.000 firmas de trabajadores.

La Plataforma por la Homologación en Andalucía, viene denunciando reiteradamente esta injusta e ilegal, discriminación desde diciembre: notas de prensa en radio, TV y periódicos; informaciones a las comunidades escolares, entrevistas con representantes de los partidos, tres concentraciones recogidas por Canal Sur ante el palacio de San Telmo. Pedimos al nuevo gobierno que se replantee la decisión que se tomó en el anterior y no siga con dicha marginación. ¡Es el momento de rectificar!

Un hospital me obligó a trabajar en un área en la que no tenía formación

Por Sara

‘Castillo de naipes’, en mi humilde opinión esta es la mejor definición de nuestro sistema sanitario, o al menos lo que yo he vivido, en el Sistema Andaluz de Salud (SAS)

Tras seis años de carrera y una oposición, comencé mi trabajando como médico en formación en el Hospital Reina Sofía (Andalucía) y no fue hasta entonces cuando me enteré de que dentro de mis obligaciones estaba responsabilizarme de todas las urgencias de una especialidad (Neurología) que nada tenía que ver con lo que yo realizaba.

Después de un año transmitiéndole a mi jefe que lo que realizábamos excedía con creces mis conocimientos, me di cuenta de que nunca trasmitió mis quejas.

Un estetoscopio en las manos de un médico (ARCHIVO)

Un estetoscopio en las manos de un médico (ARCHIVO)

Comenzó aquí mi lucha de proporcionar a los usuarios de mi hospital el derecho de una asistencia digna, llegando a negarme a incurrir en lo que a día de hoy sigo pensando que es delito de intrusismo laboral.

Fue entonces cuando la dirección gerencia de mi hospital que me obligó por escrito a continuar ejerciendo un trabajo para el que no estaba preparada y para el que no estaba formándome.

Es mi obligación ahora ponerlo en conocimiento de la justicia y de los medios de comunicación, que millares de vidas han sido puestas en riesgo, y siguen estándolo, ante la impasividad de la dirección del hospital.

Es muy doloroso que ante mis esfuerzos de justicia las respuestas hayan sido: ‘Sara, todo los días mueren personas en los hospitales’, cuando pregunto por las muertes evitables. ‘Un familiar mío o tuyo es distinto’, cuando pregunto si fuera él el que acudiera con un familiar, ¿por quién sería atendido?

Desgraciadamente esta estructura basada en intereses económicos siempre deja para el final al paciente. En mi juramento hipocrático decía: ‘Estableceré el régimen de los enfermos de la manera que les sea más provechosa según mis facultades y a mi entender, evitando todo mal y toda injusticia’

Animo a mis compañeros a seguir cumpliéndolo y evitar que este castillo de naipes se desmorone.

Dos años sin tragar humo

Por Bartolomé Florido Luque

El día 1 de abril hará dos años que no contamino a nadie después de más de 40 años fumando un paquete diario al menos. Esto significa una experiencia rara de explicar porque jamás pensé en prescindir del tabaco.

De hecho, me acuerdo todos los días del tabaco, de su olor, sabor y sensación. Estoy convencido de que el fumador lo es hasta el mismo día que lo meten en la caja larga, estrecha, de madera y muy abrillantada.

Humo de tabaco (EFE)

Humo de tabaco. (EFE)

En estos dos años sin arrimarme un cigarro a la boca he padecido paranoias, crisis de todo tipo y hasta me he peleado con los gatos muertos que hay atropellados en los arcenes de las carreteras.

Como decía Dante: “¡He bajado a los infiernos!” No soy converso de nada y me atrevería aún menos a decirle a alguien que deje de fumar. Más cuando yo en cualquier momento me puedo arrimar a un quiosco y comprar 5 cigarros rubios para entrenarme de nuevo y al mismo tiempo darle placer a mis alborotadas y adictas células nicotizadas. En fin, 24 meses ya sin fumar no es ninguna heroicidad.

Durante este tiempo no me han puesto mascarilla ni bombonas de oxígeno a cuestas y, sobre todo, no he sido perturbador para el mundo que me rodea. Seguro que la sanidad pública y universal de Andalucía lo agradecerá. Se despide con todo cariño y afecto, un fumador que actualmente no ejerce.

No podemos permitir que en campaña electoral nos tomen el pelo

Por María Teresa Pérez

Las elecciones andaluzas están a las puertas (y el resto le seguirán en poco tiempo) pero la gente ya ha dejado de creer en espejitos de colores. Lo está pasando tan mal que por mucho que los políticos se desgañiten, ofreciendo el oro y el moro, nadie les cree. ¿A estas alturas van a cambiar y, como dicen en Galicia, ser ‘bueniños’? ¿Ha aparecido un mago que con su varita mágica los haya transformado en seres angelicales?

De izquierda a derecha, y de arriba abajo: Susana Díaz (PSOE), Juanma Moreno (PP), Antonio Maíllo (IU) y Teresa Rodríguez (Podemos). (EFE/ARCHIVO)

De izquierda a derecha, y de arriba abajo: Susana Díaz (PSOE), Juanma Moreno (PP), Antonio Maíllo (IU) y Teresa Rodríguez (Podemos). (EFE/ARCHIVO)

Por suerte todavía tenemos un cerebro que piensa, compara y es capaz de no dejarse engañar. Aunque mucha gente no entienda la teoría de Einstein ni sepa de tratados internacionales, sabe muy bien que hay niños desnutridos, gente mayor desatendida o jóvenes preparados que salen del país. Y todo ello aderezado con una corrupción que parece generalizada.

¿Por qué no ponen en las ciudades un cartel gigante que muestre lo que los políticos han robado y lo que han devuelto? Me temo que el primer número tendría un montón de dígitos y el segundo casi ninguno.

Mientras tanto la Justicia tarda años en juzgarles y embargarles los bienes (los que no han podido sacar a paraísos fiscales).

Para colmo, los políticos son gente a los que se les supone una educación esmerada y ser portadores de honestidad. Pero se ve que han aprovechado su inteligencia para otras cosas…

La situación no está para bromas. No podemos permitir que en campaña electoral nos tomen el pelo tan descaradamente y que algunos nos estén robando en nuestras narices mientras dan mítines para que les votemos.

La calderilla de Monedero

Por Juan Fernández Sánchez

Juan Carlos Monedero (GTRES)

Juan Carlos Monedero (GTRES)

Poca cosa, parece ser que recibió algo más de 400.000 euros por lo bajini, eso sí, con gran esfuerzo mediante diversos trabajillos.

Aunque él, como los demás caudillos podemistas (con Iglesias a la cabeza) critican el pluriempleo de los “capitalistas fascistas” con esto de cobrar por diversas partes sin pagar muchos IVAs demuestran que, efectivamente, sólo con ellos en España podría haber democracia.

Para que no decaiga la fiesta de las ocurrencias podemistas, acaban de decir no sé qué cosas de abolir o modificar la celebración de la Semana Santa en Andalucía.

Todo basado en su gran ingenio y en su gran preparación intelectual, pues ya lo dijo el director de un periódico nacional en una tertulia cuando ya surgían algunas críticas contra los podemistas: “Es que es gente muy preparada”(sic) (!?). Y es que está clarísimo: la Semana Santa en Andalucía es un estorbo y no reporta económicamente nada a los tropecientos parados.

¿Buque escuela o buque camello?

Por Agustín Arroyo Carro

En el año 1979, cuando realizaba el servicio militar obligatorio en La Línea de la Concepción (Cádiz), tuve la oportunidad de realizar una visita guiada como soldado de artillería de reemplazo, del flamante buque insignia de la Armada española Juan Sebastián Elcano. Me pareció un barco ejemplar y precioso.

El buque de la Armada Española Juan Sebastián de Elcano. (EFE)

El buque de la Armada Española Juan Sebastián de Elcano. (EFE)

Ahora leo que algunos de los integrantes de su tripulación guardaban un importante alijo de droga me quedo estupefacto.

Creía, a lo mejor me equivoco, que toda su tripulación, además de la oficialidad, eran guardiamarinas que se entrenaban en él durante un largo período para optar a una carrera en la marina de guerra de España.

Hombre, por mi edad, ya no soy muy ingenuo. Sé que en todas las instituciones, incluso en las más serias, hay garbanzos negros. Pero que el buque donde se forman nuestros marinos de guerra se convierta, de pronto, en una embarcación con muchos kilos de droga, rebasa ya cualquier nivel de sorpresa al que ya nos tienen muy acostumbrados hasta los más “honorables” supuestos prohombres del país.

¿Qué pensaría Elcano si viese estos mazazos a la limpia trayectoria del buque insignia de la Armada española que lleva dignamente su nombre y que nos rememora su insólita hazaña en el siglo XVI? Patético.

Gracias al PSOE andaluz por todo lo que me ha dado… y me ha quitado

Por Valentina Gómez

A todos los políticos de mi país, en especial al PSOE andaluz, pues son sus actos los responsables de estos agradecimientos:

Gracias por todos los malos momentos que nos habéis hecho pasar a mi familia y a mí, porque de todo llanto, de toda herida, algo se aprende, y nosotros hemos llorado mucho y lo seguimos haciendo. Y es que sin ese año durante el que mi madre trabajó sin que le pagarais, y sabiendo que jamás lo haríais, en la Mancomunidad de Lebrija (Sevilla) que el PSOE aún preside, esto no hubiese sido posible.

Gracias por separar mi familia a miles de kilómetros de distancia, porque eso nos ha enseñado lo mucho que nos queremos y lo mucho que nos necesitamos.

La secretaria general del PSOE de Andalucía y presidente de la Junta, Susana Díaz. (EFE)

La secretaria general del PSOE de Andalucía y presidente de la Junta, Susana Díaz. (EFE)

Gracias por darme la oportunidad de saber qué se siente tanto cuando eres una inmigrante como una emigrante, porque ambos casos me han mostrado lo cruel que puede llegar a ser un ser humano cuando está muy lejos de saber lo que es estar en el lugar del otro, en el lugar del débil.

Gracias por acercarme a entender la impotencia que sienten muchas personas cuando se topan con alguien que no tiene interés en que os entendáis. Porque cuando no entiendes nada de lo que oyes, es como si no oyeras, y cuando hablas pero nadie te entiende, es como si no pudieses hablar.

Gracias por todos esos viajes, por todo ese trabajo y ese tiempo invertido en encontrar un vuelo, y no por aventura o placer, sino para sencillamente poder estar en mi casa, para algo tan simple como poder darle un beso a mi novio. Ya que lo menciono, gracias también por hacerme contar, cada día de mi vida, los días que faltan para poder hacer justo eso. Todo esto me ha enseñado a tener paciencia.

Gracias por enseñarme lo que es estar sola, porque ya nunca más lo desearé y gracias por todas esas mentiras, porque ahora sé ver más allá de vuestras palabras, políticos, y ya nunca más las creeré.

Gracias de verdad por haberme enseñado lo que es el dolor y la cara más amarga de la vida, porque de ella he renacido y ahora sé apreciar lo bueno que me ofrece.

Gracias por esos momentos, malos y buenos, en los que no he podido acompañar a mi familia, porque me he dado cuenta de lo mucho que me aprecian.

Gracias por permitirme, a cambio, haber acompañado a otras personas aquí, haber podido abrazar a mi amiga, rota de dolor, porque su abuelo había muerto a más de 2000 km y ella no podía decirle adiós. Esto me ha enseñado el valor de la amistad y de la familia, y que sin ellos no somos nada.

Gracias por los amigos que he hecho aquí, porque de ellos he aprendido que aún hay gente en el mundo que quiere ser tu amigo por el mero hecho de disfrutar de tu amistad, sin pensar en los beneficios que puede obtener de ello.

Gracias también por ayudarme a descubrir el mundo de las videollamadas y las redes sociales, algo que antes tanto odiaba, y que ahora se ha convertido en mi salvación, mi única ventana a España, a mi casa y a mi gente.

Por supuesto, el PSOE no es el culpable absoluto de todo esto. Tal vez si el Gobierno no hubiese pagado sobresueldos; si hubiese utilizado bien el dinero procedente de los fondos europeos, en lugar de malversar con ellos, entonces el PSOE tampoco lo hubiese usado para falsos ERES, falsas guarderías como las de vuestro compañero Antonio Maestre, ni triples contratos públicos como los del exgerente de la Mancomunidad donde trabajaba mi madre, etc.

Grupo de tres amigas de viaje. (JUTTA KLEE / GTRESONLINE)

Grupo de tres amigas de viaje. (JUTTA KLEE / GTRESONLINE)

Si tomaseis, vosotros los políticos, la coherente decisión de acabar ya con esas costosas dietas y de usar vuestro cochazo propio también para ir al trabajo, o simplemente ir en transporte público, ese que tanto promovéis, como hacen el resto de los españoles. Si hicieseis eso en vez de, por ejemplo, unificar dos grandes hospitales como el de la Macarena y el Virgen del Rocío, porque claro, cerrar uno de ellos sería mucho más escandaloso. Pero igualmente los servicios han quedado reducidos a más de la mitad, al igual que la plantilla de médicos, enfermeras, auxiliares… pero el personal directivo sigue siendo el mismo. Si hubiesen reducido este personal en lugar de la mano de obra, tanto en hospitales como en el resto de empresas y servicios públicos o privados (donde también muchos políticos y sus familiares y “amigos” son directores, presidentes, etc.), entre otras miles de ventajas, seríamos más productivos.

Si hubieseis destinado los fondos a crear empleo sostenible para TODOS, y no empleo de primera clase para familiares y “amigos”. Si los andaluces hubiésemos votado a otro partido en lugar del PSOE…

Si los españoles nos uniésemos todos a una en lugar de querer separarnos todos, como dice el lema de los extrabajadores de la Mancomunidad que cerrasteis: “O luchamos juntos o nos derrotan por separado”.

Si los españoles no votásemos más ni al PP ni al PSOE… Tal vez entonces, mi familia y muchas otras más no estarían pagando los errores y deudas de otros y yo no estaría escribiendo esta carta. Pero como les decía al principio, sin ese año que mi madre dedicó a trabajar sin percibir nada a cambio, en el que la vi llorar desesperada cada día, ese año que tanto miedo pasamos, ese año maldito en que lo perdimos todo…sin ese año, mi vida aquí, en Alemania, no hubiese sido posible.

Sólo espero que algún día podáis vosotros también aprender tanto como he aprendido yo.