Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘vehiculos’

La industria del automóvil presiona para que nos obliguen a consumir hasta morir

Por Carlos Carretero Legrand

Varios vehículos esperando para pasar la ITV en el centro de inspección de Villaverde (Jorge París).

Varios vehículos esperando para pasar la ITV en el centro de inspección de Villaverde (Jorge París).

Nuestras autoridades nos repiten cada vez más a menudo que el parque automovilístico en España está muy envejecido, lo que hace que haya peligro en las carreteras; que los coches con ciertos años contribuyen al calentamiento global y a la contaminación atmosférica.

Resulta que a todos los vehículos, cumplidos ciertos años, les obligan a pasar lo que se llama la ITV. En algunos casos, como en el de los vehículos industriales, hasta dos veces al año, donde se mira exhaustivamente todo aquello que pueda suponer un peligro en carretera: frenos, dirección, neumáticos… y por supuesto se revisa el escape de gases para que estos no rebasen los límites permitidos.

No obstante, nuestros políticos nos quieren imponer que todo vehículo que tenga más de siete años, aunque esté en perfectas condiciones de uso y circulación, se mande al desguace. No hay que ser muy agudo para darse cuenta de que por detrás de estas “campañas de renovación”, están las grandes industrias del automóvil, presionando para que nos obliguen a consumir hasta morir.

 

Las aceras solo para peatones, por favor

Por José Antonio Pozo Maqueda

Personas caminando por la calle (Jorge París).

Personas caminando por una calle peatonal (Jorge París).

Debería estar claro, muy claro: las aceras para los peatones. El tránsito de todo tipo de vehículos (bicicletas, motocicletas, monopatines y “segways”) por las aceras va a más sin que parezca que nadie esté dispuesto a ponerle coto, con el consiguiente peligro para la integridad física de los viandantes que no pueden caminar tranquilos y sin sobresaltos.

Además, ¿existe un medio más ecológico para trasladarse que las propias piernas?

 

 

 

 

Multa de aparcamiento por equivocarme en la matrícula

Por Victoria Capilla de Fayos

Estimado lector, si tiene mala memoria no vaya a Madrid. No vaya aunque lea carteles de ‘Bienvenidos a Madrid’ y no se deje persuadir por algún anuncio atractivo en televisión o internet. No vaya al menos sin pasar por algún curso, o concurso, que le haga mejorar su memoria mecánica para cifras y letras.

Si a pesar de ello debe acudir a ‘la capi’ a hacer gestiones urgentes, use el transporte público aunque los precios de autobuses, trenes y metro se hayan disparado recientemente. Si finalmente opta por el automóvil, por comodidad, nocturnidad o imperiosa necesidad, aunque sea tomando prestado el de un amigo, asegúrese de que aprende cuidadosamente las cifras y números de la matrícula, y en el orden correcto.

Y ello no porque los agentes de tráfico en carretera le vayan a interrogar sobre esos pormenores con los ojos vendados, sino porque el Ayuntamiento de la capital ha hecho uso de los siempre escasos recursos presupuestarios para instalar nuevos parquímetros.

Un usuario intenta sacar un tique en uno de los parquímetros inteligentes de Madrid. (JORGE PARÍS)

Un usuario intenta sacar un tique en uno de los parquímetros inteligentes de Madrid. (JORGE PARÍS)

Caros artilugios que no le piden solo el pago, sino también detalles de identificación de su vehículo, no sea que vaya a aparcar anónimamente. Si el parquímetro está ubicado a cierta distancia de su vehículo, deberá tener la memoria ejercitada, o la ‘chuleta’ con la matrícula a mano, puesto que no se le expedirá el comprobante de pago sin esa información.

Y, ¡ay de usted si introduce un número o letra incorrectos! ¡Llame al amigo que le ha dejado el coche antes de arriesgarse a cometer tal error! ¡Abuse del tiempo y paciencia de su amigo como el Ayuntamiento de Madrid abusa de su intimidad y buena disposición ciudadana!

O dispóngase a contribuir y enjugar déficits municipales de variada causa (pero no debidos a timidez recaudatoria). De nada le valdrá dejar el comprobante de aparcamiento visible en el coche, ni respetar el límite de tiempo. Pagará 60€ por equivocarse en un número o letra –siquiera sea en el orden de los mismos.

Dirigirse amablemente al ‘agente de movilidad’ responsable no suple su yerro. Su mala memoria y escasa familiarización con la capital le hacen merecedor de sanció. Usted no es un político famoso y la conversación puede incluso acabar mal… no ya por subirse a una acera o interrumpir el carril bus, sino por una simple errata en el orden de tres letras.

¡Ah! la sanción no es anulable ni le informa de dónde hacer un pronto pago, no sea que le vaya a salir por menos… Recurra, ¡recurra usted, si gusta! Bienvenidos a Madrid.

Ciclismo y seguridad vial

Por José Carlos Canalda

Um vehículo y un ciclista circulan por una carretera. (ATLAS)

Vehículos y ciclistas circulando por una carretera. (ATLAS)

Lunes 28 de julio, a media mañana. Yo subía el puerto de Guadarrama en dirección Madrid por el carril de circulación, mientras que por el de vehículos lentos, ligeramente adelantado a mi coche, lo hacía un camión de gran tonelaje.

De repente, al salir de una curva cerrada, aparecieron dos ciclistas que también subían el puerto por el carril de vehículos lentos, ya que allí no existe arcén de ningún tipo.

El camión, tras toparse inopinadamente con ellos (a causa de lo tortuoso del trazado la visibilidad de la carretera es reducida), hizo la única maniobra posible ante la imposibilidad de frenar en seco, esquivarlos invadiendo el carril por el que yo circulaba.

Por fortuna todavía no había iniciado el adelantamiento, pero de haber sido así podría haber habido un accidente bien por atropello de los ciclistas por parte del camión, bien por colisión del camión con mi coche.

Y todo gracias a lo que yo considero una imprudencia temeraria por parte de estos ciclistas, que discurrían por una carretera en modo alguno apta para la práctica de su deporte con el consiguiente riesgo de sufrir o provocar un accidente.

Vaya por delante que soy un defensor de la práctica del ciclismo, pero lo que no es de recibo es que muchos ciclistas arriesguen su vida y las de los demás en carreteras peligrosas para ellos, eso sin contar con su extendida falta de respeto a las normas de tráfico en la ciudad o con la reciente moda de circular por las aceras y las calles peatonales, en ocasiones a gran velocidad, poniendo en peligro la integridad física de los peatones.

De poco sirve que reclamen trazados adecuados para sus vehículos, y que denuncien los comportamientos incívicos de los conductores, todo lo cual apoyo, si al mismo tiempo rehúsan asumir sus responsabilidades y obligaciones.

Señores de la DGT, ¿por qué no se prohíbe fumar en los vehículos?

Por Damián Núñez Pulido

Hoy me he librado de tener un accidente de moto bastante grave. Yo iba circulando tranquilamente por una rotonda cuando un coche se ha incorporado a toda velocidad haciendo caso omiso al ceda el paso y a mi presencia mientras el conductor se encendía un cigarro. Sí, ha pasado tan cerca que me ha dado tiempo a ver como tenía un mechero amarillo encendido en una mano y el cigarro en la boca. Lo triste es que no es la primera vez que me pasa, las he tenido peores, en otra ocasión el conductor fumaba y hablaba a la vez por el teléfono móvil mientras casi se me lleva por delante. Eso es arte, el arte de ponernos a todos en peligro, gracias campeón.

tabackSon muchos los conductores que circulan en sus coches o motos –cosa que considero aún más grave- con cigarros encendidos en sus manos y me sorprende al ver que la DGT aún no ha prohibido esta práctica que para mi parecer entraña un gran peligro. Todos sabemos que fumar es una adicción y toda adicción tiende a distorsionar la realidad. No me refiero a que veas alucinaciones ni nada de eso, pero el que fuma conduciendo puede prestar más atención al “placer” de fumar que mirar si cruza un niño o puede que la ceniza le caiga sobre su regazo y al sobresaltarse se lleve a un motorista por delante, porque no me negarán que este acto distrae lo mismo o incluso más que hablar por el teléfono móvil o poner una dirección en el GPS.

Así que ahora que puedo escribir y antes de que acabe en algún hospital por culpa de otro conductor fumador le pido a los señores de la DGT que recapaciten, se desentiendan de las presiones que puedan tener de los lobbies tabacaleros y regulen de una vez esta actividad al volante, ya que es muy triste comprobar cómo gente que es multada por este motivo -por unos agentes responsables y conscientes del riesgo que supone- recurran y se les retire la multa porque realmente no está penado.