Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘conciencia’

Crítica a la corrupción en “B”

Pedro Casablanc interpreta a Luis Bárcenas en 'B'

Pedro Casablanc interpreta a Luis Bárcenas en ‘B’. (ÁLVARO GARCÍA CORONADO)

Por Eduardo Martínez Da Silva

El otro día fui al cine a ver la película ‘B’, ahora que por fin está en algunas salas más. Les ha costado llevarla al cine tras ser censurada en muchos sitios y han tenido que buscarse otros medios distintos de los habituales para financiarse. Tantas trabas son debidas al hecho de tocar un tema delicado para el actual gobierno.

Después del gran trabajo que han dedicado a realizar esta película, me parecía que como mínimo debía premiar el esfuerzo yendo a verla. Así de paso, he tomado conciencia de una manera original, de cómo funciona la justicia española y cómo un partido político aún en el gobierno, sale airoso de una situación que pintaba oscura. Una vez en la sala mi indignación iba en aumento a medida que avanzaba el metraje. En cada detalle de la trama, escuchando la declaración de Bárcenas, salí del cine con rabia ante la magnitud de los escándalos, la financiación de un partido con una contabilidad ilegal y paralela, sobres con dinero negro a diestro y siniestro, tráfico de influencias en administraciones públicas… todas ellas, prácticas propias de mafiosos.

Todos deberíamos ir a verla, que sepan que no olvidamos y que las disculpas de un presidente por confiar en su tesorero sólo se las creen los de su misma catadura moral. Ayudemos a difundir aquello que no quieren que sepamos, me dio mucha pena que sólo 13 personas estuvieran en la sala, cuando hubo numerosas colas para comprar entrada. Estas eligieron concienciarse, en cambio otras solo divertirse. Elevemos al nivel que se merece nuestro compromiso social, solo por ver sus caras al enterarse del éxito de la película, pagaría por verlo.

¿Conciencia o prepotencia?

Por Amparo Domínguez Domínguez

Reflexionar sobre si será un problema de conciencia o un acto de prepotencia es algo que nos encontramos a menudo. Curiosamente si analizamos un poquito en el fondo, hay relación con motivos religiosos.

Un farmacéutico que se niega a vender anticonceptivos por aquello de engendrar una vida y no pone peros a vender, por ejemplo, un simple somnífero o analgésico o potingue que, bien dosificado, puede acabar con ella. ¿Dónde está esa conciencia cuando hay que decidir sobre una guerra? ¿Sobre la educación de un pueblo? ¿Sobre su sanidad? ¿Sobre el salario de un trabajador? ¿Sobre la usura? ¿Sobre el enriquecimiento obsceno? ¿Sobre la avaricia?

Hepatitis C

Integrantes de la plataforma gallega de afectados por la Hepatitis C. (EFE)

En su periódico vienen dos ejemplos: tarifas eléctricas que se imponen sin conciencia a personas que no pueden ni calentarse un plato de sopa y, hablando de medicina, enfermos de hepatitis C que no reciben tratamiento y mueren inexorablemente. Y hay más, muchísimos más ejemplos.

Yo creo, humildemente y en conciencia, que hay mucho de prepotencia. Hay ciertos sectores de nuestra sociedad que se otorgan poderes cuasi divinos en sus actuaciones. Por favor, señores con conciencias tan estrictas, piénsense sus estudios antes de dedicarse a algo.

Por cierto y lo más importante, un beso a esos maravillosos padres que durante toda su vida amaron a su hija, que la aman tanto que no quieren verla sufrir más, que la amarán hasta el último aliento de su existencia aun cuando ella ya no esté.

Desmemoriados… o no mirar a otro lado

Por Luis Remacha Elvira

Niño muerto, boca abajo en la playa, tan sólo hace un mes y ya está olvidado. Qué pronto olvidamos el dolor ajeno. Devoramos noticias decapitando nuestra memoria, lavando nuestras conciencias. Con amnesia aprendida miramos a otro lado. Egoístas de nuestro primer mundo maquillamos los recuerdos a nuestro antojo. A colorear la realidad es lo primero que aprendemos y enseñamos.

Aylan

Unos policías ante el cadáver del niño Aylan en una playa turca. (Dogan News Agency).

Volverá a pasar y nos estremeceremos como si fuera la primera vez. Brotarán lágrimas efímeras, repentinas, perecederas, secas en el segundo siguiente. Volverá a pasar y volveremos a olvidar. Desmemoriados, desviamos la mirada y nada ha pasado. Recordad desmemoriados, ¡recordad! No miremos a otro lado.

Colillas en las playas, una constante

Por M. F. D.

Playa de La Llana (San Pedro del Pinatar).

Playa de La Llana (San Pedro del Pinatar).

Soy madrileña y de las afortunadas que durante estos meses de verano he podido disfrutar de algunos días en las costas españolas. He estado en playas de levante, del sur y del norte.

En todas y cada una de ellas — independientemente de que tuviera bandera azul, duchas, puesto de socorro, mucha, muchísima o poca gente, extranjeros, españoles, etc…— he sufrido lo mismo.

Consiste en el hecho de que al colocar mi toalla en la arena he tenido que ir quitando las colillas que otras personas han hundido y dejado allí.

Solo pido un poco de conciencia para mantener limpias las playas.

Violencia y crimen… ¿hasta cuándo?

Por Juana Mª Márquez

Estamos en marzo y, como todos los años, el día 8 se celebra el Día Internacional de La Mujer. Me pregunto: ¿por qué es necesaria esa celebración?, ¿por qué no existe algo parecido para el hombre? Problemas padecen las mujeres pues tienen que poner un día para que muchos tomen conciencia de ello. La primera víctima este año fue nada más empezar el 2013, el 4 de enero, una mujer de 33 años fue degollada por su pareja. Y a esta siguen más y por desgracia no terminarán ahí. Se hacen esfuerzos, desde la ONU se intenta consensuar una declaración común sobre la violencia contra Violencia machistael género femenino, ardua tarea pues tratarán de poner de acuerdo a muchos países con costumbres muy dispares.

Mientras se intenta hacer leyes, nosotros somos espectadores y oyentes de noticias que hacen que un escalofrío recorra nuestro cuerpo. Me ha llamado la atención un par de casos que aparecen en las redes sociales. Los cito a continuación. En Málaga se ha detenido a dos hombres que intentaban ligar a través de las redes para luego quedar con esas mujeres y, una vez con ellas, las drogaban para agredirlas y abusar sexualmente. Otro más: la Policía ha desmantelado una red que explotaba a unas 400 mujeres en 6 macroprostíbulos en Andalucía. Se han detenido a 36 personas e inmovilizado bienes por valor de 14 millones de euros. Datos como estos los contamos a cientos y nos acompañan a diario. Lo que está ocurriendo es una forma de terrorismo contra la mujer.

Las primeras que tenemos que tomar conciencia somos nosotras, aprender a querernos a nosotras mismas, a no pertenecer a nadie, a no amar demasiado a ningún hombre, a no tener sentimiento de culpa y a no rebajarnos ante unos seres despreciables que nos calumnian, insultan o nos dan un tortazo. Por supuesto, he de decir que no generalizo, eso no lo hacen todos los hombres pero sí algunos y esos merecen más castigo. Que cada uno haga todo lo que pueda por no dejarse agredir y por ayudar a esas señoras que han perdido toda su autoestima por una lesión no sólo física sino en su alma.