Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘tabaco’

Dos años sin tragar humo

Por Bartolomé Florido Luque

El día 1 de abril hará dos años que no contamino a nadie después de más de 40 años fumando un paquete diario al menos. Esto significa una experiencia rara de explicar porque jamás pensé en prescindir del tabaco.

De hecho, me acuerdo todos los días del tabaco, de su olor, sabor y sensación. Estoy convencido de que el fumador lo es hasta el mismo día que lo meten en la caja larga, estrecha, de madera y muy abrillantada.

Humo de tabaco (EFE)

Humo de tabaco. (EFE)

En estos dos años sin arrimarme un cigarro a la boca he padecido paranoias, crisis de todo tipo y hasta me he peleado con los gatos muertos que hay atropellados en los arcenes de las carreteras.

Como decía Dante: “¡He bajado a los infiernos!” No soy converso de nada y me atrevería aún menos a decirle a alguien que deje de fumar. Más cuando yo en cualquier momento me puedo arrimar a un quiosco y comprar 5 cigarros rubios para entrenarme de nuevo y al mismo tiempo darle placer a mis alborotadas y adictas células nicotizadas. En fin, 24 meses ya sin fumar no es ninguna heroicidad.

Durante este tiempo no me han puesto mascarilla ni bombonas de oxígeno a cuestas y, sobre todo, no he sido perturbador para el mundo que me rodea. Seguro que la sanidad pública y universal de Andalucía lo agradecerá. Se despide con todo cariño y afecto, un fumador que actualmente no ejerce.

Cuatro años de la Ley Antitabaco

Por Fernando Guerrero

Tabaco (ARCHIVO)

Tabaco (ARCHIVO)

España siempre ha sido un país de tradiciones y muy difícil cambiarlas, como el fumar. Con la entrada en vigor de la ley antitabaco el 2 de enero de 2011 se prohibió fumar en el trabajo y en todos los lugares públicos cerrados. Esto causó una alarma social entre los fumadores por romper con esa tradición de años y algunos hosteleros se sublevaron en contra de la ley.

Ahora, cuatro años después de su entrada en vigor, hemos conseguido cambiar esa tradición y sacar el tabaco a la calle, además del reconocimiento de los propios fumadores valorando que ahora se está mejor y es más saludable la estancia en estos lugares cerrados.

También se ha conseguido rebajar el número de fumadores hasta un 24%, los ingresos por infartos en un 11% y la mortalidad por enfermedades cardiovasculares.

Pero todavía son muchos los que fuman y las muertes relacionadas con el tabaco se cifran en más de 50.000 al año, una cantidad exagerada si tenemos en cuenta que estas son evitables con solo dejar de fumar.

Esperemos que estas cifras vayan bajando durante los próximos años y recuerda: el tabaco es un vicio no una necesidad, que perjudica gravemente la salud.

Reflexiones sobre el tabaco y el alcohol entre los jóvenes

Por Laura Castells Castany

Imagen de archivo de unos jóvenes usando tabaco de liar. (GTRES)

Imagen de archivo de unos jóvenes usando tabaco de liar. (GTRES)

Fumar tabaco es un comportamiento social muy arraigado en nuestro país. En los últimos tiempos, se han desarrollado campañas sanitarias y leyes para reducir su consumo. Aún así, este comportamiento sigue presente en la sociedad y empieza a edades muy tempranas. Cuando paseo por los alrededores de un colegio, me quedo perpleja al ver la cantidad de niños que van con un cigarrillo en mano.

Un estudio afirma que el 50% de jóvenes entre 16 y 18 años fuma regularmente. Creo que aquí es donde reside el gran problema.

Los jóvenes relacionan el hecho de fumar con la adquisición de aptitudes personales y de una proyección social que aumenten su autoestima. Además, no conocen las consecuencias reales del tabaco, o las que conocen tienen un efecto a largo plazo que no les preocupa.

Por otra parte, es difícil para los adultos castigar a los jóvenes por fumar, ya que ellos mismos lo hacen. Para evitar esto, es necesaria una educación social que conciencie más sobre los efectos del tabaco y que desvincule la relación entre fumar y adquirir confianza en uno mismo.

__________________________________________________________________

Por Laura Granel

El otro día leí una noticia sobre una nueva moda que está surgiendo en los bares y discotecas de Madrid (y se han detectado casos excepcionales en otros sitios como en Mataró). Son aquellos locales que permiten traer el alcohol de casa, consumirlo dentro y depende del sitio hasta guardarlo durante ese fin de semana.Ellos proporcionan los vasos, los hielos y los refrescos.

Un grupo de chicas intercambia la botella de alcohol por una carta de la baraja española, que, ya en la barra, les servirá para canjear su botella. (JORGE PARÍS)

Un grupo de chicas intercambia la botella de alcohol por una carta de la baraja española, que, ya en la barra, les servirá para canjear su botella. (JORGE PARÍS)

Sé que mucha gente estará en contra de estos sitios, pero considero que es una muy buena iniciativa teniendo en cuenta la situación actual.

Creo que es una buena forma de adaptarse como empresa a los tiempos que corren. Ofrecen una nueva opción de bar y discoteca más económica para quien no se pueda permitir pagar los precios de ocio que actualmente hay en el sector.

Como se proporciona un espacio a los jóvenes para que no beban fuera, ellos se evitan así las multas, pero realmente ganamos todos: se da una mejor imagen de la cuidad y se reduce la suciedad y el orín en la calle.

Colillas en las playas, una constante

Por M. F. D.

Playa de La Llana (San Pedro del Pinatar).

Playa de La Llana (San Pedro del Pinatar).

Soy madrileña y de las afortunadas que durante estos meses de verano he podido disfrutar de algunos días en las costas españolas. He estado en playas de levante, del sur y del norte.

En todas y cada una de ellas — independientemente de que tuviera bandera azul, duchas, puesto de socorro, mucha, muchísima o poca gente, extranjeros, españoles, etc…— he sufrido lo mismo.

Consiste en el hecho de que al colocar mi toalla en la arena he tenido que ir quitando las colillas que otras personas han hundido y dejado allí.

Solo pido un poco de conciencia para mantener limpias las playas.

El mal olor de los fumadores

Por Arcadio Fernández Pérez

Alguien se lo tiene que decir:
Los fumadores/as saben el mal olor que desprenden cuando ha acabado de fumar, saben la sensacion desagradable que dejan cuando se sienta a tu lado en el metro o en el bus o cuando entran en un ascensor o en un sitio cerrado.tabaco

Por otro lado los tenemos que aguantar cuando estamos en la parada y nos estan echando el humo en la nuca, o en la propia cara si son mas descarados/as, despues nos tenemos que aguantar con ese olor tan desagradable y asqueroso todo el trayecto y tambien tenemos que aguantar el olor de sus bocas cuando no cesan de toser por este hábito

insano que tienen.

Si estas personas que se adornan tanto al salir de casa con sus modelitos, sus marcas incluso sus caros perfumes, supiesen el desagradable mal olor que les produce el tabaco no volverían a fumar en la vida.

Acoso al cigarrillo electrónico

Por Rafael Molina

Me gustaría denunciar el acoso al que está siendo sometido el cigarrillo electrónico por parte de tabacaleras y farmacéuticas a través de los medios de comunicación. Tengo una tienda de cigarrillos electrónicos en Alcorcón (Madrid) desde hace 2 meses y estoy a punto de echar el cierre por la causa expuesta anteriormente.

Una mujer fumando un cigarrillo electrónico. (Sebastien Nogier / EFE)

Una mujer fumando un cigarrillo electrónico. (Sebastien Nogier / EFE)

Estos lobbies están seguros de que el cigarrillo electrónico sustituirá tarde o temprano al convencional y quieren hacerse con su control atacando a las tiendas especializadas para que desaparezcan. Un día sí y otro también oigo y veo en los medios de comunicación lo perjudicial que es el cigarrillo electrónico sesgando la realidad y suprimiendo que es la alternativa real a fumar tabaco, el cual provoca 6 millones de muerte al año en el mundo. No podemos consentir que siempre el pez grande se coma al pequeño.

El tabaco en el cine y la televisión

Por Fernando Guerrero Barrio

Adriana Ugarte como Sara Quiroga en 'El tiempo entre costuras'. (ATRESMEDIA)

Adriana Ugarte como Sira Quiroga en ‘El tiempo entre costuras’. (ATRESMEDIA)

El tabaco se ha convertido en un componente más de cualquier serie de TV y del cine. Es normal ver cómo en una serie de TV o película se fuma de una forma indiscriminada, con actores jóvenes donde según el guión el fumar se hace necesario, supongo que debido al patrocinio de las empresas tabaqueras y la pasividad del Gobierno.

Así, mientras la publicidad está prohibida en cualquier medio, se permite fumar incluyendo primeros planos de la toma. Es bueno recordar que la Ley 42/2010 en su artículo 9, apartado 3, dice que “se prohíbe en todos los medios de comunicación, incluidos los servicios de la sociedad de la información, la emisión de programas o de imágenes en los que los presentadores, colaboradores o invitados aparezcan fumando o mencionen o muestren, directa o indirectamente, marcas, nombres comerciales, logotipos u otros signos identificativos o asociados a productos del tabaco”.

De hecho, en reportajes en directo se obliga a pixelar la imagen del cigarrillo y no se pueden entrevistar a personas ejerciendo este hábito, pero esto tampoco se cumple.

Creo que la no aplicación de la ley antitabaco en estos medios está induciendo a los jóvenes al consumo de tabaco mostrándolo como una acción natural y por lo tanto pediría al Gobierno que tome medidas sobre este uso indiscriminado del tabaco en la TV y el cine y que conciencien a los directores de la necesidad de colaborar en la erradicación del tabaquismo

¿Dónde está la sensibilidad de este Gobierno a la hora de proteger la salud de los ciudadanos y evitar 50.000 muertes evitables al año?

Navidad, cenas, ‘smartphones’ y ‘vapeo’

Por Desirée Rodrigo

Una persona usando un smartphone. (ACN)

Persona usando ‘smartphone’. (ACN)

¿Alguien es capaz de recordar aquellas interesantes conversaciones presenciales y el olor a tabaco en los bares? Recuerdo aquellas tardes de crepúsculo acelerado cuando mi padre entraba por la puerta de la cocina oliendo a sepia rebozada y a Ducados.

Me siento octogenaria. Ahora entro a un bar y observo a la gente inmersa en su virtualidad real. Unos ligando con mujeres cuyas fotos de perfil han sido editadas por filtros y filtros en Photoshop, Instagram y tropecientos programas más, y los otros contestando mensajes. Lo peor de todo, ese “clinc, clinc, clinc” que se te clava en el cerebro y no te deja vivir. Señores, lo tradicional no está de moda. Si no tienes iPhone y además te has unido a la moda del vapeo, no eres nadie. Cómo te vean con un cigarro en la boca, sí, eres un guarro, un retrógrado, una alimaña social que no es capaz de seguir el flujo de la modernidad. Entonces me pregunto: ¿cómo serán las cenas navideñas? Entre reproducir videos, contestar whatsapps, actualizaciones de estado en Facebook, Twitter, Linkedin y a saber qué páginas más, que ni conozco ni quiero conocer…

Dios mío, señores restauradores, hagan el favor de prohibir esta locura. Que no se pierda la tradición de disfrutar de una grata compañía sin sentirte como “segundo plato”, ni tener que observar que entre mordisco y mordisco el comensal de al lado te vapea en la cara.

Inversión en juegos y casinos

Por Manuel Nogueras

13-09-23-osoMe avergüenza que mi gobierno de la Comunidad de Madrid solo busque inversión en juegos y casinos para reducir las listas del paro. Me avergüenza que gobierne sin un programa para crear empleo. Me avergüenza que se baje los pantalones aceptando las condiciones de un empresario que sabe que las leyes no se pueden hacer a su gusto para obtener sus propios intereses.

Mi gobierno de Madrid no busca inversión para investigación y desarrollo, como lo hace Alemania con sus industrias buscando actividad empresarial. Solo quiere ludópatas enfermos y enfermos de cáncer, donde se tendrán que costear las medicinas con el repago. Mi gobierno no invierte en industria farmacéutica, ni en industria geriátrica, a pesar de que nuestra población dentro de unos años será la más envejecida de toda Europa.

A mayor precio, mayor contrabando

Por Ignacio Montenegro

Cajetilla de tabaco con diseño europeoAdemás de problemas políticos en Gibraltar, cada día entran miles de cajetillas de tabaco de contrabando que se venden en España a un precio inferior al legal y con igual sabor y olor.

Sin embargo, no será la resolución del tema del Peñón lo que termine con estas prácticas. La Unión Europea debate desde hace bastantes meses una nueva directiva contra el tabaco para cambiar la apariencia de las cajas de cigarros creando una ‘cajetilla uniforme’, llena de mensajes amenazadores de muerte, iguales para todas las marcas, sin tener en cuenta el precio, la cantidad de nicotina o la procedencia de los cigarros.

Así que si esto sale adelante los fumadores tomaremos nuestra decisión de compra basándonos únicamente en el precio. Un precio que dudo mucho se mantenga sin subir. Un precio bastante lejano a las cajetillas que entran por Gibraltar que terminarán inundando un mercado desde hace años muy perseguido. Igual sabor y olor pero a menor coste.