Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘circulacion’

Multas cambiantes: primero por circulación prohibida, después por velocidad excesiva

Por Valentín García Rodríguez

91875-240-180

Imagen de archivo de un agente poniendo una multa de tráfico. (S. GONZÁLEZ/ AGENCIAS)

En las Zonas de Prioridad Residencial de la ciudad de Madrid solo pueden circular vehículos de residentes con el distintivo SER y no residentes con autorización del Ayuntamiento.

Llamé a un hostal de una de estas zonas para reservar habitación, le dije que tenía que acceder con vehículo y me pidió la matricula para enviarla al gestor de la base de datos donde revisan las grabaciones de los vehículos que acceden.

Poco más de un mes recibo una multa de 90 euros, por circular por la plaza de Lavapiés número 6. Como tenía la factura del hostal y un escrito del mismo que les pedí, en el que expresa la dueña que ha sido error suyo al olvidarse de enviar la matricula, hice un recurso a la Subdirección General de Gestión de Multas del Ayuntamiento de Madrid sin más preocupación.

Pero los funcionarios atracadores de la Calle Albarracín, una vez que caes en sus redes, ya les da igual los motivos que tengas. Me contestan al recurso que: “El cinemómetro con el que me multaron ha sido revisado perfectamente y que la velocidad por la que multan mi coche es con la que realmente iba el vehículo…”, ¡pero si el recurso no es de velocidad excesiva sino de acceder a una zona restringida!

Como ha pasado el tiempo de pago en periodo voluntario no hay reducción del 50 %, de manera que pago los 90 € y hago un “recurso de revisión extraordinario” para explicar —algo que ellos sabían bien— que no me multan por exceso de velocidad sino por acceder a zona reservada y esta vez con más rapidez me contestan que no se admite a trámite el recurso por no aportar nada nuevo.

Solo me queda la opción de buscar abogado y recurrir vía judicial, a sabiendas de que ningún abogado se va a pringar por recuperar 90 euros.

 

La Sevilla de las bicis y la inconsciencia

Por Daniel Cuenda

Sevilla, la mejor ciudad española para ir en bici. (ATLAS)

Sevilla, la mejor ciudad española para ir en bici. (ATLAS)

A lo largo de los últimos años, Sevilla se ha convertido en un referente del mundo ciclista. Sus 140 kilómetros de carril-bici la hacen una de las mejores ciudades del mundo en este sentido, ayudando al medio ambiente. Por características, la ciudad debería ser un lujo para circular. Sin embargo, esto no es tal. La falta de concienciación de los tres grupos (ciclistas, peatones y conductores) convierte lo que podría ser una relación intachable en un auténtico peligro, como muestran los cuatro atropellos de ciclistas en los últimos meses, además de los no registrados de peatones.

Para empezar, el sistema vial de Sevilla está terriblemente ejecutado. Los semáforos antiguos de Sevilla, los cuales son la gran mayoría, tienen un sistema de cambio de colores instantáneo. Es decir, cuando el semáforo del vehículo pasa de naranja a rojo, el de peatón pasa inmediatamente a verde. No hay tiempo entre medias. Esto, unido a la pésima conducción de parte de la población sevillana donde el naranja significa acelera y el rojo te da uno o dos segundos para cruzar, es un gran peligro para peatones y ciclistas, especialmente para estos últimos que tienen menos tiempo para reaccionar a la infracción del vehículo al ir a más velocidad que el viandante. Como clara representación está el semáforo de Plaza de Armas que une el puente Cristo de la Expiración con el centro de la ciudad, donde en cada ocasión, uno o dos vehículos se saltan el semáforo en rojo, estando en verde para los peatones.

No obstante, las tres partes tienen parte de culpa. Por otro lado tenemos a los ciclistas que dan mala fama al gremio, circulando por la carretera teniendo un carril bici en paralelo, y algunos de ellos, agravando la situación, escuchando música con cascos. Por último, el paso de los años no ha ayudado para que los peatones se acostumbren al carril bici. Muchos de ellos lo cruzan sin mirar, o lo pasean mientras están absortos en la pantalla del móvil, exponiéndose a un accidente.

Sevilla tiene todos los mimbres para ser un ejemplo mundial de circulación, pero hay mucho camino de mejora para que la ciudad deje de ser un grave peligro vial al cual nadie le está prestando atención.

Los ciclistas incívicos son la excepción

Por Francisco Javier Sotés Gil

C:UserslbelenguerPicturesTU BLOGbic0001.JPGLeo que arranca una campaña de sanciones a los ciclistas que incívicamente van por las aceras y jardines de Valencia. Al respecto, la presidenta de la Federación de Vecinos pide que antes de multar se debería hacer una campaña informativa. Me gustaría contestarle a la presidenta que dichas campañas se han ido haciendo desde hace al menos tres años. Se han entregado folletos explicativos antes de multar a los muchos ciclistas que estaban contraviniendo las normas aprobadas por el Ayuntamiento. Además, esta información ha salido en todos los medios de comunicación valencianos y uno mismo, que a veces se atreve a coger la bicicleta, ha entregado a compañeros ciclistas muchos folletos que explicaban las directrices a seguir.

Hay que decir también que muchos ciclistas son personas correctas y van por donde se debe circular. Para ello, los ciclistas disponemos de todas las calles de la ciudad por donde circula el tráfico, además de los carriles bici al efecto y las ciclocalles. Por eso, no entiendo por qué algunos incívicos se burlan de los peatones cuando les llaman la atención por circular indebidamente por las aceras. Está todo muy bien explicado, los que no hacen caso, salvo excepciones, es porque su ego les hace ser y sentirse superiores a las normas de tráfico y a los demás seres humanos.