Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘profesores’

El acoso docente-alumno también debe ser erradicado

Por Sergio de Fuente

Siempre que hablamos o hacemos referencia al acoso escolar, tendemos a pensar en el daño verbal y físico ocasionado entre semejantes; es decir, entre alumnos y alumnas. Sin embargo, hay una realidad que se ha mantenido a la sombra durante todo este tiempo; y que por determinadas circunstancias, hemos eludido e incluso olvidado. Este es el hostigamiento que sufren los alumnos por parte de sus profesores; lo que es conocido con el término “acoso docente-alumno”.

Muchos de ustedes, considerarán que este argumento es un sinsentido; ya que, ¿cómo puede un docente acosar a un alumno? Sería inaudito ¿no creen? Dada la situación, permítanme decirles que esta es una realidad totalmente cierta, y que miles de estudiantes de toda España sufren este contratiempo en silencio.

Una chica víctima de acoso escolar (Gtres).

El acoso docente-alumno, como bien indica su nombre, se produce cuando un maestro generalmente lleno de frustración y de problemas cotidianos, intenta preservarse y aliviar su infortunio denigrando o humillando públicamente a sus alumnos; y, en casos más extremos, agrediéndoles físicamente, lo que es lamentable. Estos, persuadidos por su prerrogativa como docentes, pueden incluso hasta a llegar a coaccionar a los escolares para que guarden silencio y no querellen los hechos ocurridos, ya sea a sus padres o en jefatura.

Por desgracia, hace bastantes años, yo viví este problema en mi antiguo centro escolar; cuando mi profesora de plástica, al no saber dibujar, se reía de mí y me humillaba delante de mis compañeros a los que también importunaba y humillaba en menor medida. De igual forma, lo hacía su compañera con otros alumnos (yo he sido testigo de ello); lo que provocó que años después fuera demandada (por algún progenitor) y despedida del centro escolar.

Ocurrido el incidente con esta señora; mi madre, antigua alumna del centro escolar, decidió acudir a hablar con el director y los jefes de estudio para querellar este suceso. Estos, al no salir de su asombro (o eso parecía), hicieron llamar a dicha profesora, la cual desmintió todo lo declarado; lo que provocó que durante el resto del curso, me siguiera importunando aún más, llegando incluso a amenazarme con suspenderme la asignatura. Dada la situación, y al igual que en la mayoría de los casos de acoso escolar; la dirección y la jefatura de estudios decidieron lavarse las manos en este asunto.

Es muy satisfactorio saber que por fin nos vamos concienciando sobre la verdadera importancia del acoso escolar, tomando medidas para evitarlo y erradicarlo. Sin embargo, considero que las asociaciones contra el bullying, el gobierno (el cual ha aportado un número de teléfono para ayudar a las personas que lo sufren) e incluso algunos programas televisivos como el del señor Jesús Vázquez deberían tener en cuenta este aspecto. Siempre piden a los jóvenes denunciar a su agresor y no callarse cuando sufren hostigamiento por parte de sus iguales, lo que está muy bien. Pero, ¿qué hay de los jóvenes que son hostigados por sus docentes? El término anglosajón, “bullying” engloba todos los tipos de hostigamiento producidos en el ámbito escolar, no solo los producidos por los alumnos.

Personas extraordinarias que te hacen ver la vida de otro modo

Por Anna Aventin Fontanet

Enfermeros con niños hospitalizados (Gobierno de La Rioja).

Personal sanitario con niños hospitalizados (Gobierno de La Rioja).

Soy maestra de educación primaria y llevo en el mundo de la docencia desde hace seis años, pero este año ha sido diferente al resto. He vivido nuevas experiencias y compartido diferentes puntos de vista.

Durante estos últimos meses lo que más me ha hecho enriquecerme como persona y como docente ha sido verte, día a día, cómo avanzabas, te esforzabas, luchabas y sobre todo cómo sonreías ante las adversidades. La energía, entusiasmo y ganas que demuestras cada día son admirables. No todo el mundo tiene esta valentía y coraje para enfrentarse a una realidad tan dura como la tuya, no dejes nunca de luchar, no te dejes vencer, no renuncies a las ganas de vivir.

Estas palabras van dirigidas especialmente a ti A., y también a todos los niños y niñas tan valientes como tú. Gracias por luchar contra la leucemia y hacer frente a una realidad que no es propia de vuestra edad. Tendríais que estar en la escuela con vuestros compañeros jugando, cantando, riendo… y en cambio vivís entre el hospital y vuestra casa.

Como docente, donde he tenido la suerte de compartir ratos con vosotros, quiero daros las gracias por abrirme los ojos a una nueva realidad. Ha sido una experiencia única, incomparable y enriquecedora. Todos vosotros tenéis diferentes puntos de vista que hacen ver la vida de otro modo. Tenéis mucha fuerza y energía, conservarlas hasta el final, esto es lo que os hace personas extraordinarias.

Gracias, muchas gracias.

Evitemos la demonización de las instituciones educativas

Por Cristina de Montemar

Un grupo de niños, aprendiendo inglés en clase (Gtres).

Un grupo de niños, aprendiendo inglés en clase (Gtres).

A raíz de la denuncia del padre de un alumno sobre presuntos abusos de un pederasta en una escuela de Barcelona se han ido sucediendo otras de exalumnos del mismo centro, incluso de algún otro de la misma institución.

Después de muchos años ahora salen a la luz esas agresiones que en su momento las víctimas no se atrevieron a denunciar por razones obvias propias de la edad.

Ante el escándalo provocado conviene observar cierta prudencia en las informaciones para evitar la demonización de una institución docente de gran solvencia pedagógica, en la que profesores y monitores pueden ser cuestionados sistemáticamente por la extraviada actuación de alguno de ellos. Se deberá comprobar con el máximo rigor la veracidad de esa cadena de denuncias, pero sin alentar un linchamiento moral que se convierta en algo parecido a lo que Arthur Miller describe en su famosa obra Las brujas de Salem.

Solo que aquí la hoguera es la estigmatización de un equipo docente que se esfuerza en llevar a cabo una gran labor pedagógica, y para el que hay que reclamar el máximo respeto. Aunque también la mayor diligencia para actuar con la debida severidad contra esos malos hábitos… que no son precisamente los que le son propios a la institución.

 

No se hace nada contra el acoso escolar

Por José Ramón Serrano Jiménez

Tal vez seas uno de los que jugaban al desprecio cuando eras menor, y ahora te horroriza ver algo así. Podría que fueses un jugador neutral. No importa. Porque realmente los niños no tienen la culpa. Al menos, no toda.

Ellos son la última cadena de un eslabón, la mano ejecutora. Un reflejo de lo que se les enseña en casa. El acoso escolar no es algo aislado, no es una excepción; ocurre, y más de lo que pensamos. El problema es que no se hace nada. Y amarga pensar que esto que ha sucedido no incite a actuar, que no se mueva nadie.

Pelea entre varios chicos en el colegio (GTRES).

Pelea entre varios chicos en el colegio (GTRES).

Si desde el hogar no hay una buena educación, el niño se divertirá haciendo sufrir. Muchas veces es debido a la idea de querer ser el mejor, el más fuerte, y eso es porque se populariza el quedar por encima de alguien más débil. No importa si para ello hay que marginar, pegar o insultar al blanco elegido.

No es necesario esforzarse mucho para recibir maltrato. Una discapacidad, ser diferente, o simplemente no querer entrar en el juego de la fuerza. Y ojo, no hablo de peleas esporádicas o insultos “amigables”, que son normales. Aquí hablo de arrinconar, intimidar y apalear a alguien de forma física o psicológica (que es más frecuente) día tras día. Hasta que ocurre que alguien no es lo bastante fuerte para soportarlo y se suicida.

Tampoco el sistema educativo tiene actualmente los mecanismos necesarios para paliar la situación. El profesor apenas interviene en el mundo de los muchachos, y cuando lo hace, suele ser para una regañina o un castigo al “cabecilla”, que en realidad sólo empeora la situación. Lo mismo ocurre si lo cuentas a los familiares cercanos. No hay consecuencias. No se pone freno. Y por eso la víctima elige callarse e intentar afrontar sola la situación. Porque no queda otra.

Y esto sólo se arregla con educación en casa y con mecanismos de control eficaces, mejorando el ambiente escolar. Concienciar a los niños de que hacer esas cosas no te hace ser mejor, sino todo lo contrario. Que el gordo, el sordo o el “empollón” valen tanto como él, o más. Y que son como él.

 

 

 

Sin dinero para educación

Por Ana Arnal

C:UserslbelenguerPicturesTU BLOGeoi0001.JPGDesde hace dos años venimos sufriendo recortes en educación. Explicación: no hay dinero. En el centro educativo donde trabajo han aprovechado el verano para pintar. Resultado: 15.000 euros de dinero público destinado a educación que acaban en las paredes. Mi centro no necesitaba con urgencia esta reforma. Pero la administración no solo pinta en verano, también recorta. En las Escuelas Oficiales de Idiomas de la Comunidad de Madrid, gran parte del profesorado interino con media jornada o un tercio ha visto reducido su horario a un cuarto de jornada. Explicación: no hay dinero. Resultado: en mi escuela hemos perdido tres horas de francés destinadas a refuerzo de la práctica oral. Eso sí, ¡tenemos unas paredes que valen un potosí! ¿Tiene esto alguna explicación?¿No sería más lógico traspasar el importe de la partida presupuestaria de obras a la de actividades docentes?

La educación universitaria vista por una madre

Por Alicia Pinillos

Solo soy la madre de uno de los miles de estudiantes que tiene la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid.

Cuando mi hija comenzó los estudios de Grado en Derecho, le aconsejé que lo hiciera en la UCM, pensando en el prestigio de la Universidad y en una buena formación.

Desde el primer momento, durante la matrícula, ya se vió que el personal no estaba precisamente motivado y dispuesto a ayudar a los nuevos alumnos, pero bueno, eso es algo con lo que cuentas. Le dices a tu hija: “cariño esto no es el colegio, esto es la administración pública, vete acostumbrando”.

Pero eso era solo la punta del iceberg. A cada paso que daba se encontraba con más obstáculos, no hay interés formativo, académico, administrativo ni humano. Ellos quieren formarse, pero todo son zancadillas. Para no hacer esta carta un diario interminable, intentaré hacer un resumen de lo que cualquier estudiante se encuentra durante sus estudios en la citada universidad:

Matrícula anual: te asignan un día determinado y si no has tenido suerte de ser de los primeros, te quedan disponibles los grupos y profesores que no quiere nadie, y ¡no se confundan¡, no es que busquen los que aprueban sin corregir, buscan los que aparecen por clase, los que explican aunque sea algo, los que no se buscan sustitutos de todo el cuatrimestre, los que al corregir sean correctos, etc.Universidad Complutense de Madrid

– Asignaturas que se solapan, ¿cómo puede ser que quien realiza los grupos no se dé cuenta de que un alumno no puede estar en dos clases a la vez? Y tampoco tienes ningún interlocutor válido al que dirigirte. Si además tenemos en cuenta el sistema Bolonia, pasan lista y la asistencia puntúa.

– Los profesores son de la antigua escuela, pero en el peor de los sentidos:

Por ejemplo, el profesor dice: “suspendida por no entregar los trabajos”. “Pero si están entregados, los hicimos durante las clases a las que tiene constancia que asistí”, respondió la alumna. Mi lectura: se han perdido pero no lo voy a admitir. Venga te apruebo pero que no se entere nadie.

Otro ejemplo, en una revisión de examen un alumno: “perdone, ¿puede indicarme en qué ha fallado para haberme suspendido?”. “¡Das demasiada información!”, contestó el profesor.

– Los profesores no merecen llevar ese nombre, solo quieren vender su libro, imprescindible si quieres aprobar. Se buscan sustitutos, tienen otras ocupaciones, no explican las cosas, no corrigen de manera coherente, no motivan porque ellos ya no se acuerdan de qué es eso, llegan tarde a clase o directamente no van y tampoco avisan, no está interesados en la formación, explicación de la materia o cualquier otra tarea que un buen profesional tendría en cuenta. Muchos se limitan a indicar un tema del que deberán hacer una exposición, sin explicación previa ni posterior, ¿dónde está ahí la enseñanza?

– Muchos tienen otras ocupaciones (remuneradas o no) que les ocupa su maravilloso tiempo, por lo que no aparecen y siempre hay sustitutos inexpertos en su lugar.

Para colmo de males la universidad pública ya no merece llamarse así, el recorte en las becas y las subidas de tasas, invitan a todo aquel que pueda a irse a una privada. Por desgracia pertenecemos a esa clase media en vías de extinción, con trabajos mal pagados que solo permiten sobrevivir.

A todo esto se le podrían sumar mil historias y detalles más, pero sólo quiero añadir una, como ya he dicho según Bolonia, el alumno debe estar siempre en clase, así que no tienen la opción de estudio/trabajo para colaborar en el pago de las asequibles tasas, que nos subirán un 20 % este año.

Por todo y más, no puedo dejar de dar las gracias a nuestros gobernantes.

Muchas gracias señores, ya les queda poco para que solo sus hijos y los hijos de sus amigos sean los únicos que campen por las universidades españolas.

Una profesora interina indignada

Por Marta

Soy profesora interina de secundaria que gracias a la Comunidad de Madrid y a los medios acaba de saber que es una malísima profesional además de estar poco preparada. Por fin sé la razón por la que no puedo ni debo trabajar en la educación pública: Sólo soy licenciada en Filología por la Universidad Complutense, Curso de Adaptación Pedagógica (CAP) por la UCM, máster de postgrado universitario en enseñanza bilingüe por la UAH, varios cursos en distintas universidades (incluyendo la universidad de Endicott en USA) y otros tantos de la Comunidad de Madrid, habilitada para impartir el curestudiantes en clasericulum bilingüe, he residido y trabajado en el extranjero, varios títulos de idiomas, de nuevas tecnologías y experiencia como profesora (con compañeros interinos igual o más preparados).

He aprobado dos veces la oposición sin plaza (un 5,9 y 8,23) pero como en la última, a pesar de ir preparada, saqué un 3,6 (reclamé pero nadie me explicó nada, curiosamente ha cambiado el examen y ni siquiera me escucharon hablar en inglés… Igual es que “desaprendo” que da gusto) pues puede que no entre en la lista de interinos para trabajar. Estaba agobiada, pero hoy por fin dormiré más tranquila sabiendo que el problema soy yo y no un sistema injusto. Gracias sra. Figar [consejera de Educación en Madrid], en cuanto me diga cómo formarme me pongo a ello.

Un cordial e ignorante saludo.

En defensa del Colegio de Educación Especial Cruz de Mayo de Hellín, premiado por el Ministerio de Cultura

Por Marta Ferreras (*)

En Hellín (Albacete) hay un centro público de Educación Especial que se ha ganado el reconocimiento de todos los ciudadanos. Se trata del colegio Cruz de Mayo. Los niños y jóvenes que estudian en él son conocidos en la localidad, porque salen a diario a las calles con sus maestros a aprender a desenvolverse en la vida práctica. De puertas adentro, el colegio ofrece servicios como logopedia, psicomotricidad, musicoterapia o fisioterapia, fundamentales para el desarrollo intelectual y físico de estos muchachos. El servicio de fisioterapia no sólo atiende a los niños matriculados en el centro, sino a muchos otros que acuden procedentes de diferentes colegios. Las actividades pedagógicas son innovadoras y variadas: incluyen desde cultivar un huerto a realizar trabajos de artesanía, pasando por lenguajes artísticos como la música, el teatro, la expresión corporal, los cuentos, la pintura o el cine. Los frutos de estas actividades se han mostrado en repetidas ocasiones al público mediante representaciones teatrales, exposiciones de pintura, proyecciones de películas, etc. Todas las obras cinematográficas realizadas en el colegio, tanto de actores como de animación, han recibido premios en festivales nacionales e internacionales. Recientemente el colegio ganó uno de los Premios Crearte por su proyecto pedagógico “El túnel de las sensaciones”, razón por la cual fue distinguido por el Ministerio de Cultura con el título de Centro Creativo.Colegio Hellín

Es evidente que el Cruz de Mayo merece todo el apoyo institucional, pero se encuentra de pronto con una desagradable sorpresa. El trabajo realizado por los profesionales que trabajan en él está a punto de ser derribado por otro tipo de profesionales: se trata de unos cuantos burócratas que hacen números metidos en sus despachos y que han decidido que los niños con necesidades educativas especiales “salen caros”. Si no lo impedimos de algún modo, el Cruz de Mayo será desmantelado el próximo curso. La Consejería de Educación se propone enviar a los alumnos internos a un centro de Albacete, lejos de su entorno escolar y de sus familias, y reubicar a los alumnos externos en algunas aulas sobrantes de otro colegio de Hellín. En tales condiciones será materialmente imposible, por falta de espacio y de recursos humanos, continuar en esta línea de trabajo que, puedo asegurarlo como madre, da buenos resultados. ¿Qué calidad de enseñanza se defiende con esta clase de decisiones?

(*)Miembro de la Asociación de Madres y Padres.

Absentismo escolar… de profesores

Por Ana María Martínez

Estoy ya tan harta de ver, oír y leer de la crisis que hoy como madre me he revelado y voy a decir lo que el resto no se atreve. Voy a lanzar un grito por la generación de los adolescentes de hoy; tengo una hija de 14 años y no puedo dejar de imaginar sin llorar el futuro que le espera. Mi hija no es más guapa ni más fea ni más lista ni más tonta que cualquiera, por lo que creo que no va a ser la única a la que le afecte. EstudiantesOs cuento su historia, ella va a tercero de la ESO, y va porque es “enseñanza secundaria obligatoria” y recalco obligatoria porque de enseñanza secundaria tiene poco; qué necesidad tiene nadie de obligarla a ir a unas clases en las que no tiene profesor (con una media de faltas de profesorado que nadie controla, y estoy  hablando de unas 7-8 horas a la semana, a parte huelgas) y que algunos, cuando van, dedican a soliviantar a menores para su provecho, no dando clase y ocupando el tiempo en contarles sus problemas y lo mal que les trata la vida con los recortes. No pensaríais todos que las notas van a salir de cualquier sitio menos de donde tienen que salir, ¿quién califica a esos profesores que no consiguen tener una media de aprobados decente? ¿Alguien tiene alguna de idea de cómo motivar a un adolescente con este panorama?