Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘matricula’

Cataluña o Andalucía, ¿quién está peor?

Por Rosa Martí Conill

Susana Díaz (EFE).

Susana Díaz (EFE).

Señora Susana Díaz: ¿Sabe que la matrícula de las universidades catalanas es tres veces más cara que en Andalucía?

¿Sabe que en Cataluña pagamos peajes para circular mientras en Andalucía tienen autovías?

¿Sabe cuándo se va acabar el PER?

¿Sabe quién paga todo esto?

Se lo digo clarito: la aportación que hace Cataluña a Hacienda es mucha y esta reparte devolviendo migajas, mientras que a Andalucía le llega un chorro de dinero.

La demagogia es de poco ilustradas y rencorosas.

 

 

Botella o Carmena, da igual, todo vale si hay que multar

Por David Lechuga Fernández

Dos hombres tecleando su matrícula en el parquímetro (Atlas).

Dos hombres tecleando su matrícula en el parquímetro (Atlas).

No hace mucho la Dirección General de Tráfico, retiraba -previa denuncia del propio sindicato de la Guardia Civil-, el incremento de productividad que cobraban los agentes en función del número de denuncias cada mes. Parece que este mismo criterio de cantidad es el que sigue el Ayuntamiento de Madrid y su servicio jurídico a la hora de perseguir a los administrados que sufrimos diariamente las zonas verde y azul.

Tan solo un ejemplo personal del que puedo dar fe y tengo pruebas, y recurso por supuesto. Después de pagar durante dos horas la correspondiente cantidad por su uso de la zona verde (la más cara de las dos), me encuentro una multa del supuesto agente de movilidad de turno, por confundir el orden de números y letras de mi matrícula. Es decir, me multaban después de pagar 60 euros por poner 567… VG…, en vez de VG… 567… Si esto es razón suficiente para que los controladores puedan denunciar incluso después de pagar, se pueden imaginar qué otras razones pueden esgrimir en pos de la persecución diaria de los sufridos administrados que después de recorrer unas cuantas calles buscando sitio, tienen que pagar cualquier mínimo despiste en su alquiler.

¿Cuáles serán entonces las órdenes en su servicio jurídico para aprovecharse del desconocimiento legal de la mayoría de los administrados, que no tendrían por qué tener que defenderse de quién se supone que los tiene que proteger, y ser ejemplo en el cumplimiento de la ley?

Podría dar algunos ejemplos que tengo archivados por ser parte en alguno de esos procedimientos, o haber sido representante legal de otros administrados en los mismos. Y para que nadie dude de que en esta queja no hay ningún matiz ideológico en contra del actual equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid, puedo decir (y demostrar también), que tenía los mismos problemas y las mismas quejas cuando gobernaba la Sra. Botella. Con lo cual, se deduce que el problema debe ser otro.

Y dicho esto, no estaría de más que la Sra. Carmena, ex-juex y renombrada jurista como de todos es sabido, investigara qué pasa en ese servicio jurídico. Yo estoy dispuesto a darle mi versión (con pruebas gráficas que la avalan) de los hechos.

Un poco de humanidad a la hora de sancionar en las zonas azules

Por Guiomar María Montero Estravís

Un operario pintando una zona azul en Madrid (Jorge París).

Un operario pintando una zona azul en Madrid (Jorge París).

He estacionado en una calle del centro de Madrid en zona azul. Normalmente utilizo para pagar el estacionamiento una de las aplicaciones móviles destinadas a tal efecto. Nada más aparcar, a las 16:05 he visto pasar a una controladora y he estado a punto de avisarle de que no se molestase en comprobar mi matrícula porque iba a realizar el pago vía móvil, pero como estaba diluviando y no tenía paraguas, he decidido dejarlo pasar y he realizado el pago mientras caminaba hacia mi destino. El ticket se ha validado correctamente a las 16:06.

Cuando al volver al coche una hora y media después, cuál no será mi sorpresa al encontrarme una sanción. Lógicamente he pensado que igual se me había pasado la hora (por un par de minutos como máximo) y cuando voy a proceder al pago de los 4€ correspondientes a tamaña perversidad, observo que es una sanción no anulable y al fijarme en la hora compruebo ‘ojiplática’ que esta es de las 16:07, es decir, dos minutos después de haber estacionado y un minuto después de haber validado mi ticket.
Evidentemente, la sanción me la van a retirar, pero quería llamar la atención sobre el hecho de que en dos minutos no te da tiempo ni siquiera de sacar el ticket en el parquímetro, y si hay cola, como sucede a menudo, ni siquiera con 10 minutos llegas, porque hay gente que se equivoca y tiene que volver a empezar.

El mío no es un caso aislado, hace cosa de un mes a mi hermano le sucedió lo mismo, con el agravante de que le pusieron una multa mientras iba a por cambio para el parquímetro y había dejado a sus tres hijos dentro del coche. Yo por mi parte voy a poner una reclamación al ayuntamiento y animo a la gente a que haga lo mismo, a ver si nos empiezan a tratar con un poco de humanidad.

La boina gris de Madrid

Por Agustín Arroyo Carro

Mi querido abuelo Jesús llevaba en sus últimos años una boina negra. Madrid la lleva casi siempre sobre su cielo azul, pero es gris y de distinta naturaleza, claro. Madrid exhibe , por desgracia, el tocado de una boina gris espesa compuesta de gases tóxicos y diferentes partículas nocivas contaminantes en suspensión. El ayuntamiento de la capital previene, avisa y toma algunas medidas respecto al tráfico rodado por la M-30 y al no aparcar en la almendra central de Madrid. Incluso puede ocurrir que tenga que tomar medidas más drásticas si persiste la falta de lluvia.

Madrid, con su 'boina' de polución (Jorge París).

Madrid, con su ‘boina’ de polución (Jorge París).

Pero ya hay trompetillas en medios conservadores que empiezan a anticiparse a las quejas, por si se toman medidas más duras a corto plazo. Hablan ya con ligereza y mala baba de represión de la libertad para usar o no el coche, por si se utilizara el método de alternar el uso del coche en días alternos según el número par o impar de las matrículas. Esto ya se hecho muchas veces en grandes ciudades del mundo por estricta necesidad de salud pública.

Estos neoliberales españoles serían capaces de no poner ninguna medida, como ya vimos con Ana Botella, o incluso llegar a los niveles venenosos de Pekín, por un torpe concepto de libertad irrestricta, mal entendido. No hay mejor ciego que el que no quiere ver y mayor bobo que el que se niega a entender y razonar con sensatez lógica y un mínimo de conciencia ecológica.

 

 

Vergonzosas colas en la Escuela Oficial de Idiomas de Valencia

Por Eduardo Olmos Mas

Me encuentro en una cola de más de medio kilómetro que casi da la vuelta a la manzana de la Escuela Oficial de Idiomas de Valencia. Vengo a matricular a mi madre a quien, a pesar de haber obtenido la plaza en el sorteo oficial, se le ha negado la matrícula en el periodo ordinario alegando motivos arbitrarios e injustos.

Escuela Oficial de Idiomas

Colas para matricularse en la EOI de Murcia y entrada a la EOI de Valencia. (ARCHIVO)

No imagináis cuál ha sido mi sorpresa cuando, aun llegando 1 hora antes de la apertura, me he encontrado semejante cola.

He tenido un flashback a hace 15 años cuando yo me matriculaba… Es de absoluta vergüenza que, en los tiempos que corren, el procedimiento de asignación de las vacantes siga siendo por acampada, cola y entrega de papelito. Un poco de interés y profesionalidad por favor, hay recursos humanos y tecnológicos más que suficientes para hacerlo mejor.

Multa de aparcamiento por equivocarme en la matrícula

Por Victoria Capilla de Fayos

Estimado lector, si tiene mala memoria no vaya a Madrid. No vaya aunque lea carteles de ‘Bienvenidos a Madrid’ y no se deje persuadir por algún anuncio atractivo en televisión o internet. No vaya al menos sin pasar por algún curso, o concurso, que le haga mejorar su memoria mecánica para cifras y letras.

Si a pesar de ello debe acudir a ‘la capi’ a hacer gestiones urgentes, use el transporte público aunque los precios de autobuses, trenes y metro se hayan disparado recientemente. Si finalmente opta por el automóvil, por comodidad, nocturnidad o imperiosa necesidad, aunque sea tomando prestado el de un amigo, asegúrese de que aprende cuidadosamente las cifras y números de la matrícula, y en el orden correcto.

Y ello no porque los agentes de tráfico en carretera le vayan a interrogar sobre esos pormenores con los ojos vendados, sino porque el Ayuntamiento de la capital ha hecho uso de los siempre escasos recursos presupuestarios para instalar nuevos parquímetros.

Un usuario intenta sacar un tique en uno de los parquímetros inteligentes de Madrid. (JORGE PARÍS)

Un usuario intenta sacar un tique en uno de los parquímetros inteligentes de Madrid. (JORGE PARÍS)

Caros artilugios que no le piden solo el pago, sino también detalles de identificación de su vehículo, no sea que vaya a aparcar anónimamente. Si el parquímetro está ubicado a cierta distancia de su vehículo, deberá tener la memoria ejercitada, o la ‘chuleta’ con la matrícula a mano, puesto que no se le expedirá el comprobante de pago sin esa información.

Y, ¡ay de usted si introduce un número o letra incorrectos! ¡Llame al amigo que le ha dejado el coche antes de arriesgarse a cometer tal error! ¡Abuse del tiempo y paciencia de su amigo como el Ayuntamiento de Madrid abusa de su intimidad y buena disposición ciudadana!

O dispóngase a contribuir y enjugar déficits municipales de variada causa (pero no debidos a timidez recaudatoria). De nada le valdrá dejar el comprobante de aparcamiento visible en el coche, ni respetar el límite de tiempo. Pagará 60€ por equivocarse en un número o letra –siquiera sea en el orden de los mismos.

Dirigirse amablemente al ‘agente de movilidad’ responsable no suple su yerro. Su mala memoria y escasa familiarización con la capital le hacen merecedor de sanció. Usted no es un político famoso y la conversación puede incluso acabar mal… no ya por subirse a una acera o interrumpir el carril bus, sino por una simple errata en el orden de tres letras.

¡Ah! la sanción no es anulable ni le informa de dónde hacer un pronto pago, no sea que le vaya a salir por menos… Recurra, ¡recurra usted, si gusta! Bienvenidos a Madrid.

Matrículas universitarias a precios desorbitados

Por Laura Magaña

Como cada año por estas fechas, esta estudiante de Comunicación Audiovisual en la Universidad Complutense de Madrid, se echa las manos a la cabeza a la hora de hacer la matrícula.

Lo curioso es que matriculándome de menos asignaturas, ¡cada año pago más! Que baje Dios y me lo explique, o Rajoy desde una tele de plasma, porque la evolución es indignante:

1º Año, curso 10/11, 10 asignaturas de primera matrícula, 767,54 euros. De acuerdo, un precio razonable para una universidad pública.

2º Año, curso 11/12, 10 asignaturas de primera matrícula 771,60 euros. Bueno, ha subido cuatro eurillos de un año para otro, lo normal, sin mucha importancia.

3º Año, curso 12/13, 7 asignaturas de primera matricula, ¡895 euros! Estupendo, no solo me quedo sin realizar las asignaturas que me gustaría porque no hay plazas para tanto estudiante que la solicita, sino que encima por menos asignaturas, ¡me cobran más!

Facultad de Ciencias de la Información de la UCM. (ARCHIVO)

Facultad de Ciencias de la Información de la UCM. (ARCHIVO)

4º años, curso 13/14, 6 asignaturas de primera matrícula, 972 euros. Otro año igual, me quedo sin plaza en ciertas asignaturas a la hora de hacer la matrícula, y me cobran por menos asignaturas casi 100 euros más que el año pasado, no encuentro explicación lógica.

Este curso debería haber terminado la carrera, pero por desgracia no ha sido así. Tendré que matricularme en las siete asignaturas que no pude hacer los cursos anteriores porque no había plazas. Siete asignaturas, 1.134 euros. No hay palabrotas en el mundo para describir mi indignación.

Un curso (10 asignaturas) hace cuatro años costaba 767 euros, un curso hoy en día cuesta más del doble (1.620). ¿A qué se debe esta subida? ¿Nos han dado mejores materiales? ¿Hay más profesores? ¿Menos alumnos por clase?

No, no y no, hemos tenido que aguantar clases de 100 personas, 10 cámaras fotográficas para grupos de 80, estar más de un mes a la espera de que un profesor se encargase de cierta asignatura, que dividan la clase a la hora de hacer prácticas porque somos demasiados por profesor (lo que conlleva a dividir el tiempo de clases), que la gente se quede sin realizar las asignaturas que le gustaría porque no hay suficientes plazas

Es para mear y no echar gota, no me hubiera importado la subida si la hubieran justificado con mejoras, ¿pero más por menos? No sé, que me llamen cría ignorante, pero si cada año hay menos profesores, menos becas, no renuevan materiales, pero pagamos el doble, ¿a dónde leches va tanto dinero?

La educación universitaria vista por una madre

Por Alicia Pinillos

Solo soy la madre de uno de los miles de estudiantes que tiene la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid.

Cuando mi hija comenzó los estudios de Grado en Derecho, le aconsejé que lo hiciera en la UCM, pensando en el prestigio de la Universidad y en una buena formación.

Desde el primer momento, durante la matrícula, ya se vió que el personal no estaba precisamente motivado y dispuesto a ayudar a los nuevos alumnos, pero bueno, eso es algo con lo que cuentas. Le dices a tu hija: “cariño esto no es el colegio, esto es la administración pública, vete acostumbrando”.

Pero eso era solo la punta del iceberg. A cada paso que daba se encontraba con más obstáculos, no hay interés formativo, académico, administrativo ni humano. Ellos quieren formarse, pero todo son zancadillas. Para no hacer esta carta un diario interminable, intentaré hacer un resumen de lo que cualquier estudiante se encuentra durante sus estudios en la citada universidad:

Matrícula anual: te asignan un día determinado y si no has tenido suerte de ser de los primeros, te quedan disponibles los grupos y profesores que no quiere nadie, y ¡no se confundan¡, no es que busquen los que aprueban sin corregir, buscan los que aparecen por clase, los que explican aunque sea algo, los que no se buscan sustitutos de todo el cuatrimestre, los que al corregir sean correctos, etc.Universidad Complutense de Madrid

– Asignaturas que se solapan, ¿cómo puede ser que quien realiza los grupos no se dé cuenta de que un alumno no puede estar en dos clases a la vez? Y tampoco tienes ningún interlocutor válido al que dirigirte. Si además tenemos en cuenta el sistema Bolonia, pasan lista y la asistencia puntúa.

– Los profesores son de la antigua escuela, pero en el peor de los sentidos:

Por ejemplo, el profesor dice: “suspendida por no entregar los trabajos”. “Pero si están entregados, los hicimos durante las clases a las que tiene constancia que asistí”, respondió la alumna. Mi lectura: se han perdido pero no lo voy a admitir. Venga te apruebo pero que no se entere nadie.

Otro ejemplo, en una revisión de examen un alumno: “perdone, ¿puede indicarme en qué ha fallado para haberme suspendido?”. “¡Das demasiada información!”, contestó el profesor.

– Los profesores no merecen llevar ese nombre, solo quieren vender su libro, imprescindible si quieres aprobar. Se buscan sustitutos, tienen otras ocupaciones, no explican las cosas, no corrigen de manera coherente, no motivan porque ellos ya no se acuerdan de qué es eso, llegan tarde a clase o directamente no van y tampoco avisan, no está interesados en la formación, explicación de la materia o cualquier otra tarea que un buen profesional tendría en cuenta. Muchos se limitan a indicar un tema del que deberán hacer una exposición, sin explicación previa ni posterior, ¿dónde está ahí la enseñanza?

– Muchos tienen otras ocupaciones (remuneradas o no) que les ocupa su maravilloso tiempo, por lo que no aparecen y siempre hay sustitutos inexpertos en su lugar.

Para colmo de males la universidad pública ya no merece llamarse así, el recorte en las becas y las subidas de tasas, invitan a todo aquel que pueda a irse a una privada. Por desgracia pertenecemos a esa clase media en vías de extinción, con trabajos mal pagados que solo permiten sobrevivir.

A todo esto se le podrían sumar mil historias y detalles más, pero sólo quiero añadir una, como ya he dicho según Bolonia, el alumno debe estar siempre en clase, así que no tienen la opción de estudio/trabajo para colaborar en el pago de las asequibles tasas, que nos subirán un 20 % este año.

Por todo y más, no puedo dejar de dar las gracias a nuestros gobernantes.

Muchas gracias señores, ya les queda poco para que solo sus hijos y los hijos de sus amigos sean los únicos que campen por las universidades españolas.

Salvaguardemos la calidad de nuestros oficios artísticos

Por Teresa Álvarez Sánchez

Esta semana se suceden las protestas ante la falta de profesorado en la Escuela de Arte La Palma, situada en el castizo barrio de Justicia, en el centro de Madrid. El lunes se paralizaron las clases y se realizó una protesta pacífica en la puerta de la Escuela para reclamar que se incorporen inmediatamente los 8 profesores que faltan. Después de un mes de iniciado el curso escolar, este año con la sorpresa de tener que pagar 180 euros de tasas, alumnado de bachillerato de Artes, y ciclos de formación superior se encuentran sin poder cursar algunas de sus asignaturas principales como dibujo artístico, vidrieras, ebanistería, etc.

La protesta terminó con la redacción de un escrito consensuado para llevar a la Consejería de Educación y la recogida de firmas entre el alumnado y vecinos y comerciantes del barrio que sienten simpatía por la escuela y los estudiantes de la misma pues forma parte del barrio. El martes se presentaron todas las reclamaciones en la Consejería. La escuela lleva sufriendo las consecuencias de los recortes desde el año pasado, donde los valiosos volúmenes que forman su biblioteca, muchos de ellos, descatalogados e imposibles de encontrar en otras bibliotecas o en el comercio, se quedaron sin la atención de la figura del bibliotecario, aliado imprescindible en la formación del alumnado.

España es un país con una larga tradición artística y uno de los mejores Patrimonios artísticos del mundo. Las Escuelas de Arte preservan ese buen “saber hacer” nuestro, al mismo tiempo que lo actualizan para resultar competitivos en los tiempos contemporáneos. No nos llevemos las manos a la cabeza ante la restauración aficionada del Ecce Homo y salvaguardemos la calidad de nuestros oficios artísticos. Son nuestra mejor marca.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Sobre el precio de la matrícula universitaria según la facultad en que se estudie

Por Natalia T.

El lunes sacasteis un artículo en el que se comentaban los precios de las matrículas universitarias y se comparaba el coste de la matrícula en Catalunya y otras comunidades autónomas y que el sobrecoste en algunos casos es de alrededor de 1.000 euros al año. Me gustaría compartir mi experiencia: estudio Enfermería (que, por cierto, junto a Medicina es la carrera más cara) en la Universidad de Barcelona-Escola d’Infermeria de Belvitge; el año pasado fraccioné el pago de la matrícula y me costó alrededor de 1.660 euros, este año matricular 60 créditos me hubiera costado más de 2.300 euros y a eso hay que sumarle los gastos de gestión de matricula de la Universidad, que se desconocen hasta el momento de la matrícula.

Este año en Catalunya se ha instaurado un sistema de precios en función de la renta familiar. En mi caso soy una persona emancipada y tanto yo como mi pareja tenemos la suerte de estar trabajando en estos momentos, por lo que me toca pagar el precio más alto 39,53 euros por crédito. Pues bien, si esta misma situación ocurriera en Jaén pagaría 12,20 euros por crédito, significa que cursar el grado de enfermería en Barcelona cuesta el triple que en Jaén. Entiendo que los datos que manejáis se refieren a la media, pero me gustaría aclarar que en algunos casos ese sobrecoste se triplica.

http://www.matriculauniversitaria.cat/
http://www.ujaen.es/serv/sga/secrvirt/matr/precios.html