Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘aparcar’

Que seas bombero no quiere decir que puedas aparcar en cualquier sitio

Por Ignacio Peinado

Coches invadiendo la salida del parque de bomberos de la Calle Imperial (Ignacio Peinado).

Coches invadiendo la salida del parque de bomberos de la calle Imperial (Ignacio Peinado).

Es vergonzoso el estado en el que se encontraba esta mañana la salida de bomberos de la calle Imperial en Madrid. Les comento que la mayoría de los coches aparcados en batería, doble-triple fila son de los mismos bomberos, quienes además ocupan el parking de motos y la zona reservada para carga y descarga en la misma calle antes de llegar a la calle Toledo. Y no es la primera vez que pasa. Soy vecino de la zona y puedo asegurar que todas las mañanas es la misma historia.

Debe ser que les pagan poco y no tienen para el parking. También se han hecho unos letreros en los que pone “Parque de bomberos”. Por lo tanto, yo voy a hacer otro cartel que ponga “Reformas”, que así igual también me dejan aparcar por la cara en todos los sitios.

Y es que el día que haya algún incendio por la zona, los bomberos van a tardar en llegar más de la cuenta. Nos están poniendo en peligro.
Por favor denunciemos estas situaciones aunque sean los bomberos, ya que los policías municipales no quieren o no se atreven a denunciarlo por no buscar situaciones embarazosas con este colectivo.

Un poco de humanidad a la hora de sancionar en las zonas azules

Por Guiomar María Montero Estravís

Un operario pintando una zona azul en Madrid (Jorge París).

Un operario pintando una zona azul en Madrid (Jorge París).

He estacionado en una calle del centro de Madrid en zona azul. Normalmente utilizo para pagar el estacionamiento una de las aplicaciones móviles destinadas a tal efecto. Nada más aparcar, a las 16:05 he visto pasar a una controladora y he estado a punto de avisarle de que no se molestase en comprobar mi matrícula porque iba a realizar el pago vía móvil, pero como estaba diluviando y no tenía paraguas, he decidido dejarlo pasar y he realizado el pago mientras caminaba hacia mi destino. El ticket se ha validado correctamente a las 16:06.

Cuando al volver al coche una hora y media después, cuál no será mi sorpresa al encontrarme una sanción. Lógicamente he pensado que igual se me había pasado la hora (por un par de minutos como máximo) y cuando voy a proceder al pago de los 4€ correspondientes a tamaña perversidad, observo que es una sanción no anulable y al fijarme en la hora compruebo ‘ojiplática’ que esta es de las 16:07, es decir, dos minutos después de haber estacionado y un minuto después de haber validado mi ticket.
Evidentemente, la sanción me la van a retirar, pero quería llamar la atención sobre el hecho de que en dos minutos no te da tiempo ni siquiera de sacar el ticket en el parquímetro, y si hay cola, como sucede a menudo, ni siquiera con 10 minutos llegas, porque hay gente que se equivoca y tiene que volver a empezar.

El mío no es un caso aislado, hace cosa de un mes a mi hermano le sucedió lo mismo, con el agravante de que le pusieron una multa mientras iba a por cambio para el parquímetro y había dejado a sus tres hijos dentro del coche. Yo por mi parte voy a poner una reclamación al ayuntamiento y animo a la gente a que haga lo mismo, a ver si nos empiezan a tratar con un poco de humanidad.

La boina gris de Madrid

Por Agustín Arroyo Carro

Mi querido abuelo Jesús llevaba en sus últimos años una boina negra. Madrid la lleva casi siempre sobre su cielo azul, pero es gris y de distinta naturaleza, claro. Madrid exhibe , por desgracia, el tocado de una boina gris espesa compuesta de gases tóxicos y diferentes partículas nocivas contaminantes en suspensión. El ayuntamiento de la capital previene, avisa y toma algunas medidas respecto al tráfico rodado por la M-30 y al no aparcar en la almendra central de Madrid. Incluso puede ocurrir que tenga que tomar medidas más drásticas si persiste la falta de lluvia.

Madrid, con su 'boina' de polución (Jorge París).

Madrid, con su ‘boina’ de polución (Jorge París).

Pero ya hay trompetillas en medios conservadores que empiezan a anticiparse a las quejas, por si se toman medidas más duras a corto plazo. Hablan ya con ligereza y mala baba de represión de la libertad para usar o no el coche, por si se utilizara el método de alternar el uso del coche en días alternos según el número par o impar de las matrículas. Esto ya se hecho muchas veces en grandes ciudades del mundo por estricta necesidad de salud pública.

Estos neoliberales españoles serían capaces de no poner ninguna medida, como ya vimos con Ana Botella, o incluso llegar a los niveles venenosos de Pekín, por un torpe concepto de libertad irrestricta, mal entendido. No hay mejor ciego que el que no quiere ver y mayor bobo que el que se niega a entender y razonar con sensatez lógica y un mínimo de conciencia ecológica.

 

 

Cuando la policía local estaciona mal y, además, se niega a personarse

Por Luis V. D.

Mientras circulaba por la avenida de los Toreros (Madrid) me he encontrado un vehículo mal estacionado invadiendo el carril derecho (preferente para bicis). Esto me ha obligado a cambiar mi trayectoria invadiendo el carril central con riesgo de colisionar con otros vehículos. La sorpresa, y a la par indignación, ha llegado al rebasar el vehículo y ver que era un furgón de agentes de movilidad, que estos estaban recostados en sus asientos y que delante del vehículo tenían un trípode con un radar.

Vehículo de Movilidad en carril bici

El furgón de Movilidad y el trípode. (LUIS)

No alcanzo a entender que el ansia por multar lleve a un agente a estacionar un vehículo indebidamente (pese a existir huecos libre en la calle), con la única finalidad de ocultar un radar de trípode y poniendo en peligro la circulación en ese punto. El vehículo no tenía encendido ningún luminoso que indicara una situación de emergencia o de desvío por carril ocupado e invadía parcialmente un cruce. Tampoco había, de forma previa, la correspondiente señalización de radar.

Ante esta anómala situación y para prevenir accidentes a los ciclistas que circulaban por la zona y tenían que cambiar de carril para esquivar el vehículo, he optado por llamar al 092 para solicitar la presencia de agentes que pudieran valorar y corregir el riesgo generado por sus compañeros. La mujer que me ha atendido me ha dicho que un policía municipal no acudirá nunca a una llamada para denunciar a un compañero.

Si la anterior situación me indignó, esta otra ya me sacaba de mis casillas. Nunca imaginé una actitud tan mafiosa en un cuerpo de seguridad que presta un excelente servicio en esta ciudad. La llamada la realicé sobre las 9:07. Lo indico para que localicen a esa agente y que, por favor, no vuelva a atender una llamada desde centralita, porque si bien se podría valorar la lealtad a sus compañeros en esta ocasión ha rozado el delito.

Gorrillas: quiero aparcar sin miedo

Por Belén Moreno

El problema de los gorrillas es una realidad sevillana tan anclada como nuestra Giralda. Qué les voy a contar si ha sido, es y -por desgracia- será un tema en boca de todos los hispalenses. Promesas que no valen nada, nada, nada, nada, en bocas de alcaldes que no experimentan este acoso desde el asiento trasero de sus coches oficiales. Y mientras tanto, ciudadanos que vivimos coaccionados, atemorizados, amenazados.

Un gorrilla en la calle Torneo de Sevilla. PACO PUENTES (ARCHIVO)

Un gorrilla en la calle Torneo de Sevilla. PACO PUENTES (ARCHIVO)

Comencé a tomar conciencia de la verdadera necesidad de erradicar definitivamente esta práctica ilegal hace sólo unos meses. Mi rutina de trabajo me obliga a aparcar en los alrededores de la estación de Santa Justa y, desde el primer día, comencé a sufrir el acoso de un gorrilla que no sólo me ha molestado: me ha afectado. Me atrevo a afirmar que mi condición de mujer joven lo fortaleció. Así es de triste.

Ayer por fin me decidí a escribir esta carta, motivada por el hecho de que, además del maltrato verbal, ha dañado mi vehículo. Un rayado de llave, de esos que todo sevillano ha sufrido y que nadie puede demostrar. Pero su llave ha abierto la puerta de mi reflexión, e incluso la de mi esperanza: Si levantamos la voz, ¿podremos cambiar nuestra ciudad? Si dejamos de temer sus amenazas, ¿podremos acabar con este abuso? Sólo espero que este comunicado sea un granito entre muchos otros, en una montaña de reclamaciones que logre defender nuestro derecho. El derecho a aparcar sin miedo.

Multas: El Ayuntamiento de Madrid se financia gracias a sus propios errores

Por Manuel Hernández Serra

Una multa ilegal puede suponer estar un año sin recibir tu dinero. Parece mentira pero no. Un día de carnaval, domingo y festivo, aparcas para asistir a una fiesta. Como sabes que el Ayuntamiento está al acecho con las multas, compruebas hasta tres veces si el vehículo está correctamente estacionado. Ves una señal: “Prohibido aparcar laborables de 8:00 a 20:00”. Y tú, que sacaste buena nota en el carnet, repasas in situ las limitaciones y llegas a la conclusión de que siendo no laborable (es domingo) y siendo además festivo, tu coche está correctamente aparcado y encima en la carrera de San jerónimo, al lado del Congreso, lo que debería darte aun más seguridad.

Pero lo que nunca imaginaste es que en carnaval no todos los disfraces lo son. Hay algunos lobos que salen por la noche en busca de carnaza y que hoy sea la festividad del disfraz es mera casualidad, sobre todo para este tipo de animales nocturnos que acechan cada noche a los madrileños. Sorprendente es que cuando llegues a por tu coche no esté, pero más aún es que cuando llames a la policía te informen de que está en el depósito a 5 kilómetros, que tu coche se lo ha llevado la grúa y que si quieres tienes que ir andando. Aunque tengas un esguince en el pie.

Cuando llegas al depósito de Colón pides explicaciones y, evidentemente, exiges que te lo devuelvan inmediatamente. El personal arguye que eso no lo pueden hacer y que la única forma de sacar el coche es pagando 155 euros y luego ya te vas tu a reclamar lo que quieras. Vamos, que te “roban” el coche y luego te vuelven a robar los mismos tipejos. Como no eres como ellos, pagas, pensando ya en la reclamación que vas a poner. Eso sí, ya te han estropeado toda la noche.Multa

Al día siguiente elaboras un escrito ante el Ayuntamiento donde alegando falta de veracidad en la acusación de que el coche estaba mal aparcado y aportando fotografías que lo atestiguan; esperas convencer de que un agente de movilidad ha hecho caso omiso de la señal  y ha cometido el error de ponerte una multa. Pero no contento con ello también ha llamado a la grúa. Es decir, primero disparo y luego pregunto…

Tras la negativa en la primera respuesta, vuelves a mandar alegaciones y te responden con una sutil amenaza sugiriendo que si continúas con la denuncia tendrás que pagar 60 euros ganes o pierdas el recurso. Aquí es cuando te sientes como en el casino, jugando una partido de poker donde ya no importa lo que pierdas, lo que importa es lo que vas a perder a partir de ahora si te arriesgas. Pero como las injusticias están hechas para combatirlas, decido seguir adelante aun pudiendo perder 215 euros en total, más mi tiempo, que es lo más caro de todo.

De repente, te llega la resolución de la multa por aparcamiento que también recurriste y te informan de que efectivamente se debe a un error y que se procede al sobreseimiento. Este organismo, al menos no es tan prepotente y admite que el guardia se ha debido de equivocar. Sin embargo, con el otro recurso de la grúa sigues adelante alegando también que te han dado la razón al eliminar la multa impuesta por aparcamiento.

Tras muchos meses de espera llega finalmente la resolución de la misma donde “los lobos” te dan la razón y admiten que esa noche fueron de cacería. Pero claro, para que sea políticamente correcto le echan las culpas al agente de movilidad. Entonces te alegras porque se ha hecho justicia, y sin embargo es ahora cuando empieza el calvario. ¿Que el Ayuntamiento te va a devolver un pago? Vamos, aunque sea verdad, con lo mal que están de dinero, esto no será instantáneo.

Pues bien, llamas, y llamas y llamas y te dicen que están de mudanza y luego que no les consta ningún expediente, y posteriormente que no es su competencia, que llames a este número y al otro y al de más allá. Luego que ha habido un error interno que no te pueden contar y que en unos meses estará listo. Y así pasa el tiempo… Es decir, una enmarañada red de burocracia ineficaz para que te devuelvan el dinero que te han quitado injustamente.

Vamos, que el Ayuntamiento de Madrid me ha robado el coche, me han sustraido 155 euros y además yo he estado financiándoles durante un año con mi dinero. Un sistema genial, perfecto, pensado hasta el más mínimo detalle. No sé si animar a todos aquellos que tengan una multa ilegalmente emitida a que la reclamen o directamente a que no la paguen porque casi te sale más barato terminar pagándola dentro de un año, como hace el Ayuntamiento, aunque sea a la fuerza.