BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Quién fue… Árpád Weisz: el entrenador del Inter que murió en Auschwitz

Árpád Weisz (WIKIPEDIA).

Vamos a volver a tratar una de las épocas más oscuras de la historia de la Humanidad y vamos a hablar del Holocausto. Entre todos los millones de personas que perecieron en él, hubo muchos deportistas. Hoy voy a hablaros de un entrenador que no salió vivo del infierno nazi: Árpád Weisz.

Árpád Weisz nació el 16 de abril de 1896 en Solt, Imperio Austro-Húngaro, hoy Hungría. Nació en el seno de una familia judía y en 1922 debutó como profesional en el Törekvés, como ala izquierda. Ese mismo año debutó con la selección húngara, y estuvo en los Juegos Olímpicos de 1924, aunque no llegó a jugar ningún partido. Ese año venía de jugar en el Maccabi de Brno checo, uno de esos equipos judíos centroeuropeos que existían antes de la II Guerra Mundial. Tras los Juegos se fue a Italia, a jugar en el Alessandria, y un año más tarde, firmó por el Inter.

Colgó las botas en 1926 en el equipo milanés y tras un periodo de formación en Sudamérica, debuta como segundo entrenador ese mismo 1926 en el Alessandria. Unos meses después llega al Inter y allí, con 34 años de edad, hace al equipo neroazzurro campeón. Todavía hoy sigue siendo el entrenador más joven en ganar un Scudetto. Además, está en su haber ser el descubridor de una leyenda del fútbol mundial como es Giuseppe Meazza. Siguió en el Inter hasta 1931, tras lo que se fue a entrenar al Bari, al que consigue salvar del descenso. Al año siguiente regresa al Inter y dos temporadas después firma por el Novara. En 1935 se va al Bolonia, equipo con el que ganó dos Scudetti y el torneo Internacional de la Exposición Universal de París, al imponerse al Chelsea por 4-1.

En 1938, las leyes raciales del Partido Fascista obligan a Weisz, a su mujer Elena y a sus hijos Roberto y Clara a abandonar Italia. Se instalan en París y poco después en un país más amigable para los judíos como Países Bajos. Allí se hace cargo en 1938 del Dordrecht, al que en la primera temporada salva del descenso y en la segunda hace quinto en la Liga. Pero los alemanes invaden Holanda en 1940.

La familia es internada en el campo neerlandés de Westerbork, pero poco después los dividen. Árpád Weisz no volvería a ver a su familia. A él lo mandan a un campo no especificado de la Alta Silesia polaca. Su mujer y sus hijos, a Auschwitz. Nada más llegar son gaseados en Birkenau. Era 1942.

En enero de 1941, Weisz es trasladado a Auschwitz y la mañana del día 31 de ese mismo mes, muere en la cámara de gas. Se iba así un triple campeón de Italia.

La figura de Weisz estuvo poco reconocida hasta hace no mucho, en concreto 2007, cuando el periodista Matteo Marani publicó Del scudetto a Auschwitz, un libro biográfico sobre el técnico. En 2009, el Ayuntamiento de Bolonia puso una placa en su honor en el estadio Renato Dall’Ara. Y este mismo año, la curva San Luca del estadio boloñés va a ser renombrada como Curva Árpád Weisz. En Milán también recibió homenajes. Tiene otra placa en el Giuseppe Meazza puesta por el Inter. En 2013, en la final de la Coppa de Italia entre el Inter y el Bolonia, ambos equipos llevaron camisetas conmemorativas. El estadio del Novara tiene otra placa en su honor y en Bari tiene una calle cerca del estadio San Nicola. Y vaya desde estas líneas mi humilde recuerdo y mi homenaje a él, a toda su familia y a los millones de personas que murieron en el Holocausto.

Esto es todo. Nos vemos el miércoles.

5 comentarios

  1. Dice ser Carlos Grande

    Un poco pesados con noticias de Auschwitz. Ya estaria bien que dedicaran mas titulares al Ghetto (al estilo de Varsovia) nuevo creado por los hijos de los sobrevivientes de Auschwitz (Gaza y el West Bank).

    11 marzo 2018 | 10:05

  2. Dice ser Ariel Rabinovitch

    Carlos, precisamente por gente como tú queda claro que hay recordar aún más lo que ocurrió en lugares como Auschwitz. De hecho, nunca se recuerda lo suficiente.

    Respecto a lo otro que comentas, veo que estás abducido por la propaganda antisemita. En realidad, se trata de la única democracia moderna de Oriente medio defendiéndose de una horda de terroristas asesinos y radicales islamistas. Te recomiendo que leas más.

    11 marzo 2018 | 10:33

  3. Dice ser Carlos

    Ariel rabinovitch. Con ese nombre queda todo dicho. Lo peor es que por mucho que se recuerde, los que más aprendieron del mal trato nazi son los sionistas. En fin son lo mismo, sionismo, nazismo, yihadismo radical. Poca diferencia hay entre uno y otro.

    11 marzo 2018 | 14:31

  4. Dice ser Carlos grande

    Lo típico de Siempre, blah blah anti semita blah blah. Todas las burradas que cometen los israelís son justificadas por anti semitismo y por el holocausto. Menos lágrimas de cocodrilo y más asumir responsabilidades.

    12 marzo 2018 | 05:20

  5. Dice ser ruomalg

    Otra de tantas vidas truncadas por una de las mayores barbaries de la historia de la humanidad. Trayectoria deportiva bastante destacada. Creo que los homenajes tardaron mucho en llegar.

    No imaginaba encontrarte con una discusión como esta en un blog de deportes. Cuánta falta hace hablar menos y escuchar y recordar más. Y un poco más dejar de mirar la paja en el ojo ajeno.

    27 marzo 2018 | 09:28

Los comentarios están cerrados.