BLOGS
Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

Entradas etiquetadas como ‘rafael caunedo’

#Unoalmes: Lo que Ella diga

Era uno de los primeros días del pasado mayo. Había asistido a una conferencia y volvía hacia casa. Al pasar por La Casa del Libro de la Gran Vía lo vi en el escaparate: Lo que ella diga, el nuevo libro de Rafael Caunedo. Presentación el próximo jueves en la tercera planta.

Lo que ella diga en el escaparate de La Casa del Libro (FOTO:E.Madinaveitia)

Conozco a Rafa hace años; me sonaba que ese libro no era nuevo, pero verlo como tal en el escaparate era una buena noticia. Saqué unas fotos y las colgué en Twitter. Al poco rato vi que el autor comentaba en Twitter la presencia de su libro en las cristaleras de la Gran Vía.

Caunedo es el marido de Ana, que fue compañera mía en Zenith; trabajaba en el despacho de al lado del mío, en aquellos tiempos en que aún tenía despacho. Ahora Ana es una alta ejecutiva de la multinacional publicitaria en la que todos pensamos cuando pensamos en publicidad. Ana sigue siendo un encanto y Rafa es escritor, que va ya por su cuarta novela publicada.

A él le conocí cuando publicó Plan B; su primera novela. Seguro que tenía defectos, pero era muy interesante y entretenida. Se leía muy bien. Luego vinieron Helmut y Se acabó. De todas he hablado en este blog.

Aquel jueves acudí a la presentación, que hizo de la mano de la escritora Carmen Posadas. Sí; la novela no era nueva; se había publicado un tiempo antes; incluso se pudo comprar en la Feria del Libro del año anterior. Recuerdo que le vimos allí pero la tirada, limitada, ya se había agotado.

Carmen Posadas, Rafa Caunedo y la editora en la presentacion. (FOTO:E.Madinaveitia)

Cuando me dedicó el libro, Rafa me dijo que le había gustado ver mis fotos del escaparate y que, de hecho, las había utilizado para publicar en sus propias redes sociales. Me dio un poco de vergüenza porque mis fotos, al menos esas, son bastante malas, con mi propio reflejo en el cristal de la tienda.

En la dedicatoria me pone:

para que disfrutes de este cóctel de emociones.

El libro tiene dos protagonistas:  Santiago Tatay y la ELA, la enfermedad que le sorprende en un cierto momento y transforma la vida de Santiago y de toda su familia. Lo que ella diga es una novela coral en la que vamos viendo cómo la enfermedad va afectando físicamente a Santiago pero emocionalmente a su pareja, a sus padres, a su hija, a su ex mujer, a la pareja de su ex mujer, a sus amigos, al neurólogo que le trata,…

No es una novela sensiblera. Todo lo contrario: es una novela de vida; de vida de muchas personas que se van viendo afectadas, agostadas en muchos casos, por los avancede la ELA, que son retrocesos en la salud se Santiago y en las relaciones entre todos.

Mi hermano José Ramón no tuvo ELA pero sí una enfermedad rara de efectos bastante similares. Eso quizá ha añadido algo más de sentimiento a mi lectura. Sí; he vivido todo un cóctel de emociones.

Cuando terminé de leerlo le escribí:

“He disfrutado, me he emocionado, he sufrido, he llorado,…Como esperaba por el tema que trata tu excelente novela y por lo cerca que me toca en algunos aspectos. Muy recomendable”.

Rafa contestó:

Bueno, pues justo de eso se trataba. Mil gracias.

Si quieren un buen libro para el verano que no les va a dejar indiferentes busquen Lo que ella diga, de Rafael Caunedo. No les va a decepcionar.

Rafa Caunedo en el Premio Planeta

El jueves se falló el Premio Planeta. La ganadora fue Alicia Giménez Bartlett, de quien aún  no he leído nada, pero que es cuñada de José Ramón, un buen amigo mío. Habrá que darle una oportunidad. La novela ganadora es Hombres desnudos.

El finalista fue el cineasta Daniel Sánchez Arévalo, con La isla de Alice. No conocía su faceta como escritor, así que tampoco he leído nada suyo.

Pero al día siguiente, el viernes, la primera vez que me conecté a Internet (creo que a través del móvil) me encontré con esta foto:

Rafa Caunedo y Ana Castro en la noche de Santa Teresa

Rafa Caunedo y Ana Castro, radiantes de felicidad en la ceremonia del Planeta mostrando en sus manos un trofeo con el logotipo de la editorial.

De Rafa sí he leído tres novelas que, por cierto, he comentado en este blog: Plan B, en el año 2009; Helmut, en 2011 y Se acabó, en 2014. Las tres me gustaron. En las tres ocasiones acudí a la presentación.

¿Habría ganado Rafa algún premio? Entendí que había estado entre los diez seleccionados aunque, como casi todos iban con seudónimo, no lo pude comprobar.

El viernes por la tarde, ante las felicitaciones recibidas, Ana aclaraba en Facebook:

¡Pero que majos sois leche! estuvimos en la entrega del premio Planeta pero no nos concedieron nada … todavía ….

Eso digo yo: …todavía…

Estoy seguro de que Caunedo acabará recibiendo el reconocimiento que se merece.

Pero a quién yo conozco es a Ana. Seguro que ella no se acuerda pero nos conocimos cuando ella era estudiante y vino a Central Media a pedir unos datos para un trabajo que tenía que hacer.

Después ella estuvo en Saatchi &Saatchi, una agencia del grupo en el que trabajo y volvimos a coincidir. Poco.

Siguió por otras agencias y la perdí de vista. O no.

Creo que fue en 2005 cuando llegó a Zenith y acabó ocupando el despacho de al lado del mío. Entonces había despachos.

Recuerdo el primer día en que fuimos juntos a presentar un nuevo negocio. Era en Electronic Arts; ella decía que estaba emocionada por ir junto conmigo a una presentación. Como si yo fuera alguien. Ella que ahora es alta directiva de una de esas multinacionales en las que a cualquiera nos gustaría trabajar.

Fuimos buenos vecinos de despacho. Nos llevábamos muy bien. Pero acabó yéndose; por esas cosas de la vida.

Hace casi dos años, cuando mi hija se quedó sin trabajo después de ser madre y empezó su aventura #mamiconcilia, le pidió a Ana un testimonio. Como es una alta directiva de una gran multinacional le dijo, con razón, que no iba a tener tiempo. Se me ocurrió decirle que, en su casa, el que más conciliaba era Rafa, el marido, y que quizá él podría escribir su testimonio.

Lo hizo.

Seguramente es el mejor testimonio de #mamiconcilia.

Espero, en realidad estoy seguro de, que Rafa acabará triunfando con sus novelas.

Quizá el de esta semana haya sido un paso decisivo.

Se acabó. Tercera novela de Rafael Caunedo

Hace ya cinco años que conozco a Rafael Caunedo. Resulta que es el marido de una ex-compañera de trabajo, pero le conocí cuando publicó su primera novela: Plan B.

Más o menos dos años después volví a coincidir con él cuando presentó Helmut, su segunda novela, de la que también hablé aquí y que me leí casi de un tirón.

Hace poco Rafa colaboró con mi hija Usúe en su e.book #mamiconcilia. Era el hombre que concilia y que complementaba los testimonios de las 27 mujeres que constituyen la mayor parte del libro. Su texto es, seguramente, el mejor de todos. Yo me emocioné mucho al leerlo.

El mes pasado presentó su tercera novela: Se acabó. Ayer terminé de leerla. La novela comienza cuando la pareja protagonista, Jean, un músico francés muy famoso, y Sofía, su mujer española, mucho más joven que él, sufren un atraco tras recibir el Óscar por la banda sonora de una película.

A partir de entonces la vida de la pareja cambia radicalmente. De ese cambio, de esos cambios, trata la novela.

El cambio es una constante en las novelas de Caunedo: un cambio radical en la vida de un ejecutivo, en Plan B; los cambios en la vida de un periodista cuando empieza a traducir la obra de su idolatrado escritor en Helmut y ahora los cambios en la vida de Jean y su influencia en la vida de Sofía, la verdadera protagonista, en Se acabó.

 

La novela nos lleva a través de la vida de Sofía, impulsada por un Jean cada vez más lejano y de los amigos en que se apoya. El final, uno de los muchos posibles, no deja de tener algo de sorprendente: Sofía elige y lo hace de una manera diferente a la que el transcurso de la novela nos podía haber hecho imaginar.

Otra constante, me doy cuenta ahora, es que los títulos  de sus novelas son siempre cortos, aunque muy expresivos.

Helmut, una novela interesante

Hace unos días, a finales de abril, me invitaron a la presentación de Helmut, la segunda novela de Rafael Caunedo.

Rafa es el marido de Ana, una ex compañera de trabajo y buena amiga. Él mismo es un personaje interesante: licenciado en Derecho prefirió dedicarse a la decoración y la restauración de muebles, además de hacer sus pinitos en la literatura: talleres literarios, relatos breves…hasta que hace dos años dio un nuevo paso adelante y publicó su primera novela: Plan B. Cuando la leí me pareció una buena primera novela, muy entretenida y agradable de leer. Y supongo que también toda una declaración de intenciones: El Plan B de Rafa era convertirse en escritor.

Ana me comentaba toda orgullosa al salir de la presentación: ahora las niñas cuando les preguntan a qué se dedica papá dicen papá es escritor.

Y sí, papá es un buen escritor. Probablemente Helmut no es una gran novela y no pasará a la hitoria de la literatura; le falta pulir algunos detalles. Pero no creo que eso, pasar a la Historia de la Literatura, sea lo que quiere Rafa. De momento.

Helmut es una novela interesante y muy entretenida. Yo me la leí casi de un tirón, aprovechando el viaje a Antequera del que ya hablé aquí.

Mauro, el protagonista, es un periodista madrileño que tiene una relación estable con Alejandra, una planificadora de medios con la que se va a casar en breve.  Pero entra en contacto con Helmut Brandauer, un genial escritor austriaco poco conocido en España, del que empieza a traducir su obra. A partir de ahí y de la obsesión en la que se convierte la admiración por el personaje de Helmut, la vida de Mauro cambia radicalmente. Y da lugar a una novela sumamente interesante, con un final inesperado, de la que no voy a destripar nada más.

Para los que conozcan a Ana, una curiosidad: quién le da su primera oportunidad laboral en la planificación de medios se llama Adrián. Desde que leí la novela no he visto a Adrián García para comentárselo…y eso que ahora somos vecinos.

Helmut está publicada en la editorial Atlantis y, como ya he dicho, es una novela muy recomendable.

Lecturas para el verano: Plan B

Yo también sucumbí a la extraña atracción de Mikael Blomkvist y Lisbeth Salander, los personajes de la trilogía Millenium, de Stieg Larsson.

Igual que tanta gente.

Más de la mitad de las personas que veo leyendo libros en el Metro (y son muchas, cada vez más) van leyendo algún libro de la trilogía. La mayoría de los restantes leen alguno de los título de la serie Crepúsculo. A mí los vampiros me atraen menos.

Los títulos de la serie son elaborados.

En Semana Santa leí el primer tomo: Los hombres que no amaban a las mujeres.

En el puente del Corpus empecé La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina. Luego lo terminé a ratos perdidos en unas dos semanas más.

Ahora tengo preparado para el comienzo de las vacaciones La reina en el palacio de las corrientes de aire.

Me llevo también Papeles inesperados, esperando que este Julio Cortázar recientemente recuperado me proporcione alguna grata sorpresa. Siempre guardo buenos recuerdos del Cortázar de los relatos.

También un Murakami, lo último de Atxaga, La región más transparente de Carlos Fuentes, que no lei en su momento y alguna cosilla más por si me queda tiempo.

En verano sobre todo leo. Y cuando más leo es en verano.

Pero este año también he leído algunas otras cosas interesantes.

Estoy terminando En Europa, un libro en el que el periodista holandés Geert Mak recorre en una furgoneta la historia de Europa a lo largo de todo el siglo XX. Es un documental muy ameno y sumamente interesante.

Poco antes de Semana Santa llegó a mis manos Plan B, de Rafael Caunedo, el marido de una amiga, ex compañera en esto de la publicidad.

Es un libro muy recomendable, sumamente entretendio, lleno de acción. La vida de un empresario cambia radicalmente a raíz de un fortuito accidente doméstico.

A partir de ahí se desencadena toda una serie de hechos que atrapan la atención del lector.

Está publicado por Ediciones Atlantis.

Muy recomendable para los que no se atrevan a enfrentar las más de 2000 páginas de Millenium. O para los que se las hayan leído ya.

Siempre es bueno tener un Plan B.