BLOGS
Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

Hace falta una nueva manera de medir la audiencia de Televisión

Soy lector habitual de BezDiario. Creo que hacen una excelente selección de temas de interés y los tratan con la profundidad adecuada.

Pero el día de Reyes fue mi amigo Eladio Gutiérrez quien me puso al tanto mediante un mensaje de correo electrónico: había un artículo La muerte del audímetro tradicional firmado por Miriam Puelles que, indudablemente, me interesaba.

El día de Reyes en mi casa ha sido siempre una revolución; ahora, con un nieto de tres años, mucho más. No pude hacer mucho más que leer el artículo y tuitearlo:

Ahora y aquí voy a explicar el porqué de mi frase en el tuit.

Es indudable que debemos ir hacia un sistema de medición capaz de medir el consumo audiovisual sea cual sea el momento, el lugar o el dispositivo en el que se vea. El concepto ATAWAD (any time, anywhere, any device) del que ya hablé aquí, pronto hará cuatro años.

Es cierto también que desde entonces se ha agudizado el problema, que cada vez se producen más visionados en momentos diferentes del de emisión y en dispositivos diferentes de los televisores del hogar principal. El visionado en grupo en el hogar está pasando a la categoría de excepcional.

Vel la televisión como lo hacían en los 80 los personajes de Cuéntame es ya excepcional. (Foto: TVE)

Pero del informe de Barlovento que ya comenté aquí no se desprende una tragedia para la audiencia que mide Kantar. Es verdad que el consumo cae por cuarto año consecutivo pero se mantiene aún en 233 minutos por persona y día, una cifra que supera a la de cualquier año anterior a 2010 y en aquellos momentos nadie habría dicho que la Televisión estaba en crisis, o al menos en una crisis mayor que la que empezaba a vivir el país y las economías occidentales. (Es verdad que está hecho a partir de datos de Kantar, con todo lo que eso pueda signifiar).

Siguiendo con el excelente artículo de Puelles: el público de la Televisión está envejeciendo pero el consumo siempre ha sido mayor entre las personas mayores y las personas que sólo trabajan en el hogar que entre los jóvenes. Tienen más tiempo y menos disponibilidad para otras opciones de ocio. En ese sentido sí son los jóvenes quienes se están trasladando en mayor medida hacia otros dispositivos y otros modelos de consumo.

Y sí, que la audiencia se vaya hacia otros tipos de consumo es un problema para las cadenas tradicionales; sobre todo si esa audiencia no se mide. La audiencia es la mercancía por la que se paga en el mercado publicitario que es la principal fuente de ingresos de la Televisión.

El problema del audímetro no es que sólo registre la televisión lineal (de hecho también mide el consumo en diferido siempre que se haga en televisores del hogar principal: el año pasado eso ha supuesto 3 minutos por persona y día. No parece una tragedia). El problema es que no mide consumos fuera del hogar o fuera del televisor y eso sí puede estar creciendo algo más.

La audiencia social complementa pero no cambia el dato de audimetría y, por el momento, no tiene valor comercial.

Así que estoy completamente de acuerdo con Miriam Puelles cuando dice:

Es necesario poder congregar en un mismo sistema la medición de visionados para cada una de las pantallas o dispositivos, con conocimiento preciso de qué se ve y quién ve cada una de las opciones. Pero no solo en la televisión tradicional, sino también en las redes sociales, smarpthones, tablets, videoconsolas e infinidad de plataformas y soportes disponibles.

pero discrepo bastante con la forma en la que llega a esas conclusiones.

Creo que el audímetro tradicional ha hecho un gran servicio a lo largo de sus más de treinta años de historia, pero en una época de transformaciones tecnológicas aceleradas como la que hemos vivido treinta años son una eternidad.

La misma tecnología que nos ha complicado tanto la realidad que tenemos que medir nos acabará dando las soluciones que necesitamos.

Creo que cada vez están más cerca.

En todo caso muchas gracias a Miriam Puelles por su magnífico artículo y por poner de actualidad un tema sobre el que los profesionales debemos profundizar y encontrar soluciones. En ello estamos.

4 comentarios

  1. Dice ser la audiencia

    Es el precio de la globalización, en todos los sectores gana el más fuerte, el más globalizado. En este caso entiendo el lamento, supongo que con la imprenta pasaría algo similar, alguien se lamentaría mientras se quedaba a verlas venir. El caso es que la audiencia está medida y muy bien medida, pero quien la mide se queda con los datos y con el negocio. Primero le ha correspondido a la prensa escrita de ceder forzosamente su parte del negocio, y la tv va cediendo terreno. La receta es vieja y tonta: diversificar y a ver que pasa, que tampoco hay para todos, pero diversificar es garantía de nada, eso era antes, demasido fácil para ser verdad.
    Miriam Puelles peca de pequeña saltamontes con su anhelo: “Es necesario poder congregar en un mismo sistema la medición de visionados para cada una de las pantallas o dispositivos, con conocimiento preciso de qué se ve y quién ve cada una de las opciones. Pero no solo en la televisión tradicional, sino también en las redes sociales, smarpthones, tablets, videoconsolas e infinidad de plataformas y soportes disponibles”. ¡Alma cándida! A ti te lo van a dar.
    Congregado ya está, es algo muy claro, solo es cuestión de observar el flujo del dinero, está en manos de grandes corporaciones que gobiernan y lideran el sector publicitario, es un gran monopolio, parece que no lo es, pero si que lo es, por ejemplo el dinero que se mueve en la publicidad insertada en las apps, y es solo un ejemplo, que se pueden poner unos cuantos más, yo creo que el problema radica en análisis demasiado lineales y falta de conocimientos de algunos analistas, quizás con equipos multidisciplinares se puedan recoger migajas, aunque yo creo que es tarde y no hay ni dinero ni saber suficiente para competir.
    Lo que está claro es que la tv tal y como la conocemos está extinguiéndose, y con ella el negocio publicitario, en pocos años habrá llegado el fin de su ciclo, como el de los coches diesel.

    09 enero 2017 | 23:10

  2. Dice ser Ignotis parentibus

    Inventala.

    09 enero 2017 | 23:42

  3. Dice ser Fer

    La solución ya está en marcha, se llama Smart TV. Los canales de DVB (o TDT) llevan información para que los reproductores puedan acceder por internet a servicios a la carta (el famoso botón rojo), en el momento en que visualizas cualquier canal que disponga de este servicio, tu televisor se conecta por internet a los servidores de este canal para recibir la inoformación adicional, esto al canal le sirve para saber cuando estás viendolo.

    10 enero 2017 | 09:24

  4. Dice ser DD

    El audímetro este me recuerda a las encuestas, que dos personas vean un programa quiere decir que el 50 % lo vé tambien, no veo la objetividad aqui. La Tv es mala a reventar ahora, 5 minutos de peli y 15 de anuncios, eso no se comenta.

    10 enero 2017 | 10:07

Los comentarios están cerrados.