BLOGS
Entrada gratuita Entrada gratuita

"Sin música, la vida sería un error". (Friedrich Nietzsche).

Archivo de la categoría ‘Canciones para empezar bien la semana’

Canciones para empezar bien la semana: “Knock Knock”, de Band of Horses

A estas alturas, todo lo que uno pueda decir sobre Band of Horses está de más. De un tiempo a esta parte están en todas partes, y eso no puede sino ser una buena noticia. Porque cuando se combina la calidad con la acesibilidad, se da en la diana. Y Mirage Rock, el nuevo y brillante disco de los de Seattle, es la prueba feaciente de ello. Muchos son los que añoran la vena más inquieta de sus dos primeros trabajos, o incluso los que les echan en cara su decisión de abrir su propuesta a un público más amplio edulcorando su sonido para llevarlo a lugares más comunes de la música americana. Pero con todo y con eso, pocos se atreverían a poner en duda la calidad de un álbum que merece estar entre los mejores de los que han visto la luz a lo largo de este fructífero 2012.

Knock Knock, el tema que abre el disco, es uno de esos pildorazos de rock vitalista y luminoso. De los que entran a primera escucha. Y de los que, por si fuera poco, se hacen acompañar por un vídeo divertido, fresco y original. Perfecto para arrancar una nueva semana.

Better things come to those who wait
Then appearness left for all too late
Greatness achieved, and darkness defeated

Ram shack crew with something to prove
And the truck blew up believe it

You see me go, there’s something coming your way
Everything I want, and everything I need

So say it to me, say it to my face
There’s no time to be reserved or safe
Call just chill, whenever
Glory till the end
Everything I want, and everything I’ll get
It’s coming now, It’s going down
The stars are falling, walls are coming all of hour

Knocking on the doorway, look who’s coming your way
Everything I want, everything I need
Knocking on the door

No one’s gonna know it
The right ones are green
Ṗroving wrong the other one’s winning
we’re fine, when I’ll win

Look what’s in the door
There’s something coming your way
Everything I want, everything I need

Knocking on the doorway,
Hey look what’s coming your way
It’s Everything I want, It’s everything I need

Knocking on the door

Sigue este blog en Facebook y Twitter.

Canciones para empezar bien la semana: “Gun Has No Trigger”, de Dirty Projectors

Existen, fundamentalmente, dos actitudes encontradas respecto a la música. Están los que piensan que cualquier tiempo pasado fue mejor. Que nada facturado después de los 70 merece realmente la pena (o cualquier sandez similar). Y luego están los que degluten absolutamente todas las novedades, llegándolas a situar incluso en un plano superior a lo hecho anteriormente, y a menudo ignorando que muchos de los grupos que veneran no hacen sino inspirarse -cuando no claramente imitar en la medida de sus posibilidades- a grupos que vivieron sus días de gloria hace ya mucho, mucho tiempo.

Como en casi todo, la virtud está en el punto medio. En saber valorar a los pioneros y en tener la mente lo suficientemente abierta para saber que, en pleno siglo XXI, aún no está todo inventado. Y si lo está, siempre va a haber quien tenga la habilidad de darle una nueva vuelta de tuerca para llegar a nuevos horizontes.

En el terreno del pop existen multitud de ejemplos de bandas que innovan en cada nuevo disco. Grupos que saben combinar accesibilidad con imaginación, experimentación con estribillos pegadizos, melodías dulces con desarrollos insospechados. Y entre esos muchos grupos, he seleccionado para este lunes uno de los más recomendables de los muchos que ha exportado en los últimos tiempos esa fábrica de buenos músicos que es Brooklyn, Nueva York.

Dirty Projectors no son unos recién llegados. De hecho, llevan explorando los recovecos más experimentales del pop y el rock desde que en 2003 debutaran con el muy recomendable The Glad Fact. Desde entonoces han hecho cosas como reescribir Rise Above de la banda de hardcore punk Black Flag (dejándolo prácticamente irreconocible) o colaborar con la igualmente inquieta Björk. Este año han editado el más que recomendable y adictivo Swing Lo Magellan. En él vuelven a relucir los angelicales coros de Amber Coffman y Olga Bell, que navegan bajo la carismática voz de David Longstreth, auténtico cerebro del grupo, y las estructuras impredecibles. Gun Has No Trigger es un auténtico hit atemporal.  Y como tal, nos sirve para arrancar esta semana como está mandado: con buena música. Feliz lunes.

If you had looked, you might have just seen them
Stretched in the background
You’d see the oceans swell
And the mountains shook
You’d see a million colors
If you really looked
Now quick the night draws near
Her curtain spreads quicker
The safety’s off
But the gun has no trigger.
If you had looked, you’d be no one’s coward
Distance, justice, power
You’d glimpse the password
You wouldn’t need the book
You’d own both slave and master
If you just had looked
But now the banks all closed
And nothing gets bigger
The crowd will yell
But the gun has no trigger.
If you had looked, you might reconsider
Or just maybe you already have
They watch you sleeping
You watch their garbage cook
You’d weep a bowl of tears
If you had looked
But now the gate comes down
The pangs are growing dimmer
You hold a gun to your head
But the gun has no trigger.

Sigue este blog en Facebook.

Canciones para empezar bien la semana: Calexico – ‘Splitter’

Hay canciones que, por alguna extraña razón, supuran aroma de clásicos desde la primera vez que los escuchas. Como si hace años ya hubieras canturreado su riff de guitarra, su melodía de voz o su estribillo. Como si ya hubieras caminado con su base rítimica martilleándote en la cabeza y todo ello hubiera permanecido oculto durante ese periodo  de tiempo. Una canción olvidada pero latente, que espera a volver a ser escuchada para aflorar de nuevo.

Splitters, el primer single del último y muy recomendable álbum de Calexico, Algiers, pertenece a ese pequeño y selecto grupo de canciones. Un hit de los que llenan de esperanza. Con un deje melancólico, pero abiertamente optimista. Como debería ser todo buen lunes que se precie.

Calexico visitarán España la semana que viene. El 9 de noviembre estarán en el Teatro Kapital (Madrid), el 10 en el Teatro Victoria Eugenia (San Sebastián) y el 11 en Barcelona (Apolo). Una nueva ocasión para volver a disfrutar de sus sonidos fronterizos directamente llegados desde Tucson (Arizona). Más que recomendables, imprescindibles.

Through the gardens and fields ‘neath the tall green grass
You were walking ‘neath the moon while covering your tracks
Working your fingers down to the skin and stone
One hand on the hammer, one foot by the door
Pushed by the wind, fed by the need for moving on,
Moving on to nowhere
When division runs deep and down into the well
All the coins you dove after lost all their spell
Covered in moss walking for silver and blood
Out in the cafe, working in the grove
Guarding the port of the future you sold
Holding on, holding on to no one Holding on, holding on to no one
One eye in the mirror, the other on the screen
Sewn in the pockets and down into the dream
Caught up in the mortar, bricks and heavy load
Wait in the shadows down the living road
Moving on, moving on to no one
Holding on, holding on to no one

Sigue este blog en Facebook

Canciones para empezar bien la semana: “I Will Wait”, de Mumford & Sons

Cualquiera que conozca lo más mínimo la industria musical británica debería sentir una considerable dosis de envidia. No sólo por la cantidad y calidad de los grupos que exportan, sino por el profundo amor y respeto que sienten hacia ella, cosa que desemboca directa e inevitablemente en lo anterior. Esa manera de cuidar la música y concebirla como un motivo de orgullo nacional se traduce en noticias como la que leíamos hace unos días en Mondosonoro: una nueva ley facilitará a los locales programar música en directo, permitiendo los conciertos en todos los bares de menos de 200 metros cuadrados con la única condición de que éstos terminen a medianoche. Vamos, igual que aquí, donde no paramos de ver cómo desde las administraciones se ponen zancadillas a los locales que quieren contar con actuaciones en directo.

Toda esta manera de mimar, promocionar y consumir la música es la que explica el éxito masivo de bandas como Mumford & Sons. Los datos del grupo en su corta trayectoria son reveladores: con su primer disco, Sigh no more, alcanzaron lo más alto de las listas y acapararon todo tipo de premios, en un hype colosal que sólo puede compararse al que en estos últimos años ha cosechado los también londinenses The XX. Al igual que en el caso de aquellos, el debut de Mumford & Sons estaba plagado de temas redondos. Hits atemporales de folk-pop de espíritu américano, tan cercano por momentos al bluegrass como al rock de estadio, contundente y épico. Lo suficientemente asequible como para gustar al gran público y, al mismo tiempo, lo bastante bien hecho y lleno de referencias clásicas como para satisfacer los paladares más exquisitos.

Ahora, el grupo liderado por Marcus Mumford vuelve a la carga con Babel, su segundo disco y la prueba de fuego para toda banda que arrasa con su debut. Y una vez más, el mercado ha respondido con entusiasmo: el disco ha batido el récord de ventas en una semana en lo que va de año despachando la friolera de 600.000 copias y ha colocado seis canciones en la lista Billboard Hot 100, igualando con ello uno de los muchos registros de los Beatles.

Producido de nuevo por Markus Dravs, responsable también del sonido de Björk, Coldplay o Arcade Fire (el hecho de que recuerden a estos últimos no es casual), Babel vuelve a incidir en la fórmula que los llevó a lo más alto: intensidad creciente, altas dosis de dramatismo enérgico y, sobre todo, canciones. El primer single del disco, I Will Wait, nos sirve de perfecta excusa para arrancar esta semana como está mandado. Un vídeo dirigido por Fred&Nick y grabado en directo duranta un concierto en Colorado durante el pasado mes de agosto:

And I came home
Like a stone
And I fell heavy into your arms
These days of dust
Which we’ve known
Will blow away with this new sun

And I’ll kneel down
Wait for now
And I’ll kneel down
Know my ground

And I will wait, I will wait for you
And I will wait, I will wait for you

So break my step
And relent
You forgave and I won’t forget
Know what we’ve seen
And him with less
Now in some way
Shake the excess

But I will wait, I will wait for you
And I will wait, I will wait for you
And I will wait, I will wait for you
And I will wait, I will wait for you

So I’ll be bold
As well as strong
And use my head alongside my heart
So take my flesh
And fix my eyes
That tethered mind free from the lies

But I’ll kneel down
Wait for now
I’ll kneel down
Know my ground

Raise my hands
Paint my spirit gold
And bow my head
Keep my heart slow

Cause I will wait, I will wait for you
And I will wait, I will wait for you
And I will wait, I will wait for you
And I will wait, I will wait for you

——————-

Sigue este blog en Facebook y Twitter.

Canciones para empezar bien la semana: ‘Revolution’, de Dr. John

Para los que ya llevamos unos cuantos días trabajando, el síndrome posvacacional quedó lejos. Y pese a ello, se agradece arrancar el lunes, otro más, con buenas y enérgicas propuestas sonoras que nos ayuden a subir la cuesta semanal.

Hablar de Dr. John es hacerlo de un clásico de la escena musical de Nueva Orleans, quizá la ciudad del planeta que más música supura y genera por metro cuadrado. Y aunque el señor Malcom John Rebennack Jr cuenta a sus espaldas con una extensísima discografía que supera la treintena de álbumes, hoy nos vamos a centrar en el más reciente de sus lanzamientos, el sobresaliente Locked Down, editado este mismo año.

Producido por Dan Auerbach, de The Black Keys -quien también ha llevado a cabo labores de composición e interpretación en varios de los temas-, Locked Down es un perfecto ejemplo, condensado, de la impecable carrera del genio americano: soul, blues, funk… Una amalgama de la mejor música negra facturada con exquisito gusto, ideal para adentrarse en su mastodóntica obra, y de la que hoy rescatamos su segundo corte, uno de los más adictivos del disco: el espectacular Revolution. Feliz lunes.

Blind as a justice, deaf is the power
Dumb lose our money
left us in a desperate hour
Economy…drivin’ me out of my sanity
Rebellious revolution..
Is it the final illusion?
Final solution!

..surrender, killed in their tracks
Babies, women raped. leaders on their back
Religous dillusions
Stoned confusions
Prepare your revolution
Is this final solution?
Girl, is a mass insanity
..humanity
Let’s all just pray right now!

The real…
Propaganda, hypocrisy
Did we lose our constitution?
Rebellious revolution
Is this the final solution?
A rebellious revolution
Is this the final solution?
The final solution

Sigue este blog en Facebook.

Canciones para empezar bien la semana: ‘Apocalypse Dreams’, de Tame Impala

Vuelven Tame Impala. La jovencísima banda de Perth (Australia) que sorprendió hace un par de años con el más que recomendable Innerspeaker adelanta el primer single del que será su segundo disco, Lonerism, que verá la luz el próximo mes de septiembre, tal y como ya adelantaron hace un par de semanas en un prometedor teaser. Y como no podía ser de otra manera, las coordenadas de este Apocalypse Dreams son las mismas que les llevaron a estar en boca de todos con aquel debut: psicodelia de libro, pop ensoñador, desarrollos impredecibles, rock progresivo, melodías únicas… y ese sonido tan pretendidamente añejo que les caracteriza, como si en vez de vivir y grabar sus discos en pleno siglo XXI lo hicieran a finales de los 60. Como si Woodstock hubiera sido antes de ayer. Una auténtica gema que podéis descargar en su web y que nos sirve para arrancar este lunes de la mejor de las maneras posibles. Ya queda menos para las vacaciones.

Sigue este blog en Facebook.

Canciones para empezar bien la semana: “Auriga”, de Linn Youki

Hace unos siete u ocho años llegó a mis manos un disco que llamó poderosamente mi atención. En su segundo álbum, titulado escuetamente #2, los catalanes The Linn Youki Project daban rienda suelta a su gusto por la experimentación electrónica, la música instrumental, los sampleos de todo pelaje y las bandas sonoras más desenfadadas. De hecho, el grupo -que en directo se presentaba con una original y minimalista formación de trompeta, batería y dos bajos- había nacido unos años antes, en 2003, para poner música a cortometrajes de animación, un elemento que también incorporaban a sus conciertos en forma de visuales. No era, de hecho, poco habitual que la gente se refiriese a sus composiciones como “música de dibujos animados”.

Aquel #2 les puso en boca de muchos, pero fue su siguiente álbum, el más que recomendable #3, el que terminó por confirmarles como una de las propuestas más interesantes e inquietas de la capital catalana. Aquel disco dio muchas (muchas) vueltas en el reproductor de cd de mi coche. De hecho, no eran pocos los que, al escucharlo, se interesaban por la banda que se encontraba detrás de temas tan redondos y frescos como No eres tú a quien busco. Un hit:

Tras dar un paso de gigante con #4, en el acortaron su nombre a Linn Youki y se decidieron a introducir sus propias voces en las canciones, la banda liderada por Marco Morgione regresa ahora con (sí, habéis adivinado el título) #5. Un álbum más certero, oscuro y centrado en las canciones, con una presencia de las guitarras prácticamente inédita en ellos hasta la fecha y en el que, pese a todo, no pierden la perspectiva experimental que les caracteriza. Auriga, su primer single, nos sirve para arrancar este lunes de la mejor manera posible: reivindicando, una vez más, el talento de tantas y tantas bandas de la Península.

Sigue este blog en Facebook.

Canciones para empezar bien la semana: ‘Sixteen Saltines’, de Jack White

Hoy por hoy, pocos lo ponen en duda: Jack White es uno de los artistas más influyentes que ha dado la música en muchos años. Un talento excelso y prolífico al que respetan por igual los críticos más furibundos y el público masivo. Y un hombre que merecería estar en un hipotético podium formado por los tres artistas más influyentes del rock americano de la última década junto a Dave Grohl y Josh Homme. Y no sólo por su trabajo con The White Stripes, sino también por sus fantásticos discos con The Raconteurs y The Dead Weather, sus innumerables colaboraciones con otros artistas (Danger Mouse, Alicia Keys, Tom Jones…) y su faceta como productor.

Estos días el nombre de Jack White copa los medios por la reciente publicación de su debut en solitario, Blunderbuss. Cuando se cumple un año de la disolución del dúo que le dio la fama, Jack White se desmarca con un disco sobresaliente que le mantiene en la cresta de la ola. Su primer single, Sixteen Saltines, consta de varias frases que parecen dedicadas abiertamente a su antigua compañera de andaduras, Meg, a la que no ha vuelto a ver desde entonces. En concreto, el estribillo (“¿Quién está celoso de quién?”) parece referirse directamente a la lucha de egos que, se presupone, estalló en el seno del grupo. Mal rollo. Pero en lo que a nosotros concierne, otro riff explosivo perfecto para arrancar esta semana y que, precisamente, recuerda más que otros temas del disco al añorado dúo. Si estáis de puente, disfrutadlo. Si no, también.

She’s got stickers on her locker
And the boy’s number’s there in magic marker
I’m hungry and the hunger will linger
I eat sixteen saltine crackers then I lick my fingers

Well every morning I deliver the news
Black hat white shoes and I’m red allover
She’s got a big mailbox, that she puts up front
Garbage in garbage out, she’s getting what she wants

Who’s jealous who’s jealous who’s jealous who’s jealous of who?
If I get busy then I couldn’t care less what you do
But when I’m by myself I think of nothing else
Than if a boy just might be getting through and touching you

Spike heels make a hole in a lifeboat
Jumpin’ and waving, I’m talking and laughing as we float
I hear a whistle, that’s how I know she’s home
Lipstick, eyelash, broke mirror, broken home

Force fed, force mixed ‘till I drop dead
You can’t defeat her, when you meet her you’ll be what I said
And Lord knows there’s a method to her madness
Bustin’ those jokes as I float in a sea of sadness

She doesn’t know but when she’s gonna sit and drink up a few
I’m sure she’s drinkin two, but wondering what for and who
And I’m solo rollin’. I’m one side off the boat.
Looking out, throwing up, a lifesaver down my throat
Sigue este blog en Facebook.

Canciones para empezar bien la semana: “No one does it like you”, de Department of Eagles

“Hace un frío que pela”, me dice mi chica esta mañana, al volver de sacar a los perros. El más friolero de ellos temblaba como una hoja.

Cuando el aire arrecia, me doy el homenaje de ir a trabajar en coche, bien acompañado por la música. Antes de arrancar, con el iPod en la mano, ya tenía muy claro qué disco quería escuchar hoy.

Descubrí a Department of Eagles indagando en los proyectos paralelos de los miembros de esa banda fundamental e inclasificable que es Grizzly Bear. Su guitarrista y cantante, el inquieto Daniel Rossen, formó Department of Eagles junto a Fred Nicolaus en 2000, cuatro años antes de unirse a Grizzly Bear. Debutaron en largo en 2003 con The White and the Moon, al que siguió, en 2007, The Cold Nose. Es, sin embargo, su tercer y último trabajo hasta la fecha, el sobrecogedor In ear park (2008), el que más hondo me ha llegado. También uno de los que más vueltas ha dado en mi cabeza en los últimos tiempos. En él, Rossen da rienda suelta a lo que ya desarrolla en Grizzly Bear, aunque aportándole un aura por momentos más cálida y accesible. Por momentos llega incluso a recordar a Beatles y Beach Boys, aunque siempre manteniendo intacta su afición por los desarrollos impredecibles, sorprendentes, únicos.

Hoy arrancamos la semana con uno de los temas más luminosos del álbum, No one does it like you. Una auténtica maravilla a la que acompaña, además, un vídeo mágico.

Out in the morning come
You don’t need to ask an alibi
And in the morning comes
You don’t need to be so honest

And in the morning come
You don’t need to ask an alibi
And in the morning comes
You don’t need to breathe so easy

I laughed so hard I fell down
I cursed these lanes I walked on

No one does it like you
No one does it like you
I tried so hard
But no one does it like you
No one does it like you
But I tried so hard

I tried so hard
I tried so hard


Sigue este blog en Facebook.

Canciones para empezar bien la semana: “Turn it around”, de The Men

Desde Brooklyn, Nueva York, llega uno de los cuartetos que más está dando que hablar en las últimas semanas: The Men. Lo hacen con un tercer álbum, Open your heart, en el que han dejado de lado los sonidos más duros y hardcore de su anterior trabajo, Leave home -que presentaron en nuestro país el pasado mes de febrero-, en favor de una propuesta mucho más orientada al rock noventero. Rock fiero, cargado de ruido y guitarras poderosas, pero infinitamente más asequible y plagado de melodías que el de su anterior referencia, publicada apenas hace unos meses, y en el que recuerdan más que nunca a las propuestas de bandas como Sonic Youth, Jesus Lizard o incluso The Thermals. Eso sí, que no se asuste ninguno de sus fans de su anterior faceta: En Open your heart sigue habiendo numerosos arrebatos de furia (¿un par de ejemplos? escucha Animal o Cube, dos de los temas más sobresalientes del álbum), pero también hay sitio para ejercicios de lo más variado, como la serpenteante, instrumental y reposada Country song, cuyo título habla por sí misma, las muy psicodélicas y de aires kraut Oscillation y Presence (los corte más largos del álbum) o los momentos abiertamente power pop de Open your heart o Please Don’t Go Away.  Un álbum de rock sin concesiones, que engancha desde la primera escucha y cuyo primer corte, este Turn it around, nos sirve para arrancar la semana con la energía necesaria:

Sigue este blog en Facebook.