Entrada gratuita Entrada gratuita

"Sin música, la vida sería un error". (Friedrich Nietzsche).

Archivo de agosto, 2012

Radio 3 cierra ‘Carne cruda’

Todos los que lo escuchaban lo sabían: Carne Cruda era uno de los mejores programas, si no el mejor, de toda la parrilla de Radio 3. Ácido, inteligente, mordaz… pero sobre todo, entretenido. Todo lo que se le puede pedir a un buen programa de radio, vaya.

Hoy me reincorporo a mi mesa de trabajo con la nefasta noticia de que la dirección de la radio pública ha decidido retirar de su parrilla el programa conducido por Javier Gallego. Él mismo lo comunicaba esta mañana a sus oyentes en la página de Facebook del programa con un extenso mensaje en el que explicaba que se cumplen “los peores temores de muchos oyentes”, a pesar de que el director de la cadena, Tomás Fernando Flores, había asegurado hace un mes que el espacio continuaría esta temporada.

A pesar de que la cadena alega “motivos económicos” para la suspensión del programa (incluso a pesar de que el equipo se bajó el sueldo un 20% para que cuadraran las cuentas), Gallego y muchos otros -empezando por el que escribe estas líneas- ve una clara intención política tras la decisión. No hay que ser especialmente avispado para creerlo así: Carne Cruda era un programa incómodo. Una suerte de grano en el culo para los que entienden la radio y la televisión pública como plataformas monolíticas de propaganda del Gobierno de turno. Quieren volver al modelo Urdaci, y no tienen el más mínimo interés en ocultarlo. Es más, se vienen frotando abiertamente las manos desde que ganaron las elecciones pensando en la escabechina que iba a tener lugar en la radio y televisión pública. Había muchos a los que pegar una patada en el culo por el bien de España, así que parecía sólo una cuestión de tiempo. A base de volver a poner corridas de toros, cepillarse todo lo que huela a cultura y borrar del mapa a todo periodista incómodo y con criterio que se ponga por delante, el ente público cada vez se va a ir pareciendo más a Telemadrid. ¿Alguien lo dudaba? Yo, desde luego no. Así que triste, sí. Pero para nada sorprendido.

Desde aquí, mi más sincero pésame a todos los que disfrutábamos cada día con Carne Cruda. Hoy somos un poco más pobres de espíritu.

Sigue este blog en Facebook.