Entrada gratuita Entrada gratuita

"Sin música, la vida sería un error". (Friedrich Nietzsche).

Entradas etiquetadas como ‘rock in rio’

Voluntarios

Les presento. Estos 185 mozalbetes de la foto se hacen llamar “voluntarios”. En realidad esa es la denominación  que les da el festival Rock in Rio, de cuya nueva e inminente edición forman orgullosa parte. Y no está mal traída la palabra, no: son voluntarios porque van a trabajar gratis en el macrofestival que se celebra en Arganda del Rey. Bueno, gratis no: a cambio les dan una entrada para un día y un diploma “que acreditará la experiencia adquirida en este importante evento”, según aclara la web de Rock in Rio. Vamos, que después de currar les dan palmadita en la espalda y hale, a ver a los Maná. Y ellos, tan contentos.

Que el mundo está lleno de gente ávida de aprovecharse de los demás no es nada nuevo. Que haya tanta gente dispuesta a prestarse a participar en tan cutre tocomocho ya resulta más inverosímil.

Sigue este blog en Facebook.

 

La verruga y la virgen

Imaginen la escena: Lemmy Kilmister, cantante de Motorhead y uno de los personajes más rudos, salvajes y hedonistas del rock and roll (además de orgulloso portador de la verruga más emblemática del género), se cruza en el backstage con la dulce estrella de Disney, la virginal Miley Cyrus. ¿Surrealista? Sí, pero posible, gracias a los responsables del macrofestival Rock in Rio. Y es que, en un intento por preservar el espíritu original de la cita –aquel que contó en su día con Iron Maiden o ACDC–, los organizadores han apostado por fichar a Rage Against the Machine (otrora emblemas del anticapitalismo, hoy en plena crisis creativa y, por lo visto, también ideológica), Metallica o los propios Motorhead, y combinarlos sin prejuicios con Shakira, Rihanna o Cyrus. Claro está que no tocan el mismo día, pero no deja de ser raro. Quién sabe. Quizá Miley y Lemmy nos sorprendan cantando a dúo The Ace of Spades.

Rock in Rio: yo no voy

Estoy cansado de la pesadísima publicidad del festival Rock in Rio. Pijas entusiasmadas ante la cámara pronunciando la tan sobada frase que llena marquesinas de autobuses y espacios publicitarios en radio, televisión e Internet. Pues no, yo no voy.

Me da igual que toquen Neil Young, Police, Bob Dylan, Jack Johnson, Lenny Kravitz, Franz Ferdinand, Jamiroquai, Mando Diao y algún otro al que estaría encantado de ver. Simplemente me abruma el concepto de festival masivo de inversión multimillonaria, pensado para todos los públicos y concebido como un batiburrillo de grupos de estratosféricos cachés en el que se mezclan los mencionados artistas con otros como El Canto Del Loco, Shakira, Tokio Hotel, Alejandro Sanz o Estopa para atraer a la que por otra parte es la representación de la cultura musical de este país: el oyente medio de los 40 Principales.

Y es que, como mucha gente dice, este es el festival de las dos mentiras: Ni rock, ni río. Y además puede presumir de la sintonía más chunga y lamentable que se recuerda, la que suena en su pomposa web. Qué pena.

Música para las masas

Hace algo más de un mes abría la tercera entrada de este blog para anunciar la reunión de Rage Against the Machine, y especular con la posibilidad de que incluyeran a nuestro país entre las fechas de una gira no muy lejana. Finalmente así será. La cita, el viernes 30 de mayo en el Auditorio John Lennon de Getafe, como plato fuerte del Electric Weekend.

El festival, organizado por los mismos responsables de eventos como Bilbao BBK Live, Santander Summer Festival o Azkena Rock contará en su segunda jornada con Metallica como principal reclamo. Seis o siete grupos más por día completarán el cartel. El precio, la módica cantidad de 110 euros por el bono de dos días, en una oferta especial que dura hasta el 15 de febrero.

Estos días también empiezan a confirmarse los primeros nombres del ambicioso Rock in Rio: The Police, Alejandro Sanz, Carl Cox y Dj Vibe son sólo una pequeña parte de los músicos que se darán cita en Arganda del Rey los días 27, 28 de junio y 4, 5 y 6 de julio. Probablemente habréis visto algo de lo que se prepara en la ciudad del extrarradio madrileño: una inversión millonaria financiará la construcción de la llamada Ciudad del Rock, de 200 mil metros cuadrados, cuyo resultado final será algo tan grandioso, magmánimo y colorido como esto.

Pese a que estaría encantado de ver a Metallica, RATM y The Police, hay algo en ciertas propuestas multitudinarias que no me convence, más allá de la salud de mi bolsillo. Quizá sea porque cada vez me crispa más ese complejo de borrego que uno siente a veces en eventos como estos. Quizá por las dimensiones que alcanza ese lucrativo negocio en que se han convertido los grandes festivales en nuestro país, gracias a que se paga bien a las bandas y a que los penitentes melómanos pasamos por caja religiosamente. Lo cierto es que para disfrutar de un grupo sigo prefiriendo una sala de pequeño o mediano aforo, aunque en ocasiones toque pasar por el aro para disfrutar de algo que compartes con miles de personas.