Entrada gratuita Entrada gratuita

"Sin música, la vida sería un error". (Friedrich Nietzsche).

Archivo de la categoría ‘Canciones para empezar bien la semana’

Canciones para empezar bien la semana: “Transylvania”, de Creature with the Atom Brain

A lo largo de mi vida, he descubierto bandas de las formas más dispares. En mi niñez, mi hermano mayor me transmitió su amor por The Cure, Pixies o Guns n’ Roses. En la adolescencia, la fuente principal eran los amigos del barrio, que me pasaban aquellas cintas decoradas de los grupos de punk del momento. Unas cintas que no tardaron en convertirse en cds vírgenes tostados. Todo cambió con la estrepitosa llegada de Internet, que abrió un nuevo universo se abrió ante nuestros ojos: cualquier disco estaba al alcance de un clic. Pero por encima de todo, me doy cuenta de que una de las principales maneras que he tenido de conocer nuevas bandas ha sido al verlas en directo como teloneros de otros grupos.

El caso de la banda que hoy nos ocupa, los belgas Creature With the Atom Brain, no es exactamente ese, pues di con su espectacular Transylvania buceando por Spotify. Y sin embargo, estoy convencido de que muchos son los nuevos fans que, estos días, nuestros protagonistas recaban gracias a su condición de teloneros en la gira de Mark Lanegan, al que muchos (muchos) tuvimos ocasión de ver anoche en Madrid. Ellos fueron los encargados de abrir un concierto sobresaliente, sobrio pero hipnótico, que sirvió de perfecto aperitivo para la posterior salida al escenario de Lanegan, al que acompañaron varios de los músicos de CWTAB como parte de su banda.

La música de Creature With the Atom Brain es oscura y adictiva. Lo suyo es el rock sucio y ruidoso, plagado de referencias a la psicodelia, con puntuales concesiones a la experimentación pero siempre teniendo en mente las canciones. Formados en Amberes en 2004, hasta la fecha han publicado dos discos, I am the Golden Gate Bridge, en 2008, y el citado y más que recomendable Transylvania (2009), además de los EPs previos (y más salvajes) The Snake y Kill the Snake. Ahora ultiman los detalles de su inminente nuevo trabajo, The birds fly low, que ve la luz este recién estrenado mes de abril.

Transylvania, el tema que dio título a su anterior álbum, fue uno de los que más brilló en su repertorio de ayer. Hoy nos sirve para arrancar esta semana tan corta. Que la empecéis con buen pie:

Sigue este blog en Facebook.

Canciones para empezar bien la semana: ‘Dragonfly’, de Paul Weller

Vuelve uno de los auténticos pesos pesados de la música británico. Y por extensión, de la música internacional. Vuelve un hombre que, misterios del cuerpo humano, cada vez canta mejor. Un artista que sigue teniendo muchas cosas que decir en lo musical y que, afortunadamente para sus fans, no falta a su cita con ellos cada poco tiempo. Paul Weller, el modfather, está de vuelta y tiene nuevo disco: Sonik Kicks, que verá la luz mañana en nuestro país .

Los que estén familiarizados con la carrera del señor Weller se sorprenderán con un disco en el que ha llevado su sonido un paso más allá. A sus 53 años, el ex líder de The Jam y The Still Council ha decidido reinventarse, dejando de lado la vena más folk y soul de discos como As is now o el rock psicodélico de otros como Wake up the nation para adentrarse en los terrenos del kraut y la electrónica. Pero que nadie se asuste: las melodías marca de la casa y sus raíces musicales siguen presentes en todas las composiciones de Sonik Kicks, un álbum que desde su salida se situó en el primer puesto de las listas británicas y que se ha llevado de calle a la crítica. Y es que es de agradecer la apuesta por el riesgo a cargo de un tipo que se podía haber acomodado en una fórmula que funciona. No lo hizo en The Jam -banda que abandonó en su momento cumbre de popularidad- y no lo hizo en The Still Councill grabando aquel controvertido Modernism: A New Decade de inspiración house que le valió la expulsión fulminante de su discográfica, Polydoor. Así que, ¿por qué lo iba a hacer ahora?

El primer videoclip de Sonik Kicks, el que nos sirve para empezar este lunes como dios manda, se trata de uno de esos vídeo calificados con el acrónimo como NSFW (No safe for work). Es decir, que no lo veas en el curro porque sale una tipa en cueros.



Sigue este blog en Facebook.

Canciones para empezar bien la semana: ‘I’m the One’, de Descendents

Cualquier excusa es buena para traer a colación a uno de los grupos clave de mi adolescencia. Los californianos Descendents jugaron un papel fundamental en la década de los 80 como grandes pioneros (con permiso de Bad Religion) en mezclar la potencia y crudeza del punk con las melodías más asequibles y pegadizas del pop. No en vano, bandas que más adelante darían el salto al estrellato como Green Day o Blink 182 deben gran parte de su sonido al grupo de Hermosa Beach.

¿Y por qué dedicamos este post a Descendents? Pues porque son uno de los grupos que acaban de ser confirmados para la próxima edición del Resurrection Fest, que tendrá lugar en del 2 al 4 de agosto en la localidad gallega de Viveiro, por donde también pasatán Suicidal Tendencies, Good Riddance, At the Gates, Blood For Blood, Converge, Unearth o Hatebreed, entre otros. Una cita imprescindible para los amantes del punk y el hardcore y que ya se ha convertido en un clásico de nuestro calendario festivalero.

Para arrancar esta semana, y dado que a algunos nos ha tocado trabajar, nada mejor que la energía de “Im the one”, perteneciente a uno de mis discos preferidos del grupo, Everything sucks.

Milo, la carismática mascota del grupo, y un servidor os deseamos buen lunes.

i’m the one
i’ve been here for you all along
i’m the one
who’s shoulder you’ve been cryin on
nice guys finish last
no one knows as good as me
we’re just good friends
and you come to me for sympathy
you tell me that i’m not your type
still you call me late at night
everytime he picks a fight
after all he’s said and all he’s done
i’m the one
i’ve been here for you all along
i’m the one
who’s shoulder you’ve been cryin on
he’s a total dick
that’s the truth and you know i’m right
from everything you say
theres no way he’ll ever do you right
you love a man who treats you wrong
you think you’ll change him
but you’re wrong
he’ll use you he’ll say so long
after all he’s said and all he’s done
i’m the one
i’ve been here for you all along
i’m the one
who’s shoulder you’ve been cryin on
i’m the one who wants you more than anything
you don’t feel the same way you made it clear to me
but i’ll stand my ground and maybe
you’ll hear what i’ve been sayin
after all i’ve said and all i’ve done
i’m the one
i’ve been here for you all along
i’m the one
who’s shoulder you’ve been cryin on
i’m the one
i’ve been here for you all along
i’m the one
who’s shoulder you’ve been cryin on
i’m the one

Sigue este blog en Facebook.

Canciones para empezar bien la semana: “Simple song”, de The Shins

El regreso de The Shins es, con toda probabilidad, uno de los más esperados de este 2012. Al fin y al cabo, la banda de Albuquerque (EE UU), llevaba ya cinco largos años sin publicar nuevo material. Todo un lustro desde que entregaran aquel Wincing the night away en el que, si bien no llegaron al nivel del que para un servidor es su obra maestra, el casi perfecto Chutes too narrow (2003), sí mantuvieron el listón a un nivel más que digno, inalcanzable para tantas y tantas bandas actuales.

Ahora, la banda liderada por James Mercer vuelve con Port of morrow, su primer disco fuera del sello que les vio crecer, Sub Pop, y el primero que editan a través de su propia discográfica, Aural Apothecary, que cuenta con el apoyo de la multinacional Columbia, filial de Sony Music. Y a tenor de lo que hemos podido escuchar en su primer single, Simple song, el cambio no parece haber afectado lo más mínimo a sus postulados. The Shins siguen perfilandose como auténticos genios a la hora de construír melodías adictivas, de las que se agarran a tu cabeza para no abandonate durante horas, y haciendo parecer sencillo algo que en realidad es enormemente complejo. Una de esas canciones mágicas marca de la casa, que además cuenta con un genial videoclip, y que hoy nos sirve para arrancar esta semana de la mejor de las maneras posibles.

Well, this is just a simple song, To say what you done.
I told you ‘bout all those fears, And away they did run. You sure must be strong,
And you feel like an ocean being warmed by the sun.
When I was just nine-years-old, I swear that I dreamt, Your face on a football field,
And a kiss that I kept, Under my vest.

Apart from everything, With the heart in my chest.
I know that things can really get rough, When you go it alone,
Don’t go thinking you gotta be tough, To bleed like a stone.

Could be there’s nothing else in our lives so critical, As this little hole.
My life in an upturned boat, Marooned on a cliff.
You brought me a great big flood, And you gave me a lift. Girl, what a gift.
Will you tell me with your tongue, And your breath was in my lungs,
And we float up through the rift.

I know that things can really get rough, When you go it alone.
Don’t go thinking you gotta be tough, To bleed like a stone.

Could be there’s nothing else in our lives so critical, As this little hole.
Well, this would be a simple song, To say what you done.
I told you ‘bout all those fears, And away they did run.

You sure must be strong, When you feel like an ocean being warmed by the sun.
Remember walking a mile to your house, Aglow in the dark?
I made a fumbling play for your heart, And the act struck a spark.
You wore a charm on the chain that I stole, Especial for you.
Love’s such a delicate thing that we do, With nothing to prove, Which I never knew.

Sigue este blog en Facebook.

Canciones para empezar bien la semana: ‘The Gravedigger’s Song’, de Mark Lanegan

Vuelve Mark Lanegan. Vuelve la voz más profunda y cavernosa del rock. El ex líder de Screaning Trees ocupa estos días las portadas de los medios especializados de medio planeta. Y no es para menos. Su nuevo disco, Blues Funeral -el primero como The Mark Lanegan Band desde Bubblegum, de 2004- es una auténtica joya en la que vuelve a demostrar su habilidad para moverse en terrenos de lo más variado: del folk a la electrónica, del rock al blues, siempre imprimiéndole a todo un halo de oscuridad de lo más adictivo y personal. Puro Lanegan.

El tema que abre el disco, The Gravedigger’s song, nos sirve para arrancar esta semana con buen pie. También, y de paso, para recordar su inm inente paso por nuestro país. El próximo 27 de marzo estará en Bilbao (Kafé Antzokia), el 28 en Santiago (Sala Capitol), el 1 de abril en Madrid (Sala Kapital) y el  2  en Barcelona (Apolo).

With piranha teeth
I been dreaming of you
and the taste of your love so sweet
honest its true

through my heart flows sleep
and the dark heavy rain
where the gravedigger’s song is sung
you’ve been torturing me

tout est noir, mon amour
tout est blanc
je t’aime, mon amour
comme j’aime la nuit

love, is the medicine good?
is the crow flying eight miles high?
over wire and wood

shovel down six feet
with a head heavy pain
the magnolia blooms so sweet
and it fades just the same

to the stars my love
to the sea
to the wheels my love
till they roll all over me

oh love, i been thnking of you
with razor white teeth so sharp
honest its true

in my blood flows sleep
and the dark heavy rain
the magnolia blooms so sweet
only torturing me

to the stars my love
to the sea
to the wheels my love
till they roll all over me

Sigue este blog en Facebook.

Canciones para empezar bien la semana: “I was right”, de Biscuit

Nuestros protagonistas de hoy, los catalanes Biscuit, llevan la friolera de 19 años dando el callo a base de rock vitalista, adictivas melodías pop y algún que otro ramalazo de psicodelia. Una banda de referencia entre los amantes del buen rock and roll hecho aquí que, sin embargo (y como desgraciadamente ocurre a menudo), no ha llegado a alcanzar el estatus que merece. Quién sabe dónde estarían si su ciudad natal fuera Liverpool, Detroit o Sidney en vez de Vilanova i la Geltrú.

Grabado en Chicago bajo la batuta de su productor habitual, Santi García -otro nombre fundamental para entender nuestro rock independientente de los últimos tiempos-, Memorabilia es su quinto trabajo, editado por La Castanya. 14 canciones directas, sin concesiones y plagadas de estribillos memorables. Una auténtica joya de la que extraemos su segundo corte, I was right, grabado en su casa de Vilanova. Pura energía que presentarán en directo el próximo 10 de febrero en La Boite (Madrid) junto a Image Makers.

Sigue este blog en Facebook.

Canciones para empezar bien la semana: Sharon Jones “I learned the hard way”

Que a Sharon Jones se la califique abiertamente en los medios como la heredera de Amy Winehouse no deja de ser curioso, cuando no bastante ridículo. Al fin y al cabo hablamos de una artista de 56 años que publicó su debut en 2002, un tiempo en el que la desaparecida autora de Back in Black ni siquera había grabado Frank, su primer álbum. Pero por todos es sabido que la prensa musical, en estrecha colaboración con la necesitada industria discográfica, anda siempre a la caza de nuevas sensaciones que vender a nivel masivo bajo algún tipo de etiqueta rimbombante. Forma parte del juego.

El hecho es que Sharon Jones -a quien un servidor tuvo la suerte de entrevistar hace casi un par de años-, sólo comparte con Amy su querencia por el soul, aunque en una vertiente mucho más añeja y purista que aquella. También, a menudo, mucho más funk. En su quinto trabajo junto a The Dap Kings, Soul time!(Daptone), publicado hace un par de meses, recopila canciones descartadas para sus álbumes anteriores junto a una inédita, New shoes, aunque el tema que hoy nos ocupa, I learned the hard way, forma parte de su anterior LP del mismo título. Lo cierto es que cualquier tema de su repertorio valdría para volver a demostrar su buen hacer con un género que vive días dorados gracias a nombres como Ely Paperboy Reed, Macy Gray, Jamie Lidell o, salvando las distancias, la superventas Adele. Un álbum sobresaliente que la sitúa a la altura de las más grandes intérpretes de música negra y que, a la postre, podría servir para algo verdaderamente interesante: si las nuevas generaciones vibran con Sharon Jones, es posible que les dé por investigar y descubrir a los grandes maestros del género. De Sam Cook a Sly & the Family Stone pasando por Wilson Picket. De Lynn Collins o Mavis Staples a la recientemente fallecida Etta James, descubriendo el catálogo completo de sellos tan imprescindibles como Motown, Stax o Chess. Tan atemporal como efervescente, el soul está por encima de cualquier moda efímera. Gracias a Dios.



Sigue este blog en Facebook.

Canciones para empezar bien la semana: ‘Born to Die’, de Lana del Rey

En los próximos días y semanas vais a tener Lana del Rey hasta en la sopa. Es lo que toca: la industria -también la supuestamente indie- necesita vender productos a bombo y platillo. Nuevas  sensaciones planetarias que lo son antes incluso de ver la luz sus discos. Ese es precisamente el caso de Lana, que aunque publica su debut el próximo 30 de enero, lleva dando qué hablar desde hace meses gracias a una de las campañas de promoción más salvajes que se recuerdan. También gracias a dos canciones, Video Games y Blue Jeansa  las que recientemente se suma el single que dará nombre a su primer álbum, Born to Die-, que han hecho correr ríos de tinta.

Siendo justos, y tratando de huír de los prejuicios que podrían provocar tantas expectativas, las canciones de Lana del Rey tienen algo de hipnótico y mucho de adictivo. En algún punto intermedio entre la profundidad de Portishead, las oníricas bandas sonoras de David Lynch o la cruda cercanía de Cat Power, aunque con cierto revestimiento mainstream y una nada disimulada atmósfera cinematográfica, la música de Lana del Rey ha cautivado a propios y extraños. Es posible que el lanzamiento de su disco termine por desinflar el hype. O quizá estemos ante un lanzamiento tan revolucionario y cautivador como prometen las notas de prensa. En cualquier caso, cualquiera de sus canciones nos serviría para arrancar con buen pie esta semana.

Canciones para empezar bien la semana: “Everything I say”, de Vic Chesnutt

Un 25 de diciembre como ayer, hace dos años, nos dejaba un músico irrepetible. Vic Chesnutt (Jacksonville, Florida, 1964) fallecía tras varios días en coma, fruto de un intento de suicidio acometido pocos días antes. Dejaba tras de sí una docena de discos de estudio como legado y una vida difícil: a los 18 años sufrió un aparatoso accidente de tráfico que paralizó buena parte de su cuerpo, lo que le obligó a pasar el resto de sus días en silla de ruedas. Tal circunstancia no le impidió, sin embargo, firmar un puñado de discos estremecedores durante los 90 y la primera década del siglo XXI, que le valieron ser reivinidicado como uno de los renovadores fundamentales del rock americano de los últimos tiempos. A pesar de no gozar de un gran éxito comercial, su influencia en sus compañeros de profesión fue profunda, hasta el punto de que en  1996 nombres como R.E.M., Garbage o Smashing Pumpkins le rindieron homenaje cantando algunas de sus canciones en el disco Sweet Relief II: Gravity of the Situation. Michael Stipe, líder de R.E.M., fue de hecho uno de los principales mentores de Chesnutt, a quien produjo varios discos.

La música de Chesnutt bebe de un sinfín de sonidos dispares: desde el folk americano hasta el rock más crudo y enérgico. Pero todo lo que creó tiene un denominador común: la intensidad emocional. Esa que, en canciones como este Everything I say, llegaba a desgarrar el alma.



The barn fell down
since i saw it last
it’s rubble now
well so much for the past

Everything that i say
does me this’a way
everything,
every little thing i say
does me this’a way

some call her a thief
and some people call her a prophet
but her courage is brief
brief as little, little miss muffet

everything that i say
does me this’a way
everything,
every little thing i say
does me this’a way

She wanted to
be an inventor
but nothing new
was all she could muster

Canciones para empezar bien la semana: ‘1979’, de Smashing Pumpkins

Cualquier ocasión es buena para recuperar a una banda inolvidable. Hoy, la excusa perfecta para empezar la semana con Billy Corgan y sus Smashing Pumpkins es la reedición de sus dos primeros trabajos, los más que recomendables Gish y Siamese Dream, en sendas ediciones de superlujo y plagadas de contenido inédito. Ambos álbumes, lanzados respectivamente en 1991 y 1993, forman, junto al imprescindible Mellon Collie and the Infinte Sadness, la trilogía dorada de una banda que entonces estaba en plena forma. Muchos de los que les vieron en su pasada visita a España hace apenas un par de semanas con motivo de la presentación de su inminente nuevo trabajo, Oceania, pudieron corroborar que Smashing Pumpkins ya no son lo que eran. ¿Importa acaso? Quizá no demasiado. Al menos cuando cuentan en su discografía con auténticas obras maestras como este ‘1979’. Buen lunes.


Shakedown 1979,cool kids never have the time
on a live wire right up off the street
you and i should meet

junebug skipping like a stone
with the headlights pointed at the dawn
we were sure we’d never see an endto it all

and i don’t even careto shake these zipper blues
and we don’t know
just where our bones will rest
to dust i guess
forgotten and absorbedinto the earth below

double cross the vacant and the bored
they’re not sure just what we have in the store
morphine city slippin dues down to see
that we don’t even care as restless as we are

we feel the pull in the land of a thousand guilts
and poured cement, lamented and assured
to the lights and towns below
faster than the speed of sound

faster than we thought we’d go, beneath the sound of hope
justine never knew the rules,
hung down with the freaks and the ghouls
no apologies ever need be made, i know you better than you fake it

to see that we don’t care to shake these zipper blues
and we don’t know just where our bones will rest
to dust i guess
forgotten and absorbed into the earth below
the street heats the urgency of sound
as you can see there’s no one around