Entrada gratuita Entrada gratuita

"Sin música, la vida sería un error". (Friedrich Nietzsche).

Entradas etiquetadas como ‘verano’

La vida pasa en verano

En verano conocí a la que hoy en día sigue siendo mi pareja. En verano tuve la fortuna de poder viajar a los lugares del mundo que me han marcado de manera más profunda y de conocer a algunas de las personas más interesantes que he tenido la oportunidad de cruzarme a lo largo del camino. También durante el verano sufrí algunos de los más dolorosos desengaños emocionales. Pero en todos y cada uno de esos momentos, sin excepción, la música estuvo presente para poner banda sonora a las tardes tórridas y las noches de brisa suave con las ventanas abiertas de par en par. Una canción, un disco. Varios.

Espero que tengas el tuyo a mano y disfrutes de este verano intensamente. Nos leemos a la vuelta.

Verano

Puede que este sea el verano en que tu vida cambie para siempre, aquel que recordarás durante el resto de tus días. Dentro de un año, cinco, o diez, escucharás una canción que te transportará a este preciso instante. Entonces se te erizará el vello y un escalofrío recorrerá tu espalda. Te invadirá la nostalgia. Viajarás. Y como tantas otras veces, volverás a darte cuenta del poder de la música como infalible capturador de emociones, fiel compañero de viaje y testigo eterno de tu propia trayectoria vital, esa que, como cada canción, sólo te pertenece a ti . Y aquellos con los que quieras compartirla.
Feliz verano.

De vuelta

Me encuentro recién llegado de Nueva York, con un ligero jet lag y medio centenar de vinilos en la maleta, la mayoría de ellos adquiridos a precio irrisorio gracias a los caprichosos vaivenes de la economía mundial, que han provocado que el dólar esté por los suelos. Y así, la ciudad de los rascacielos está hoy abarrotada de españoletes, que, pese a la crisis, aprovechan para ir de compras por allí como el que antaño iba a Andorra. Algo bueno tenía que tener el euro.

Antes de nada, quiero pediros disculpas a vosotros, los lectores, por este paréntesis bloguero, apenas anunciado escuetamente en un comentario del último post. Pese a ello, Entrada Gratuita no ha dejado de recibir un considerable número de visitas diarias, lo que siempre es de agradecer. Lo que se avecina promete. Septiembre es siempre un mes prolífico en este alocado universo musical. Conciertos a mansalva y esperados lanzamientos discográficos alegran la vida al melómano de a pie a la vuelta del verano, y ayudan a sobrellevar el tan temido síndrome posvacacional que a todos acecha. Y yo, como siempre, trataré de hacerme eco de todo ello desde este humilde espacio, como siempre, contando con vuestra inestimable ayuda y colaboración.

Espero que hayáis tenido un buen verano. Estoy seguro de que durante estos meses ha habido un disco, o varios, que han sido vuestra banda sonora. Esa que ha marcado de manera imborrable vuestras vacaciones, tanto en el caso de los que han hecho el viaje de su vida como en el de los que se han quedado currando. Me gustaría que la compartiéseis conmigo y el resto de lectores. Yo voy a hacer lo propio con algunos de los discos que han marcado estos tiempos de calor y escapadas. Cinco discos, no todos recientes, que se llevan la palma entre los que han marcado para mí este verano de 2008:

Johnny Cash “American IV: The man comes around” (American Recordings, 2002). La robusta, castigada e inconfundible voz de Johnny Cash ha impregnado mis oídos casi a diario durante buena parte del verano. La cuarta entrega de su célebre serie para American Recordings es un clásico que no debería faltar en la discografía de cualquier aficionado a la buena música, en el que el viejo Cash se arranca con algunos de los mejores momentos de su carrera, la mayor parte de ellos en forma de versiones, a las que otorga su particular sello. Grande. E inmortal.

The Queers “Munki Brain” (Asian Man, 2007). La banda de pop-punk de New Hampsire lleva formando parte de mis veranos desde hace ya unos lustros. Y es que no hay mejor época del año para recuperar sus discos. En el último de ellos volvieron a hacer más de lo mismo. Sin más pretensiones, Y nosotros, sus fans, encantados. Coros deliciosos, chicas, surf y ese macarrismo punk ramoniano tan suyo que les hace inconfundibles. Cómo molan los Queers.

La Célula Durmiente “Miente” (Bcore, 2008). La banda barcelonesa se ha sacado de la manga un álbum tan variado como disfrutable. El inicial “Sólo sé que no sé nadar” es uno de esos temas que rozan la perfección pop, y uno de los que más ha sonado en mi cabeza estos meses. Una melodía adictiva donde las haya y un grupo de los que demuestran cómo en este país hay grandes propuestas tan desconocidas como soberbias en las que confiar de cara al futuro.

José González “In our nature” (Mute, 2007). El cantautor sueco de padres argentinos fue capaz de igualar su maravilloso primer disco, “Veneer”. Armado sólo con su guitarra y una voz cálida y llena de matices, González da forma a unas composiciones tan íntimas y sinceras que llegan a lo más profundo del alma. Un discazo de principio a fin para disfrutar con calma.

Half Foot Outside “Perfect from the distance” (Astro, 2006). Otra propuesta de aquí, en este caso de Pamplona, y el disco que probablemente más ha sonado en mi reproductor, tanto este verano como desde meses atrás. Un discazo de indie rock redondo y sin concesiones. Y otro de los claros ejemplos de un grupo que de ser de Liverpool, Londres o Nueva York, llenarían más de una portada de revistas musicales.

Por último, no puedo cerrar el capítulo veraniego sin mencionar un género, el surf, que ha dominado la temporada. Desde los clásicos, como The Ventures, The Atlantics, The Surfaris, o Dick Dale, hasta los remotos, como los mexicanos The Lost Acapulco, pasando por mis venerados Man or Astro Man o los españoles Space Weirdo, Los Coronas o Inlaketch Surf. Un género 100% recomendado para esta época que ya termina.

Y de nuevo, concluyo este post con una pregunta: ¿Cuáles han sido vuestros discos del verano? ¡Anímense!