Entrada gratuita Entrada gratuita

"Sin música, la vida sería un error". (Friedrich Nietzsche).

Entradas etiquetadas como ‘the hives’

The Hives están de vuelta

Y aunque aún tardemos un poco en poder escuchar las canciones de su nuevo disco, Lex Hives, que verá la luz el 21 de junio, la banda ya ha adelantado el que será primer single, Go Right Ahead, que se puede escuchar a través de la edición americana de la revista Rolling Stone. Además, ha puesto en circulación cinco pequeños y singulares videos en los que cada miembro del grupo toca el comienzo del tema con su respectivo instrumento, como puedes ver al final de este post.

Han pasado cinco largos años tras el último trabajo de The Hives, aquel Black and White. Un tiempo no exento de problemas, en palabras de su propio vocalista, Howlin Pelle Almqvist, según reconoció recientemente en una entrevista para el semanario británico NME:  “Fueron años terribles para la banda. Ahora igual salimos de la oscuridad, pero tuvimos muchos problemas. Problemas de todo tipo. Problemas del rock, pero por suerte ahora desaparecieron”. “Problemas del rock” probablemente sea un bonito eufemismo para hablar de drogas. Y sin embargo, poco nos importa, pues la banda sueca parece mantener intacto su punch y sus ganas de diversión, como ya demostró en la última edición del festival Dcode, de Madrid, donde hicieron menear al bullarengue a 13.000 fans enloquecidos.

Lex Hives parece mantener intacto el característico estilo de la banda, a mitad de camino entre el garage, el punk y el rock, con esos temas de tres minutos y esos cavernarios riffs marca de la casa. El álbum ha sido producido por los propios Hives y mezclado por Andrew Scheps (Adele, Red Hot Chili Peppers), con dos temas adicionales mezclados por D. Sardy (Marilyn Manson, Slayer) y Joe Zook (Weezer, Modest Mouse). La edición de lujo del álbum de Lex Hives contiene varios temas a modo de bonus producidos por Josh Homme, líder de Queens of the Stone Age. Right Ahead se publicará en vinilo de 7 pulgadas coincidiendo con la próxima edición del Record Store Day, el próximo 21 de abril.



Sigue este blog en Facebook.

The Hives, acusados de plagio

Una vez más, salta la polémica. Los suecos The Hives han sido acusados de plagio por la banda de Los Angeles Jason Shapiro and The Roofies, que ya ha emprendido acciones legales contra el grupo de Howlin’ Pelle Almquist y compañía (en la foto). El tema de la discordia es “Tick Tick Boom”, del último trabajo de los suecos, el conocido como “Black and White album”, que se parece, muy sospechosamente, a “Why you”, de la banda norteamericana. Antes de sacar cualquier tipo de conclusión, vayamos a las pruebas. Vayamos a los vídeos:

The Hives “Tick Tick Boom”

Jason Shapiro and The Roofies “Why you?”

Con esto de los plagios yo siempre fue muy prudente. Me explico. Hay tantas canciones escritas, tantos grupos en el mundo, que a veces resulta complicado que dos temas no se parezcan. En el caso de una banda de garage rock como los Hives, hablamos de un estilo con unos patrones que en no pocas ocasiones se repiten. Y así, si nos ponemos a indagar, podríamos encontrar, casi con toda seguridad, canciones de los Headcotes que recuerden a los Gories, o temas de los Black Lips que puedan sonar similares a algo de los Oblivians.

En este caso, el riff de guitarra es muy similar y la manera de empezar a cantar la estrofa más aún. De hecho, según empiezas a ver el vídeo de Shapiro, la sentencia parece clara: huele a plagio. Pero realmente ahí acaban las coincidencias. El estribillo (del que apenas podemos escuchar unos segundos en la versión de Youtube), no tiene nada que ver. Y puestos a ser un poco malpensados, el tema de Shapiro (supuestamente escrito en 1997), no ha sido subido a la popular web de vídeos hasta hace unos pocos días… ¿Coincidencia u oportunismo?

Al final, quede en lo que quede la cosa, la banda de Los Angeles, completamente desconocida hasta ayer, ocupa hoy centenares de páginas musicales de Internet, conversaciones de bar entre fans de los Hives y blogs musicales como éste. Así que, aunque el proceso judicial caiga del lado de los Hives, la batalla ya está ganada por parte de Shapiro.

¿Vosotros qué opináis?

Torbellino Hives

Una abarrotada sala la Riviera recibió ayer a uno de los fenómenos más sorprendentes de los últimos años. The Hives, combo sueco que ha terminado de pegar el pelotazo con su Black and white album, puede presumir de haber llevado su sonido de garage rock al gran público como pocos lo han hecho antes.

A muchos de los que seguimos a esta banda desde su etapa en Burning Heart, de la que salieron albumes tan explosivos como Barely Legal (al que no hicieron ni una sola concesión, dicho sea de paso) nos llama la atención un triunfo tan arrollador. Es indudable que los chicos de Fagersta tienen temas con gancho, lo suficiente para que un canal de televisión como Cuatro les escoja para poner la banda sonora a todas sus cortinillas. Sin embargo, y pese a sus numerosos hits, no deja de ser una banda de raíz punk, a priori no muy asequible para un público tan masivo y heterogéneo como el que ayer se dio cita en Madrid.

The Hives son conscientes de esa pequeña paradoja, y la han sabido aprovechar en su beneficio para dar forma a un espectáculo escénico vibrante, divertido y rompedor. Precedidos por los interesantes Henry Fiat´s Open Sore, también suecos y valedores de un garage-punk algo más aguerrido que el de The Hives, “Howling” Pelle Amquist y los suyos salieron a escena al calor de las luces de neón, que se han convertido en complemento fundamental de sus directos.

Uno a uno fueron cayendo todos los hits de sus últimos tres discos, apenas sin concesión entre ellos y amenizados por un Pelle Amquist que sorprendió con un español más que aceptable, además de con una serie de trucos infalibles para animar al público (“ahora las señoritas, ahora los caballeros”, etc.). Desde Main Offender a Walk Idiot Walk, pasando por Die Allright!, Tick Tick Boom y toda su retaila de pildorazos energéticos y coreables, el concierto no perdió fuelle ni un sólo segundo.

Hay algo mágico en la presencia escénica de The Hives. A medio camino entre la chulería y la caricatura risoria, los miembros de la banda forman un combinado perfecto sobre las tablas. Pelle Amquist es un cruce entre Malcolm McDowell, actor principal de La Naranja Mecánica, y el Jagger de los primeros tiempos de los Stones. Se mueve como pocos en directo, anima al público como nadie y posee una versatilidad como vocalista que ha ido puliendo a lo largo de los años hasta rozar el sobresaliente. Porque ayer no hubo ninguna de las entrañables meteduras de pata que otras veces habían estado presentes sus conciertos. Las voces estuvieron perfectas, el sonido de lujo, y la base instrumental impecable.

Un concierto divertido hasta el extremo, en el que no faltó de nada (si acaso alguno de sus temas antiguos y más cavernarios) y en el que The Hives volvieron a demostrar por qué están tan arriba. Grandes.