Entrada gratuita Entrada gratuita

"Sin música, la vida sería un error". (Friedrich Nietzsche).

Entradas etiquetadas como ‘emi’

EMI: cronología de un desastre anunciado

Las multinacionales del disco se tambalean. Citigroup, el mayor conglomerado financiero del planeta y propietario de Visa, se ha hecho con el 100% de la EMI, hogar de bandas como The Beatles, Depeche Mode o Coldplay y que hasta ahora pertenecía a Terra Firma, la empresa de Guy Hands (en la foto). Una operación que tiene como objetivo amortizar la deuda del grupo y que podría desembocar en una nueva venta. Y es que Citigroup quiere desprenderse de la patata caliente cuanto antes, por lo que diversas fuentes apuntan que otra de las cuatro grandes multinacionales, Warner, ya negocia con los dueños de Visa la compra de lo que quede de la maltrecha EMI.

La operación -“un paso extremadamente positivo para la empresa” según el consejero delegado de la discográfica Roger Faxon-, posibilitará que los empleados de EMI cobren sus nóminas, algo que, en la situación anterior, solo estaba garantizado hasta marzo. Por el momento, Citigroup se ha comprometido a garantizar los puestos de trabajo de los empleados de la disquera.

El paso de Guy Hands por EMI es uno de los más catastróficos ejemplos de gestión que se recuerdan. Hace sólo tres años adquiría la compañía apoyándose precisamente en Citigroup para poner el dinero sobre la mesa. Pese a la crisis, EMI había capeado el temporal razonablemente bien. Pero las cosas no tardaron en torcerse, y los intereses comenzaron a acumularse hasta llegar a lo insostenible. Citigroup pasó de entusiasta accionista a principal acreedor.

Los grandes éxitosde Hands hablan por sí solos: en 2007, al poco de llegar, Radiohead abandonaron el barco. Ese mismo año, Paul McCartney publicó su disco con Starbucks, rompiendo una de las más longevas relaciones de la historia de la música. En 2008, Queen hicieron lo propio. Para entonces, la firma ya había entrado en zona roja, y se vio obligada a emprender una campaña de despidos masivos de la que en su día se habló este mismo blog.

Algunos dirán que sólo es cuestión de tiempo que el anquilosado modelo de negocio que representan empresas como EMI se desmorone. Que este es sólo uno más de los síntomas de su enfermedad terminal. Es posible que así sea. Y pese a la colección de trapos sucios que atesora toda multinacional y lo podrido de su manera de enfocar la venta de discos, uno no sabe si esto son buenas noticias. Al fin y al cabo, EMI siempre fue la más digna de las cuatro majors y pareció destilar, por lo general, un mayor respeto a la música que sus competidores directos. Tampoco es que el listón estuviera demasiado alto.

Algo pasa con EMI

EMI, hogar de grupos como Rolling Stones o Depeche Mode, ha anunciado despidos masivos que pueden afectar a un número de trabajadores que oscila entre 1.500 y 2.000. Es decir, aproximadamente el 35% de sus 5.000 empleados. Con ello, la empresa espera ahorrar 265 millones de euros al año. Como es habitual ante las crisis, cuando las altas esferas comienzan a perder los nervios, los de abajo se echan a temblar.

Se trata del penúltimo episodio de despropósitos acaecidos en EMI tras su cambio de dueños. El pasado año, el histórico sello fue adquirido (3.400 millones de euros mediante) por Guy Hands, dueño de la corporación Terra Firma y uno de los hombres más ricos del Reino Unido, que desde entonces trata de sacar a flote la compañía a base de movimientos que, como este, suenan a maniobras desesperadas. Una de las primeras fue proponer que varios lanzamientos, como los de Coldplay o Kylie Minugue, fueran esponsorizados por grandes firmas comerciales, de cara a incrementar sus beneficios. Otra, la de aunar bajo un solo liderazgo las áreas de ventas, marketing y distribución, lo que no ha hecho ninguna gracia a los músicos, que temen recortes en el aparato de promoción de sus discos.

EMI tiene 14.000 artistas en nómina, de los cuales sólo 200 generan beneficios. Paul McCartney, uno de los grandes capos de la compañía, fue uno de los primeros en abandonar el barco. El ex Beatle declaró que se sentía “aburrido”. Para él, “todo se había convertido en una rutina. Todo el mundo en EMI se ha convertido en parte del mobiliario. Yo era un sofá, Coldplay un sillón, y Robbie Williams… no quiero ni pensar en qué era”. La ruptura con Radiohead por falta de acuerdo económico, que llevó a los de Oxford a buscar su propio camino con los buenos resultados que venimos viendo desde hace tiempo, fue otra de las más sonadas espantadas. Robbie Williams se declaró en huelga sontra los nuevos dueños. Y ahora, The Verve amenazan con no sacar su disco en protesta por el rumbo que ha tomado la compañía.

No hay que olvidar que EMI es una multinacional, y como tal su principal objetivo es ganar dinero. Así que atacarla exclusivamente por tratar de hacerlo sería contraproducente. Al fin y al cabo, Hands se ha hecho cargo de una deuda galopante que trata de reducir a toda costa. Es comprensible. Pero conviene que cuide sus estrategias para no caer en un descrédito que, de hecho, ya se está produciendo.

No sé cuál es el futuro de las grandes discográficas, pero creo que, o mucho se adaptan, o están condenadas a desaparecer, al menos en el modelo de negocio que hemos conocido hasta ahora. Puede que EMI, quizás la multinacional con el catálogo más atractivo, sea la primera en hacerlo. Thomas Bangalter, cincuenta por ciento de uno de sus más rentables grupos, los franceses Daft Punk, declararó recientemente que “2008 será el último año para la industria discográfica. Llegará al final por la autodestrucción”. Veremos si tiene razón. De momento, lanzo una pregunta al aire. ¿Qué harías si fuerais Guy Hands por un día?