BLOGS
Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

6 novelas para inocular literatura en vena a doctor@s y enfermer@s

Hay novelas más adictivas que un pelotazo de “Gin-Lorez” (un chorrito de ginebra con una o dos cápsulas de Lorazepam).

(Pearl Harbor, 2001 / Touchstone)

(Pearl Harbor, 2001 / Touchstone)

Y si la trama escarba en los orígenes de la medicina y la cirugía, o se levanta en entornos hospitalarios el lector, aunque sin vínculos profesionales con la medicina, está abocado a ser un yoqui del subgénero de doctores, clínicas y enfermeros. Probadlo y luego me decís.

Sí, querid@s, sí. O bien caes rendid@ a los pies de los orígenes del saber, la ciencia y las prácticas que nos mantienen con vida -por muy truculentas que fueran las primeras cirugías y desde aquí ya os digo: ¡que la Providencia Librera bendiga los sedantes contemporáneos!-, o bien te entregas con perverso placer al oscuro arsenal de historias, personajes, extrañas enfermedades, tragedias y pasiones -más bajas que altas- que laten las 24horas en ese glorioso microuniverso que es un Hospital.

Lo curioso del caso es que observo desde mi atalaya librera cómo este tipo de novelas pasan desapercibidas para muchos profesionales sanitarios, mientras son lo que yo llamo clásicos del boca-oreja de lectores ajenos a la Medicina.

Algunos de esos títulos entran y salen constantemente de reginaexlibrislandia sin necesidad de campañas mediáticas ni otros ardides publicitarios. En otras palabras: se venden mucho, se recomiendan bastante y se leen más. Y a mi eso, como comprenderéis, me llena de gozo libresco.

Pero el gozo es aún mayor cuando algún reginaexlibrislandiano se materializa ante mí con alguna petición en la línea de la de esta mañana:

Cliente: Hola, Regina

Regina: ¡Ah, hola!

Cliente: ¿Qué novela le regalo a mi sobrina, que es médico? Mira que es lista la chica, pero no logro que lea literatura. Y digo yo que un poco de ficción no le vendría mal. Que bastante estrés tiene, todo el día de turnos y guardias.

Regina: ¿De alguna temática en particular?

Cliente: Sí, quiero que vayan sobre su profesión. ¿Qué me recomiendas?

Y por su puesto le dí mi prescripción Regina Exlibris con 6 novelas para inocular literatura en vena a doctor@s y enfermer@s:

1. El médico. Noah Gordon. Roca. Tres décadas después de su publicación este apasionante novelón de mil páginas -que se devora como si fueran cien- sigue por las librerías tan lozano y apetecible como si acabara de salir de imprenta. Y no me extraña, porque el viaje iniciático de Rob J. Cole, un joven londinense dotado para la sanación por Europa y Asia en el siglo XI para estudiar medicina en la madraza de Ispahán y aprender los secretos del maestro Avicena, padre de la medicina moderna, es un relato impecable y cautivador de la lucha del apasionado Cole por vencer la enfermedad, el dolor y la muerte, pero también es una novelización magistral de la historia de la medicina.

El Médico

El Médico

2. Dr. Arrowsmith. Sinclair Lewis. Nórdica. Si pensabas que el Dr House es implacable reventando desde dentro el submundo de la medicina deberías pasar un rato con su antepasado literario, el Dr Arrowsmith, y lo pasarás en grande. Martin Arrowsmith es el protagonista de una novela homónima de Sinclair Lewis que es, además, una de las cimas más altas de las letras norteamericanas del SXX, Premio Pulitzer en 1926. Pionera en diseccionar con salvaje ironía las entrañas del microuniverso hospitalario, de la investigación y de las mafias farmacéuticas, describe de forma magistral todos los vértices de la vida activa de un médico -desde su formación a las consideraciones éticas-, y nos muestra, con un tono satírico a prueba de anestesias, las envidias, presiones y negligencias asociadas a esta profesión. Lewis, que conocía de primera mano este ecosistema, sutura con precisión quirúrgica una trama donde la picaresca y el humor inteligente son los ingredientes principales.

Dr. Arrowsmith

Dr. Arrowsmith

3. Doctor en Irlanda. Pat Taylor. Espasa. Ballybucklebo. Así se llama el remoto pueblo de la Irlanda rural al que llega por azar el joven y recién licenciado en medicina general doctor Barry Laverty. A pesar de sus buenas intenciones y su poca experiencia, pronto tendrá que reconocer que le queda mucho por aprender. Por suerte para él, se topa con Fingal Flahertie O’Reilly, un médico veterano cuyos métodos son de todo menos ortodoxos, pero que acude al rescate del doctor sin tablas. Aunque también es cierto que, más que el oficio, se volcará en enseñarle, sobre todo, a lidiar con los excéntricos vecinos que acuden a su consulta y que hacen de cada día una aventura de final incierto. Divertidísimo anecdotario de los inicios de un médico rural en la profunda Irlanda.

Doctor en Irlanda

Doctor en Irlanda

4. El cirujano de Al-Andalus. Antonio Cavanillas de Blas. Esfera de los Libros. Ésta es la historia de Abul Qasim, el médico personal del califa Abderrahmán III y, probablemente, el cirujano español más notable de todos los tiempos. Hace diez siglos, este genio andalusí, gracias a su intuición y apoyándose en revolucionarias técnicas inventadas por él -algunas de las cuales siguen aún hoy en uso-, ya operaba con éxito cataratas, hernias y bocios; hacía traqueotomías, trepanaciones, amputaciones e, incluso, intervenía cólicos misereres. El también cirujano Antonio Cavanillas de Blas nos traslada con inigualable maestría a la mágica Córdoba del siglo X, la ciudad más populosa de Occidente, en la que se reunía todo el saber de su tiempo. Y nos lleva a contemplar, a vivir casi, las intervenciones de Abul Qasim, así como las aventuras del harén, el aroma del zoco, el esplendor califal o el largo viaje a Bagdad en busca de conocimiento.

El cirujano de Al-Andalus

El cirujano de Al-Andalus

5. Alguien voló sobre el nido del cuco. Ken Kesey. Anagrama. Sobrecogedor retrato de los hospitales psiquiátricos de la norteamérica de los años 50 que es, más allá de su brillante adaptación cinematográfica homónima, una novela de culto. En ella Randle McMurphy finje estar loco para esquivar la cárcel y termina confinado en la sala del hospital psiquiátrico que dirige con mano de hierro Ratched, la sádica Gran Enfermera. McMurphy, vital, generoso, amoral y rebelde, librará desde su llegada una guerra sin cuartel contra la Gran Enfermera y su sistema represivo. Las batallas serán divertidas y cruentas; algunos internos perderán en ellas la vida, y otros descubrirán los encantos del sexo, la bebida, la libertad y la rebelión permanentes. Maravillosa crónica de un momento y un lugar que es a ratos espeluznante, a ratos tierna y otros incluso divertida.

Alguien voló sobre el nido del cuco

Alguien voló sobre el nido del cuco

6. La vida es suero. Historias de una Enfermera Saturada. Plaza y Janés. Enfermera Saturada es de una generación de mujeres que aprendió a coser heridas antes que botones, por eso es capaz de recuperarse con más facilidad de una relación amorosa complicada que de una cremallera rota en esos tejanos de temporada que tanto le ha costado encontrar. Se define como una enfermera española que busca su hueco en la sanidad. Empieza su turno en planta, baja a la UCI, sube a prematuros y termina en urgencias. Esta enfermera se maneja como pocas en las redes sociales, desde donde cada día decenas de miles de personas ven cómo repasa, con humor y descaro la actualidad de su hospital, de cualquier hospital de España. Bienvenida al primer tomo de sus andanzas en un mundo -el hospitalario- donde el delirio se mezcla con el humor, a veces negro y siempre muy fino, pero donde el día a día siempre supera a la ficción.

La vida es suero

La vida es suero

  • Y vosotros, queridos, ¿leísteis alguna de esos 6 novelas para inocular literatura en vena a doctor@s y enfermer@s ? ¿Qué os pareció? ¿Alguna otra sugerencia?
  • Sígueme en Facebook y Twitter

3 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Emilio José

    Qué ridículo es que una entrada que recomienda buena literatura use la @ para hacerse el “inclusivo”. De esta manera me entero de que existe la palabra “doctoro”.

    Absurdo.

    20 noviembre 2017 | 8:03

  2. Dice ser Antonio Larrosa

    Hoy he leido un libro que se titula 100 MEDICAMENTOS QUE FUNCIONAN cuyo autor es el dr. MIke Oppenheim y me gustado mucho, aunque no tanto como EVANGELIO DEL CENTURIÓN que puedes leer gratis en mi Web clicando sobre mi nombre, Gracias

    20 noviembre 2017 | 20:38

  3. Dice ser Cide Hamete

    Apoyo a Emilio José en el #1: usar la arroba es una gilipollez de bienpensantes. Decir doctores y enfermeros es suficiente para que entendamos que hay doctores mujer y mujeres enfermeras 😀

    22 noviembre 2017 | 17:02

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.