Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘familia’

Vacaciones para toda la familia en casas de particulares

Nightswapping es la plataforma más importante de intercambio de estancias en casas de particulares y ahora ha ideado un motor de búsqueda invertido, que permite crear proyectos de viaje sorpresa. Además no solo ofrece la posibilidad de encontrar un alojamiento en numerosos países, sino que también intenta  crear una comunidad viajera en torno a ella.

Con el motor de búsqueda invertido para las vacaciones, en vez de indicar la ciudad de destino, se especifica la de salida. Hay que indicar en el buscador la ciudad de salida, especificar los kilómetros que quieres recorrer (útil para calcular presupuesto) y la página sugiere fines de semana en casa de particulares.

Nightswapping

Las ventajas de esta forma de hospedarse, que ya utilizan miles de viajeros cada año, son claras: Económicas: se puede ahorrar mucho dinero con el sistema tu casa por la mía. Gracias al trueque de noches, anfitriones y viajeros pueden viajar por todo el mundo y sólo deben abonar los gastos de gestión de 9.90€ que además incluyen un seguro de Allianz.

Comodidad: La posibilidad de poder contar con una casa para toda la familia es algo a tener muy en cuenta pues en los hoteles el espacio disponible suele ser mucho más limitado. Además, se puede encontrar a alguien que hospede en su casa y que también tenga niños, con lo que se puede encontrar todo lo necesario, tronas, carritos, cuna y otros equipamientos de los que se puede disponer previo acuerdo.

Ayuda a la planificación: El hecho de contactar con alguien que reside en el destino que vamos a visitar, permite poder obtener información de primera mano de los mejores lugares a visitar en familia, restaurantes para comer con niños, lugares especiales que hay que visitar fuera de los circuitos del turismo tradicional o cualquier otro tipo de información que puede servir de ayuda

Sociales: Se abre la posibilidad de conocer gente nueva. El hecho de compartir algo tan personal como nuestras casas y no pagar por alquilarlas, da pie a crear vínculos de confianza con nuevas personas.

Para viajar a casa de otros sin tener noches de alojamiento para intecambiar, el viajero puede comprar  las noches que necesita antes de reservar la estancia. El precio de una noche varía entre los 7 y los 49 euros, independientemente del número de viajeros y el destino.

Kangapp, una red de viajeros que facilita moverse con niños

Kangapp es una plataforma digital que promueve el turismo en familia y facilita las cosas para poder viajar con niños. Es una comunidad de amantes de los viajes y del turismo de proximidad que trata de animar a las personas a que participen, se interesen y trabajen en el turismo colaborativo, tratando de motivarles para que se muevan y viajen en familia.

Sus promotores son también padres con niños de corta edad y amantes de los viajes y de hacerlos con la familia, y convencidos de que viajar forma parte de la educación de los hijos y de que la situación personal no debe ser un impedimento para acometer cualquier aventura viajera.

Además, ayuda a buscar, publicitar o alquilar artículos para bebés y niños. Toda familia que esté de viaje y necesite una cama de viaje para un fin de semana, un carrito de bebé para todo un verano o una silla para el coche para un viaje por carretera, lo puede encontrar en esta red social.

Kangapp1

Uno de los aspectos que caracterizan a Kangapp es la confianza. En todo los alquileres que se realizan, el arrendatario debe dejar una pequeña cantidad -calculada y sugerida por kangapp-. Los pagos se realizan mediante la plataforma de MangoPay y para la confirmación de la entrega/recogida del artículo alquilado se utiliza un sistema de códigos alfanuméricos.

La plataforma nació como una herramienta para fomentar el turismo colaborativo y P2P, una forma de viajar sin intermediarios, de particular a particular que permite que un local pueda alojarnos en una habitación de su casa, alquilarnos su coche -o compartirlo- o dejarnos su casa a cambio de que cuidemos de sus mascotas y reguemos sus plantas.

El turismo colaborativo no sólo es más barato y flexible sino que, además, permite obtener unos ingresos extra y hacer que el viaje sea algo más que una experiencia turística para convertirse en una grata experiencia personal.

Una red de viajes para familias con niños que se dejan sus casas

La red de viajes Knok está pensada para quienes quieren viajar en familia, con sus niños. La plataforma conecta a miles de familias que se dejan sus casas unos a otros cuando no están en ellas para poder, así viajar más fácilmente con sus hijos y más barato, ya que el ahorro comparado con un hotel es del 90%, según sus promotores.

Los que se apuntan a Knock deben completar un perfil de la familia y de su casa, y de esta manera reciben oportunidades de viaje personalizadas en función de los destinos que eligen, pueden buscar casas en sus destinos favoritos y responder a los mensajes que le envíen otros miembros, además de contar con una guía de viaje para familias, que se ha elaborado con las experiencias de muchos padres y madres.

Knock

Además, los suscriptores pueden contactar con todas las familias de la red, contar con el seguro de hogar internacional mientras se está de viaje, la verificación de todos los miembros y el servicio personalizado de un conector de Knok que ayuda en los primeros pasos en la red, enviándo sugerencias personalizadas.

Cada familia ayuda a crear una guía de sitios para ir con sus hijos, adaptada al destino, y así comparte conocimiento y consejos sobre actividades locales. La red también facilita en caso de que se solicite canguros de confianza, para cuando los padres quieran tiempo para ellos, personal personal de limpieza, cocineros locales y guías especializados en actividades y excursiones para las edades de los hijos. La mayoría de las casas tienen juguetes y otros equipamientos para niños.

Laura y Juanjo son los fundadores de Knok, y padres de dos niños bastante viajados, señalan ellos. Han realizado ya un montón de viajes en familia y acumulan muchos recuerdos de cada uno de ellos. Desde su primera estancia en un estudio en el Soho en Nueva York hasta el enorme loft en Chelsea. ” O aquella vez en que una familia de Burdeos nos dejó la nevera llena y estuvimos comiendo pato y foie durante una semana. O el verano que pasamos en una casa clásica de San Francisco, jugando con nuestros hijos en Dolores Park, y viendo cómo la mítica niebla se paseaba por el cielo de la ciudad”.

Además del intercambio de casas, la red cuenta con 120.000 apartamentos para alquilar, adaptados a los niños y con muchos descuentos.