El origen del nombre de los diferentes tamaños de botellas de vino

Comúnmente las botellas de vino o cualquier espumoso (cava, champán), suelen ser de 75 centilitros. A pesar de que esa medida es la estándar, en los comercios y algunos establecimientos de hostelería podemos encontrarnos con botellas de diferentes tamaños (más grandes y más pequeñas) y cada una tiene un nombre:

El origen del nombre de los diferentes tamaños de botellas de vino

Benjamín. Se trata de las botellas más pequeñas, cuya capacidad es de 18,7 centilitros, lo que equivale a un cuarto de la botella estándar, la medida exacta para servir una copa. También podemos encontrar que se denomina piccolo o split. El término benjamín proviene de un nombre bíblico.

Chopine. Un cuarto de litro o 25 centilitros. Es una medida poco común y a veces se ofrece como recuerdo en algún evento, no solo con vino, sino también de aceite. El término proviene del francés y este, a su vez, lo recibió del alemán schopen, cuyo significado escucharada’. Es curioso que el chopine en Francia se consideraba una medida equivalente a una  pinta de cerveza (algo más de 400 mililitros).

Demi. Las botellas cuya capacidad es de 37,5 centilitros son conocidas de este modo y también como  media botella, debido a que equivale a la mitad de la estándar. El término demi proviene del francés y significa ‘mitad’.

Jennie. Nombre que se le da a algunas botellas de medio litro (poco comunes) en las que se embotellan vinos dulces o generosos. Según indican algunas fuentes, la denominación proviene de un tipo de aguardiente que se embotellaba en Gales.

Clavelin. Extraña medida de 62 centilitros en el que se embotellaba el vino procedente de los viñeros de Jura (en el este de Francia). Parece ser que el 38 % del vino amarillo elaborado se perdía por evaporación natural, por lo que de cada litro quedaban esos 62 centilitros. La denominación clavelin proviene del apellido de la familia, que, en el siglo xviii, le encargó a una fábrica de vidrio de La Vieille-Loye que les fabricaran botellas de 0,62 litros para embotellar su preciado vino amarillo.

Estándar. Medida común del embotellado de vinos, espumosos y bebidas espirituosas. Son 75 centilitros, tal y como explico en la cabecera de la página.

Litro. Curiosamente una medida muy poco común para embotellar ese tipo de bebidas.

Mágnum. Tiene una capacidad de 1,5 litros. Su nombre proviene del latín y significa ‘grande’.

Marie Jeanne. Botella con capacidad de 2,25 litros, equivalente a tres botellas estándar y muy común en Francia para embotellar coñac o vino de Burdeos. Posiblemente reciba tal denominación en homenaje a  Juana de Arco.

Doble mágnum. Tres litros, cuatro botellas estándar y el doble de la botella mágnum, de ahí su nombre.  Curiosamente, en la región de la Borgoña esta medida se conoce como jeroboam (nombre de dos reyes de Israel)

Rehoboam. Cuatro litros y medio o seis botellas estándar. La denominación la recibe en honor al rey de Judá Roboam.

Matusalén. Nombre que reciben las botellas de 6 litros (equivalente a 8 de tamaño estándar). En Burdeos es conocido como imperial. La denominación matusalén hace referencia a uno de los patriarcas bíblicos.

Salmanazar. Nueve litros o 12 botellas de 75 centilitros. Corresponde al nombre del rey asirio que deportó las tribus de Israel. En algunos lugares esta medida también es denominada mordechai, por el nombre de un personaje del Antiguo Testamento.

Dame-jeanne o damajuana. Nombre recibido por una especie de garrafa de diez litros de capacidad en la que se embotellaba el vino de la Provenza. Parece ser que recibía dicha denominación de la reina Juana I de Nápoles, quien, según cuenta la leyenda, se refugió un día de tormenta en el taller de un maestro botellero; este le permitió a la monarca que soplase un recipiente y, gracias a su gran capacidad pulmonar, consiguió hacer, de un soplido, una botella de diez litros.

Baltasar. Este nombre de uno de los tres Reyes Magos va para la botella de 12 litros (16 de 0,75 centilitros de capacidad).

Nabucodonosor. Famoso gobernante de Babilonia que da nombre a las botellas de 15 litros (20 botellas estándar).

Melchor. Otro de los Reyes Magos que dio nombre a una botella de vino, en este caso las que tienen 18 litros de capacidad (equivalentes a 24 normales). Cabe destacar que en la Borgoña esta medida recibe el nombre del rey de Israel Salomón.

Melquisedec. Rey de Salem, este personaje bíblico da nombre a las botellas de 30 litros (40 estándares), cuyo peso supera los 50 kilos.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

1 comentario

  1. Dice ser Alberto

    Admirado Alfred, creo que se ha deslizado un error en tu artículo. Dices que una pinta de cerveza son “algo más de 400 centilitros”. Aparte de que es una barbaridad (400 cl son 4 litros!), la pinta es una medida anglosajona que varía según el país: en Irlanda y Reino Unido tiene 56,8 cl; y en EEUU equivale a poco más de 47,3 cl.
    En ambos casos, muy por encima de los 40 cl que imagino querías decir.
    Me parece un tema importante porque en España nos venden como “pintas” vasos de cerveza que, con suerte, apenas sobrepasan los 33 cl. No sé por qué los responsables de consumo no ponen freno a esta miniestafa de tantas cervecerías pseudoirlandesas o “artesanales”, muy de moda ahora, porque es un absoluto engaño. Los extranjeros alucinan con la poca cantidad de las supuestas pintas. Es como si compras un litro de refresco y solo tiene 70 cl.
    Ah, y además cobran esas cervezas a precio de sangre de unicornio!

    13 diciembre 2021 | 12:11

Los comentarios están cerrados.