Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘europa’

Grecia y las distintas caras de la izquierda

Por Amanda Iglesias Moreno

La izquierda tiene muchas caras: moderada, radical, extrema.

Syriza gana en Grecia, seguidores del partido celebran la victoria. (EFE)

Syriza gana en Grecia, seguidores del partido celebran la victoria. (EFE)

La cara moderada traicionó tanto a los ciudadanos españoles como a los griegos y lo que es peor, se traicionaron a lo que hasta la fecha habían sido ellos mismos.

La extrema, caracterizada por la ausencia de pensamiento reflexivo, actúa con violencia y la radical, izquierda que se está imponiendo en el sur de Europa, se caracteriza por un discurso exaltado, utópico en la sociedad actual, pero al mismo tiempo caracterizado por el sentido común que tanto asusta a aquellos que se niegan a que las reglas del juego cambien.

La izquierda radical ha triunfado en Grecia y busca la unión de izquierdas que plante cara a la gran Alemania, enferma de alzhéimer, incapaz de recordar la posición que tomó la misma Europa que están oprimiendo y asfixiando cuando estaba prácticamente destruida. El sur de Europa pretende refrescarle la memoria a Merkel. Comenzamos por Grecia

Estimada Junta Electoral: tengo entrada para la sesión que solo es este fin de semana y…

Por Ana E. Romero Ramos

Me gustaría dar mi más sincera enhorabuena a D. José Antonio Hernáez, primero por ser poseedor de una entrada para la deseada y esperada final de Champions, que se celebra este sábado en Lisboa, así como por haber conseguido ser eximido para la mesa electoral de las no tan deseadas ni esperadas elecciones europeas.

Sin embargo, leer esta noticia me ha producido una gran indignación y me ha hecho recordar las elecciones generales de 2008, cuando mi marido y yo recibimos el honroso honor de ser nombrados miembros suplentes de las mesas electorales. Por aquel entonces teníamos un hijo de 2 años, cumplidos un día antes de las elecciones y una hija de 9 meses, y nadie con quien dejarlos. Ante semejante situación, también recurrimos a la Junta Electoral para que nos eximiera a uno de los dos del “deber inexcusable” que nos había tocado. Aportamos los nombramientos de ambos, así como el libro de familia. Cuál fue nuestra sorpresa cuando dicha Junta Electoral nos denegó la petición… ¡Claro, que en este país es mucho más importante que un señor no pierda su entrada de fútbol y la oportunidad de ir a una final de Champions que el bienestar y protección de dos menores…!

Constitución de una mesa electoral  (ARCHIVO)

Constitución de una mesa electoral. (ARCHIVO)

De todos modos reitero mi felicitación a D. José Antonio y espero que disfrute del partido, de su entrada y de su viaje; mientras tanto yo voy a estar leyendo el manual que me ha enviado el ayuntamiento de mi pueblo porque he vuelto a tener el privilegio de ser nombrada presidenta de mesa. Y yo me pregunto, visto este caso: ¿podré alegar a la Junta Electoral que tengo una entrada de cine prometida a mi hija desde hace meses para un concierto-documental que solo se proyectará este fin de semana? ¿O que a mi hijo de 19 meses le están saliendo las muelas y su malestar solo me permite dormir una media de 3 horas diarias?

En fin… ¡que gane el mejor! Me refiero al fútbol, porque en lo referente a las elecciones…lo dudo.

La vida en Bruselas no es fácil para un licenciado

Por María T. P.

Soy ingeniera química, llevo cinco años fuera de España, de los cuales el último viviendo en Bruselas. Quería hacer una pequeña consideración, ahora que se acerca el día de ir a las urnas.

Los trabajadores de la UE no pagan impuestos, el sueldo de un licenciado que trabaje para una de las instituciones es prácticamente el doble que el de otro licenciado en Bélgica con similar edad y experiencia.

Como consecuencia, los precios de los apartamentos son bastante caros en relación calidad/precio. Me han llegado a pedir 700 euros al mes por un estudio con una ducha portátil al lado del fregadero de la cocina. Y como anécdota cuando buscas piso, los caseros se piensan que si no trabajas en la Comisión no eres capaz de pagar el alquiler… 

La sede de la UE, en Bruselas (ARCHIVO)

La sede de la UE, en Bruselas (ARCHIVO)

-¿Trabajas para la Comisión?

-No, trabajo en una empresa química en Bruselas. Perdone señor, ¿y la cocina no incluye el horno?

-¿Para qué? La gente de la Comisión no cocina, sólo llegan a casa a dormir.

Después de aquella conversación entendí por qué los restaurantes cercanos a las instituciones sólo abren entre semana, ya ganan bastante como para tener que abrir el fin de semana.

Espero que aquellos que lean este artículo se piensen dos veces a quien dan el voto el próximo domingo.

Es difícil vivir en un país con un clima frío y lluvioso, con cultura diferente a España. Pero no es tan difícil, a pesar del clima, si te puedes permitir un apartamento caro, en una barrio céntrico de Bruselas, comidas y cenas en los mejores restaurantes, viajes por toda Europa…; todo subvencionado por el resto de ciudadanos europeos. Es al revés, la vida en Bruselas no es fácil para un licenciado con contrato normal, que paga impuestos como el resto de europeos.

Construir otra Europa

Por Horacio Torvisco

Varias banderas europeas, entre ellas la de España. (GTRES)

Varias banderas europeas, entre ellas la de España. (GTRES)

Ante las próximas elecciones al Parlamento Europeo los debates en España, probablemente, serán de dos tipos, ambos protagonizados por el bipartidismo.

El primero, será el PP contra PSOE con el discurso del “...y tú más”. Un discurso en clave doméstica donde el insulto, la mentira y la banalidad política, serán los elementos principales, algo cada vez más despreciado por la mayoría de los ciudadanos.

El segundo, será el del PP y PSOE contra el resto de partidos. Se moverá en una clave esotérica entre dos conceptos: “europeísmo” y “antieuropeismo”. El bipartidismo, ungiéndose de un aura de falsa seriedad y responsabilidad, tratará de vender que en Europa sólo cabe la política que se está ya llevando a cabo, presidida por los recortes económicos y derechos sociales, tal como la troika impone para satisfacer a los mercados que en definitiva son los que mandan.

Se intentará identificar al antieuropeismo con aquellos que se muestran radicalmente en contra de esta política y propugnan una Europa de los pueblos y las personas. Sería deseable el triunfo de este “antieuropeismo” para construir una Europa que sea algo más que el coto privado del capitalismo financiero.

Sobre la emancipación de la mujer

Por Ana V.

¡Somos europeos! Es el runrún constante que se le oye al gobierno decir cada vez que quiere justificar sus europeos recortes. Pero luego nos encontramos con el precioso estudio realizado por la FAES que nos viene a decir que la emancipación de la mujer (entre otras) es una de las causas de la pérdida del estado de bienestar. Sinceramente no me imagino a ningún país europeo haciendo tales afirmaciones, y ni siquiera creo que se fueran a plantear nunca un estudio que trabajara con este tipo de ideas desfasadas, más propias de otros países que todavía no han superado el discurso de la igualdad.

129651Y que conste que esta declaración es tan ofensiva para la mujer como para el hombre, por lo menos para todos aquellos que ya hace mucho que asumieron la igualdad y que entendieron el error en el que vivíamos cuando se pensaba que la casa era cosa de mujeres. Así como seguro que hay muchos amos de casa que se estarán preguntando si a ellos se les habrá contabilizado en ese estudio, o si la intención era tan solo disparar el dardo conservador de que “la mujer en casa”.

Cuando escuché semejante disparate, enseguida me vino a la cabeza el desafortunado discurso retransmitido por la televisión ceutí, en el que un chaij afirmaba que la mujer que se perfumaba era una fornicadora. Yo enseguida me pregunté que por qué no incluía también en ese calificativo al hombre que se perfumaba. Ambas son declaraciones que parten del mismo precepto, la desigualdad.

La emancipación de la mujer, señores de la FAES, ya no debería ser tema de estudio en nuestro “europeo” país. ¿Con qué nos vais a sorprender, si no, en vuestra próxima investigación? ¿Con el impacto del derecho de voto de la mujer en la sociedad?

Las bicis también emigran

Por María Sanz

AmsterdamEsta mañana, al salir de mi casa para ir a trabajar me he encontrado con la sorpresa de que mi tan preciado medio de transporte había desaparecido. Mi bicicleta verde de paseo, la que poseo con cariño desde hace varios años, se había evaporado. No había rastro de la cadena que le ataba a la valla y ni siquiera un recuerdo de la cuerda que llevaba en el asiento trasero. Aunque al principio mi reacción ha sido de tristeza, segundos después me he dado cuenta de que posiblemente la bicicleta había decidido huir a un lugar mejor alejada de la contaminación y del barullo madrileño para iniciar nuevos rumbos en otros países donde la gente tiene consideración por ellas, donde están libres en la calle y hay hasta carriles exclusivos para que circulen.

No puede imaginar que un alma humana, aprovechando el silencio y la luz sepulcral de la noche, haya decidido llevarse mi bici para venderla en algún mercadillo de segunda mano. Si vais a alguno de estos países y la veis, decidle que vuelva, que yo mientras tanto, en mis viajes en el suburbano, me dedicaré a buscar en webs de reventa alguna hermana gemela.

Justa amonestación de Bruselas

Por Francisco Javier Sotés Gil

Leo que Bruselas amonesta a España por no aceptar la tarjeta sanitaria europea y obligar a los comunitarios por las prestaciones sanitarias recibidas. Si esto es así en Europa respecto a los demás comunitarios, ¿para qué la solicitamos nosotros? Consulta médica

Sí había escuchado que en algunos Estados de Europa te pedían los honorarios de la visita médica o del ingreso en el hospital para luego tener que solicitar el reintegro de gastos en España. Un sistema que no me parece acertado. Creo que la tarjeta sanitaria europea debe ser realizable en el acto y ser además una tranquilidad para el viajero para ser atendido gratuitamente en el país europeo donde recale.

Si España está cometiendo el despropósito de cobrar a pacientes comunitarios por tratamientos médicos e ingresos hospitalarios llevando actualizada la tarjeta sanitaria europea, bien merece el Gobierno español la amonestación de Bruselas y que no se repitan estas actuaciones poco éticas.

Fútbol: deuda de todos, castigo para algunos

Por Alexandra Santaella Benítez

Son muchas las personas afectadas por esta gran crisis, muchas las casas abandonadas y muchas las deudas no pagadas. Unas deudas que adquieren diferentes significados y diferentes consecuencias dependiendo de su deudor.

Amante, practicante y seguidora del fútbol, escribo desde una visión real, una crítica hacia una cúpula que perdona las deudas millonarias de empresas futbolísticas y condena a pequeñas y medianas empresas que tienen que pagar un 21% de IVA por adelantado de facturas no cobradas. FútbolLa UEFA ya ha condenado a aquellos que gasten más de lo que ingresen sin poder competir la siguiente temporada, como es el caso del Málaga. Constantemente estamos mirando a Europa como ejemplo de una mayor recuperación económica y social. Quizá, sólo quizá, estamos obviando las partes que no nos interesan, dicen que no hay más ciego que el que no quiere ver.

El Consejo Superior de Deportes calcula que la deuda con Hacienda del fútbol español es aproximadamente de 752 millones de euros. Pero no hay porqué preocuparse, esta deuda se saneará igual que ha sido pagada la de Bankia, Novagalicia, Catalunya Caixa y Banco de Valencia. De hecho, los ciudadanos valencianos ya se ocupan de colaborar con los 118 millones de euros a los que la Generalitat Valenciana tiene que hacer frente por avalar al Valencia CF, Elche CFy Hércules CF.

Ahora todos entendemos la causa real de la crisis que algunos políticos han defendido: “La gente se metió en hipotecas que sabía que no podía pagar”.

 

Festivos de menos

Por Eira Mogas

Ahora les ha dado por recortar los días festivos. Es sabido que, frente a Europa, tenemos esa desafortunada imagen de “país de vacaciones” ya que gozamos de un mayor número de fiestas anuales y también de unas vacaciones de verano más largas. Pero, ¿alguien se ha planteado comparar la jornada laboral? ¿O los salarios? ¿O la tasa de desempleo? No creo que nadie en norte-Europa acabe de trabajar a las diez de la noche, cobrando un salario mínimo de 600€ al mes y se levante cada día con miedo de quedarse sin trabajo…

Me parece aceptable que quieran “parecerse más a Europa” pero no comparemos uvas con peras: si nos reducen los días festivos –cosa que me parece correcta si tenemos en cuenta que sólo en el primer trimestre se concentran la Diada, la Mercè, el Pilar, Todos los Santos, la Constitución, la Inmaculada y Navidades–, que nuestra jornada laboral se ciña también a las 8 horas, que se invierta más en una educación de calidad o en la creación de puestos de trabajo para evitar las tasas desorbitadas de desempleo o el hecho que todos los recién licenciados deban emigrar en busca de oportunidades decentes.