Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘recuperacion’

La ‘inocentada’ de Rajoy

Por Teresa Herrera Romeo

Yo creía que todavía no era el día de Inocentes, decía un ciudadano al oír que Rajoy declaraba que 2014 fue el año de la recuperación.

Mariano Rajoy (JUANJO MARTÍN / EFE)

Mariano Rajoy (JUANJO MARTÍN / EFE)

En otro lugar hemos visto “se busca timador en serie”, bajo la foto de Rajoy en un mitin, exhibiendo el  lema “lo prometido es deuda”.

Deuda interna que ha  resultado ser más gravosa aún que la externa que  nos han impuesto.

Así es lógico que haya adelantado su inocentada para sorprender a los aún demasiados  ciudadanos que todavía confían en él. Al implantarse la democracia, los ingleses decían: “hay que educarlo o soportarlo”.

Con razón Rajoy ha puesto en Educación al ministro peor valorado, de Wertgüenza, para  conservar e incluso crear nuevos inocentes y así soportarle más tiempo.

 

Dar el alta médica sin estar recuperado

Por Jose Manuel Gil

Un médico examina una radiografía. (ARCHIVO)

Un médico examina una radiografía. (ARCHIVO)

La sanidad madrileña tiene médicos que poco tienen que envidiar a los superhéroes, mientras que yo, alfeñique, quizá necesite una buena dosis de rayos gamma para tener la fuerza hercúlea (y el color verdoso saludable) del increíble Hulk.

Hace dos viernes, en las prácticas de auxiliar de enfermería, me lastimé el hombro; en el mismo hospital me diagnosticaron tendinopatía. Hasta ahí bien; intento ir a trabajar y me duele el brazo; intento hacer cualquier cosa, y me duele; al final, el martes, en el centro de salud me dan la baja con el informe de urgencias.
Pido cita para el viernes y mientras, reposo.

Llegado el día, aún con dolor, la doctora me recibe con un “hola, como estás, toma el alta”. Me quedo sin habla: ¿Me habrá escudriñado con su mirada de rayos X, acaso puede leer la mente para saber qué me duele o qué no?

Quizá tiene una explicación más lógica, así que dándole a mi drogada mollera (de nolotil), pienso:
¿Hay orden de no alargar bajas médicas más que a lo mínimo imprescindible?, ¿A esto se refieren como “recuperación”, que te hacen ir a trabajar cuando es obvio que no estás en condiciones?. O eso o directamente nuestros médicos tienen superpoderes, y si es así me sacaré la carrera de Medicina para ser un X-Men.

 

La quiebra del sentido común

Por Robertti Gamarra

Transcurrido ya un tiempo desde que se descubrió el fundamento de esta crisis económica, que tanto argumento ha dado a los expertos para verbalizar realidades que incluso desconocían, por lo visto todo se debe al desequilibrio del gasto y la capacidad para asumir los pagos. No es fácil, sin embargo, recorrer los puntos que llevaron a padecer este desgaste económico capaz de acabar con infinidad de buenas iniciativas. En resumen, asumir la quiebra del sentido común es un principio para encarar la posible recuperación.

Por desgracia, los momentos amargos no acaban para las pequeñas empresas. Puedo afirmar con rotundidad que la abrumadora mayoría de situaciones desagradable siempre se impone a las pocas alegrías que dan en estos tiempos las iniciativas comerciales. Pero, de cualquier tropiezo hay que sacar conclusiones positiva. Yo viví en primera persona el inicio de esta crisis, al mando de tres pequeñas empresas. Recuerdo cuando empezó el desbarajuste de los precios, que pronto se trasladó al ámbito de los trabajadores especializados de nuestro sector.

Leía un comentario al final de un artículo del periódico sobre el empleo, donde un lector se quejaba de la acusación infundada, según decía, de que muchos parados no quieren trabajar, de que rechazan el trabajo por considerarlo indigno por la falta de equilibro entre la dedicación o esfuerzo exigido a la remuneración que se ofrece. Yo recuerdo haber vivido la misma situación cuando estalló la burbuja, pero a la inversa. InemEntonces los candidatos a un puesto de trabajo, no la mayoría, rechazaban de plano el compromiso porque no consideraban adecuada la remuneración derivada de las tareas a realizar. Querían cobrar más, y si no lo hacían preferían buscar una oferta mejor en otro sitio.

Analizados desde la lejanía, esos acontecimientos cobran ahora una importancia capital para entender dónde y cuándo se originó todo. Resultó que de repente empezaron a subir los precios de las viviendas, los alimentos, y en poco tiempo esta burbuja se trasladó al ámbito profesional, por lo que empresas como la nuestra se encontraron con la necesidad de cubrir sus plantillas y sin capacidad para hacer frente a los costes. Pero ¿cómo se solucionó eso? Al final ese desajuste derivó en la asunción de compromisos imprevistos que acabaron con los recursos de las empresas, obligándolas a cerrar al no encontrar ayuda siquiera en los bancos.

Esa es la realidad que yo viví aquel entonces. Cuanto más crecían los precios, más necesidad había de subir los ingresos, lo cual obligaba a las pequeñas empresas a contratar por encima de sus posibilidades. Sin embargo, mientras esta situación crecía, empezaron a proliferar los anuncios, sobre todo políticos, de que se estaba viviendo la mejor situación social de la historia, sembrando en la gente la falsa idea de que todo era posible, que adquirir deudas no debía preocupar a nadie, ya que difícilmente se perdería el puesto de trabajo.

Ahora, pasado un tiempo desde el descubrimiento de la realidad que generó la crisis, existe una verdadera posibilidad de que se relajen los precios en todos los sectores, quizá sea ese el principio de la recuperación que tanto falta nos hace.

 

Fútbol: deuda de todos, castigo para algunos

Por Alexandra Santaella Benítez

Son muchas las personas afectadas por esta gran crisis, muchas las casas abandonadas y muchas las deudas no pagadas. Unas deudas que adquieren diferentes significados y diferentes consecuencias dependiendo de su deudor.

Amante, practicante y seguidora del fútbol, escribo desde una visión real, una crítica hacia una cúpula que perdona las deudas millonarias de empresas futbolísticas y condena a pequeñas y medianas empresas que tienen que pagar un 21% de IVA por adelantado de facturas no cobradas. FútbolLa UEFA ya ha condenado a aquellos que gasten más de lo que ingresen sin poder competir la siguiente temporada, como es el caso del Málaga. Constantemente estamos mirando a Europa como ejemplo de una mayor recuperación económica y social. Quizá, sólo quizá, estamos obviando las partes que no nos interesan, dicen que no hay más ciego que el que no quiere ver.

El Consejo Superior de Deportes calcula que la deuda con Hacienda del fútbol español es aproximadamente de 752 millones de euros. Pero no hay porqué preocuparse, esta deuda se saneará igual que ha sido pagada la de Bankia, Novagalicia, Catalunya Caixa y Banco de Valencia. De hecho, los ciudadanos valencianos ya se ocupan de colaborar con los 118 millones de euros a los que la Generalitat Valenciana tiene que hacer frente por avalar al Valencia CF, Elche CFy Hércules CF.

Ahora todos entendemos la causa real de la crisis que algunos políticos han defendido: “La gente se metió en hipotecas que sabía que no podía pagar”.