Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘desigualdad’

El machismo entre los adolescentes

Por Candela Martínez Doceda

Pareja.

Imagen de una pareja paseando. (ARCHIVO)

Leí hace poco en la sección de cartas de los lectores de este periódico un texto que aludía a la necesidad de “prevenir desde la educación el dominio y el control que ejercen los adolescentes sobre sus parejas”. Lo cierto es que no podría estar más de acuerdo; lo incierto es que esta “lacra” no es que pueda continuar en la madurez si no se educa, es que aunque se haga, continuará existiendo.

Solamente cuando se reconozca la existencia del patriarcado y la necesidad de feminismo como herramienta de reconstrucción de los pilares sociales (lo cual dudo debido al factor de repelencia que, no entiendo todavía porque, arrastra dicha palabra), estas jóvenes seguirán viéndose ensañadas por su pareja machista. Y si no es suyo el golpe, lo será de cualquier otro que se vea apoyado por una cultura de desigualdad masiva.

Pactos: Qué es urgente y qué es importante

Por Horacio Torvisco Pulido

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez durante una rueda de prensa (Chema Moya/EFE).

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez durante una rueda de prensa (Chema Moya/EFE).

Una vez fracasado el primer intento de formar gobierno se avecina un tiempo de cierta tribulación donde, si se quiere llegar a un acuerdo de investidura y de gobierno, Sánchez y Rivera tendrán que mover ficha; ya no vale seguir diciendo que su acuerdo es el mejor y el único posible.

A esto, se suma una opinión que sostienen muchos medios, de forma muy reiterativa, sobre la “orfandad” en la que estamos inmersos por no tener ya nuevo gobierno, asunto de vida o muerte que hay que zanjar urgentemente, algo que la última encuesta del CIS no acredita como una prioridad de la gente.

En este país, donde nos movemos habitualmente entre argumentos extremos, esta urgencia resulta claramente un constructo interesado. ¿Por qué digo esto? Porque lo importante, por mucho que se empeñen algunos, no es tener un gobierno cuanto antes sino tener un gobierno que ponga coto a la corrupción política y económica que asola este país, y que revierta las políticas que tanta desigualdad han generado a favor de una minoría y en contra de la mayoría, asuntos ambos, estos sí, prioritarios para la ciudadanía.

 

Las ‘huidas’ de Rajoy

Por Ángel Villegas Bravo

No se cansan el presidente del Gobierno, sus ministros, los altos cargos de su partido y la brigadilla mediática afín, de ensalzar la buena marcha de la economía; pero ocurre que los números son los números, y al final dejan con el trasero al aire a todos estos propagandistas de la mentira.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Palacio de la Moncloa (EFE).

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Palacio de la Moncloa (EFE).

Y los números dicen que ahora hay menos personas trabajando en España que cuando Rajoy llegó al Gobierno; dicen que hay menos parados que reciban prestación de desempleo y dicen que este Gobierno se ha ‘fumado’ más de la mitad de la hucha de las pensiones. Dicen, también, que hay menos parados, sí; pero ya se encargan los interesados en ocultar los cientos de miles de inmigrantes que han dejado nuestro país y los muchos miles de españoles que se ha visto obligados a emigrar. Dicen que los comedores sociales no dan abasto, que los sueldos han bajado y que hay millones de ciudadanos que, aún trabajando, son pobres.

Un breve repaso por la legislatura de Mariano Rajoy nos lleva a que las cosas, para el ciudadano de a pie, no solo no han mejorado, sino que han empeorado, que la desigualdad ha aumentado, que seguimos emigrando, que la sanidad pública se sigue privatizando, que la corrupción no se castiga e, incluso, se encubre, que se intenta mediatizar a los jueces y que se promulgan leyes represivas, como la llamada “ley Mordaza”.

Por ende, el gestor ‘magnífico’ de este país, se niega a debatir con los demás candidatos. Las huidas del presidente empiezan a ser tan conocidas como las de aquel torero famoso por sus espantadas.

Cambiar de política es cosa del pueblo

Por F. J. Cebrián.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, consulta unos documentos. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, consulta unos documentos. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

Escucho mucho en contra de los políticos, y seguro que es verdad la mayoría de ello. Pero ante las quejas, creo que deberíamos plantearnos que si la política mueve al pueblo, ¿no será más fácil cambiar a los políticos que a la política?

Hoy se hace políticas de programas y no de ideologías. Así que mientras vayamos moviéndonos según la necesidad del momento, sin pensar en que ideología es la adecuada al pueblo, estaremos mal. Por eso hay que ver el presente, analizar el pasado y hacer proyectos de futuro. Pensando que lo que ahora se agota mañana no se podrá recuperar.

Tal vez, porque siempre hemos sido un pueblo convencido y orgulloso, no queramos ver que la culpa es parte repartida. Dice un proverbio árabe que, “la primera vez que me engañes, será culpa tuya; la segunda vez, la culpa será mía”. Y eso nos pasa a nosotros, que aunque engañados miramos a otro lado, como si esto no fuese con nosotros.

No deberíamos quejarnos solo cuando nos meten el dedo en el ojo, no deberíamos dejar que nos meen y nos convenzan de que está lloviendo, debemos de quejarnos en cada momento que veamos que a nuestro lado, se está cometiendo una desigualdad. Debemos de revindicar nuestros derechos, ya no solo para nosotros, no solo para nuestro presente, sino también para nuestro futuro y ante todo por el presente y futuro de nuestras hijas e hijos. Revindicar, que bonita palabra y que olvidadiza es. Hay soluciones a los problema y son fáciles, solo hay que pedir que se adopten esas soluciones.

Y dejarnos ya de que piensen en nosotros y nosotras solo cuando hay elecciones. Ponemos a los políticos con sus políticas a la orden del pueblo, no debemos permitir que sea al revés.

Por ello si hay que decir basta, digámoslo, con armonía y ante todo con diálogo, pero ante todas las cosas, siempre poniendo a la gobernación al lado del pueblo y no dejando que unos pocos chorizos en sus madrigueras hagan de este país un país de ladrones.

Pensemos que el futuro está en nuestras manos y solo en ellas. Que no nos adiestren a solo obedecer la voz del que se cree el amo, sino que eduquemos a la sociedad a que el conjunto de sus ciudadanos es la voz del pueblo, que el pueblo es quien decide en su plena capacidad, y si se engaña al pueblo este tenga el poder de echar de sus cubiles a quienes no obedecen el pensamiento del pueblo…a eso, se le llamo hace años… Democracia.

No dejéis que nos quiten la ilusión de que cada día podemos ser iguales todas y todos.

España 2013, ¡batiendo récords!

Por Manuel Olmos Mas

En septiembre la deuda pública española batió el récord 92,2% del PIB. La morosidad de la banca bate el récord más alto de los últimos 50 años. A la cabeza del desempleo juvenil en Europa, con un 57,4% en octubre de este año. La pobreza infantil en España alcanza al 26,7% de los menores de 16 años.

Somos los primeros en desigualdad entre el 20% más rico y el 20% más pobre. Doblamos la media europea en abandono escolar. Batimos récords en prostitución y tráfico de personas desde 2011, solo por detrás de Italia. Nos mantenemos a la cabeza de la Unión Europea en consumo de cannabis y cocaína.

(ARCHIVO)

(ARCHIVO)

Obtenemos la peor clasificación en el Índice sobre Percepción de la Corrupción en 15 años, siendo el segundo país que más puntos pierde de todo el mundo. Gracias a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca el récord de desahucios fue el año pasado no este.

Y menos mal que España ocupa el lugar 72 de 96 en la lista de países con leyes de transparencia y acceso a la información, así solo nos enteramos de la mitad.

Sobre la emancipación de la mujer

Por Ana V.

¡Somos europeos! Es el runrún constante que se le oye al gobierno decir cada vez que quiere justificar sus europeos recortes. Pero luego nos encontramos con el precioso estudio realizado por la FAES que nos viene a decir que la emancipación de la mujer (entre otras) es una de las causas de la pérdida del estado de bienestar. Sinceramente no me imagino a ningún país europeo haciendo tales afirmaciones, y ni siquiera creo que se fueran a plantear nunca un estudio que trabajara con este tipo de ideas desfasadas, más propias de otros países que todavía no han superado el discurso de la igualdad.

129651Y que conste que esta declaración es tan ofensiva para la mujer como para el hombre, por lo menos para todos aquellos que ya hace mucho que asumieron la igualdad y que entendieron el error en el que vivíamos cuando se pensaba que la casa era cosa de mujeres. Así como seguro que hay muchos amos de casa que se estarán preguntando si a ellos se les habrá contabilizado en ese estudio, o si la intención era tan solo disparar el dardo conservador de que “la mujer en casa”.

Cuando escuché semejante disparate, enseguida me vino a la cabeza el desafortunado discurso retransmitido por la televisión ceutí, en el que un chaij afirmaba que la mujer que se perfumaba era una fornicadora. Yo enseguida me pregunté que por qué no incluía también en ese calificativo al hombre que se perfumaba. Ambas son declaraciones que parten del mismo precepto, la desigualdad.

La emancipación de la mujer, señores de la FAES, ya no debería ser tema de estudio en nuestro “europeo” país. ¿Con qué nos vais a sorprender, si no, en vuestra próxima investigación? ¿Con el impacto del derecho de voto de la mujer en la sociedad?

¿Desiguales o desigualdades?

Por Victorio Martínez

Mapa muncial de la desigualdadLas personas por naturaleza no somos iguales. Hasta ahí bien. Pero a partir de ahí, según el Gobierno de turno y las políticas que desarrolla, vienen los problemas y las desigualdades.

Qué casualidad que siempre perdemos los mismos: el 99% de la sociedad. ¿Cómo es posible que el 1% dominen al resto de la ciudadanía? Pienso que la culpa es nuestra, del 99%. No actuamos cuando nos quitan lo nuestro. Tampoco hacemos nada cuando recortan nuestros derechos que tanto esfuerzo y lágrimas nos han costado. Miramos el fútbol, ¡ojo!

Por eso las élites nos quitan lo nuestro y nos obligan a cumplir so pena de sanción o cárcel lo que ellos incumplen todos los días. Saben que no tienen razón pero su billetera se llena de nuestro dinero. Durante esta crisis provocada, que se inició en aquel verano de 2007. Desde entonces nosotros somos más pobres y ellos, los poderosos, más ricos. A partir de aquí aumentan las desigualdades entre los pueblos y en los pueblos entre los ciudadanos.

No se puede permitir que haya menores pasando hambre y mayores sufriendo necesidades. Es inhumano que se gaste en un retrato de un político más de 100.000 euros, en fanfarrias religiosas y otras inutilidades de alta alcurnia política y que haya niños que no tengan para comer o personas mayores que tengan que dejar de tomar medicamentos que necesitan para vivir. Esto son desigualdades. Que paguemos impuestos y ellos defrauden también son desigualdades.

Es urgente actuar para evitar y prevenir las necesidades en la parte más débil de la población: niños, mayores y personas con discapacidad. La escasez aumenta en la mayoría de la población por culpa de los recortes del Gobierno de Rajoy y por la falta de unas medidas de prevención. Seguimos siendo desiguales por naturaleza, con muchas desigualdades por inhumanidad política.

Nos engañaron otra vez

Por Irene Cabero

Manifestación de estudiantesAtónita me quedo cuando leo que el mejor físico europeo se queda sin beca en España. Imagino que a muchos no les ha pasado lo mismo. La comisión que juzgó su solicitud señaló su “poca relevancia internacional’. Más pasmada me quedo.

Las protestas contra los recortes, las subidas de tasas y la reducción de becas se han trasladado a las calles. Se supone que el objetivo de la educación es la accesibilidad de toda la población a la eduación y generar niveles formativos deseables para la obtención de una ventaja competitiva. Una ventaja para quién y sobre quién es la pregunta.

La reducción de las inversiones en educación solo tiene como resultado crear una sociedad más desigual y mucho más injusta. No es ningún secreto que solo la educación pública es capaz de integrar a todos los ciudadanos, a estudiantes de todas las clases sociales, etnias y culturas. Y necesita como es evidente más medios que una privada que selecciona a su alumnado en función a su pertenencia a su nivel socioeconómico. Educación de calidad para todos como un derecho y no como un privilegio.
La conocida como ‘Ley Wert’ es la séptima reforma educativa desde el inicio de la democracia. Realmente nos engañaron otra vez.

Discapacitados, la otra división

Por Cecilia Felguera Sánchez

MinusvalidosRecientemente se han cumplido 31 años de la Ley de Integración Social del Minusválido (LISMI). 31 años que han pasado pero aún seguimos marginando a la diversidad funcional: entradas de segunda categoría en edificios nuevos —como si no fuesen dignos de entrar por la puerta principal—, lavabos especiales que los dejan fuera de la división “femenino/masculino” y muchas barreras arquitectónicas que llevan muchos años entre nosotros y todavía no han desaparecido. Por no hablar del difícil acceso que tienen estas personas, aun teniendo estudios, a determinados puestos de trabajo, donde no se ve más allá de su discapacidad o de su silla de ruedas.

Han pasado 31 años pero hay cosas que permanecen. Es hora de un cambio de mentalidad y de empezar a incluir a todos por igual, pues todos somos personas (no objetos) con los mismos derechos.

¿Dependerá la esperanza de vida de la posición social?

Por  Alejandro Prieto Orviz (Gijón)

Si aspectos tales como la calidad y cobertura de la sanidad pública, la desigualdad entre clases sociales o el acceso a una alimentación adecuada inciden en la esperanza de vida de la población, cabe preguntarse si las previsiones publicadas al respecto pecan de optimismo. Se pronostica que en las próximas tres décadas la media de vida aumentará en unos 5 o 6 años, sin embargo, el Instituto Nacional de Estadística (INE) anunció en enero de 2012 que esta había disminuido unas centésimas. FetoPor otra parte, organizaciones como Cruz Roja, Intermón Oxfam o Cáritas coinciden al señalar que la dinámica de empobrecimiento de las familias y el debilitamiento de las funciones protectoras del Estado están conduciendo a millones de personas hacia situaciones de vulnerabilidad de difícil retorno (un 40% de la ciudadanía podría encontrarse en la pobreza dentro de diez años) y causando una honda fragmentación social. O sea, si la realidad del momento es cruda y los análisis sociales acerca del futuro próximo incrementan la dureza, quizás convenga matizar que la esperanza de vida dependerá en buena medida de la posición social.