Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘pabellon’

J’ acusse… que hay que saber perder

Por Óscar Gutiérrez Martínez

Hoy todos los fans del baloncesto estamos felices porque España ha ganado su tercer europeo, derrotando a Lituania en la final. Nos maravillamos con Pau Gasol, decimos que la barba de Chacho Rodríguez nos señala el camino, explicamos a amigos y conocidos como siempre creímos en Claver y alabamos la genialidad de Sergio Scariolo. Quitando que en este país con un triunfo el tren de los incondicionales se llena de polizones, permitidme ser un poco rancio y hablar del aspecto más negativo del torneo, permitidme acusar de mal perdedores a los franceses.

Empezamos hablando de la primera fase, de octavos, y de cuartos, allí pitaron en la mayoría, por no decir todos, los partidos que jugaba España. En este caso todavía lo veo lógico, porque es lógico pitar a un equipo que es de los favoritos, para intentar que sean eliminados precipidamente. Llegamos a la semifinal contra Francia; ellos jugaban en casa, eran los favoritos, lógico que fuera el campo una olla a presión para los nuestros. Lo que ya no es tan lógico, que árbitros que son designados para pitar la semifinal de un europeo, les pueda tanto la presión del campo, hecho que se notó en la diferencia de criterios de faltas pitadas entre las faltas hechas a los franceses y las faltas hechas a los españoles. Y obviamente lo ilógico son las protestas del seleccionador francés en la rueda de prensa posterior, alegando que los árbitros habían impedido que los pívots franceses tocaran a Gasol, cuándo un poco más y le lesionan.

Foto de la selección española de baloncesto, campeona de la Eurobasket 2015. (EFE)

Foto de la selección española de baloncesto, campeona de la Eurobasket 2015. (EFE)

Y terminamos hablando de los tres peores detalles, los que en mi opinión, dejan la deportividad de los franceses en puntos negativos. Primero, cuándo salió lesionado Rudy Fernández le acompaño una sonora pitada del público, mal, nunca, eso es degradante, puedes quedarte callado pero es negativo hacer eso. Segundo, cuando salieron a recoger el oro los nuestros, de nuevo, pitada del público. Mire usted, fastidia perder, pero yo prefiero que si pierdo me haya ganado el mejor del torneo, y aunque no fuera así, no le pito. Para terminar, el tercero, lo revelaba el capitán Felipe Reyes en declaraciones después del partido, el speaker del pabellón, animo al público, a pitar a los españoles cuándo fueron a recoger las medallas, os citaré textualmente: “Nunca he visto a un speaker en un campo instando a abuchear a otro equipo”. Y si no lo ha visto el capitán del ahora equipo campeón de Europa, que les voy a contar yo que lo pueda expresar mejor que eso.

Un vergonzoso examen-oposición de Enfermería en Gijón sin poder salir a orinar

Por Ianire Fernández

Quisiera que se hiciese público el trato inhumano y vejatorio que sufrimos todas las enfermeras que acudimos a realizar el examen-oposición el sábado 26 de octubre a Gijón. El comienzo estaba previsto a las 11 h, con 2 horas de duración, por lo que debería terminar a las 13 h. Las puertas de la feria de muestras de Gijón no se abrieron hasta las 10.15 y las de los pabellones lo hicieron a las 11.15. A mí me correspondía el pabellón 2, sector 3. Una vez dentro no nos hicieron entrega del examen hasta las 12.35. Visto el retraso, a las 12 pedí permiso para ir al baño, ya que aún no nos había entregado los exámenes y era previsible la cantidad de tiempo que íbamos a estar dentro (ya llevábamos 2 horas). Las puertas del pabellón estaban cerradas y una de las ayudantes encargada de repartir y recoger exámenes me trasmitió la negativa del tribunal.

El examen comenzó a las 12.35 como he dicho y a las 13.10, tras casi 3 horas dentro de la feria esperando la apertura de puertas, mi necesidad de ir al baño era inminente. Me trasmitieron que si iba automáticamente se anularía mi examen. El dolor de mi vejiga era increíble, no era capaz de concentrarme en el examen y mi dignidad y salud están por encima de todo, por lo que opté por entregar el examen. Tales eran mis ganas de hacer pis que ni siquiera llegué al baño, tuve que orinar en la campa camino al baño porque si no me lo hacía encima. El examen concluyó a las 14.30 y entre la recogida de exámenes y salida de los casi 10.000 aspirantes, hasta las 15.15 no se salió a la calle. Cinco horas metidos ahí, negándose una necesidad básica y un derecho al ser humano. Solo había dos opciones: o renunciabas al examen y perdías la oportunidad de aprobarlo para poder ir al baño o había que “hacérselo encima”, palabras textuales que le trasmitió el tribunal a uno de los opositores.

Entre las que tuvimos que renunciar al examen para ir al baño había embarazadas. Nos trataron como a perros. Leyendo el periódico La Nueva España hubo quien se hizo sus necesidades encima, a quien le dio ataque de ansiedad y tuvo que ser atendida por los sanitarios. Soy testigo de una chica con el pantalón manchado de sangre por la menstruación y no poder ir a cambiarse. examenEn pocas palabras, una vergüenza. Cada persona aguanta diferente sus necesidades, yo personalmente no habría aguantado 5 horas sin ir al baño.

Error de ellos las casi 2 horas de retraso de examen que hemos tenido que pagar los opositores. Ni siquiera terminando el examen antes de tiempo nos dejaban irnos, sería “renunciar al examen”. Si queríamos que nos corrigieran el examen y no fuese anulado tenías que permanecer ahí encerrado hasta la hora de finalización. Que menos que tras sus 2 horas de retraso, antes de comenzar el examen consientan ir a hacer tus necesidades.

Este trato inhumano quita importancia al hacinamiento que tuvimos, examen codo con codo. Frío en el pabellón y puertas cerradas. Por no mencionar el no respeto a la ley de protección de datos, ya que en el examen, a parte del DNI, teníamos que escribir nombre y apellidos. Estuvimos “secuestrados”, violando totalmente los derechos humanos.

Yo pagué las tasas, un importe de casi 40 euros, y realicé dos horas y media de viaje para que, negándome una necesidad básica, me arrebataran la posibilidad de concluir y aprobar dicho examen. Que contradictorio que en el año 2013, siglo XXI y en un examen de sanidad en la que todos conocemos las 14 necesidades básicas del ser humano, se violen nuestros derechos humanos completamente.

Espero que se haga justicia y se tomen las medidas necesarias con los tribunales responsables de este trato inhumano; por una pésima organización de ellos pagamos un precio muy alto. Haré todo lo que esté a mi alcance para que se haga justicia. Ya cuando salí del examen lo trasmití al sindicato SATSE y fui entrevistada por Enfermería TV y La Nueva España, como muchas otras “víctimas de este maltrato”.

He de recalcar que en la OPE del País Vasco consienten ir al baño cuando necesites a todos los opositores, no solo en ocasiones especiales como a embarazadas. Incluso cuando estamos todos los opositores sentados, antes de hacer entrega del examen, comunican que vaya al baño quien lo necesite. Y si acabas el examen antes de lo previsto, haces entrega de éste y puedes abandonar el pabellón sin ningún problema. Excepto en la última media hora, que si entregas el examen debes permanecer en el pabellón, pero con tu permiso de acudir al baño.