Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘oposicion’

Torpedear una oposición (porque te salió mal)

Por Ángela Calvo de Luis

Imagen de unas oposiciones. (ARCHIVO)

Imagen del proceso de selección de unas oposiciones. (ARCHIVO)

En la recta final de un larguísimo proceso de selección para obtener una plaza de Técnico de la Administración General del Ayuntamiento de Madrid (Rama Jurídica), un grupo de opositores que no han superado el segundo ejercicio quieren impugnarlo porque “uno de los dos casos prácticos propuestos en la prueba no estaba en el temario”.

El tal caso práctico se fundamentaba, nada menos, que en la Ley Orgánica de Protección de Datos, que debe ser la Ley más conocida, por profanos y expertos, puesto que afecta a todos los ciudadanos.

En mi opinión, estuviese o no en el temario, lo menos que se puede esperar de una persona licenciada en Derecho y aspirante a encargarse de asuntos jurídicos en el Ayuntamiento de la capital, es que tenga los recursos suficientes como para saber dar solución a la cuestión planteada y defenderlo ante el Tribunal examinador.

De hecho, la mayoría de los examinandos resolvió el caso satisfactoriamente y, lógicamente, todos estaban en las mismas circunstancias.

Así pues, considero una falta de respeto absoluta a los opositores que han aprobado y al Tribunal que ha evaluado, intentar por todos los medios torpedear una oposición que ya dura mucho tiempo pues se convocó el 28 de marzo de 2011.

Un vergonzoso examen-oposición de Enfermería en Gijón sin poder salir a orinar

Por Ianire Fernández

Quisiera que se hiciese público el trato inhumano y vejatorio que sufrimos todas las enfermeras que acudimos a realizar el examen-oposición el sábado 26 de octubre a Gijón. El comienzo estaba previsto a las 11 h, con 2 horas de duración, por lo que debería terminar a las 13 h. Las puertas de la feria de muestras de Gijón no se abrieron hasta las 10.15 y las de los pabellones lo hicieron a las 11.15. A mí me correspondía el pabellón 2, sector 3. Una vez dentro no nos hicieron entrega del examen hasta las 12.35. Visto el retraso, a las 12 pedí permiso para ir al baño, ya que aún no nos había entregado los exámenes y era previsible la cantidad de tiempo que íbamos a estar dentro (ya llevábamos 2 horas). Las puertas del pabellón estaban cerradas y una de las ayudantes encargada de repartir y recoger exámenes me trasmitió la negativa del tribunal.

El examen comenzó a las 12.35 como he dicho y a las 13.10, tras casi 3 horas dentro de la feria esperando la apertura de puertas, mi necesidad de ir al baño era inminente. Me trasmitieron que si iba automáticamente se anularía mi examen. El dolor de mi vejiga era increíble, no era capaz de concentrarme en el examen y mi dignidad y salud están por encima de todo, por lo que opté por entregar el examen. Tales eran mis ganas de hacer pis que ni siquiera llegué al baño, tuve que orinar en la campa camino al baño porque si no me lo hacía encima. El examen concluyó a las 14.30 y entre la recogida de exámenes y salida de los casi 10.000 aspirantes, hasta las 15.15 no se salió a la calle. Cinco horas metidos ahí, negándose una necesidad básica y un derecho al ser humano. Solo había dos opciones: o renunciabas al examen y perdías la oportunidad de aprobarlo para poder ir al baño o había que “hacérselo encima”, palabras textuales que le trasmitió el tribunal a uno de los opositores.

Entre las que tuvimos que renunciar al examen para ir al baño había embarazadas. Nos trataron como a perros. Leyendo el periódico La Nueva España hubo quien se hizo sus necesidades encima, a quien le dio ataque de ansiedad y tuvo que ser atendida por los sanitarios. Soy testigo de una chica con el pantalón manchado de sangre por la menstruación y no poder ir a cambiarse. examenEn pocas palabras, una vergüenza. Cada persona aguanta diferente sus necesidades, yo personalmente no habría aguantado 5 horas sin ir al baño.

Error de ellos las casi 2 horas de retraso de examen que hemos tenido que pagar los opositores. Ni siquiera terminando el examen antes de tiempo nos dejaban irnos, sería “renunciar al examen”. Si queríamos que nos corrigieran el examen y no fuese anulado tenías que permanecer ahí encerrado hasta la hora de finalización. Que menos que tras sus 2 horas de retraso, antes de comenzar el examen consientan ir a hacer tus necesidades.

Este trato inhumano quita importancia al hacinamiento que tuvimos, examen codo con codo. Frío en el pabellón y puertas cerradas. Por no mencionar el no respeto a la ley de protección de datos, ya que en el examen, a parte del DNI, teníamos que escribir nombre y apellidos. Estuvimos “secuestrados”, violando totalmente los derechos humanos.

Yo pagué las tasas, un importe de casi 40 euros, y realicé dos horas y media de viaje para que, negándome una necesidad básica, me arrebataran la posibilidad de concluir y aprobar dicho examen. Que contradictorio que en el año 2013, siglo XXI y en un examen de sanidad en la que todos conocemos las 14 necesidades básicas del ser humano, se violen nuestros derechos humanos completamente.

Espero que se haga justicia y se tomen las medidas necesarias con los tribunales responsables de este trato inhumano; por una pésima organización de ellos pagamos un precio muy alto. Haré todo lo que esté a mi alcance para que se haga justicia. Ya cuando salí del examen lo trasmití al sindicato SATSE y fui entrevistada por Enfermería TV y La Nueva España, como muchas otras “víctimas de este maltrato”.

He de recalcar que en la OPE del País Vasco consienten ir al baño cuando necesites a todos los opositores, no solo en ocasiones especiales como a embarazadas. Incluso cuando estamos todos los opositores sentados, antes de hacer entrega del examen, comunican que vaya al baño quien lo necesite. Y si acabas el examen antes de lo previsto, haces entrega de éste y puedes abandonar el pabellón sin ningún problema. Excepto en la última media hora, que si entregas el examen debes permanecer en el pabellón, pero con tu permiso de acudir al baño.

 

 

Una profesora interina indignada

Por Marta

Soy profesora interina de secundaria que gracias a la Comunidad de Madrid y a los medios acaba de saber que es una malísima profesional además de estar poco preparada. Por fin sé la razón por la que no puedo ni debo trabajar en la educación pública: Sólo soy licenciada en Filología por la Universidad Complutense, Curso de Adaptación Pedagógica (CAP) por la UCM, máster de postgrado universitario en enseñanza bilingüe por la UAH, varios cursos en distintas universidades (incluyendo la universidad de Endicott en USA) y otros tantos de la Comunidad de Madrid, habilitada para impartir el curestudiantes en clasericulum bilingüe, he residido y trabajado en el extranjero, varios títulos de idiomas, de nuevas tecnologías y experiencia como profesora (con compañeros interinos igual o más preparados).

He aprobado dos veces la oposición sin plaza (un 5,9 y 8,23) pero como en la última, a pesar de ir preparada, saqué un 3,6 (reclamé pero nadie me explicó nada, curiosamente ha cambiado el examen y ni siquiera me escucharon hablar en inglés… Igual es que “desaprendo” que da gusto) pues puede que no entre en la lista de interinos para trabajar. Estaba agobiada, pero hoy por fin dormiré más tranquila sabiendo que el problema soy yo y no un sistema injusto. Gracias sra. Figar [consejera de Educación en Madrid], en cuanto me diga cómo formarme me pongo a ello.

Un cordial e ignorante saludo.