Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘granada’

Las posturas del arzobispo y del papa ante los presuntos abusos en Granada

Por Juan Antonio Aguilera Mochón

En el espeluznante caso de los presuntos curas pederastas de Granada no entiendo que el arzobispo, que podría conocer los hechos, no se encuentre entre los investigados en el proceso judicial como presunto encubridor.

Imagen de archivo de un alzacuellos de cura.

Imagen de archivo de un alzacuellos de cura.

Pero tampoco comprendo que el papa Francisco esté quedando como Dios porque, ¡oh!, telefoneó a la víctima e instó una “investigación interna”.

¿Acaso tomó medidas efectivas, desde la Iglesia que él preside, para poner a los curas delincuentes —pederastas y encubridores—en manos de la justicia?

¿Cuántos abusos podría haber evitado en estos meses? Ahora que la víctima ha levantado la liebre hace ir a Roma al arzobispo de Granada y tal vez lo castigue.

A burro muerto, la cebada al rabo.

Sobre la retirada del monumento a Primo de Rivera en Granada

Por Manuel Morales Cervera

Monolito a José Antonio Primo de Rivera (dcha). (ARCHIVO)

Monumento en Granada a José Antonio Primo de Rivera y una vez retirado. (ARCHIVO)

Granada siempre ha sido un reducto. Reducto cartaginés en la Segunda Guerra Púnica; reducto hispano-romano en tiempos de hegemonía visigoda, reducto musulmán en las postrimerías de la reconquista; reducto nacional durante la Guerra Civil. Aquí la consigna siempre es “resistencia“.

Nuestros nostálgicos gobernantes locales, haciendo gala de dicho espíritu, han resistido hasta el final, atrincherados en posiciones intelectuales tan preconstitucionales como el propio monumento a Primo de Rivera, que intentaban preservar, han utilizado aquello de Groucho: «Estos son mis argumentos, si no le gustan tengo otros».

Entre el rebuscado argumentario utilizado han desfilado justificaciones de tipo histórico, artístico y cultural, con el fin de mantener erigida la escultura de la discordia contra tiempo y marea, aun a costa de incumplir la ley, aunque ellos, en su fuero interno, siempre han considerado que el desacato a leyes que no sean de su agrado no pasa de pecado venial.

En esto coinciden con la ideología del homenajeado, primero está España, o al menos su particular visión de España, y luego está la ley. Esa, justamente, fue la premisa que se utilizó para justificar el alzamiento de 1936.

Hasta esta mañana se habían mantenido heroicamente en sus posiciones, “Sin novedad en Bibataubín, mi general”, pero a todo lerdo le llega su San Martín, y hoy hemos visto cómo una grúa hacía que las águilas fascistas levantasen el vuelo hacia la triste historia de donde nunca debieron salir, mientras las manos de bronce suspendidas oscilaban, como despidiéndose de la ciudad cuyos gobernantes las acogieron tanto tiempo con tanto cariño.

Al final toda esta polémica solamente ha servido para retratar a nuestros munícipes, delatar sus simpatías y posponer lo inevitable, porque ninguna sociedad democrática puede rendir homenaje a sus verdugos.

Obra nefasta, costosa y poco útil

Por C. Z.

Fotografía de Albayzín, barrio del este de la ciudad española de Granada. (TORRES)

Fotografía de Albaicín, barrio de Granada. (TORRES)

Escribimos esta carta en protesta por la obra realizada en el centro cívico del Albaicín de Granada para “adaptar” el acceso al centro a personas discapacitadas físicas.

Antes de la obra mencionada, existía una rampa de acceso al centro para sillas de ruedas, a través de la cual podían acceder los dos discapacitados físicos que residen en el barrio. Igualmente, el acceso al mostrador no tenía escalones. Actualmente, los discapacitados tienen que coger el ascensor, situado a la izquierda, para subir los dos escalones nuevos y dar la vuelta hasta llegar al lado opuesto, donde está situado el mostrador. El cual, tras la obra, ha quedado a una altura de 76 absurdos centímetros.

Asimismo, había también unas puertas interiores que evitaban que entrara el frío en invierno y el calor en verano, aislando de esta manera el salón de actos, situado justo a la entrada, de las temperaturas extremas que tenemos en esta ciudad. Como consecuencia de esto, el consumo eléctrico en invierno para que se pueda utilizar dicha sala va a ser mucho mayor. Cosa que pagaremos los ciudadanos con nuestros impuestos.

Añadir también que el acceso exterior al centro ha sido igualmente modificado afeando la calle y la plaza Aliatar.

Como ciudadanos y vecinos del Albaicín tenemos derecho de saber por qué se ha realizado esta obra tan nefasta, costosa y poco útil cuando hay prioridades mucho mayores en un barrio que está en riesgo de perder su reconocimiento como patrimonio de la humanidad dada la situación de deterioro grave que sufre.

El coste de la obra ha sido superior a 41.000 euros y los trabajos han durado unos 17 días. ¿Por qué este gasto excesivo de dinero público (nuestro dinero) en tiempos de crisis? ¿Por qué no se ha invertido en cosas más necesarias y urgentes como, por ejemplo, arreglar las calles para evitar accidentes de nuestros vecinos mayores, la limpieza de los grafitis ilegales, casas en ruinas con ratas incluidas, falta de mobiliario urbano como bancos para sentarse nuestros mayores, falta de zonas verdes y sitios donde puedan jugar los niños… ?

Misa por el patrón de la facultad de Ciencias de Granada

Por Juan Antonio Aguilera Mochón

Un año más, el decanato de la facultad de Ciencias de la Universidad de Granada nos ha invitado oficialmente a una eucaristía el 15 de noviembre con motivo de la festividad del patrón, san Alberto Magno. Ha transgredido así la aconfesionalidad exigida por la Constitución a un ente público como es nuestra Universidad, y ha faltado al respeto a la libertad de conciencia de los universitarios y de los ciudadanos en general. CuraLo que es un bochornoso residuo nacionalcatólico no es la misa en sí, por supuesto, sino la convocatoria institucional. Hace unos días, el 10 de noviembre, se celebró el Día mundial de la Ciencia para la paz y el desarrollo”, declarado en 2001 por la Unesco. Ojalá consigamos que dentro de un año este sea el día de la facultad de Ciencias, un día para todos, cualesquiera que sean sus convicciones y creencias. Y ojalá vayan siguiendo un camino semejante el resto de centros universitarios públicos.

 

No a los ‘minijobs’ en la sanidad andaluza

Por Ruth Molina Fuillerat

Cuál ha sido mi sorpresa cuando me han llamado de la bolsa para un contrato en el hospital de Baza (Granada): 15 días y un tercio, pero para ponerle la guinda al contrato más aún debo de ir todos los días de 8 a 10 h. Para mi asombro no ha sido la única oferta de empleo de este tipo; a otra compañera el mismo contrato en el hospital de Antequera (Málaga) de 15 a 17 h todos los días. En el Carlos Haya (Málaga) un compañero médico igual, dos horas todos los días. ¿Quién da más? Sólo me queda decir que seguiré renunciando a esos contratos basura o minijobs del SAS, porque así no se avanza, nuestro sistema sanitario andaluz de salud precisa de profesionales con jornadas dignas para aportar calidad a nuestro quehacer diario y satisfacer a los pacientes.

Como bien promulga desde la Consejería María José Sánchez Rubio [consejera andaluza de Igualdad, Salud y Políticas Sociales], dar un buen servicio sanitario a la ciudadanía es prioritario para la Consejería de Salud a través de estrategias que mejoren la calidad en la atención, la seguridad de pacientes y la transparencia del sistema sanitario público de Andalucía. EnfermerasAsí no, señora consejera, siempre he apostado por nuestro sistema sanitario público, pionero en avanzadas técnicas y cuidados para la mejora, pero si se deciden por apostar por esas contrataciones he de decirle que muchos compañeros nos marcharemos, porque mi profesión lo vale y aquí no se valora.

Seguiré con esa ilusión de que esto se puede mejorar entre todos pero va por mal camino, ¿o usted podría trabajar en esas condiciones paupérrimas que nos están dando? No somos concursantes de un reality sobre quién aguanta más canalladas. En el siguiente contrato a ver si me sorprenden con… una horita. Ruth, vas todos los días, enciendes la luz y el ordenador de la consulta y…. finalizas, gracias por sus servicios, enfermera. No se mofe más de la Enfermería, porque es nuestro comer y vocación. Gracias y espero que de una vez por todas nos considere como profesionales de una salud pública y digna.

La policía en bicicleta: ¿adelanto o atraso?

Por Manuel Villena

C:UserslbelenguerPicturesTU BLOGbi20001.JPGAl tener conocimiento que la Policía Local de Granada patrullará en bicicleta, no he podido evitar que infinidad de recuerdos fluyan bajo mis escasas canas.

Corrían los años 50 del pasado siglo cuando mi padre, policía local, desempeñaba su trabajo en bicicleta. Omitiré describir la indumentaria por no provocar ataques de hilaridad. Cuando crecí en edad y conocimiento me relataba sus condiciones laborales: servicios casi eternos por un mísero salario mensual que apenas alcanzaba las 300 ptas. ( algo menos de 2 euros). En aquella época el único vehículo motorizado del citado cuerpo se limitaba a una moto con sidecar, siempre y exclusivamente al servicio del jefe policial.

Según fue pasando el tiempo se fueron adquiriendo motocicletas, coches… y al mismo tiempo, justo es decirlo, se fueron mejorando las condiciones laborales hasta llegar a nuestros días.

No solo recuerdos inundan mis pensamientos, también algunos temores; pues si se cumplen los deseos de ciertos organismos y el de algunos prebostes políticos y económicos, como el del señor Rossel, presidente de la patronal, se podrán considerar hechos como el que describo para volver no solo a las bicicletas, si no a las paupérrimas condiciones laborales que creíamos desterradas para siempre.

Mi preparación, mi futuro: pronto cumpliré 24 años y ya tengo miedo de cumplir 25

Por Marta Pizarro

En unos días cumpliré 24 años, es una cifra que me aterra y, lejos de lo que podáis creer, mis motivos no se basan en si ya empezaran a salirme arrugas o si me tengo que comenzar a cuidar. Me aterra porque tengo 24 años y no he pisado un lugar de trabajo acorde con lo que estoy preparada. El pasado año me licencié en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Granada. Durante mis cinco años de carrera los tres últimos estuve apuntada al portal de prácticas Icaro, del cual únicamente recibí una llamada para una entrevista de trabajo en junio del último año; afortunadamente conseguí el trabajo, pero esa llamada llegó demasiado tarde, ya tenía decido pasar un año en extranjero.

Me encantaría deciros que la Universidad de Cambridge me ofreció una beca de estudios o que me fui a estudiar un Máster de Relaciones Internacionales. Pero no, lamentablemente ese tipo de opciones no son posibles para una persona que es normal, que tiene una familia de ingresos normales y con un expediente académico normal. Me fui a trabajar de ‘aupair’ para aprender inglés, pensado que así sería más competitiva en el mercado laboral español.

Estando en Londres, envié cerca de 100 currículum para hacer prácticas en Inglaterra, pero solo recibí cartas de no sigues en los procesos, a veces ni respuestas; una vez me llamaron y a los dos minutos de conversación, con tono burlón, me dijeron que mi idioma no era suficiente. Conseguí una entrevista de trabajo en otra empresa pero competir con candidatos nativos fue, por supuesto, una batalla perdida desde el principio.

Así que tomé la opción de intentarlo de nuevo en España, al menos el año de Inglaterra ha supuesto conseguir un nivel de inglés elevado debido a que he estado estudiando concienzudamente en academias y haciendo exámenes de inglés oficiales. Comencé siendo estricta y buscando en aquellos puesto que realmente me gustaban, y recibí una llamada casi inesperada, una buena empresa en Madrid se había fijado en mí; tras una entrevista telefónica me aseguraron que se pondrían en contacto conmigo para concretar la personal. Ilusa de mí, nunca me llamaron, demasiado bonito para ser real, pensé; supongo que la idea de que estuviese en Londres pareció demasiado complicada a pesar de mi insistencia en que podría estar en Madrid al día siguiente.

¿Y sabéis qué es lo que me encuentro?:Biblioteca

– Curriculos y cartas de recomendación sin respuesta.

– Páginas corporativas de empresas multinacionales con programas para recién licenciados pero sin un botón donde ponga “solicitar”; a veces los hay pero casualmente todos dan error o están fuera de servicio temporalmente o no funcionan con Google Chrome.

– En páginas de búsqueda de empleo veo cómo mis candidaturas se rechazan continuamente sin ni siquiera haber leído mi curriculum cumpliendo con los requisitos de la oferta.

– Anuncios en la sección de “no experiencia” y cuando lees los requerimientos básicos te piden de seis [meses] a un año de prácticas.

Empresas donde lo único que les importa es el número que está al final de tu expediente.

– Ofertas de recién licenciados donde exigen un Máster en algo. Máster, otro gran dilema: ¿tengo que estudiar un Máster? Sé que lo tengo que hacer si quiero competir en este mercado laboral, de otra manera me volveré obsoleta, pero en qué, si no he trabajado nunca no sé qué es lo que me gusta realmente, y ¿cómo? ¿Con qué dinero lo pago? No puedo hacerles soportar a mis padres un pago mensual de 700 euros. La opción más razonable sería trabajar, por supuesto, -camarera, limpiadora, si los hay-, ahorrar durante un año, otro año más estudiando, dos, y me pondría en 26 años, licenciada con inglés y con un Máster de 7.000 euros, que puede servir o no, pero sin haber pisado una oficina en mi vida.

Esta es mi situación, y lamentablemente la de la mayoría de los jóvenes españoles. Y detrás de esos números y estadísticas existen personas que no pueden continuar con sus vidas, que nos tenemos que resignar a vivir con nuestros padres y a pedirles los viernes 20 euros para tomarnos una coca-cola con nuestros amigos.

Yo hay días que me levanto ilusionada y otros que no paro de llorar porque no sé qué voy hacer, esta situación me está consumiendo y sé que no es mi culpa, que nos ha tocado vivir un tiempo difícil, que no es que no valga o que no sirva para trabajar en lo que me gusta, pero no puedo evitar cargar con ella, y constantemente me cuestiono cada una de las decisiones que tomé y por qué  estoy en este punto donde no hay retorno y donde no hay futuro. En unos días tendré 24 años y tengo miedo a cumplir 25 y encontrarme en la misma situación.