Entradas etiquetadas como ‘Wagner’

Una fotografía nos muestra los ‘dobles fantasmales’ que produce la guerra

Se llamaba Albina Mali-Hočevar y fue héroe de guerra. Solo sé eso. Busco información en la Red. Es escasa, al menos en nuestro idioma o en inglés. Sé que vivió en Eslovenia y que mató fascistas. “Pатни херој”, leo en cirílico, y en serbio significa: “heroína”.

La imagino como una valquiria menuda empuñando una bayoneta, saltando de trinchera a trinchera contra brazos alzados.

También me dice el traductor que su padre fue un “sinvergüenza”. Supongo que miente, los traductores engañan al mundo, como lo hace esta fotografía

 

Albina Mali-Hočevar (1925 – 2001)

Albina Mali-Hočevar (1925 – 2001)

 

Nació el 12 de septiembre de 1925 en Vinica, una aldea a la izquierda del río Kolpa, en el sureste del pequeño país, tocando a la actual Croacia.

Siendo todavía una niña, la chica tuvo que trabajar. Intentó estudiar pero pronto vino la guerra. La muy perra llegó aullando desde el centro de Europa junto a una melodía de Wagner.

¿Sabían ustedes que la guerra aúlla pero que también pinta? ¿Y saben de lo que es capaz de hacer con el retrato de un niño?

Solo tengo esta fotografía para demostrarlo. En ella aparece Albina junto a su doppelgänger, el doble fantasmagórico, que en alemán significa “el que camina al lado”.

 

Albina Mali-Hočevar, después de la guerra (izquierda) y antes de la guerra.

Albina Mali-Hočevar, después de la guerra (izquierda) y antes de la guerra.

Lee el resto de la entrada »

Discos de vinilo ‘operados’

Uno de los discos cortados de Ishac Bertran

Uno de los discos de Ishac Bertran

Mezclar la música en un software de ordenador parece la única manera de hacer bases para canciones, unir ritmos, cambiar de arriba a abajo una canción y crear un nuevo sonido como quien se enfrenta a un proceso de reciclaje.

Pero lejos del monopolio digital que invade nuestras vidas, Ishac Bertran, barcelonés residente en Copenhague (Dinamarca), ha querido experimentar con una nueva manera de crear samples utilizando un invento tan viejo como básico: el disco de vinilo, un soporte de audio inventado en el siglo XIX, de sonido imperfecto y mágico, que se resiste a morir.

El diseñador, emparentado con la ingeniería y la interacción, es un devoto de la última tecnología, pero no olvida los orígenes que hicieron posible este mundo de pantallas táctiles y displays luminosos.

Componiendo la mezcla

Componiendo la mezcla

“Llevado por mi devoción hacia los vinilos y los procesos analógicos (y quizás por mi deseo de ser DJ), emulando la técnica del corta y pega de las cintas de audio, intenté hacer el sampling con vinilos algo más analógico”. En lugar de digitalizar la música de varios vinilos y mezclarla, Bertran compró varios discos de 2ª mano y les quitó trozos de surcos para insertarlos en otros elepés.

Supertramp, Wagner, Paul Anka, Chicago y Lil Jon fueron algunos de los elegidos para el experimento.

El reto llegó a la hora de encontrar la herramienta que le permitiera realizar el corte más limpio, que menos derritiera el disco y que no lo deformara. Tras luchar con una cortadora de porexpán y una cuchilla se encontró con que dejaban huecos que la aguja del tocadiscos no iba a soportar. El cortador laser fue la mejor opción. Extrayendo surcos de un disco con modos de cirujano, Bertrand encajaba las piezas como un puzle de un solo color.

Ha conseguido con éxito que la aguja se enfrente a los sobresaltos del cambio en los surcos, e incluso se ha aprovechado de ese defecto: los saltos crean un nuevo ritmo sobre los dos diferentes ritmos de las canciones que se mezclan y eso ayuda a unificar la mezcla.

Este vídeo es el resultado final:

Helena Celdrán