La desfachatez, pasar de las cobras a los cuernos y los coitos que dan risa en ‘La isla de las tentaciones’

Gal.la y Nico, en La isla de las tentaciones. (FOTO: TELECINCO)

La isla de las tentaciones es un compendio de la hipocresía de sus gentes. Si yo pongo los cuernos, es amor. Si me los ponen a mí, es una cochinada fea y mala y te va a castigar dios, mal rayo te parta y te caguen las palomas que vayan más sueltas. Así está el programa, mejor que nunca, quién nos lo iba a decir. En la última emisión pasando de las cobras más espectaculares a unos cuernos de manual.

Y de ahí, a unas sesiones de enterrar la lombriz en la tierra, de que el mejillón se alimente, de que Óscar se acerque a Mayer, de que le de la contractura cervidal al de la cabecita púrpura, de que haya juego de anilla de calamar, que daban risión.

Pero eso llegará después. Antes de nada… ¡Seguidme en redes: Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @RealityBlogShow !

La emisión comenzó con una serie de excursiones de los concursantes. Unos se fueron a hacer snorkel pero acabaron haciendo el gilipollel. Había un montón de peces pero ellos y ellas se dedicaron a salpicarse y dar saltitos en el agua. Insoportables.

Luego fueron a hacer Padel Surf, pero hicieron Caerse Todo el Puto Rato Surf. Nunca nadie tuvo tan poco equilibrio. Esta gente para hacer padel surf necesitan cimientos.

Gal.la siguió tonteando con Miguel, que tiene una conversación profunda y madura. “Estás nerviosa? ¿Eh? ¿Nerviosita?”, le decía él. ¿No voy a estar nerviosa si tienes toda la pinta de haber aprendido a controlar esfínteres ayer?

“Parece un chico malo pero en realidad es súper bueno”, dijo una obnubilada Gal.la. Sí, parece  malísimo. Un tipo duro de verdad. Miguel va a la peor calle del peor barrio de Bogotá y ni le miran por miedo a los mate.

Nico con Miriam también estaban pelando la pava. “Me gusta cómo me miras… deja de mirarme”, le dijo ella, Miriam, que es muy coherente. Me gustan los masajes, odio que me toquen”. Y así.

Nico no se separa de la boca de Miriam. Está besándola 24 horas al día. Están pegados por la boca. El doctor Cavadas no sería capaz de separarles.

Rosario le dijo a Simone que es “muy peligroso” y que es “muy real” y es “sensualidad pura”. Lo que más me gusta a Rosario de Simone es que sea real y no como otros seres imaginarios del tipo aparcar en el centro de Madrid en Navidades.

“¿Tú eres muy picante, verdad?”, le preguntó Rosario, como si Simone fuera un bote de tabasco. Rosario habla con la cayena y le cuenta cosas.

Alvaro por su parte sigue adorando a Sabela como si la chica fuera hija de Zeus. “Tenía ganas de comerte todo el rato, pero te dejé dormir, pero que sepas que eso no va a pasar más”, le dijo él a la muchacha. El apellido de Álvaro es Insomnio.

“Pues bueno”, respondió Sabela como si le hubieran dado la hora un domingo después de comer. Emocionadísima estaba por la declaración picantona de su macho.

Stiven había dejado una carta para Tania, que no se lo creía. Se fue a la habitación para leerla ella sola, pero luego se la leyó a todas las demás. La carta era como una redacción sobre sus vacaciones de un niño de seis años. “Al final me ha puesto la frase que tengo con mi novio”, dijo emocionada Tania. La frase es “todo pasa por algo”. Es la frase que tiene con su novio y la que tienen todos los guiones de películas moñas desde los hermanos Lumière.

“No tengas miedo al cambio”, le dijo Stiven en la carta, como le diría Primark a un cliente de Zara.

Hubo fiesta tropical. Los disfraces eran de bazar de todo a un euro, pero en rebajas. Tania piensa que los cocos deben ser libres y para reivindicarlo se puso como todo atuendo en la parte de arriba un sujetador de plástico tan pequeño que se lo pones a una nuez y va enseñando los pezones.

Rosario y Suso tuvieron una conversación profunda sobre su crisis, al haberse metido de por medio Simone. Rosario le expuso los motivos de su enfado: “Uno, estaba enfadada y dos…”, nunca llegó el dos. Rosario argumenta medio mal.

Suso se hacía el duro, pero estaba sufriendo porque los músculos de sus ojos afrontaban la dura tarea de mirar a Rosario a la cara mientras simulaba que le da igual que ella esté pelando la pava con Simone.

Por su parte, Gal.la está más salida que el cabo de Hornos y Miguel no se lanza, algo que tenía extrañada a Gal.la, que no sabe que ella también puede besar a un homre sin que él lo haya hecho primero.

“Miguel quiere hacer las cosas bien”, le dijo Suso. Hacer las cosas bien según los usos y costumbres del siglo XV, claro. Miguel no quiere besar a Gal.la sin hablar primero con su padre y fijar una dote.

En la villa de los chicos, Rosana está celosa porque Miriam le ha quitado la atención de Nico. ¿Quién podría querer la atención de Nico? No lo sé, pero el caso es que Rosana se echó a bailar con Nico de forma sensual. Sensual que por menos de eso hay gente que se ha quedado embarazada.

“Es que ahora me está poniendo cachondo Rosana tío”, dijo Nico a su consultor espiritual, Josué, que le dijo que tenía que ser “listo en la jugada” y que a Miriam “la tenía segura”. El chiringuito de ligones.

“Es un chaval que está muy verde”, aseguró Josué de Nico, pero no dijo si verde de inexperto o verde de viejo verde.

El caso es que Nico acabó por subir a la habitación con Miriam y cuando ya estaban empezando el coito él dijo “estoy más caliente que un termómetro”, lo que a Miriam le hizo mucha gracia. A mí me dice eso y se queda sin follar.

Y Nico se puso a dar empujones que parecía que estaba poniendo remaches en un tejado. Debajo de esas sábanas podía estar Nico o una máquina de coser con la tensión alta. Claro, el polvo fue fugaz como un parpadeo. Y se volvieron a la fiesta como habían subido. Sobre todo Miriam, que no tenía cara de haber echado el polvo de su vida.

Josué vio a Miriam saliendo de la habitación y dedujeron la cópula, así que los machitos e pusieron a mantear a Nico, como si hubiera hecho algo meritorio o fuera un campeón por algo. A Miriam no la manteó nadie, no sé por qué, si también estuvo allí.

Y fue salir Nico a la casa de nuevo y Rosana se puso a bailar con él a refrotarse, a morderse los labios… pero claro, Nico estaba ya ordeñado y le llegaba algo de sangre al cerebro. Y NICO LE HIZO LA COBRA A ROSANA.

“He estado con Miriam ahora, vale, y tengo novia y te la pela, ¿no?”, preguntó Nico a su pretendienta. “Sí”, dijo Rosana. JAJAJAJAJA

– Y tengo el pene con la forma de Papá Pitufo. Y azul. Y me he acostado con una cabra hace 5 minutos. Y he masticado la mierda de un perro con lepra. Y llevo dientes falsos robados a mi abuelo muerto.

– Me da igual.

Y así.

Mientras, Zoe se ha puesto a darle clases de twerking a Gal.la. “Tiene movilidad”, dijo Zoe como algo destacable. Para Zoe si tienes más movilidad que un clic de playmóbil puedes perrear.

Y llegó la COBRAZA COBRA. COBRA GIGANTESCA. COBRA PITÓN. Una cobra tan grande que no la puedes hacer en Andorra porque se sale del país.

Miguel trató de besar a Gal.la y ella le dijo “¿A dónde vas?”, “¿Cómo, como?”, “Con calma, que hay muchas noches”. Miguel llevaba el calentón como para hacer potaje poniendo la olla en sus pantalones.

Inciso: Simone se pone una creama hidratante que huele a coco. Luego que por qué no liga.

Suso oyó a Rosario decir “me voy a dormir” y tratando de ser gracioso le respondió: “¿Conmigo?”. “¿Eh?”, dijo Rosario. Y se fue. OTRA COBRA GRANDE COMO EL PENE DEL GIGANTE VERDE.

“Me he dado cuenta de que con Simone era solo atracción sexual y que como con Suso no estoy con nadie en la villa”, dijo después Rosario, que tiene las cosas claras. Claras como el culo de un grillo en un agujero negro. Así de claras.

Luego se fue a hablar con Suso. “¿Te quieres venir arriba a hablar conmigo?”. Hablar. Hablaron poco. A ver como lo explico… hablaron, pero como nunca le hablarías a tu tía la monja.

Tania preguntó a la mañana siguiente si Suso estaba bien dotado. Insistió como si fuera la cosa más importante del mundo. Tania acabó por decir que si.

El tamaño no importa, ¿vale? Los unicornios existen. La luz es barata y proviene solo de renovables. El Atleti ganó sin sufrir. ¿Gus, qué haces? Nada, decir cosas fantasiosas.

“Nos estábamos besando y tocándonos…”, ¿Eso hace sonar la alarma en la otra villa?“, se preguntó Rosario, que piensa que la alarma de la tentación solo suena cuando montas una sesión de sado masoquismo con cuerdas, orgía, tres cabras, dos enanos y un expendedor de lubricante.

Gal.la por su parte le contó a Zoe que había hecho tocamientos con Miguel, pero que nada más porque hay que ir poco a poco. Para cuando tengan 80 años se verán en ropa interior. Si Miguel llega a los 102 años, folla.

Nico: “Antes de follarme a Miriam, pensaba en Gal.la“, dijo. Porque él piensa que se ha follado a Miriam, cuando ha sido claramente Miriam el que se lo ha tirado a él. Pobre inocente.

Stiven regresó a la villa de las chicas. Tania fue la última en bajar, en plan casual, no me importa… pero si hubiera hecho falta Tania habría bajado las escaleras rodando.

Mientras, Suso le preparó a Rosario una cita. La cita eran unos cojines ensuciándose en el césped. Cómo se nota que no los lava él. Todas las citas de Suso acaban con jabón de Marsella.

HOGUERAS

“Me gustaría ver a un Nico un poco más relajado”, dijo Gal.la antes de la hoguera. JAJAJAJA Sí, más relajado está, si.

Llegaron a la hoguera como el que llega a dar de comer a los cocodrilos, acojonadas.

La primera fue Rosario. “Con mis compañeras, SIEMPRE“, dijo que quería ver las imágenes. Casi todos añaden eso de “Siempre”. Creo que están hasta el coño de que Sandra Barneda les pregunte.

CON MIS COMPAÑERAS JODER, QUE LAS QUIERO VER CON ELLAS, HOSTIAPUTADELOSCOJONESYA.

Rosario vio a Álvaro comiéndole los morros a Sabela y diciéndole que Rosario si tiene a un tío detrás, cae y que él sabía que no iba a ser capaz de aguantar la tentación. Y LO DICE ÉL. Con las babas de Sabela aún en la boca. Qué cojonazos.

“Si no quieres mirar no mires, pero que se entere España de quién es este pedazo de… tú vales mucho”, le dijo Zoe a su amiga que también es infiel, pero menos, no sabemos porqué. Zoe es la Manolo Lama de la isla, lo comenta todo. Vieron a Álvaro toqueteándose con Sabela debajo de las sábanas y Zoe decía “qué asco”. No para.

“Es que vienes aquí pensando que esta experiencia te va a reforzar…”, dijo Rosario, que no ha visto las tres ediciones anteriores, de donde salieron muuuuchíiiiisimaaaaaaas parejas reforzadas.

“Lo suyo no va más allá de un calentón, lo mío no lo es”, dijo ella, porque sus cuernos con Suso son puros, son verdad, son amor espiritual profundo, son la esencia destilada del cariño, son una conexión de la que hablarán los poetas y… casi se tira a Simone.

Turno de Zoe. Como se había plantado en la hoguera de Josué, la dejaron sin ver imágenes de Josué hasta la hoguera final. Peeeero, sí podía oír lo que sucediera.

“Quítatela ya, que estás sudando, tío”, “Nuestra relación no iba estupendamente”, “mi relación me suda la polla”, “con estas podría tener más tentación…” oyó Zoe, además de a Sandra Barneda diciéndo a Josué que la cita iba a ser Jennifer.

“Me estoy planteando mi relación”, dijo Zoe. Su relación de tres meses. El caso es que Zoe se cogió un cabreo enorme. “No me importa una mierda mi relación, ¿qué significa eso?“, se preguntó Zoe, que no entiende frases sencillas.

La teoría de Zoe es que Josué actúa para ser el “machito de la villa”. Y de ahí no la sacas.

Tania’s turn.

Dijo que echa de menos a Alejandro y Sandra Barneda casi se pone a llorar. No había imágenes para ella, porque Alejandro se comporta como un santo. Pero ella se puso a llorar porque intuye que Alejandro está muy mal. Y luego dijo que ella es como Paladín a la taza: tiene un cacao.

Turno de Sandra.

Darío hacer cosas con otras mujeres, no, pero rajar de su relación y poner a parir a Sandra en cada comentario, sí. Darío salía bailando como si estuviera cerrando cajones con el pene. A Sandra sólo le molestó lo de los comentarios.

Darío siguió echándole la culpa de todo a Sandra en el vídeo, que si tiene el carácter fuerte, que si le habla mal… “está intentando excusarse”, dijo ella, pero no dijo de qué.

“Yo no le he fallado en ningún momento”, dijo Sandra, que no sabe que un maromo la ha acusado de haberle puesto los toriles a Darío una semana antes de entrar al programa. Ya verás.

Y le tocó a Gal.la.

Salía Nico diciendo que Gal.la y Nico son una pareja que no pega. Y se puso a decir cosas malas de Gal.la que parecía la lista de la compra de David Muñoz. Y cuando le preguntaron si tenía algo bueno no se acordó de nada. Frodo podía decir más cosas buenas de Sauron que Nico de Gal.la.

Si él considera que yo no bajo será porque con él no me apetece, lo siento mucho“, dijo Gal.la. Y  no se refería a coger cosas del cajón de abajo, sino a hacer cata de culebrilla albina.

“El machirulismo es contagioso”, dijo Zoe. Sí, las grandes plagas de la humanidad han sido la peste negra, el machirulismo y las riñoneras.

Y pusieron imágenes del primer beso de Nico con Miriam. Lo que más le molestó a Gal.la fue que el resto de la casa coreaba.

“Perderme va a ser lo más duro que le ha pasado en la vida”, dijo Gal.la, porque a nico lo atropella un tren oxidado y le duele menos que eso.

Aunque no lo quiera reconocer, me debe la vida“, dijo después la rubida, desvelando que Gal.la es además la madre de Nico. Con razón iba mal esa relación.

Llegaron las imágenes del magreo de Nico y Miriam en la cama y las chicas se pusieron a reír. Se les acabó la risa cuando la cosa pasó a folleteo. Ah, no, que Zoe siguió riéndose. “Es que no sabe”, dijo Zoe, a la que los sentimientos de Gal.la le importan una mierda.

Se folla Josué a una y te ríes delante de Zoe y te arranca el pellejo con un cortauñas.

¿ZOE POR QUÉ TIENE QUE METERSE SIEMPRE DONDE NO LA LLAMAN?

“Se está creyendo alguien que no es”, dijo Gal.la y Zoe apostilló: “es que con Josué al lado…”. Para Zoe el mundo gira en torno a ella y a Josué.

El hielo se derrite en los polos por culpa de Josué, que lo sepáis. Kennedy se murió porque habló 5 minutos con Josué y después de las comilonas de navidad los vaqueros os aprietan porque los ha achicado Josué.

HOGUERA DE LOS CHICOS

Alejandro iba ya llorando en el coche. JAJAJAJA No había visto nada y ya estaba diciendo deshecho “NO PUEDO MÁS, NO PUEDO MÁS, POR QUÉ, POR QUÉ“. La capacidad de aguante de Alejandro cabe en un vaso de chupito.

El conductor tuvo que parar el coche para que bajara y tomara aire. Paras menos en un viaje llevando a un niño con cistitis bebiendo té en el coche que con Alejandro preocupado por Tania.

“Tengo ganas de coger el toro por los cuernos”, dijo después Alejandro. Sí, para cogerlo y que no se escape mientras Alejandro le llora. El pobre animal tratando de volver a chiqueros para huir del drama y Alejandro cogiéndole por los cuernos y hablándole de Tania.

Josué tenía imágenes. Y también quería verlas con sus compañeros. SIEMPRE.

Le pusieron imágenes de Zoe hablando de que una chica le puede poner muchísimo y después, bailando con Tania. No hacían NADA. NADA. Pero a Alejandro le daban los siete males.

“Me estoy quedando loco. ¿Que se está planteando qué?”, decía y hala, a agobiarse otra vez. Alejandro tiene sofocos de la agobiopausia.

“Tania es una chica muy liberal y la veo capaz de tener algo con Zoe”, decía Alejandro, que es más antiguo que cazar mamuts. Sí, sí, seguimos en la hoguera de Josué, pero es que Alejandro sufre en todas las hogueras.

Luego salía Zoe diciendo que la forma de hablar de Josué era de “asqueroso y de qué puto asco”. Y hablando con Simone, que es ese tipo con el que todas picotean pero que ninguna se come. Ese chaval tiene una lista larguísima de fracasos.

Turno de Nico.

Gal.la salía diciendo que Nico es un niño. La verdad es que Nico se afeita y se pone de rodillas y no le dejan subir en las montañas rusas. Nico puede colarse en una excursión de niños de 10 años a la fábrica de Fontaneda.

“Me dijo Gal.la antes de entrar aquí que el sexo era tabú y ella un día estaba mala, otra el trabajo… si iba mal el sexo era por ella“, dijo Nico todo ofendido porque se pusiera en duda que es un macho empotrador creador de orgasmos.

Le pusieron imágenes de Miguel roneándo a Gal.la y comiéndole el cuellito en la piscina como una vaca bebiendo en un abrevadero. Y luego besitos y morreos.

“Como me pase a mi eso me voy a morir, chaval”, dijo Alejandro afectado. Ya sufre él por todos.

Nico se vino un poco abajo. “Si los dos lo hemos hecho es porque ahí había de todo menos amor, pasión o deseo”, dijo Nico. “Es su lado vengativo, rencoroso, de mala persona”, dijo Nico. Otro que tal baila. Lo suyo es bueno y bonito, pero si lo hace Gal.la es por rencor.

“Como se lo folle, verás”, dijo Nico. COMO SI ÉL NO LO HUBIERA HECHO.

E imágenes de Gal.la durmiendo con Miguel y haciendo lo que los ciervos les hacen a las ciervas en la berrea. Pero sin el berreo. Y Gal.la cabalgando a Miguel como Wonder Woman montando a caballo bajando un barranco.

“O sea que el problema no era que estaba cansada… si no te gusto, si no te atraigo, dímelo“, dijo Nico. “Yo lo he hecho con Miriam, pero yo sí tengo ganas de acostarme con Gal.la todos los días”, dijo Nico antes de llorar.

Vamos con Álvaro.

Vio a Rosario olisqueando una camiseta de Suso como si fuera una maleta del aeropuerto y ella trabajara buscando droga.

“Sinceramente… ya lo estoy haciendo eso con Sabela, de hecho creo que con lo que ha visto ella aún le estoy haciendo daño yo”, dijo Álvaro, más sensato que sus compañeros.

Luego vio imágenes de magreo máximo y dijo que se lo “esperaba”. Pero aún así se sentía mal y dijo que no se sentía a gusto viendo esas imágenes. Normal, si les ponen unas banquetas de madera, en lugar de una silla con respaldo, como para estar a gusto. Tú vas a cinco hogueras y acabas con problemas de espalda.

Rosario salía diciendo que “una conexión sexual”, la de Álvaro, no se puede comparar con “una conexión real”, que es la suya. La buena. La fetén. Lo de Álvaro es solo que es un salido y un guarro, pero lo de Rosario es amor. No te jode.

Y TURNO DE ALEJANDRO. El plato fuerte. La guinda del pastel. La madre del cordero.

“Me da pena haber pasado dos años con alguien que ahora es así“, decía Tania en el vídeo y Alejandro se quejaba porque él “siempre” ha sido así. JAJAJAJA Él no lo niega, él amplía el plazo.

“Pero si me he desvivido por ella, llorando y sufriendo por ella“, dijo Alejandro, como si eso fuera un mérito o diera puntos. Ahora me pongo yo a llorar por Billie Eilish y nos acabamos casando si sufro lo suficiente por ella.

Alejandro veía a Tania chupando un poco a Stiven en un juego y se ponía histérico. No es una metáfora. “Tania de mi vida, tú te crees que es normal, Tania?“, decía llevándose las manos a la cabeza Alejandro, que es el Camacho de las relaciones.

Hay dos tipos de posesión mala: la que le pasó a la niña del exorcista y la de Alejandro.

“Dice que no le he escrito cartas… sí se las he hecho. De amor, de amor sincero“, decía quejándose Alejandro, que porque no quiere, pero él se pone y destrona a Pablo Neruda.

A todo esto, Darío había estado callado, mirando lo de los demás y claro, estaba acojonado. Sandra Barneda le preguntó si Sandra le había fallado alguna vez. Ya sólo con esa pregunta yo voy y me acojono.

Le pusieron imágenes de Sandra en las que le acusaba de ser un vago y de pasarse el día jugando a la Play Station.

“¿Qué he hecho yo para que diga eso?”, pues jugar a la Play, muchacho, que lo ha dicho. “Yo no he hecho nada”, siguió Darío. Pues eso, que no haces nada, de eso se queja.

Y le pusieron al soltero expulsado chivándose de los supuestos cuernos de Sandra a Darío la semana antes de ir a la isla. Lo cortaron ahí, sin enseñar la reacción. El adelanto fue de aúpa. Se viene una próxima emisión de cagarse la pata abajo. Con una suegra incluida.

Los comentarios están cerrados.