Quién fue… Leslie Hylton: fue ahorcado tras matar a su mujer

Leslie Hylton, en 1939 (WIKIPEDIA).

Vamos a cerrar la semana con un nuevo caso en el que se mezcla el deporte y la crónica negra. Vamos a conocer la historia de Leslie Hylton, un deportista que acabó ejecutado tras asesinar a su mujer.

Nos trasladamos al Caribe, en concreto a Jamaica, en los años 50. Por aquel entonces, la isla no era independiente y era todavía una colonia británica. Como sabéis, en estas colonias el cricket era (y es) un deporte con muchos seguidores, y de hecho una de las mejores selecciones internacionales es la de las Indias Occidentales, que engloba a 15 países caribeños.

Hecha esta introducción, conozcamos al protagonista de hoy: se llamaba Leslie George Hylton y nació en Kingston, la capital de Jamaica, el 29 de marzo de 1905. Nacido en condiciones de pobreza, Hylton se dedicó al cricket con éxito, y compitió con las Indias Occidentales en la segunda mitad de los años 30, y participó en dos exitosas giras del equipo por la metrópoli.

Retirado del cricket en 1939, sus éxitos deportivos le valieron para obtener un puesto en el Gobierno colonial jamaicano. En 1942 se casó con Lurline Rose, la hija de un jefe de policía, y en 1947 tuvieron un hijo.

Lurline quería ser diseñadora y emprendió estudios de diseño de moda en Nueva York, pasando largas temporadas fuera de la isla. En una de esas, en abril de 1954, a Leslie Hylton le llegó una carta anónima en la que se le avisaba de que su mujer mantenía en Nueva York una relación extramatrimonial con un playboy neoyorquino llamad Roy Francis. Hylton escribió un telegrama exigiendo el regreso de su esposa y esta volvió. Al parecer, entre ellos hablaron y solucionaron el malentendido.

Pero poco después, Hylton supuestamente supo de una carta que su esposa le enviaba a Roy Francis. Aunque nunca pudo leerla ni siquiera demostrar su existencia, ese hecho fue el detonante para que Leslie Hylton decidiera acabar con la vida de su mujer.

Sobre lo que ocurrió sólo existe el testimonio del cricketeer, que aseguró que su mujer admitió mantener una relación con Francis, así como arrepentirse de haberse casado con Hylton. Según el deportista, ella cogió un revólver para intentar dispararle, pero se encasquilló. Luego forcejearon y según Hylton, “de repente vi sangre, sangre por todos lados, y entonces me di cuenta de que había disparado a mi mujer“.

No avisó a ningún médico, aunque luego se vio que con siete impactos de bala poco podrían haber hecho. Leslie Hylton avisó a la Policía, a los que dio un relato incoherente de lo ocurrido. Fue detenido.

Un año después se celebró el juicio, ante una inusitada expectación dada la fama del acusado. La defensa centró su estrategia en el argumento de que Hylton había actuado cegado por la ira tras una provocación de su esposa, y que no había premeditación, por lo que pedían homicidio y no asesinato.

Pero la estrategia se desmoronó por un hecho: Lurline Hylton había recibido siete impactos de bala, lo que significa que su marido tuvo que recargar el revólver (que contiene seis balas), lo que no se corresponde a un impulso y tiene más de premeditación. Leslie Hylton dijo que recargó el revólver para suicidarse, pero no explicó por qué también la séptima bala fue a parar a su esposa.

Tras una larga deliberación, el jurado declaró a Hylton culpable de asesinato, pero recomendó al juez clemencia. Éste no consideró la petición del jurado y condenó al cricketeer a morir en la horca.

Hylton apeló sin éxito y en las últimas semanas antes de su ejecución se convirtió al catolicismo. Finalmente, fue ahorcado en Spanish Town el 17 de mayo de 1955.

Jamaica se independizó en 1962. La pena de muerte sigue siendo legal en el país, aunque la última ejecución data de 1988. Se estableció una moratoria de 20 años tras la que el Parlamento debía decidir si se abolía o no la pena de muerte. Se votó a favor de mantenerla, pero todavía no se ha producido ninguna ejecución.

Espero que os haya gustado este artículo. El jueves, más.

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.