Quién fue… Henri Cochet: el ‘mosquetero’ especialista en remontadas

Cochet, en 1924 (WIKIPEDIA).

Como sabréis, el trofeo que se entrega al campeón de Roland Garros se llama Copa de los Mosqueteros. No es por los espadachines de la novela de Alejandro Dumas, sino por cuatro tenistas franceses que fueron los más grandes en su época. Os he hablado ya de dos (Jean Borotra y René Lacoste). Este domingo vamos a hablar de otro: Henri Cochet.

Nacido en Villeurbanne el 14 de diciembre de 1901, Henri Jean Cochet era hijo de un jardinero de un club de tenis de Lyon, lo que permitió al protagonista de hoy, desde niño, a ejercer de recogepelotas en torneos y de poder empuñar una raqueta de vez en cuando. Empezó a jugar más en serio a los 8 años y el presidente del club vio en él posibilidades, tantas que decidió entrenarlo. Con 20 años ya ganaba torneos.

En 1922 ganó los ya extintos campeonatos del mundo sobre tierra y sobre pista dura, lo que le permitió ser considerado uno de los 10 mejores del mundo. En 1926 llegó a la final de Roland Garros y derrotó a René Lacoste. Y ese mismo año, junto a Jacques Brugnon, ganó Wimbledon en dobles.

Pequeño de estatura (1,68), destacaba por su incasable físico, sus golpes maestros y sobre todo, su capacidad para remontar partidos. Cochet ganó Wimbledon en 1927 y en cuartos de final, en semifinales y en la final, remontó un marcador de dos sets a uno. En semis, ante el estadounidense Bill Tilden, llegó a ir perdiendo 5-1, pero logró 17 puntos seguidos. Y en la final, ante el mosquetero Borotra, levantó seis bolas de partido y acabó ganando.

En 1928 ganó otro Roland Garros y un US Open y repitió en Londres en 1929. Todavía ganaría dos campeonatos más en París, en 1930 y 1932. No sólo eso, porque en dobles amasó tres triunfos en la arcilla parisina y dos en la hierba londinense. Ostentó el número 1 mundial entre 1928 y 1931.

Pero si destacó en torneos de Grand Slam, Henri Cochet es una auténtica leyenda de la Copa Davis. Llevó a Francia a ganar seis torneos seguidos, entre 1927 y 1932.

Durante la Segunda Guerra Mundial abrió una tienda de deportes en el París ocupado y siguió jugando, a veces con fines benéficos para las víctimas de la guerra. Al acabar la guerra compaginó la práctica activa con tareas de entrenador, y no dejo del todo las pistas hasta 1958, con la friolera de 57 años.

Siguió entrenando y llevando su tienda de deportes. En 1976 fue incluido en el Salón de la Fama del tenis mundial y falleció el 1 de abril de 1987, con 85 años de edad, en Sant-Germain-en-Laye.

Os dejo con un vídeo de Cochet:

Hasta el jueves.

1 comentario

  1. Dice ser ruomalg

    Está visto que los franceses tenían mucho talento en el tenis. Lo de Cochet con las remontadas es digno de mención. Ya podrían los cuatro haber posado con las raquetas en alto como si fueran espadas, habría sido una foto épica.

    07 octubre 2019 | 10:42

Los comentarios están cerrados.